Día Mundial del Corazón

*

La opinión del Presidente de la Sociedad Panameña de Cardiología…

LUIS MORALES
moralestribaldos@hotmail.com

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades cardiovasculares (ECV), aquellas que afectan el corazón y los vasos sanguíneos, constituyen la principal causa de muerte en todo el mundo, produciendo la defunción de 17.2 millones de personas cada año. Según las estadísticas panameñas, también estas enfermedades constituyen la principal causa de muerte en este país, donde producen unas 4000 defunciones por año.

El sistema circulatorio dañado no solo puede producir la muerte prematura de la persona, sino que representa también una discapacidad importante en el adulto trabajador, con sus secuelas de ausentismo e improductividad. El daño de estas enfermedades es físico, psicológico, económico y social y afecta a las personas, a las familias y a las comunidades en donde ocurre.

Las causas de estas enfermedades pueden ser: Congénitas, debido a daño ambiental a la madre gestante (virus, tóxico, maltrato),  que afectan más a los niños y adquiridas, por malos hábitos de salud: mala nutrición, exposición a tóxicos y microbios, falta de ejercicio, falta de control de la salud y exposición al maltrato, durante cualquier periodo de la niñez.

Esos malos hábitos producen daños en los vasos sanguíneos del corazón (infarto del miocardio), en los vasos sanguíneos del cerebro (infarto cerebral), en los vasos sanguíneos de las extremidades (mala circulación periférica).

Se estima que para el año 2015 las ECV seguirán siendo la principal causa de defunciones en todo el planeta, alcanzando en ese año los 20 millones.   Aquí en Panamá también aumentarán las defunciones por ECV, probablemente a cerca de 5000.

Conociendo las causas, se pueden programar las medidas preventivas, que siempre son más efectivas y baratas que las medidas curativas.   Hay que modificar saludablemente los factores de riesgo de estas enfermedades:   La falta de control de la reproducción, la falta de alimentación adecuada, la falta de actividad física y el uso indiscriminado de sustancias como el tabaco,  la sal, el azúcar y las grasas saturadas.   Hay que utilizar nutrientes saludables en la dieta diaria:  Fibra, antioxidantes, ácido omega 3, que están en los alimentos saludables: Frutas, vegetales, cereales enteros, pescado y nueces, evitando la sal y el azúcar.

Comer sano, hacer ejercicio, mantener una actitud optimista,   controlar el estrés,   evitar el sobrepeso y no fumar,  son las medidas preventivas que todos podemos tomar.

El domingo 26 de septiembre fue fijado este año como el Día del Corazón con el lema ‘Yo trabajo con corazón’. Los expertos de la OMS recuerdan que con la prevención podemos evitar muchas muertes prematuras e incapacidades por estas enfermedades.   La Sociedad Panameña de Cardiología, pensando que nuestro conocimiento cardiológico no solo se debe quedar en los especialistas sino que debe difundirse en todos los estratos de la sociedad panameña, invita por este medio a todos los interesados en su salud para que asistan a la caminata familiar que vamos a realizar mañana, domingo 3 de octubre, en el Parque Omar, a las 8 de la mañana.

Yo trabajo con corazón.

<> Artículo publicado el 2  de octubre  de 2010  en el diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde.
Anuncios