El maltrato a los menores

.
El maltrato a los menores

.
Angelina Mitre Caballero
.

En días pasados los medios de comunicación presentaron un video del maltrato a que era sometido un menor de edad. Nos sentimos indignados, con mucho dolor. El dolor por el menor quien puede percibir que este mundo es peligroso y que las personas que deben cuidarlo y protegerlo son aquellas que lo someten a maltrato. Pero también dolor por el joven maltratador que, como dijo un familiar, había sido objeto de maltrato y abuso cuando estaba pequeño.

Como profesional de la salud mental he aprendido que la persona maltratadora generalmente ha sido maltratada y que ha acumulado su ira y la descarga sobre personas vulnerables.

Frank Pittman, terapeuta familiar, en su libro Momentos Decisivos, nos dice que si es preciso apartar al niño del padre o de la madre, se debe prestar apoyo al progenitor desatendido y agobiado por la culpa. Además nos dice que la separación física no debería considerarse una solución fácil, por cuanto puede causar más problemas de los que resuelve. Los niños maltratados a quienes se aparta de sus progenitores reciben un doble golpe: sus padres los maltrataron y la sociedad los dejo huérfanos. Las casas hogar establecidas por el gobierno no deben ser hogares permanentes para estos niños, ya que pierden su sentido de identidad y pertenencia ubicándose en una situación no real, ya que la ayuda gubernamental y la caridad de las personas que tratan de suplir sus necesidades materiales no pueden satisfacer las afectivas.

Estas situaciones nos comprometen a todos a buscar nuevas formas de solucionar los problemas familiares. Por lo general pensamos en medidas punitivas en vez de medidas educativas y curativas. ¿Qué beneficio recibe la víctima y la sociedad de poner en la cárcel a una persona que maltrata?

Si es necesario alejar al menor de la familia se pueden buscar otras alternativas, como vivir con una familia que lo acoja, hasta que sus padres aprendan nuevas maneras de manejar su enojo y establecer una estructura familiar saludable. Es importante establecer programas educativos, apoyo terapéutico y grupos de apoyo a los que los padres ofensores tendrán que asistir por mandato de las autoridades del Estado.

Que la persona maltratadora haga alguna acción de restitución por el mal ocasionado. También el menor necesita ayuda terapéutica. De esta manera estaremos previniendo que los niños maltratados sean los que abusen de otros en el futuro.

<>

Publicado el 29 de julio de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios