Conciencia social panameñista

La opinión de….

.

Elvins Santander Cedeño


Nuestro país ha sufrido cambios en las últimas décadas, tanto para bien como para mal. Sin embargo, solo subsisten los pensamientos políticos arraigados a la propia cultura de nuestro Panamá, con verdadera historia nacida desde las entrañas de un pueblo luchador e incansable, en pro de la justicia social.

Ese es el legado panameñista que tuvo su génesis en un poderoso movimiento, desde las necesidades del arrabal olvidado, el campesino abandonado, el nacionalista inquebrantable y el profesional esforzado; quienes en su momento de la mano del doctor Arnulfo Arias Madrid, arrancaron grandes conquistas como la Caja de Seguro Social, institución insigne del trabajador; el voto femenino condicionado, apertura embrionaria para la democratización de las urnas, pero sobre todo, la lucha por la igualdad del género; entre otras que la historia patria rescata indiscutiblemente.

Esa es la verdadera esencia del panameñismo, la defensa a ultranza de la panameñidad y sus componentes. La conciencia social del doctor Arias Madrid fue su mejor enseñanza y la juventud está llamada a conocer esta ideología, para no ser engañada sobre ella, aun con los errores cometidos por sus seguidores como en todo proceso social y político.

La decisión histórica de apoyar la propuesta de Ricardo Martinelli no es una casualidad, fue debido a la maduración del proceso de renovación dentro del Partido Panameñista. Más importante que eso fue cómo la campaña del cambio tuvo que incluir las consignas sociales de nuestro partido: los 100 a los 70, el histórico aumento general de salarios, la eliminación de la tercera zona salarial, bonos de vivienda a los más humildes, todo esto de la mano de un presidente que solamente navega en un solo norte, llegar a un verdadero cambio.

Nuestra injerencia fue tal que innegablemente le imprimimos esa naturaleza popular que tiene nuestro colectivo tal y como fue fundado en su origen; aparte de esto le dimos a esa victoriosa campaña toda una estructura y base sólida de militancia con cuadros políticos brotados de cada rincón de la nación con la misma cultura que el doctor Arias Madrid nos legó. Fue decisiva nuestra participación, con lo cual estamos orgullosos de un proyecto que ahora como gobierno debemos cumplir, debemos enrumbar nuestro país al desarrollo; en pro de los más necesitados sin la menor de las excusas.

Digan lo que digan, el panameñismo se ha hecho sentir aupando y aportando cada una de las medidas a favor de la clase pobre y a la clase media; solo con el consenso y el diálogo debemos gobernar. Deponer intereses personalistas de cualquier sector y evitar influencias fuera de las fronteras panameñas como máximas del gobierno del cambio. Tarea histórica es mantener vivo el pensamiento del doctor Arias Madrid, puro como en su génesis, nacionalista como siempre, popular como toda su militancia e igualitario como en su práctica. Panamá, para los panameños.

<>

Este artículo se publicó  el  29 de marzo de 2010 en el Diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios