Valores vs. antivalores

La opinión de la Periodista y Relacionista Pública….
EVA E. MONTILLA
.

Valores vs. antivalores

.

Cuando quienes creemos en la juventud como la reserva del futuro, aún celebrábamos la grandeza de los estudiantes que participaron en el Concurso Nacional de Oratoria organizado por Cable & Wireless y el Ministerio de Educación el 4 de octubre, la alegría se nos congeló al observar la conducta en contra de los valores que evidenciaron algunos alumnos del Instituto Nacional, al día siguiente, quienes amparados en una supuesta protesta, destrozaron su Alma Mater, reconocida cuna de la intelectualidad y de la formación de destacados hombres y mujeres, capaces de ofrecer aportes constructivos a la Patria.

En la oratoria vimos a jóvenes con entusiasmo y objetivos definidos dirigirse a la audiencia presente y al resto de los que seguíamos a través de la radio y la televisión la actividad, con conocimiento del tema, pero también con mensajes concretos a la sociedad y a la juventud en particular, para que sea productiva y participe decididamente en el acontecer nacional. ¡Qué diferencia!

Nos queda la sensación de que la reserva de la Nación está concentraba en su formación en las aulas escolares, alumbrada por los valores éticos y morales. Ese fue el mensaje que captamos, sobre todo cuando los participantes agradecían a sus padres y educadores, por haberlos guiado e impulsado hasta llegar a certamen.

Pero, las acciones del grupo de institutores, que no solo vociferaba sus fines de manera incongruente, sino que atentó contra las instalaciones del plantel, que destruyó equipo para lograr más oportunidades en sus enseñanzas, francamente nos llevan a creer que hay dos tipos de juventudes panameñas: la poseedora de valores y la que promueve los antivalores. Todavía guardo la esperanza de equivocarme.

Si estos muchachos, que hasta se valieron de máscaras para no dar la cara, supieran de las carencias que atraviesan los estudiantes de algunos poblados muy distantes de la ciudad capital, en donde el uso de la Internet ni siquiera se piensa, entonces, tal vez, valorarán tanto el lujo de edificio, como lo es el Instituto Nacional, como la trayectoria de entidad educativa formadora del pensamiento, así como la importancia del resto del soporte material de gran valía en el proceso de enseñanza aprendizaje.

Aspiro a que los padres y educadores puedan abrirle el entendimiento a estos jóvenes para que comprendan que si de emular se trata, entonces sigan el ejemplo de Carlos Virgilio Saldaña, el chiricano ganador del primer lugar del concurso nacional de oratoria; al igual que las conductas de Ruddy Rodríguez, Cristy Salas, Alexander Santana, Laura Norato, Karlina Teucama, José Rodríguez, Kenia Salazar, Michel Cornejo y también los deportistas Irving Saladino, Alonso Edwards y Luis Jones Durango.

Necesitamos de una juventud con metas definidas y no la destructora de su patrimonio, con lo cual condena a los que le suceden en el tiempo, a la ignorancia. No queremos que haya más muertes de chicos de 14 y 19 años, producto de supuestos ajusticiamientos o que empuñan las armas en una banda de delincuentes.

.

<>
Publicado el 18 de octubre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a  quien damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que le corresponde.

Anuncios

Una apuesta por la sabiduría acumulada

La opinión de la periodista y relacionista pública….

EVA E. MONTILLA

.

Una apuesta por la sabiduría acumulada

.
La gente, el sistema capitalista, el método de gobierno y hasta la discriminación existente en EUA, son temas generadores de múltiples opiniones, e inclusive rechazos, pero, definitivamente que en esa nación los sueños y metas se hacen realidad. Me inspiró la historia de la jueza Sonia Sotomayor, quien en estos momentos es el icono de los hispanos y de otras minorías que coexisten en la Gran Unión.

Sotomayor logró casi una unificación de los tirios y troyanos del Senado, porque obtuvo 68 votos a favor, de los cuales dos correspondieron a senadores independientes y nueve provinieron de las filas de los republicanos, aunque 31 se fueron en contra de su candidatura. Lo cierto es que la administración del presidente Barack Obama hizo realidad la presencia en la Corte Suprema de Justicia, por primera vez, de la etnia hispana y del sexo femenino, además de ser la tercera mujer en la historia de esta institución, en acceder a una posición de esta naturaleza.

Pero la motivación sentida por mi persona hacia esta portorriqueña tiene siete vínculos: se impuso, a través del estudio, a cualquier situación adversa como residente de un barrio singular como el Bronx, en Nueva York; el reconocimiento hecho por el propio Obama, quien dijo: “ Sonia trae al tribunal, no solo el conocimiento y la experiencia acumulada en una vida que es fuente de inspiración ”; se le nominó y ratificó en el cargo, sin importar edad, 55 años, y menos el género; no hubo discriminación de tipo étnico; y, por sobre todas las cosas, se le consideraron sus atributos intelectuales y erudición respecto de las leyes.

La historia de la nueva jueza norteamericana es un ejemplo para mujeres y hombres. De su éxito colijo que el estudio es el verdadero mecanismo para lograr una movilidad social positiva. Añadirle otras fortalezas a la instrucción, como lo hizo ella, tales como la perseverancia, la definición de metas y el amor por lo emprendido, logran elevar el porcentaje para alcanzar el triunfo a los más altos niveles.

Para la sociedad norteamericana la edad del individuo es irrelevante, lo que importa es cuán capacitado esté para realizar las tareas: Sotomayor a los 55 años resultó elegible para tan alto cargo, el cual es de por vida. En Panamá la hubiesen archivado o ni siquiera la habrían considerado.

Recuerdo el caso de una exitosa abogada, con bufete propio, quien al cumplir los 55 años (según la anterior ley de seguridad social), prácticamente tuvo que irse para su casa, porque sus clientes le dijeron que tenían que prescindir de sus servicios, porque ella era una jubilada.  ¿Y la experiencia?  ¿Y el conocimiento del sector? Todo concluyó allí.   Afortunadamente ella se había preparado sicológica y económicamente para enfrentar la situación.

Como mujer aspiro a que en Panamá algún día la mujer reciba un tratamiento y apreciación a su potencial, conocimientos y calidad humana, tal cual el gobierno de EUA tuvo para con Sonia Sotomayor.

.

Publicado el 2 de octubre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Relaciones Públicas: preservar su esencia

La oponión de la Relacionista Pública y Periodista…..

EVA E. MONTILLA

.

Relaciones Públicas: preservar su esencia

.
Uno de esos días que amanecí preocupada, pero inspirada por una de mis profesiones, escribí unas reflexiones a las que titulé: “Relaciones Públicas, ¿profesión etérea?”, las cuales pude compartir, gracias a la gentileza de La Estrella.  ¿El resultado?  Este material que hoy entrego, debido a que los comentarios recibidos me motivaron a darle una segunda oportunidad al tema.

Es cierto que en muchos casos los nombramientos, designaciones, distinciones o como quieran llamar al proceso de entregar la dirección de las Relaciones Públicas en la administración pública o privada a una persona, se hace sobre la base de la afiliación a una corporación política o por la amistad, sin tomar en consideración las fortalezas profesionales; pero también es verdad que se obtienen resultados desacertados, los cuales llevan al traste con imágenes, trayectorias, procesos de comunicación y a la postre hasta se convierten en bumerán para las propias organizaciones y/o personas.

Es una realidad global, por lo tanto, es imperante que cada profesional de las RRPP se esfuerce para encaminarla hacia la madurez y el posicionamiento como herramienta efectiva para las organizaciones.

Porque las RRPP están catalogadas, en Panamá, como una profesión de naturaleza liberal, así está en el artículo 1 de la Ley 21, en el que, además, se señalan como principales objetivos “ la actividad y el esfuerzo planificadores y continuos para establecer y mantener la comprensión mutua entre una institución pública o empresa privada o mixta y los grupos y personas que están directa o indirectamente ligados, así como desarrollar actividades inherentes a la profesión, de acuerdo con la naturaleza de la empresa o institución, que sean de necesario cumplimiento y que no están contempladas en esta Ley ”.

Para no enfrentar futuras frustraciones, a través del tiempo he logrado alianzas con mis propias observaciones, por ello cuando me llaman para que preste servicios en materia de RRPP pregunto sobre quién tendré que enfocar el trabajo: ¿el jefe?, ¿la organización?   Ese es un tema muy importante que se debe definir desde el primer momento y así se evitarán los gritos, las palabras de grueso calibre, las respuestas groseras y el final de una relación laboral y profesional.

Reitero lo imprescindible de elevar la profesión al mismo nivel de los países desarrollados y dejar de verla como una disciplina exótica. Recomiendo a quienes ejercen esta profesión que agudicen sus virtudes de paciencia y persistencia para lograr sus objetivos. No olvidemos crear conciencia acerca de la magnitud de las RRPP.

Hay amenazas permanentes, como la de suplantarlas en su esencia y utilizarlas como una rama del mercadeo o a la libre decisión y ejercicio de personas sin los conocimientos precisos, que, por el contrario, se valen de éstas para presumir o escalar niveles gerenciales, de socialización y hasta para acceder al poder.

Renovemos conocimientos, para superar estos escollos y fortalecer la profesión.

.

<>
Publicado el 18 de septiembre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá; a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Relaciones Públicas, ¿profesión etérea?

La opinión de la periodista y relacionista pública….

.
EVA E. MONTILLA

.

Relaciones Públicas, ¿profesión etérea?


Durante los años que llevo en el ejercicio de las Relaciones Públicas, han sido innumerables las ocasiones en que me ha surgido la interrogante: “¿esta profesión es realmente un concepto etéreo?”.   Mi apreciación se basa en el poco sentido, en la licencia característica del mundo laboral en cuanto al uso de este nombre para designar cualquier actividad en la que exista un interminable nexo entre los diversos públicos, pero, especialmente, de las fórmulas utilizadas para seleccionar a quienes ejercen la actividad, conozcan o no de su implicancia.

