Sobre personalidad

.

La opinión del Abogado y Docente Universitario…..

.

CARLOS  AUGUSTO  HERRERA
.

Pese a que traté de advertirlo, con la entrega anterior sobre el tema del comportamiento histriónico, alguien debió malinterpretar al creer que señalaba a alguien en particular en el escrito.   Hubo otra inconformidad sobre lo imperfecto que somos los humanos, por lo que convenimos en que ningún mortal se exime y más en estos avatares del Derecho, una función tan delicada que junto a la mácula que reviste la Ley, se repiten los yerros que afortunadamente pueden subsanar abogados diestros.

Trato como docente de aclarar conductas, aunque me aleje de los temas jurídicos, porque no podemos vivir entretenidos con los engaños de algunos y menos cobijar bajo el rango de la institucionalidad a nadie, cuyos desaciertos conlleven al fracaso de cualquier gestión.

Todos debemos atinar en que nadie está por encima de la Ley. Por ejemplo, la egolatría no es más que el culto de adoración o el amor excesivo de sí mismo.

Todo esto lo podemos notar a diario sobre personas de distintos sexos que se acicalan una y otra vez; sin desperdiciar las superficies reflejas para revisar los afeites sobre el cuerpo.

Le correspondió al austríaco Sigmund Freud denominar estos particulares rasgos de la personalidad como narcisismo, que en los externos extremos patológicos se desborda en el sujeto, al extremo de sobrestimar sus habilidades en espera de la admiración y afirmación pública.

Hay que ver en grado creciente ese agudo egoísmo con el que se reviste el paciente y la falta de consideración por los sentimientos ajenos, lo que afecta su propia familia, subalternos y otros pares cercanos. Es ese amor a su ego, como lo consagra la mitología griega sobre el insaciable amor de Narciso, por su imagen reflejada en el agua.

Si de ególatra hablamos, nos vamos a enfrentar a la persona vanidosa, al ser fatuo o presuntuoso de esos que abundan, repellados con la moda o la suntuosidad en extremo petulante, ayuno de toda modestia, en ese abanicar de sus logros, probada honradez que se desboca en arrogancia, pero si lo vemos en el paralelo, el personaje puede proyectarse normal, simple o sencillo, llano o humilde, sin que raye en lo opacado.

El tahúr por ejemplo, es un bellaco dedicado a la trampa en los juegos de azar en los que se destaca por la astuta disimulación en sus actos y de allí podemos desarrollar estos comportamientos que pueden desembocar en ludopatía, una adicción patológica y psicológica por los juegos y la desenfrenada preposición por apostar sin medir ganancias. Aquí tenemos dos desviaciones de personalidad direccionada al daño común y detrimento al particular.

Si aplicamos sobre lo relativo el delirio de grandeza, cuya característica principal es la forma incoherente de mover el cuerpo, y la exageración anormal de la importancia de uno mismo, riqueza, poder y talento hasta caer en la megalomanía, pero lo que pasa es que ante el desmedido comportamiento se muestra en personas que emulan a celebridades, pero en su extremo nos encontramos con el delirio vesánico, cuya caracterización se destaca por la locura o alienación mental.

Si es agudo, el cuadro psiquiátrico va revestido de una confusión mental agitada y la descomposición del estado general; si en cambio es alcohólico, se acompaña de la pérdida de memoria, confuso y desorientado, además de convertirse en un incapaz para recordar graves episodios recientes y de esta manera podemos enlistar innumerables variantes.

<>
Publicado el 23  de diciembre en el diario  La  Estrella  de  Panamá, a  quien  damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Anuncios

¿Cuándo tendremos justicia?

.
La opinión del Sociólogo, Escritor y Educador….

Raúl Leis R.

Michelle Bustamante, en la flor de su juventud, perdió la vida el 12 de noviembre en calle 50, producto de un accidente de tránsito ocasionado por un conductor ebrio borracho que corría haciendo regatas, y que pese a esto se encuentra en libertad.

Hace tres años que tuvieron como saldo la muerte del señor Toribio Díaz y su esposa Nicolasa, embestidos por el auto del abogado Carlos Jones, quien hasta ahora no ha pagado por su delito.

Menciono estos dos casos porque conozco las familias de las personas que murieron, pero son solo una parte de una larga lista de casos donde la justicia le ha fallado a la ciudadanía.

Estas situaciones son las que provocan la pérdida de la fe del pueblo en el Estado de Derecho y en el principio fundamental de la igualdad ante la ley, que es punto de partida clave de todo Estado que privilegia la vigencia general de las normas frente a la arbitrariedad imprevisible de quienes controlan y manejan el poder.

La sociedad democrática exige que cada integrante del cuerpo social sea igual a los demás por lo que respecta a la posibilidad de acceso al ejercicio efectivo de sus derechos fundamentales.  “Todos somos iguales ante la ley, pero no ante los encargados de aplicarla”, Stanislaw Lec.   ” Las leyes son como las telas de araña, a través de las cuales pasan libremente las moscas grandes y quedan enredadas las pequeñas”, Honorato de Balzac.

Los ojos y oídos del país están puestos sobre las autoridades encargadas de hacer respetar los derechos humanos inalienables, para lograr la resolución justa de lo acontecido con Michelle y los esposos Díaz y en los otros muchos casos.

Este malestar en la justicia que vivimos se agrava en el caso del nombramiento reciente de dos magistrados de la Corte Suprema.

Como bien señala la Alianza Ciudadana Por Justicia ACJ; “el mecanismo de la autorregulación del Consejo de Gabinete para la selección de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia ha demostrado que no funciona y no garantiza transparencia y despolitización del sistema de escogencia de magistrados.

El Presidente de la República dijo no tener ungidos, pero sí los tenía, irrespetando a todos los abogados que creyeron en su llamado y presentaron su hoja de vida. La designación de abogados vinculados al Presidente de República y en otros casos funcionarios del Ejecutivo, afectan el principio de independencia judicial y de separación de poderes del Estado.

“La Asamblea de Diputados debe cumplir con su rol de contrapeso y someter a un escrutinio amplio a los designados del Consejo de Gabinete, de manera independiente y velando por la verdadera participación ciudadana, no sólo para cumplir un simple formalismo, sino en aras de fortalecer la democracia, al tomar en cuenta las opiniones, recomendaciones y objeciones de sus electores.”

Según el III Informe de Desarrollo Humano, para un desarrollo humano y democrático son necesarias organizaciones de calidad y que funcionen las organizaciones del Estado. Un sistema de Justicia que opere de manera independiente, un Órgano Legislativo capaz de cumplir a cabalidad sus cometidos y actuar como adecuado contrapeso al Ejecutivo, un Estado que provea eficientemente servicios básicos a todos, una prensa que de al ciudadano la información necesaria para tomar buenas decisiones, y una sociedad civil activa y que se involucre en la vida pública.

<>
Publicado   el   23 de  diciembre  de  2009  en  el  diario  El  Panamá  América, a   quien  damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que le corresponde.

Que el 2010 sea mejor para todos

.
La opinión del periodista…..
.
ERNESTO A. QUIJADA

Habrá muchos que al final del mes de diciembre consideren que resultó fatal para ellos. Habrá otros que se sientan a la mesa en el año nuevo a darle la más cordial bienvenida al 2010, comprometiéndose a continuar haciendo su mejor esfuerzo por ellos, sus familiares, su país y por la Humanidad en general.

Habrá pesimistas que dirán que todo fue malo. Que perdió el PRD y por ello, no pueden menos que maldecir, que perdieron sus empleos, perdieron sus candidatos y eso los frustra y los motiva a desearle al país toda clase de cosas malas, hasta dentro de cinco años, cuando ellos mismos, piensan que su partido retornará al poder.

Habremos los que no nos importa quién haya resultado ganador en las pasadas elecciones, seguiremos comprometidos con aportar nuestro mejor esfuerzo para que la rueda del progreso se mantenga en movimiento y que nuestra querida nación se ubique en mejores posiciones ante las entidades crediticias, lo que representan mejor calidad para la inversión de desarrollo y mejores tiempos para todos.

Ese compromiso de trabajar nos llevará a mejorar la calidad de vida de nosotros y de los demás panameños. Hay muchas cosas que deben hacerse para beneficio de todos. Pero con alto grado de positivismo, con metas claras, con disposición al trabajo y voluntad de equipo nuestro país puede, a corto y mediano plazo, superar las limitaciones actuales.

No importa quién gobierne. No importa qué partido esté en el poder. Lo importante es el esfuerzo en conjunto. Es el mantener el mismo norte como país. Es sentirnos que somos piezas claves en ese incansable esfuerzo en conjunto.

Si queremos a este país, debemos comprometernos desde el inicio del año que viene a anteponer egoísmos y antipatías. Debemos de dejar de “ soñar con lo que pudo haber sido y no fue ”.

Despojarnos de egoísmos y de la miseria humana que a muchos corroe, solo porque su partido no gobierna.

Panamá es de todos, no importa en qué conglomerado políticos estemos. No importa si Mitchell Doens me cae bien o mal. Si Bosco Vallarino logra un éxito con sus Villas Navideñas. No importa si “ Patacón ” Ortega, asume posturas de kamikaze político.

No debemos ponernos a pensar si el “ Blower ” Moncada y el llamado “ Hermano de Caín ” no les gusta a los que se dicen —sin serlo— “ representantes de la sociedad civil ”, no debemos amargarnos si la procuradora general de la Nación, Ana Matilde Gómez, tiene un bajísimo promedio de casos de alto perfil resueltos y no le solicita el debido impulso procesal a sus subalternos, para brindarle confianza a la sociedad en la justicia.

No podemos estar “ bravos ” porque el programa “ 100 para los 70 ” haya resultado un éxito y la puesta en marcha de la Red de Oportunidades volvió a generar agradecimiento en cientos de hogares humildes de todo el país.

Soy un convencido de que si hacemos la promesa de ser, a partir de las 12 de la noche del 31 de diciembre de este año, mejores panameños, hijos, esposos, hermanos, cuñados, maridos, vecinos, compañeros de trabajo, haremos un mejor país.

Cuando el Altísimo le dio a cada país lo suyo, a Panamá le brindó muchas de las cosas que hay en el Paraíso y eso debe resultar suficiente para sentirnos orgullosos de ser panameños.

Feliz Navidad y Año Nuevo a los lectores de este diario, a sus familiares y a todo Panamá.

.

<>
Publicado el 22  de diciembre en el diario  La  Estrella  de  Panamá, a  quien  damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

En Colón sufrimos la invasión (II)

.
La opinión del Ex Diputado y Docente Universitario….
DORINDO  JAYAN  CORTEZ

En Colón también fuimos testigos de los sofisticados aviones F-117 Stealth, además de los helicópteros ALT-64 Apache y los sofisticados Sherindan Tank, todos acompañados de una fuerza que en Colón superaban los ocho mil efectivos muchos de éstos estacionados en las bases militares a pocos kilómetros de nuestra ciudad. Con este potencial bélico se atacó sin misericordia.

En la Casa Blanca se justificó la escalada militar señalando que era, entre otras razones, para “ proteger la vida de los norteamericanos residentes en la zona del Canal ” (vecinos de Colón, se podría decir). Ellos sí tuvieron su “ Merry Cristmas and Happy New Year ”. Pero, ¿quién protegió la vida de esos panameños que ahora descansan en el campo santo o en fosas comunes? ¿Qué pudo significar aquella Navidad para ellos y sus familiares?

Decía José Martí que “ los pueblos que olvidan, es porque tienen buena memoria ”. Quizás nuestro pueblo, el de hoy y el de mañana, olvide la despiadada acción militar, pero aún así quedará en el inconsciente de los que vivieron y sufrieron aquel amargo drama, el sentimiento de soledad y de amargura de aquella triste Navidad.

.

<>
Publicado el 22  de diciembre en el diario  La  Estrella  de  Panamá, a  quien  damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.