Receta para multiplicar el dinero

La opinión de…

Luis E. García

Nuestro sistema de libre oferta y demanda proporciona una excelente oportunidad para hacer dinero.   La ética detrás del sistema es cuestionable, pero no sé de ningún economista ni inversionista que no defienda las bondades del proceso.

¿Se ha preguntado usted por qué el tomate, el pan y el combustible están tan caros? Pues, porque sus precios se rigen por el sistema.

No importa cuánto cuesta producir el bien más una ganancia razonable, sino lo que pueda usted inventar para subir el precio. Así tenemos que si un país vecino de Kuwait entra en guerra, “el temor” (sí, el temor) de que el conflicto se extienda hará que el precio del petróleo suba a un nivel fijado por el temor del especulador a ganar menos de lo posible.

En otros casos, algo más razonable puede impactar el costo, como una tormenta de nieve que arrase los cultivos de trigo. La harina subirá de inmediato, sin importar que los silos estén llenos para suplir el mercado por meses y el productor tenga seguro.

Usted debe entender: hay escasez, por lo que el precio sube.

En Panamá no tenemos guerras, y no producimos petróleo ni trigo. Por tanto, debemos pensar otras formas de beneficiarnos con el sistema.

La naturaleza le da a nuestros capitalistas la excusa perfecta en muchos casos. Compre un camión y dedíquese a revender vegetales.   Los compra a buen precio al productor y los revende a buen precio a los verduleros.

Como usted compra y vende a buen precio, se hará de buena clientela. Cuando tenga suficiente efectivo, compre solo la mitad a los productores.

Diga que no hay demanda.   Cuando vaya a vender, diga que no hay producción.   Si preguntan por qué, échele la culpa al clima: el fenómeno de El Niño siempre está rondando, aunque su ciclo sea de 11 años, llueva o haga sol.

El productor tendrá su cosecha a punto de ser pérdida desastrosa, y el consumidor estará añorando un tomate.

Luego de un par de días, llegue al productor y ofrezca la solución: compra todo a mitad de precio. Al aparecer donde el verdulero diga que la escasez está dura: venda el producto 50% más caro que antes.   Todos felices y el sistema funciona.

Por supuesto que la libre oferta y demanda es lo mejor.

Ningún economista que se respete lo pondrá en tela de juicio. La sola idea de regular la economía para poner topes basados en los costos de producción y una ganancia razonable es una herejía.

Mientras tanto, debemos resignarnos a seguir viviendo con un salario que corre detrás de los precios, con dos años de desventaja. Porque el precio sube si cae mucha nieve en un lugar,   pero no será hasta dentro de dos años que quizá suban el salario mínimo. Nunca lo suficiente, por cierto, y si lo suben encomiéndese a Dios, porque los precios vendrán subiendo.

Cosa rara, pero casi todos los empleados del país ganan el salario mínimo.

<>
Artículo publicado el 26 de agosto de 2010 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Anuncios