Frases Célebres entre Marx y Martinelli

Bitácora del Ex- Presidente,  del 31 de enero de 2011.

La opinión del Abogado, Empresario,  Docente Universitario y Ex Director de la Policía Nacional…

 

Ebrahim Asvat

 

“Panamá es el único país del mundo dirigido por un hombre de negocios y no por un político.”

Ricardo Martinelli    EuroNews  27-1-2011

 

“Nunca pertenecería a un club que admitiera como socio a alguien como yo”.

Groucho Marx

 

 

“El que dicta las políticas de gobierno hasta el 30 de junio de 2014, soy yo”.

 

Ricardo Martinelli  18 de enero 2011

 

“La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados”.

Groucho Marx

 

 

“En el mundo hay dos presidentes con pasaporte italiano, yo y Berlusconi”

Ricardo Martinelli  El Giornale  septiembre 2009

 

Disculpen si les llamo caballeros, pero es que no les conozco muy bien.

Groucho Marx

 

 

“Yo soy el primer presidente en ser hijo de inmigrantes. Hoy aquí me han recibido como el hijo de esta ciudad. Es una emoción muy fuerte. Cuando nació mi hijo pensé que era el día más feliz de mi vida. Pero hoy en día supera con creces”.

Ricardo Martinelli

Mascellaro.it.  sept 2009

 

“¿Por qué debería preocuparme por la posteridad? ¿Que ha hecho la posteridad por mi?”

Groucho Marx

 

 

“Como panameño me siento muy honrado de apoyar siempre al Estado de Israel. Israel es el guardián de la capital del mundo que es Jerusalén

 

Ricardo Martinelli  2 de marzo 2010

 

“El secreto de la vida es la honestidad y el juego limpio, si puedes simular eso, lo has conseguido”

Groucho Marx

 

 

“Este pueblo nos dio un claro mandato para traer un cambio a este gobierno, de arriba a abajo, y eso es lo que vamos a hacer.

La costumbre de que los políticos ponen sus intereses personales sobre los del pueblo, se terminó”.

Ricardo Martinelli  1 de julio 2009  toma de posesión.

 

“Estos son mis principios. Si no le gustan tengo otros”.

Groucho Marx

 

 

“Estamos orgullosos de nuestra historia y nuestra herencia; de nuestra libertad de expresión, nuestra libertad de pensamiento, y nuestra libertad de decidir el rumbo de la patria. Panamá tiene que mantenerse como un líder de libertad y justicia, no solo aquí en nuestra casa, sino en nuestra región y nuestro continente”.

Ricardo Martinelli   1 de julio 2009

 

 

“Es mejor estar callado y parecer tonto que hablar y despejar las dudas definitivamente”.

Groucho Marx

 

“Ahora le toca al Pueblo”

Ricardo Martinelli   en vallas a lo largo y ancho del país

 

“Claro que lo entiendo. Incluso un niño de cinco años podría entenderlo. ¡Que me traigan un niño de cinco años”

Groucho Marx

 

<>
Artículo publicado el 30 de enero de 2010   alas 21:29  en su muro en Facebook  por el autor  a quien damos todo el crédito que le corresponde.

Los aires frescos de Davos, Suiza

Bitácora del Ex- Presidente del 28 de enero de 2011.

La opinión del Abogado, Empresario,  Docente Universitario y Ex Director de la Policía Nacional…

 

Ebrahim Asvat

El Presidente de la República partió para Davos, Suiza.   Un pequeño villorio de once mil habitantes reconocido por sus áreas para esquiar y el lugar de reunión del Foro Económico Mundial. Una organización que acerca a líderes gubernamentales,  líderes empresariales, académicos y otros líderes de la sociedad para diseñar la agenda global, regional e industrial para el mejoramiento de las condiciones mundiales.

Este foro no es un lugar para vender telas, pedir prestado o hacer negocios.   Las reuniones tienen como propósitos tocar temas de interés global que representan un reto para la comunidad de las naciones y donde convergen las ideas de diversos sectores de la sociedad.

A Davos no se va a promover la inversión ni a vender a Panamá como oferta de negocios.    Los líderes políticos van a exponer ideas que impacten en la vida y bienestar de los que habitan este planeta.

Dentro de este contexto al Presidente de la República lo invitaron a participar en cuatro mesas de discusión.    El primero relacionado con los negocios en el desarrollo.  El segundo, Una solución global al comercio ilícito.  El tercero, Latinoamérica confrontando el reto democrático y el cuarto,  Inversión en Infraestructura crítica, el camino a seguir.

De las cuatro mesas,  en la primera pareciera existir un aporte de nuestro Presidente que se lo escuché en otra ocasión y es el de aconsejar a los empresarios que entren a la política para llevar los éxitos de administración eficiente de los negocios  a la gestión pública.

En los otras tres mesas de discusión no detecto ningún aporte.   En la solución al comercio ilícito no creo que hayan experiencias innovadoras que aportar.  En el reto democrático espero que haya guardado silencio y en la inversión en infraestructura crítica solo la expansión al Canal de Panamá amerita alguna mención.

A principios del Siglo pasado,  Davos también fue muy famosa por ser un sanatorio de tuberculosos.   La famosa novela de Thomas Mann,  “ La montaña Mágica” se desarrolla en este pueblo suizo donde el clima en el invierno era considerado el apropiado para los enfermos pulmonares.   Hoy quizás el lugar apropiado para enviar a un dignatario para garantizarnos unos días de paz y tranquilidad.

Pero la pregunta de los cien mil pesos es si nuestros gobernantes aprenden algo o reciben alguna dosis de cordura, sapiencia, ejemplo que puedan aplicar a estas nobles tierras carente de políticos con materia gris disponible para gobernarnos.

Es una lástima que se gaste tanto dinero en estos viajes y a la vuelta regresen igual que como fueron.

<>
Artículo publicado el 27 de enero de 2010   alas 22:29  en su muro en Facebook  por el autor  a quien damos todo el crédito que le corresponde.

Panamá no surgió por combustión expontánea

Bitácora del Ex- Presidente del 27 de enero de 2011.

La opinión del Abogado, Empresario,  Docente Universitario y Ex Director de la Policía Nacional…

Ebrahim Asvat

 

Y esto que hoy llamamos Panamá y que nos enorgullecemos por ser lo que es, no surgió por combustión espontánea.  En ella contribuyeron miles y miles de panameños a través de los años.

A diferente niveles han contribuido al bienestar común, llevando escolaridad,  salud,  caminos,  puentes,  sanidad,  empresas, agua, electrificación.

Todos estos esfuerzos con la finalidad de darle una forma a una región selvática.   Cada gran obra de bienestar general producto de la mentes de panameños que pensaron en el cómo, para luego,  ver el cuanto.

Cómo llevarle salud a todos los panameños.   Cómo integrar a todas las comunidades en un sistema de carreteras.   Cómo proveer a todos los panameños de agua potable.

Nuestros antepasados no vieron el problema del analfabetismo para decir:  “no perdamos el tiempo y el dinero en gente que no sabe leer y escribir”.    Tampoco en cuanto a la salud escatimaron esfuerzo por la distancia o la dificultad en llegar a los poblados.  Nadie dijo:  “Para allá no vamos porque está muy lejos y eso es perder dinero y tiempo.

Por  que será que hoy nuestra clase dirigente no puede pensar en cómo evitar que  nuestros adolescentes caigan en las manos de la delincuencia  y sobre esa interrogante crear programas y planes que lo eviten.

Porque cuando hablamos de la delincuencia juvenil lo primero que pensamos es en penas,   cárcel,   tratamiento como adultos,  severidad y muerte.

Frente a tantos tugurios y barrios marginales por qué será que nuestra clase dirigente no puede pensar en cómo garantizarle a  cada panameño la posibilidad de tener una casa digna.

Nuestros antepasados diseñaron las políticas publicas y pensaron en todos los panameños sin distingos.  Prepararon a los técnicos y profesionales para llevarlos a cabo.  Cuando hubo necesidad de contratar extranjeros lo hicieron.

Hoy, no hay políticas públicas sino reparto dinerario y sectorización.    Nos ofrecen Torres Financieras,  Ciudad Gubernamental,  Centro de Convenciones y  rellenos de mar para lujosos edificios, túneles y Metro en medio de escasez de agua potable, basura por doquier, tugurios rodeados de hermosos apartamentos,  desplome de las alcantarillas y la más amplia dispersión poblacional para una ciudad de millón y medio de habitantes.

Ya no hay tiempo para pensar,  menos para soñar en un Panamá de todos y para todos.

Debo creer que nuestros  líderes de antaño llevaban a Panamá en la sangre.  Los líderes de hoy llevan a Panamá en el bolsillo junto a la billetera.

Andamos por el camino equivocado y si no despertamos terminaremos en el precipicio.

<>
Artículo publicado el 26 de enero de 2010   alas 21:45  en su muro en Facebook  por el autor  a quien damos todo el crédito que le corresponde.

 

Panamá, un nación con una historia hermosa

Bitácora del Ex- Presidente del 26 de enero de 2011.

La opinión del Abogado, Empresario,  Docente Universitario y Ex Director de la Policía Nacional…

 

EBRAHIM  ASVAT

Panamá como nación tiene una hermosa historia y es  una lástima que sean pocos los panameños que la conozcan.  Estoy casi seguro que el desconocimiento de su historia es lo que distancia al panameño de su responsabilidad cívica.

Todos estamos obligados a dejar un mejor Panamá del que encontramos.  Nuestros actos, nuestros sacrificios,  nuestro trabajo,  nuestros triunfos a diferentes niveles deben marcar en última instancia un factor de mejoramiento de toda esa organización y conglomerado que constituye lo que denominamos Panamá.

Desde el nacimiento de un hijo,  la instrucción escolar,  el puesto de trabajo, la actividad profesional o empresarial,  la adquisición de una casa para construir un hogar, la vida comunitaria, la vida pública , la solidaridad humana.  Todos estos pequeños eventos son relevantes y marcan hitos, cada uno en su dimensión en la vida de un país.

Cuando se fundó la República de Panamá en el año 1903 y luego de dar sus primeros pasos, el analfabetismo alcanzaba al 85% de la población.    A alguien se le ocurrió la idea de que lo que le correspondía al país era lograr que cada uno de sus habitantes aprendiera a leer y escribir.  De esa idea central, se trajeron maestros y profesores extranjeros,  se crearon los primeros centros de formación e instrucción de enseñanza primaria y secundaria.   Se invirtió en escuelas a lo largo y ancho del territorio nacional.   Nuestras maestras y profesores se movilizaron y dedicaron sus vidas a llevar escolaridad.  ¡ Cuanta inversión a largo plazo!  Esos maestros y profesores invirtieron (y siguen invirtiendo) sus vidas por otros a salarios bajos porque su mística y empeño no se mide  en dinero sino en otro tipo de satisfacción psicológica que  no tiene precio y genera admiración, respeto y estima.    Cuantos  conocemos la experiencia de maestros y profesores que tienen historias que contar de los alumnos que pasaron por su clases.  Historias  de sacrificios, empeño, desvelos, alegrías, triunfos y tristezas.

Hoy el analfabetismo está casi por desaparecer y cada vez más, los menores de 12 años entran en un centro de instrucción escolar.  ¿ Que calidad de panameños son estos que dedican sus vidas a un propósito nacional con poca remuneración y reconocimiento público?

Nadie que ha vivido y crecido en este país puede desconocer la influencia de maestros y profesores que les ha marcado sus vidas.  Lo hicieron por otros.  No les importó quienes eran.  Lo hacían sin tenerlo en mente, por un país, por eso que llamamos Panamá y que lo llevan muy adentro.

<>
Artículo publicado el 25 de enero de 2010 a las 21:00   en su muro en Facebook  por el autor  a quien damos todo el crédito que le corresponde.

Las diferentes categorías de panameños

Bitácora del Ex- Presidente del 25 de enero de 2011.

La opinión del Abogado, Empresario,  Docente Universitario y Ex Director de la Policía Nacional…

Ebrahim Asvat

He estado escuchando muchas voces con un alto grado de pesimismo sobre la situación política que estamos confrontando.   ¿ Por qué no reaccionamos frente a las acciones políticas o las situaciones fácticas que nos inquietan?

Le he dado vueltas a este tema y un poco más después de leer un comentario del Profesor  Pedro Prados.

Creo que nos toca analizar la calidad de eso que llamamos ¨panameño¨   que en mi opinión existen en tres categorías.   El panameño indiferente.     Aquel que busca lo suyo y cree que el país es responsabilidad de otros especialmente de la clase política.   Es el que  parte de salida señalando que no es político como si eso lo eleva en la calidad de sus argumentaciones.   Cada día son más los panameños indiferentes.   Viven para ellos y piensan que el país tal y cual es , no es de su incumbencia.  Siempre hay alguien que debe resolver las cosas más nunca él.    La indiferencia es quizás una cualidad que se acentúa por los retos de la posmodernidad,  el afán por atender sus propias necesidades,   el desprecio a la estructura de gobierno por considerarla imperfecta o la pereza por participar en la vida pública a cualquier nivel.

La segunda categoría del “panameño” corresponde a los que aman al país por los negocios que pueden hacer en ella.    Panamá es la plataforma para ofrecer todo tipo de bienes y servicios. Un lugar ideal para hacer negocios, una oportunidad de negocios o un medio para enriquecerse lícita o ilícitamente.

Panamá, para esta categoría de panameños está en función del dinero.   Cualquier actividad pública o privada la cuantifican por las ganancias o ingresos que le producen y el país es bueno o malo en función de éstos.  En esta categoría entran la casi mayoría de los empresarios,  los políticos sin valores y los empresarios convertidos en políticos.   Por eso, no es inusual que salgan a decir que Panamá esta abierta para hacer negocios.

La tercera y última categoría de panameños la componen aquéllos que llevan el país en la sangre y más que un negocio es una multiplicidad de cosas, eventos, experiencias y sacrificios que la hacen tal y cual es hoy.

Son aquellos que llevan en sus hombros la historia nacional y conocen como hemos llegado a donde hoy estamos y cual ha sido la contribución de las pasadas generaciones al bienestar común.

Son los que  asumen su responsabilidad sin que nadie se los pida u ordene a dejar un Panamá mejor a como lo recibieron.   Aquí se encuentran las maestras, los profesores, los médicos, las enfermeras,  los obreros, los agricultores,  los ingenieros y todo aquel que ha contribuido que este pedazo selvático de la tierra sea el Panamá que hoy conocemos.

<>
Artículo publicado el 24 de enero de 2010   alas 21:50  en su muro en Facebook  por el autor  a quien damos todo el crédito que le corresponde.

Los jóvenes quemados no eran monstruos

Bitácora del Ex- Presidente del 24 de enero de 2011.

La opinión del Abogado, Empresario,  Docente Universitario y Ex Director de la Policía Nacional…

Ebrahim Asvat

En muchas emisoras radiales y foros de opinión he escuchado la versión inhumana de algunos panameños tolerando la inacción policial contra los menores de edad en el Centro de Cumplimiento de Tocumen.

Sin conocer quienes eran y generalizando como si todo adolecente en un centro de cumplimiento es un asesino múltiple o despiadado y por lo tanto no merece la compasión humana se llega a conclusiones equivocadas.

Inclusive jóvenes especialmente de la clase media y alta que es donde mayormente se utilizan las herramientas virtuales del internet transmiten correos señalando la calidad de homicida de uno de los quemados para justificar los asesinatos públicos cometidos por la Policía.

Verificando las causas de la reclusión de cada uno de estos jóvenes cuyos nombres prefiero omitir por su calidad de menores de edad encuentro lo siguiente:   Uno de los jóvenes fallecidos por las quemaduras fue recluido por posesión de arma de fuego.   Otro por el delito de hurto.  El tercero por robo y el cuarto por robo y cómplice de homicidio.

Como podrán entender ninguno tenía la categoría de matón,  sicario, asesino en serie o siquiera cometido un asesinato.

Y aunque algunos frente al ambiente de violencia generalizada en las zonas urbanas no tendrían reparos en aceptar las ejecuciones disfrazadas por parte de las autoridades, ni siquiera una de estas muertes tendría las características mencionadas.

Pero en nuestra incapacidad para analizar las realidades dentro de sus particularidades nos atrevemos a hacer estos tipos de declaraciones.   Muchas veces en son de proteger al gobierno de turno cuando lo que está en discusión es si la vida humana merece ese tipo de tratamiento.

En algunos Estados estos tipos de incidentes en centros de confinamiento han sido utilizado como medidas ejemplarizantes contra la delincuencia.   Se pretende demostrar a través de los medios audiovisuales  las condiciones infrahumanas  de los centros y la capacidad policial de tolerar las ejecuciones sumarias entre agrupaciones o las provocadas como medidas profilácticas.   El supuesto mensaje va dirigido a los delincuentes y se opta por conseguir el aplauso ciudadano como instrumento de consentimiento.  Para ello  la descalificación como seres humanos de los afectados es la precondición.  Después todo vale.     Ninguno de los adolecentes que fallecieron en el centro de cumplimiento merecieron esa suerte.

Dios nos libre de convertirnos en un país donde fuera de las instituciones de justicia se decida cual será la suerte de los seres humanos.

Se que en gobiernos de corte fascista como el nuestro es una opción.   Dar condolencia a los familiares,  catalogar a los que protestan como políticos y permitir que los asesinos sigan laborando no es suficiente.

 

 

La Policía Nacional y la estrategia equivocada

Bitácora del presidente  – La opinión del Abogado,  Empresario y actual presidente de los diarios La Estrella de Panamá y el Diario el Siglo…

EBRAHIM  ASVAT
easvat@elsiglo.com

La Policía Nacional pasa por su peor momento frente a la población nacional.   Esa indiferencia y esa actitud criminal de festejar el martirio sufrido por los adolecentes recluidos en un centro de cumplimiento no es propio de seres a quien se le encomienda una misión patriótica. Es la actitud de bestias con uniformes. Quizás algunos pensarán que todo esto es producto de unas cuantas ovejas negras. Lamentablemente no es así.

 

A la Policía Nacional se le está preparando e inculcando que actúe así.    Se le está educando que su guerra contra la delincuencia se lo impide la constitución y la ley. Que solo mediante una protección extralegal pueden cumplir a cabalidad su misión.

 

A esto si le añadimos la poca preparación educativa de quienes ingresan y la ausencia de un constante adiestramiento profesional, la combinación produce bestias no policías.

 

La tesis principal del gobierno de Ricardo Martinelli sobre los estamentos de seguridad no se fundamenta en una policía profesional, técnica, respetuosa de la ley y cuya misión es proteger a los ciudadanos.

 

Alguien entendió que lo que la Policía necesitaba era sobreprotección, inmunidad, apoyo gubernamental para librar una guerra sin cuartel a través del miedo y la intimidación. Todos son delincuentes hasta que prueben lo contrario. A ello obedece generar retenes, verificar en el pele police, patear puertas, hacer allanamientos de limpieza de áreas o barrios.

 

Ese estilo policial sin información, sin cooperación ciudadana, con temor al uniformado generalmente conduce a situaciones de arbitrariedad y errores con elevados costos para la institución.

 

Si los jefes inculcan un discurso de violencia el resultado será violento. Creo que algo de eso está ocurriendo además de la exagerada corrupción de su oficialidad y manejo con desgreño.

 

Panamá es el único país del mundo donde los carros patrullas comprados en este gobierno son de cambio. Que alguien me explique como un conductor policial puede conducir, manejar la palanca de los cambios y operar la radio policial a la vez. Si se encuentra en una persecución con disparos cómo puede conducir, manejar la palanca de los cambios y utilizar su arma de reglamento.

 

Los policías de a pie aprenden de las lecciones que le imparten sus superiores. Si las cabezas están podridas no responsabilicemos a los suboficiales por los malos ejemplos.

 

No pretendo culpar a este gobierno de todos los desmanes. Hay secuelas de mala administración y desidia que provienen de gobiernos anteriores. Lo que en este gobierno se ha acentuado es la sobreprotección frente a la ley y la exagerada soberbia de sus dirigentes en el manejo operativo de los estamentos de seguridad.

 

*

<> Artículo publicado el 21 de enero de 2011  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

El silencio de los inocentes

Bitácora del presidente  – La opinión del Abogado,  Empresario y actual presidente de los diarios La Estrella de Panamá y el Diario el Siglo…

EBRAHIM ASVAT
easvat@elsiglo.com

Cuando el Presidente de la República manifestó en su discurso a la Nación el 1 de enero del 2011 su lucha frontal contra la delincuencia señaló:  ‘Para los delincuentes tengo un mensaje: Estoy en guerra contra ustedes.

En nuestro gobierno les espera el hospital, la cárcel o el cementerio’ , nunca me imaginé que la decisión sería interpretado como una orden policial.

Si la decisión política es mandar a los delincuentes al hospital o el cementerio la orden se cumplió a cabalidad en el centro de cumplimiento de menores en Tocumen.   Es quizás esa la razón por la cual con mucha frialdad los uniformados que se apersonaron a la entrevista con Álvaro Alvarado se comportaron con total estoicismo frente a las acciones criminales ejecutadas.

Cumplieron con el protocolo que exigía esperar a que los autorizara la directora del centro mientras tanto había que dejar que los adolecentes se murieran quemados.

Este vil acto de ejecución de adolescentes ante la indiferencia de los encargados de salvaguardar la vida de los seres humanos es la peor atrocidad que la Policía Nacional ha cometido en los últimos 20 años.

Han manchando el honor policial y su propósito. Como ex director de la Policía Nacional siento un profundo dolor por la muerte de estos panameños vilmente asesinados por quienes deberían velar por sus vidas y seguridad aunque estuvieran pagando tiempo en un centro de cumplimiento. Asesinos, salvajes, inhumanos y cualquier otro epíteto es poco lo que puedo decir.

No acepto un Panamá donde la vida de un ser humano sea vejado de la forma vil como lo hicieron frente a las cámaras de televisión.   No quiero ser ciudadano de un país donde se veje la vida humana de esa forma.

Señor Presidente su silencio es cómplice. Usted no puede permitir que la Policía Nacional sea dirigida por bestias humanas ni se puede aceptar que su Ministro de Seguridad Pública no haya sentido ningún sentimiento de dolor o compasión por esos adolecentes quemados y asesinados.

En su discurso presidencial de inicio del año usted señaló que ha sido clave en la lucha contra la delincuencia la mística que el Director de la Policía y el Ministerio de Seguridad brinda a su equipo humano. Se equivocó señor Presidente.

Esta bitácora la escribo con lágrimas en los ojos porque no es el Panamá que queremos los panameños, Señor Presidente.

El Estado no puede asesinar a sus ciudadanos. Se ha violado la constitución nacional. Se le ha aplicado la pena de muerte a adolecentes panameños porque quienes la ejecutaron fueron funcionarios de su gobierno. Me avergüenza su silencio.

 

*

<> Artículo publicado el 20  de enero de 2011  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La obligación de ser transparente

Bitácora del presidente  – La opinión del Abogado,  Empresario y actual presidente de los diarios La Estrella de Panamá y el Diario el Siglo…

EBRAHIM  ASVAT
easvat@elsiglo.com

Wikileaks es una revolución de la información. A pesar de los argumentos conservadores de muchos analistas sobre el valor de los cables del Departamento de Estado y el peligro que encierra la divulgación de las opiniones personales de políticos y diplomáticos sobre política exterior hay paradigmas que se derrumban frente a tanta información confidencial revelada. Hay una realidad. Wikileaks permitirá a los ciudadanos independientemente del cargo que ostentan a revelar secretos cuando su conciencia entra en conflicto con decisiones políticas. O cuando las decisiones empresariales o financieras no sean conforme a los estándares éticos o morales.

 

La última revelación de Wikileaks serán las cuentas bancarias de personalidades políticas en el banco suizo Julius Baer. Todo esto es una fiesta para la ciudadanía. Los corruptos no tendrán en el futuro espacio para esconder sus dineros mal habidos. Los políticos no podrán mentirles a los ciudadanos sobre la verdad de sus intenciones. Un mundo donde gran parte de lo que hoy denominamos secreto o intimidad especialmente en lo que concierne a la vida pública y la vida financiera será materia de conocimiento público. Estamos experimentando apenas un comienzo de lo que vendrá en los próximos 20 años en materia de transparencia pública.

 

En Túnez, país ubicado en el norte de África, los cables diplomáticos revelados por Wikileaks sobre el nivel de corrupción del Presidente y su familia lograron generar disturbios públicos que provocaron la caída del gobierno. Un gobernante totalitario se tambaleó frente a un evento fuera de su control.

 

Hoy en día, ningún gobernante puede contar con el silencio de los inocentes. Esa capacidad para hacer lo que a bien le parezca y esperar la tolerancia popular es ilusoria.

 

La revolución de la información ha sufrido una transformación. Lo reservado se ha convertido en público. Cualquier ciudadano tiene la capacidad de hacerle llegar a millones de personas en forma gratuita información valiosa que puede hacer tambalear gobiernos, cambiar la dirección de un país y revelar ilicitudes.

 

Mientras más personas se atrevan a denunciar a través de los nuevos canales de información por Internet no hay necesidad de conocer periodistas, esperar que la prensa escrita los publique ni someterse a la censura o el auto censura.

 

El mundo a cambiado los tontos que piensan que controlando medios, avasallando a su población o persiguiendo a los opositores evitarán que se revelen sus pecadillos se equivocan. Se lo debemos a Wi kileaks quizás hoy en día más relevante que las redes sociales de Facebook o Twitter.

