El derecho a investigar e informar

*

La opinión de…

Elizabeth Arona Castillo

Hay personas que son acosadas, acusadas y encarceladas por ejercer el derecho a la libertad de expresión, pero todo el mundo tiene derecho a buscar, recibir y difundir información e ideas sin temor o injerencias.   La violencia en contra de los periodistas y las intimidaciones judiciales son circunstancias que impiden el desarrollo de la libertad de expresión.

Este derecho es importante para el desarrollo y la dignidad de cada persona, y es fundamental para el disfrute de otros derechos humanos. La libertad de expresión ha sido siempre parte esencial del trabajo de Amnistía Internacional, y guarda una estrecha relación con el derecho a defender la propia opinión y con el derecho a la libertad de pensamiento, conciencia y religión.

Cabe señalar que en el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos señala que “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”.

Permítame explicar conceptualmente qué es la libertad de expresión, el periodismo y periodista. La libertad de expresión, o más ampliamente la libre difusión del pensamiento, abarca todas las manifestaciones intelectuales del ser humano entre ellas la escritura en sus diversas vertientes de la literatura, el arte, la cultura, escritura, entre otras; y también la libertad de prensa que comprende diversas libertades, entre ellas la información, la crítica y hasta la denuncias.

El periodismo consiste en transmitir información de un lugar a otro con exactitud de conocimiento y que la corrección de las cosas se ponga en evidencia. En cuanto al periodista es un especialista en la difusión de los conocimientos.

No en vano los veteranos del periodismo panameño como Gil Blas Tejeira, Ignacio de Jesús Valdés, Manuel Celestino González, Roberto Núñez Escobar entre otros, defendieron la profesión y la libertad de expresión en su misión de informar y difundir los hechos y sucesos de interés público; educar a través de la información para influir en la vida colectiva, para comprender y transformar la realidad; y entretener para el disfrute de la colectividad, todo ello en beneficio de la mayoría.

El chileno académico Claudio Grossman señala que “Una prensa silenciada y temerosa resulta en sociedades que pierden su libertad” .

No podemos dejar de mencionar las palabras del gran tratadista argentino Gregorio Badeni, cuando afirma que “las libertades no se concretan en la práctica por un acto de magia sino por la acción de los hombres”, y agrega que aunque la ley reconozca la libertad de prensa, si no hay firmeza en la convicción por asumir su defensa, aquella será un enunciado meramente nominal, tanto en un sistema autocrático como en uno democrático constitucional.   Badeni explica que “la vigencia formal de la democracia constitucional en modo alguno garantiza la manifestación de la libertad de prensa y que por lo mismo es necesario luchar por ella, en cada espacio y en cada momento”.   Unidos creemos que podemos hacerlo, conservar la defensa, el respeto y la preservación de la profesión del periodista, la libertad de expresión y el periodismo es nuestra labor.

<> Artículo publicado el 12  de octubre de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos,    lo mismo que a la autora,   todo el crédito que les corresponde.
Anuncios