¿Recuerdas cuándo bailaste?

La opinión de…..

.

Gonzalo Sánchez

En algunas ocasiones la metáfora es el camino mas directo para que las ideas lleguen a las mayorías ya que permite que se hagan comparaciones para llegar a conclusiones objetivas. Este es el caso, ya que el país esta viviendo uno de sus momentos más cruciales y decisivos, producto de una reciente contienda electoral muy escabrosa.

Esta es la razón por la que recurro a esta forma del idioma y trato de expresar una situación tal cual es para que se rectifiquen sus planteamientos y las cosas sean llamadas por su nombre.

Imaginemos una población con su plaza popular y en su centro un quiosco que sirve para amenizar los espectáculos y bailes que esporádicamente eran organizados. Repentinamente y por ciertas razones y circunstancias un grupo de sus habitantes se toma por la fuerza dicho local en donde se encontraban unos músicos, los desalojan, sacan sus instrumentos musicales, comienzan a tocarlos improvisando un baile. Al inicio la población alrededor se mantiene estática y sorprendida, algunos protestan en forma pacífica, otros violentamente, el grupo sin hacer caso de las protestas continúa tocando de la manera más natural e invita a la población a que participe de la fiesta.

Pronto salen algunas parejas de los alrededores y se da inicio al baile, poco a poco se van incorporando otras parejas que al inicio protestaron violentamente.

Los músicos improvisados siguen tocando sin detenerse, solo se alternan los bailadores y los músicos cuando dejan de ser útiles y el baile dura 21 años.   Durante ese periodo casi toda la población participa ya sea como músico, bailadores o simples espectadores, lo que varía es el periodo de participación, unos lo hacen corto, otros en forma más extensa y algunos de manera permanente, otros alternando el papel.

Lo mas notorio es que la mayoría de la población participa durante los 21 años que dura el baile, unos participan como presidentes, vicepresidentes, ministros, viceministros de estado, gobernadores o vicegobernadores, directores o subdirectores de instituciones, legisladores o suplentes, representantes o suplentes, directores o subdirectores provinciales, embajadores, cónsules ,asesores, botellas; en fin lucran de cualquier posición estatal sea el nivel que sea, lo importante que hay que señalar es que bailaron.

Otros se ven beneficiados con licitaciones, contratos, prestamos que no se pagan, becas, viajes, viviendas, exoneraciones, subsidios, contrataciones, beneficiarios de las diferentes cajas menudas, patrocinios, posiciones ad honórem, inscribiéndose en los partidos y otras diferentes formas en que bailaron.  Esto se hacía directamente con la persona o un familiar de la misma y a veces con un amigo, la cuestión era participar del baile.

De pronto el baile se acaba de una manera violenta, los músicos y bailadores son perseguidos, encarcelados y otros asesinados (no se sabe cuántos) y un gran sector de la población, olvidando su anterior participación, se convierte en los más encarnizados enemigos de la pasada fiesta.

Es curioso ver cómo personas que participaron en el baile de pronto se tornan enemigos de los organizadores y hacen ver que nunca bailaron, pero allí están los archivos que delatan quiénes, cómo y cuándo bailaron; cuándo entraron y cuándo salieron. Se establece que los próximos bailes tendrán una duración de solo 5 años.

En estos momentos se habla de un cambio, pero es bastante difícil ya que una gran parte de los que han participado hoy se presentan como unos inocentes que se inician. Busquen en la historia y se darán cuenta en qué forma participaron.   Se hace difícil la tarea cuando existen personas con sus familiares y amigos encubiertos y creyendo que los demás hemos olvidado que bailaron.

<>

Publicado  el   27  de  enero  de 2010  en   el  Diario  La  Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios