Evolución de la Universidad de Panamá

*

La opinión del Relacionista Público y Periodista…

.

GERARDO CASTILLO
castillogerardo53@gmail.com

La Universidad de Panamá inicio labores en el Instituto Nacional en 1935, con 175 estudiantes atendidos por un pequeño y selecto grupo de profesores. Ofrecía solo seis carreras en turnos nocturnos, hoy tiene que enfrentar los retos de formar más de 60000 estudiantes distribuidos en 18 facultades, 8 centros regionales, 4 extensiones universitarias y varios programas anexos en áreas de difícil acceso.

Ofrece 162 carreras de licenciaturas y técnicas, 140 programas de especialización entre postgrados, maestrías y doctorados, además de cursos especiales y decenas de diplomados, atendidos por unos 4200 profesores y 4300 administrativos. Durante estos 75 años ha graduado más de 200000 profesionales y ha sido, sin duda, un ente protagónico en el fortalecimiento de la nacionalidad y en el perfeccionamiento de la identidad del hombre y la mujer panameña.

Bajo la administración del rector Gustavo García de Paredes, se han creado nuevos órganos de gobierno universitario como el Consejo de Investigación, los Consejos de Facultades y el Consejo de Centros Regionales y Extensiones Universitarias. Igualmente se incorporan los procesos de evaluación institucional, orientados a desarrollar las capacidades para la acreditación a nivel nacional e internacional más competitivo. Igualmente se crea la carrera docente y el Organismo Electoral, por parte del Consejo General Universitario para garantizar la transparencia en los procesos electorales.

Históricamente esta institución ha luchado responsablemente para garantizar la equidad de la educación, mediante políticas y estrategias, que con gran esfuerzo garantizan matrículas accesibles, a los cuales se suman programas de asistencia y apoyo a los estudiantes de menos recursos económicos.

En el campo de la investigación, se han desarrollado profundas indagaciones en las áreas científicas y tecnológicas, así como en el campo de las humanidades, bellas artes y en lo relacionado a la cultura, cosa que muy pocas universidades hacen. Pero las autoridades actuales y las que vengan deben ser conscientes de las exigencias del siglo XXI y realizar análisis institucional de manera integral para hacerle frente a los retos sociales y así asegurar el cumplimiento del compromiso con la Nación. El análisis debe basarse en la evaluación de las tendencias y procesos de modernización de la educación superior nacional e internacionalmente.

El mundo actual demanda de la institución educativa un nuevo esfuerzo de integración real y efectiva con la sociedad, los sectores productivos y el Estado. Esto plantea una compleja organización de sus estructuras y formas de funcionamiento, para la creación del contexto académico acorde con el avance vertiginoso de la ciencia, la tecnología y los desafíos de la cultura de calidad.

En estos 75 años, la Universidad de Panamá sigue inspirada en los más altos valores humanos, con su misión de formar íntegramente a los profesionales con actitud crítica y productiva, para así contribuir con el desarrollo humano sostenible y al fortalecimiento de la identidad nacional.

<> Artículo publicado el  7 de octubre  de 2010  en el diario La Estrella de Panamá,  a quienes damos,  lo mismo que a la autora,   todo el crédito que les corresponde.

*

Anuncios