Reformas al Estatuto del Partido Panameñista

La opinión del Abogado y Comentarista Radial…

DAVID MONTENEGRO
montenegrodavid@hotmail.com

En días pasados se realizó un conversatorio coordinado por el HD Luis Eduardo Quirós, sobre las Propuestas de Reformas para Estatutos del Partido Panameñista. Este evento contó con la participación del presidente del partido, Juan Carlos Varela, y otras autoridades, quienes explicaron el contenido de dichas reformas y contestaron las interrogantes surgidas de los convencionales y demás copartidarios.

Dentro de este contexto las autoridades del partido dejaron claro que se realizarán elecciones primarias para todos los puestos de elección en el año 2014. Así mismo, se explicaron las reformas propuestas entre las que podemos mencionar: el aumento a 29 miembros del Directorio Nacional; se fusionará la Directiva con la Comisión Política Nacional para crear una Coordinadora Política Nacional, como órgano asesor del Directorio Nacional; se crean secretarías técnicas, conformadas por profesionales idóneos en su campo, los cuales van a ser escogidos de acuerdo a su capacidad profesional, acorde a los problemas y las respuestas que exige el país; existirá un Congreso de Autoridades Electas, integrado por tres bancadas (diputados, alcaldes, representantes de corregimientos y concejales); se escogerá a un convencional por cada 200 inscritos; se aumentan las secretarías ejecutivas sectoriales; entre otros cambios propuestos.

El Ing. Varela señaló que estas reformas están enfocadas fundamentalmente en: fortalecer la democracia interna y con ello la unidad del partido; consolidar nuestra base programática; modernizar y hacer más eficientes nuestras estructuras partidistas; reiteró que se conservan las primarias; igualmente manifestó que cualquier ciudadano que esté o se inscriba en el partido tendrá los mismos derechos.

Hacemos la observación de que el evento fue totalmente abierto a la participación, tanto de los convencionales, que son los que deciden la aprobación o no de estas reformas, como a, de cualquier miembro del partido, quienes pudieron hacer uso de la palabra.

Entre ellos, puedo mencionar la intervención del Dr. Jorge Gamboa Arosemena, quien hizo algunas observaciones y manifestó, no estar de acuerdo con estas reformas; sin embargo, independientemente de su posición crítica y adversa a la actual dirigencia, el presidente del Partido Panameñista, escuchó y aclaró todas las observaciones, aunque fuesen contrarias, dando muestras de la tolerancia que impera en nuestro colectivo. De esta forma, se envía una señal clara a todos los copartidarios y queda, una vez más, demostrado que en la actual dirigencia del Partido Panameñista hay un alto compromiso con los principios fundamentales de participación política, en el cual está basada nuestra democracia interna.

 

Este artículo se publicó el 17  de febrero   en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Las reformas al estatuto del panameñismo

La opinión de…

David Montenegro

En días pasados se realizó un conversatorio coordinado por el diputado Luis Eduardo Quirós, sobre las Propuestas de Reformas para estatutos del Partido Panameñista. Este evento contó con la participación del presidente del partido, Juan Carlos Varela, y otras autoridades, quienes explicaron el contenido de dichas reformas y contestaron las interrogantes surgidas de los convencionales y demás copartidarios.

Dentro de este contexto, las autoridades del partido dejaron claro que se realizarán elecciones primarias para todos los puestos de elección en 2014. Así mismo se explicaron las reformas propuestas entre las que podemos mencionar: el aumento a 29 miembros del Directorio Nacional; la fusión de la directiva con la Comisión Política Nacional para crear una coordinadora política nacional, como órgano asesor del Directorio Nacional; la creación de secretarías técnicas conformadas por profesionales idóneos en su campo, quienes serán escogidos de acuerdo a su capacidad profesional, acorde a los problemas y las respuestas que exige el país; la creación de un congreso de autoridades electas, integrado por tres bancadas (diputados, alcaldes, representantes de corregimientos y concejales); la escogencia de un convencional por cada 200 inscritos; el aumento de secretarías ejecutivas sectoriales; entre otros cambios.

Juan Carlos Varela señaló que estas reformas están enfocadas fundamentalmente a fortalecer la democracia interna y, con ello, la unidad del partido; consolidar nuestra base programática; modernizar y hacer más eficientes nuestras estructuras partidistas; reiteró que se conservarán las primarias; igualmente manifestó que cualquier ciudadano que esté o se inscriba en el partido tendrá los mismos derechos.

El evento fue totalmente abierto a la participación, tanto de los convencionales, que son los que deciden la aprobación o no de estas reformas, como también de cualquier miembro del partido, quienes pudieron hacer uso de la palabra. Entre ellos, podemos mencionar la intervención de Dr. Jorge Gamboa Arosemena, quien en su exposición hizo algunas observaciones y manifestó su desacuerdo con estas reformas; sin embargo, independientemente de su posición crítica y adversa a la actual dirigencia, el presidente del Partido Panameñista escuchó y aclaró todas las observaciones, aunque fuesen contrarias dando muestras de la tolerancia que impera en nuestro colectivo. De esta forma se envía una señal clara a todos los copartidarios y queda demostrado que en la actual dirigencia del Partido Panameñista hay un alto compromiso con los principios fundamentales de participación política, en que está basada nuestra democracia interna.

<>
Este artículo se publicó el 10 de febrero  de 2011   en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

El síndrome del yo-yo

La opinión del Abogado y Radiocomentarista…..

cccc

DAVID  A.  MONTENEGRO

A través de la historia se han presentado figuras célebres que han sido precursoras en esto del “yoismo”.   Uno de ellos cuentan fue don Miguel de Unamuno.   Claro que cuando él decía “yo opino…”, había miles y miles de interesados en saber lo que opinaba.    Era un hombre inteligente, que no pensaba tonterías, y cuyos artículos se seguían con avidez y respeto en muchos lugares del mundo. Aun así, a veces se volvía medio irritante.

Un día, Ortega y Gasset, no aguantó más y dijo (medio en broma) que, junto con entrar en una reunión, don Miguel “echa en medio su ego, como quien suelta un ornitorrinco”.

Fue aquella una época bendita, en que se consideraba —mejor dicho, se sabía— que es de mal gusto andar haciendo ostentación del yo.   Si alguien llegaba a caer en aquel pecado, hasta los chiquillos le coreaban un lapidario adagio—reproche: “El burro adelante para que no se espante”.

En nuestro país, pareciera ser que algunos funcionarios están más deseosos de venderse ellos mismo y se olvidan que como servidores públicos están ahí para ejercer una tarea determinada y que para ello la institución a su cargo cuenta con el personal e implementos necesarios para ejecutar dicha tarea.

Es indispensable que el funcionario encargado de estas instituciones comprenda que ellos solos no podrían hacer nada, que cuentan con un equipo, y lo más importante no podemos confundir los bienes públicos con los de nuestra propiedad. Basta ya de referirse de los bienes públicos como suyos (mis carros, mi presupuesto, mis ingenieros…).

En la medida en que se refieran a esos bienes públicos como propios dejan una mala percepción y hasta parece que se está cometiendo un ilícito.

Supongo que para unos va a ser difícil, porque la arrogancia con que se comunican, orgullosos de sus capacidades, educación o posición social, creen tener un poder omnímodo en la institución pública. Al hablar de sí mismos, se cuidan siempre de autodestacar su presencia y habilidades por sobre los demás, con el propósito de ser reconocidos públicamente y, de ser posible, ser el centro de atención en toda ocasión y a la vez destacarse ellos mismos como los mejores funcionarios públicos o pensar que ellos solos son la institución, así como lo pensaba en su época el rey Luis XIV de Francia.

Hablemos menos de nosotros mismos y si es inevitable, hagámoslo de una manera más sutil, dando la sensación de que somos portavoces del sentir más común, utilice “ algunos creemos ”, en lugar de “ yo creo ”.. suena mejor, ¿no? o de “ la institución cuenta.. ”, por ejemplo. Y lo más primordial es reconocer que no se trabaja solo y que se cuenta con un gran equipo, gente capaz que es pieza fundamental en el éxito de los planes propuestos.

Algo tengo claro y lo expreso con palabras ajenas: “ hay que dejar de mirarse el ombligo, renunciar al yo, mirar al tú para vivir el nosotros ”.

<>

Este artículo se publicó el 23 de mayo de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Perdón por los crímenes de la dictadura

La opinión de…..

s


David Alexander Montenegro

El pasado 24 de marzo, el presidente de El Salvador, Mauricio Funes, pidió perdón por el asesinato del arzobispo Óscar Arnulfo Romero, hecho ocurrido en marzo de 1980, y admitió la “participación indirecta” del Estado por no investigar y tolerar la existencia de los escuadrones de la muerte que lo perpetraron. “En calidad de presidente de la República, pido perdón en nombre del Estado salvadoreño por ese magnicidio perpetrado hace 30 años”, manifestó Funes (La Prensa 26/3/2010).

Igualmente, el presidente de Paraguay, Fernando Lugo, ha pedido perdón en nombre del Estado a las víctimas de crímenes de la dictadura de Alfredo Stroessner (1954–1989), como también lo hizo el presidente de Argentina, Néstor Kirchner, que pidió perdón en nombre del Estado por el silencio ante las “atrocidades” cometidas durante la última dictadura por mencionar algunos.

Mucho se ha hablado en estos últimos días del arrepentimiento o no de Manuel Antonio Noriega, recluido en Francia.   Lo cierto es que él, ni ha pedido perdón al pueblo panameño ni ha roto ese “código de silencio” por los crímenes perpetuados cuando estuvo en el poder.

Es por ello, y ya que el PRD en el gobierno tuvo la oportunidad y no lo hizo, que el Estado panameño deber pedir perdón por los crímenes de la pasada dictadura.

En ese contexto, este próximo 9 de junio de 2010, se cumplen 39 años de la “desaparición” física de Jesús Héctor Gallego. (1938–1971), cura párroco de Santa Fe de Veraguas, cuyos autores materiales eran miembros de la Guardia Nacional, encabezada en ese momento por el dictador Omar Torrijos Herrera.

Esa fecha es una ocasión propicia para que este gobierno se empine y aproveche la oportunidad para pedir perdón, a nombre del Estado, a todos los panameños en especial a los familiares que perdieron a sus seres queridos o que, de una forma u otra, fueron afectados por la dictadura militar (1968–1989).

De la misma forma, se debería declarar el 9 de junio de cada año como día de reflexión nacional. Asimismo, en este acto se pudiera aprovechar la ocasión para pedir perdón a los familiares por la desaparición de Heliodoro Portugal, y así cumplir con lo establecido en el fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos que condenó al Estado panameño por este lamentable hecho.

El pedir perdón por parte del Estado es el inicio para una verdadera reconciliación y esta nunca puede fundarse sobre la base de la impunidad y el olvido.

Pero la reconciliación es tan necesaria como lo son la verdad y la memoria sobre lo ocurrido para aprender las lecciones que de ello se derivan, y el ejercicio de múltiples fórmulas de justicia en favor de las víctimas.

Nosotros, como sociedad, requerimos sanar nuestras heridas y aprender del pasado, para no repetir los mismos errores en el futuro. La reconciliación, sin embargo, es viable cuando se le aborda con realismo, acompañada de procesos complementarios de verdad y justicia.

<>

Este artículo se publicó el  6  de mayo de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La erradicación de todas las formas de violencia

La opinión de…..

.

David Montenegro y Rafael Montes Gómez

La ley 14 publicada en Gaceta Oficial no penaliza la protesta social como algunos han expuesto equívocamente.

No criminaliza la protesta, sino penaliza la violencia que siempre ha sido considerada por nuestra legislación como un cáncer social.

Al analizar su contenido observamos que, el acto delictivo se configura al:

1. Cerrar la calle impidiendo el libre tránsito

2. Haciendo uso de la violencia,

3. Causar daños a terceros, sea propiedad pública o privada,

de lo que se infiere el infractor debe reunir esos 3 elementos. Con respecto a la sanción penal, esta va de 6 meses a 2 años, es decir no necesariamente 2 años.   De no darse los otros 2 elementos que acompañen a la obstrucción del libre transito, este se seguirá tratando con una sanción administrativa por la justicia de policía.

No vamos a enredar a nadie con citas de artículos, pero, debemos puntualizar que a discreción del juzgador, para un delito con pena de prisión inferior a los 2 años –que es este el caso- y previa confirmación que es delincuente primario, la pena impuesta es fácilmente conmutable por días multa, según nuestro ordenamiento penal existente, lo que se conoce como suspensión de la pena.

En su defecto, digamos que el juez condenó a 2 años al infractor, aún todavía queda a utilizar por la defensa la solicitud de reemplazo de pena de prisión por días multa, cuyo requisito es que la penalidad sea inferior a los 3 años y que sea delincuente primario.

Cabe señalar, que dentro del catálogo de penas sustitutivas también se encuentra el trabajo comunitario. Surge la pregunta ¿Qué hacer para reclamar el daño causado a terceros? El legislador patrio ya prevé como requisito para las penas sustitutivas resolver primero la situación del daño, es decir la responsabilidad civil derivada del delito.

Reiteramos que esta legislación se concatena con otras del orden jurídico y social y que son necesarias para el mantenimiento de la paz social, la protección de los derechos constitucionales y la erradicación de la violencia de nuestro Panamá.

<>

Este artículo se publicó el  23  de abril de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Familia y la educación en valores

.

La opinión de…..

.

David A. Montenegro
.

En marco de la celebración del Día de los Valores Éticos y Morales, conversamos de este tema en un programa radial y de la importancia del rol de los padres en la formación en valores de sus hijos; yo les comentaba a mis compañeros, que actividades familiares tan sencillas como comer juntos en la mesa se están perdiendo en la mayoría de nuestros hogares. La mesa del comedor ha pasado a ser un adorno más de la casa, ya que todos están muy apurados u ocupados cada uno en su habitación, con su televisión, internet y otras distracciones que, supuestamente, son más importantes que compartir una cena en familia.

Pitágoras decía: “Educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres”. Y no se equivocó, ya que la educación de los hijos, desde muy temprana edad, es un deber y un derecho de los padres, derecho conferido mediante la patria potestad, que debe ser ejercida con compromiso y seriedad; aunque algunos grupos de la llamada “sociedad civil” buscan disminuir esa relación parental tratando de otorgarles cada día más derechos y menos deberes a los niños y jóvenes.

Si bien es cierto, el Gobierno a través del Ministerio de Educación, es el encargado de la formación académica de nuestros niños y jóvenes, ni los padres ni la sociedad pueden esperar que los docentes en los centros educativos sustituyan o reemplacen esa educación inicial y primordial, que debe ser una estricta responsabilidad de los padres desde el núcleo del hogar. Muchos estudiosos llaman a esto “socialización primaria”, es decir, en donde el niño se convierte en un miembro más o menos estándar de la sociedad. Si nuestras familias no toman en serio su función educadora, más difícil será para la escuela revertir tal situación.

Ahora bien, en el mismo contexto Fernando Savater señala que: “La carga afectiva que recibe el niño en la familia sirve para el fortalecimiento de principios morales y éticos que le ayudará a resistir las tempestades de la vida, en los casos favorables, en los que no hubo esa carga afectiva los niños se llenan de prejuicios que son difícil de extirpar”. En este sentido observamos los mismos argumentos de parte de algunos padres los cuales se excusan que por la falta de tiempo, dinero, y el mal entorno donde viven no pueden educar en valores.

Y entonces nos preguntamos ¿cómo hicieron nuestros abuelos y padres para educarnos a nosotros, si ellos tenían los mismos o peores problemas? La respuesta es simple, esto no sucedía, ya que ellos les ponían límites a sus hijos, les daban responsabilidades, los educaban en la seriedad y el compromiso con la palabra dada, valores cada vez más olvidados.

Observamos que en nuestra sociedad, cada día hay más padres jóvenes que todavía no son “adultos” o peor aun, otros que se resignan a serlo y más preocupante aun, se da mucho de que hay padres que están siguiendo un mal patrón al querer figurar como “el mejor amigo de su hijo”, un compañerito de juego y muchas mujeres que se rehúsan a jugar su papel de madres y quieren que la tomen como la hermana mayor de su hija. Estas y otras situaciones, empeoran la situación y hacen que la familia se vuelva más informal por lo que la formación moral y social de los hijos este deteriorada.

No podemos disminuir, como otros señalan, la autoridad ejercida por los padres, lo que debemos retomar son esos conceptos de una educación familiar basada en disciplina, amor y deberes, con un compromiso ético y moral desde los primeros años de vida de los niños; y no delegar estas responsabilidades a la escuela la cual tiene otra función; de este modo no necesitaremos castigar a los adultos, como decía Pitágoras

.

<>
Publicado el  9 de diciembre de 2009 en el diario LA PRENSA, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Pruebas de la existencia del Grinch

.
La opinión del abogado…..
.
DAVID MONTENEGRO
.

Por ser de interés de mis lectores, reproduzco información que comprueba la existencia del Grinch, el enemigo de la Navidad, y que ahora ha ubicado su residencia en la Ciudad de Panamá, desde donde ha lanzado una campaña permanente de infundios para boicotear la Navidad del Pueblo:

Campaña de desprestigio: Las Villas de Navidad son más costosas que el Desfile de Navidad, se está malgastando el dinero.

La verdad de la Navidad del pueblo: El Desfile de Navidad se realizará dentro de la actividad de las Villas de Navidad, nadie lo ha suspendido. La partida número 970, aprobada en el presupuesto de la administración anterior, refleja un monto de $819,500 para la actividad de Navidad de solo cuatro horas de desfile. La administración de Bosco basa su accionar con ese mismo presupuesto, y con menos dinero, proyecta un espectáculo de 26 días, con desfile.

Campaña de desprestigio: Las Villas Navideñas son ilegales.

La verdad de la Navidad del pueblo: El proyecto de 16 villas navideñas fue presentado por la administración alcaldicia, 9 villas navideñas fueron aprobadas por mayoría en el Consejo Municipal, 1 más fue adicionada por la administración por el mismo monto aprobado de $350 mil. Las 6 villas restantes son patrocinadas por la empresa privada, que paga directamente a los diseñadores por sus arreglos y fantasías de Navidad.

Campaña de desprestigio: La administración de Bosco está abusando de los contratos directos…

La verdad de la Navidad del pueblo: Las contrataciones directas en algún momento son una necesidad para dar respuesta. La administración anterior en cinco años aprobó 289 contrataciones directas, de los cuales 151 fueron durante el período del contralor Vallarino, quien las refrendó y no hubo cuestionamientos al PRD. Esto es comprensible, porque sino las administraciones no pueden dar respuestas a la comunidad.


Campaña de desprestigio:
Es una ilegalidad proceder a adelantar el trabajo de las villas navideñas el refrendo de la Contraloría.

La verdad de la Navidad del pueblo: La administración de Bosco ha seguido todos los procedimientos administrativos establecidos con respecto a las villas navideñas. En la administración anterior del PRD se entregaron las placas vehiculares de enero a junio sin tener el contrato respectivo refrendado por la Contraloría; es más, se entregaron placas de enero a mayo sin la aprobación del Consejo Municipal, en lo referente a la contratación directa. La pregunta es si se procedió antes de esa manera, ¿por qué el contralor se ensaña ahora por algo que ha seguido los procedimientos requeridos?

¡Pueblo panameño: no te dejes engañar por la campaña de desprestigio del Grinch, su objetivo es acabar con la Navidad del pueblo!

.

<>
Publicado el 29  de noviembre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.