Noticias, novelas y sociedad

La opinión de…….

.

Carlos Chicas

Todos los panameños a través de los medios locales nos enteramos de los acontecimientos sociales, políticos, económicos, financieros, agrícolas, culturales, deportivos y de toda materia que nos interesa como individuo.

Los medios que más nos impactan son los audiovisuales y es el televisor el más común, medio por el cual a través de los canales locales estamos acostumbrados a ver una competencia en cuanto a su programación. El rating es la base de todo enfoque de los empresarios dueños del denominado cuarto poder, sin importar qué mensajes se están enviando a la sociedad, con programas donde denigran la dignidad del ser humano tanto masculino como femenino.

Desde hace mucho tiempo se transmite una cantidad de novelas, realities y otros programas donde se juega con la esperanza de nuestros compatriotas, donde triunfa el que más llamadas recibe y no el que en realidad se lo gana con méritos, conocimientos o destrezas en un tema en específico.

¿Los programas de televisión influyen sobre nuestros jóvenes? Les preguntamos a varios niños con edades de entre seis y nueve años de una comunidad: cuando crezcas ¿quién quieres ser? Ellos respondieron: “el jefe del cartel”. Volvimos a preguntarles: ¿Por qué? Ellos dijeron: “porque es millonario y los demás le tienen miedo”.

Esa novela solo lleva dos semanas de haber iniciado y ya estos niños tienen un cambio en su forma de ver las cosas, lo que podría ser un indicio de que sí puede influir en los pensamientos de los jóvenes. Habrá que hacer una investigación más profunda.

Estas novelas de ahora presentan sexo, donde los actores muestran las partes íntimas de su cuerpo y en horarios de la mañana y la tarde, porque a veces los medios quieren justificarse diciendo que esas imágenes solo salen en horario nocturno, no les importa que a esa hora hay público infantil que ve estos programas.

Extorsiones, drogas, asesinatos, infidelidad, entre otros, son los temas de estas novelas que le roban tiempo a los que las sintonizan, tiempo que pueden invertir en actividades culturales como la lectura o dedicarlo a ver programas instructivos.

Hace poco, tres familias de grandes necesidades, pocos recursos y con familiares enfermos, compitieron en un medio para ver cuál le llegaba más al corazón de los panameños (para no decir cuál daba más lástima) y por medio de llamadas se le ayudaría a una de estas tres familias.

Los panameños estamos contentos por la familia que ganó, pero las otras dos familias quedaron con sus esperanzas en el piso. Para la próxima vez se puede hacer una campaña de donaciones para cada familia, porque la idea no es mala, lo malo es que hacer llamadas para ver quién da más lástima es un poco cruel y denigra a nuestros pobladores que por necesidad aceptan participar, eso es lo que criticamos y no sabemos cómo se divide el dinero de cada llamada (esperamos que el 100% se lo hayan dado a la familia ganadora).

Ahora los noticieros han cambiado su formato. Como es parte del rating, las noticias denominadas policivas, de crímenes o accidentes son las que atraen más al público, a esa se le da mayor tiempo y cobertura, pero la pregunta que nos hacemos es la siguiente: ¿Estas noticias aumentan la criminalidad o aumentan los accidentes?

En nuestro caso podríamos responder que las noticias de los accidentes que han ocurrido en la vía al puente Centenario nos han ayudado a muchos de los que viajemos por esta carretera a tomar mayores precauciones porque gracias a esas noticias nos damos cuenta de que esta es un área de peligro al manejar; asimismo sucede con los asaltantes que utilizan las estafas, es por los medios de comunicación que nos enteramos de su modus operandi, de esta forma la población ha tomado precaución para contrarrestar las actividades de estos maleantes.

Las noticias no son como las novelas, las noticias muestran los hechos ya consumados o acontecimientos ya sucedidos. En los casos de crímenes y accidentes, el periodista brinda un resumen de los puntos más relevantes sobre los hechos ocurridos y muestra imágenes de ellos. En cambio, la novela trata de mostrar en detalle los acontecimientos de un hecho ficticio o de la vida real. A nuestro parecer, las noticias no influyen sobre el comportamiento de una sociedad, es la sociedad la que brinda información al contenido de los noticieros.

Los noticieros muestran la realidad y la población tiene el derecho a saber qué está sucediendo a nivel nacional e internacional. La población consume lo que los medios promocionan, por ello el mensaje de parte de sus consumidores es que le dediquen tiempo al fortalecimiento de los valores cívicos y morales, a la integración de la familia y a la organización de la sociedad para una mejor convivencia.

La solución a la criminalidad no está en censurar los noticieros, para resolver este problema tenemos que sentarnos a realizar un plan integral donde no se tomen decisiones unilateralmente, si no donde se escuchen las propuestas de los diferentes sectores que conforman la sociedad panameña y llegar a un consenso. Lamentablemente hay muchos intereses económicos dentro de este problema.

Los gobiernos no han tenido los pantalones para tomar decisiones y por eso es que la delincuencia está en aumento. Este es un problema como el de la contaminación, donde los intereses de pocos priman sobre las masas que por desconocimiento del fondo de los problemas caen sumergidas en el juego de esperar a ver qué gobierno le brinda una respuesta.   Bueno, ¿nos tocará sufrir cinco años más y esperar a ver si el próximo gobierno tiene la voluntad de resolver este problema?

<>

Publicado el 30 de enero de 2010 en el Diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Anuncios