 

*

<> Artículo publicado el 19  de enero de 2011  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La fantasía mediática

Bitácora del presidente  – La opinión del Abogado,  Empresario y actual presidente de los diarios La Estrella de Panamá y el Diario el Siglo…

EBRAHIM ASVAT
easvat@elsiglo.com

Vivimos emborrachados de una fantasía mediática. Nos han ilusionado con cualquier cantidad de proyectos de infraestructura. De un Panamá del cambio.   De los 44 imperdonables. Ya los tiempos donde por semana nos prometían el mundo mágico de Walt Disney convertido en país, más que un parque temático, terminó.

Ya nadie recuerda que la Avenida Balboa tendría playas donde los panameños se podrían bañar.

Que existiría un tren de acceso que movilizaría a los panameños del Oeste de la ciudad.

La continuación de la Cinta Costera, unida a la Calzada de Amador, a través de un túnel que pasaría por debajo del Casco Antiguo.

Los dos grandes rellenos en Barraza y Atlapa para construir hoteles, torres y centros de convenciones.

El gran túnel por debajo del Canal de Panamá para abrir una nueva carretera que una la ciudad con Howard.

La gran carretera costanera desde Howard hasta Pedasí.

La gran carretera del Atlántico Norte que una Colón con Bocas del Toro.

Los diversos aeropuertos internacionales.

El tercer carril en el Corredor Sur.

La ampliación del aeropuerto de Tocumen con tren interno y grandes centros comerciales.

El ‘dream team’ de fútbol que nos llevaría al próximo Mundial.

Ya el lenguaje megalómano varió. Ahora entramos en la realidad tercermundista de un país que ha perdido su capacidad de brindarle agua potable a sus ciudadanos.

La peor crisis de agua potable de la era republicana. La capacidad para mantener la ciudad limpia. (Ahora sí se puede con 82 millones de dólares y contratación directa de camiones nuevos a quién sabe quién).

La interrupción de la conectividad con el Hinterland panameño, al desmoronarse carreteras recientemente construidas.

De la ilusión de un salto en garrocha, al primer mundo, a un aterrizaje forzoso a nuestra realidad tercermundista.

Somos incapaces de ofrecerle los servicios básicos a la población, a pesar de nuestros delirios de grandeza. Si es así, es preferible ir a lo básico.

Señores gobernantes provean al país los servicios básicos que necesita. Del resto se puede encargar la empresa privada. Concentren su atención en proveer agua, mantener el país limpio, servicios de salud, educación y seguridad. Estado de derecho y justicia.

Si no pueden con lo básico, que hacen inventando complejos proyectos sin capacidad técnica o profesional para ejecutarlos.

El Gobierno Nacional debe reconocer que carece de personal competente en los cargos de mando y jurisdicción. La ilusión mediática tiene sus límites y nadie sabe cuánto más durará. Evitemos que la población tome el sartén por el mango.

 

*

<> Artículo publicado el 18  de enero de 2011  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

El modelo de administración de la Autoridad del Canal de Panamá

Bitácora del presidente  – La opinión del Abogado,  Empresario y actual presidente de los diarios La Estrella de Panamá y el Diario el Siglo…

EBRAHIM ASVAT
easvat@elsiglo.com

 

Constantemente para desviar la atención sobre los males crónicos que confrontan las entidades gubernamentales especialmente aquella destinadas a prestar un servicio público surge la idea de la restructuración administrativa. El modelo administrativo de la Autoridad del Canal de Panamá se promueve como el modelo a seguir. A nadie parece importar que ese modelo administrativo tiene su estabilidad garantizada mediante un título especial de la Constitución Nacional. La mayoría de los intentos de crear mediante leyes, entidades gubernamentales con niveles de independencia administrativa y estabilidad de su administrador cayeron en saco roto en posteriores gobiernos. Fue el Presidente Guillermo Endara quien impulsó dos entidades administrativas estatales que se manejaran con independencia y alejadas de la política partidista.

La primera fue la Autoridad de la Región Interoceánica creada mediante ley para administrar y vender los terrenos revertidos con la firma de los tratados Torrijos-Carter. La independencia no se respetó en el gobierno subsiguiente. Su administrador elegido por la Junta Directiva sin injerencia presidencial fue objetado por el Presidente Pérez Balladares y éste terminó nombrando a su elegido. Luego en el gobierno de Mireya Moscoso, la estabilidad del cargo del administrador nombrado por Pérez Balladares fue objetado y a su vez un nuevo administrador más afín políticamente a ella ocupó el cargo.

En la Autoridad del Canal de Panamá la suerte fue distinta porque se sujetó ese régimen a un título de la Constitución Nacional. Cambiar el régimen de la ACP requiere un cambio constitucional. A la fecha ningún presidente lo ha propuesto y ha sido garantía de estabilidad e independencia administrativa. Con igual criterio de independencia y estabilidad fueron diseñadas varias instituciones gubernamentales, entre ellas: la Comisión Bancaria Nacional ahora Superintendencia de Bancos; la Comisión Nacional de Valores, el ente regulador de los servicios públicos hoy denominada Autoridad Nacional de los Servicios Públicos; la Clicac (Comisión de la Libre competencia y asuntos del Consumidor ) ahora Acodeco (Autoridad para la Protección del Consumidor y Defensa de la Competencia); el Instituto de Recursos Renovables ahora Autoridad Nacional del Ambiente; el mismo IDAAN cuya restructuración realizada en el gobierno anterior fue una respuesta a la necesidad de mejorar su funcionamiento.

Nada de eso ha funcionado porque los gobernantes no controlan la tentación de contar con espacios políticos y posiciones para nombramientos.

Es de todos conocido lo que ocurrió en el gobierno de Mireya Moscoso con el Idaan donde hasta se les obligó a los empleados a cotizar mensualmente sus cuotas al partido que controlaba dicha institución.

La enfermedad no está en la sábana.

 

*

<> Artículo publicado el 17  de enero de 2011  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La insoportable levedad al gobernar

Bitácora del presidente  – La opinión del Abogado,  Empresario y actual presidente de los diarios La Estrella de Panamá y el Diario el Siglo…

EBRAHIM ASVAT
easvat@elsiglo.com

Creo que ya debemos acostumbrarnos a vivir de las expresiones espontáneas. Sin un formato, sin una preparación anticipada, los personeros del gobierno desde el cónsul de Panamá en Miami hasta el presidente de la República se atreven a presentarse ante la opinión pública sin un guión, una ayuda de memoria, un conocimiento profundo de los temas para exponer su muy particular forma de decir las cosas que ya hasta deberíamos bautizar como ‘a la panameña’.

Porque no tiene explicación que un personaje con cargo de rango y jurisdicción o representante de la nación panameña no conozca su historia, su constitución, su sistema político. Y nos piden que respetemos el cargo.
Nuestro presidente de la República no conoce la tasa impositiva que se le aplica a las personas naturales. Se equivocó en Fox News y volvió a equivocarse en otras entrevistas a medios internacionales.
El Presidente de la República en la última entrevista que le hizo Álvaro Alvarado cree que la extradición de los panameños se puede realizar por delitos comunes y es cuestión de pasar una ley desconociendo lo que dice textualmente el Artículo 24- de la constitución nacional que señala: ‘El Estado no podrá extraditar a sus nacionales; ni a los extranjeros por delitos políticos’.

Y no es culpa del Presidente que nadie le ha pedido que tome cursos de política, derecho o ciencias sociales. Todos sabemos que su fuerte es el comercio. Sin embargo, no ha tenido la capacidad de elegir dentro de su entorno, panameños capacitados que por lo menos lo ayuden a no cometer errores en público.

El país tiene una estructura legal que es la base de su funcionamiento y la actuación de sus funcionarios. Aquí no hay espacio para asumir, me dijeron, por allí supe que. Hay que salir y ofrecer confianza a los ciudadanos de que sus gobernantes toman decisions acertadas, de conformidad con la ley y que sus actos no son un juego de ensayo y error.
El perfil psicológico de los gobernantes es fácilmente detectable en su expression verbal y facial. Los mentirosos se conocen a leguas. Engañan a los incautos. Timan a los ingenuos.
Hay presidentes que prefieren hablar por radio. A los que les gusta la exposición por television son mucho mas fáciles de detectar cuando mienten o engañan.
Hay mentirosos consetudinarios. Combinan el método del ensayo y el error con la mentira. Cuando los descubren dicen: ‘Me equivoque’. Cuando aciertan adelantan sus objetivos políticos macabros. Para un comerciante combinar el método del ensayo y el error con la mentira es el pan nuestro de cada día.

*

<> Artículo publicado el 12  de enero de 2011  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.