Las Relaciones Públicas representan el mecanismo para que propios y extraños relacionen a la institución, empresa, persona u organización, con la esencia correcta, desvinculada de cualquier estilo propagandístico que lleve a la opinión pública a aceptar algo, pese a no ser verdadero, o sea, una especie de dosis de maquillaje sobre la acción. Luego de estas consideraciones muy particulares, aterrizo en la interrogante y la traslado a la objetividad del mercado panameño, con sus oportunidades, y en el fundamento histórico que data de 1970, el inicio de la preparación de profesionales de las Relaciones Públicas en la Universidad de Panamá.   A pesar de, es notable la existencia de una distorsión para identificar al auténtico o auténtica conocedora de esta disciplina, por lo tanto, es fácil observar a la audacia personificada que ejerce sin siquiera saber el significado de la labor a su cargo.

El propósito de estas reflexiones no es la búsqueda o el desenmascaramiento de intrusos o intrusas, es únicamente valorar la profesión y contribuir a elevarla al sitial al cual está destinada, su razón de ser: asesorar a las altas esferas de la empresa, institución, organización y/o persona, en lo relativo a la comunicación interna y externa, con énfasis en el factor comprensión, por parte de esas instancias, para que sepan cuándo y en qué forma se transmite un mensaje, de tal manera de mantener el más alto grado de confianza de los diferentes públicos.

No podemos olvidar que el ejercicio de las Relaciones Públicas requiere de la actualización constante, la competitividad, de una mente dispuesta a evolucionar y a enfrentar los retos, singularmente con una profunda convicción de la ética. El profesional no debe anteponer los fines de la empresa, institución, organización y/o persona a los valores y a las normas morales.   El recorrido a veces está plagado de los antivalores, de allí que la capacidad para discernir es una de las grandes virtudes de un o una relacionista pública.

La modernidad nos ha arrastrado a escenarios fabulosos, como lo es el uso de la tecnología como la herramienta ideal para una efectiva práctica de esta profesión, aún así es imprescindible conservar la claridad en las acciones y tener presente que ese trabajo lleva implícito el hecho de contribuir en la transformación social, por tanto es una responsabilidad de proyección inconmensurable.   Los retos van implícitos en la formación de la gente de comunicación social, y se les considera como una magnífica motivación para no quedar en el rezago.

.

<>
Publicado el 11 de septiembre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá; a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Los Beacher’s reverdecieron laureles

Los Beacher’s reverdecieron laureles

*

Por:   EVA E. MONTILLA   –  Periodista, Relacionista Pública,  Escritora..

*

Hay etapas de la vida en la que los días se nos hacen cortos para acumular información, experiencias, hacer nuevas amistades, en fin, para alimentar lo que ahora, en términos de tecnología, conocemos como disco duro, es decir nuestra memoria.
Pero hay otras en que todo ese cúmulo de testimonios nos sirven para disfrutar de lo vivido y hacer comparaciones entre lo que fue cada uno de esos ciclos, y así dictaminar cuál resultó el mejor, el más intenso, el de mayor producción o el más desagradable y digno de borrar.
El sábado 30 de mayo logré revivir mi etapa de adolescencia, cuando disfruté de los sones característicos que ejecutaban Los Beacher’s. Y es que desde aquella época no había tenido la oportunidad de asistir a una presentación en vivo de este grupo, sino que ocasionalmente los había visto a través del Canal 11, cuya motivación no es la misma, sobre todo porque faltaba el componente de los bailadores que le dan más imponencia a este tipo de espectáculos.
Indudablemente que estos embajadores de la música, oriundos, en su mayoría, de Bocas del Toro, han mantenido su vigencia, y en sus interpretaciones los característicos sones, la alegría particular de la gente del Caribe. Como una de sus fans extrañé sus canciones de aquella época, por ejemplo, el danzón que hace honor a las bellezas y atracciones de la tierra bocatoreña, o sus inigualables “África Caliente” y “Siboney” o los calypsos, en su defecto el conjunto agradó al público con piezas de renombre interpretadas anteriormente por los combos nacionales.
Aunque me deleité con esa presentación, también extrañé la voz de “Chino” Williams y la de Eugene Chambers, que fueron los íconos, a mi gusto, de aquellos años a los que hago referencia al principio de este escrito. Pero, en definitiva, Los Beacher’s reverdecieron laureles en esta Feria de la Etnia Negra, del pasado 30 de marzo. Su música y las letras estuvieron allí. La escuchamos, cantamos y, por supuesto, se bailó, además de traernos ese aire de evocación y de sueños, algunos cumplidos y otros no, pero que en su momento produjo mucha alegría.
Mientras en otros puntos de la ciudad capital algunas personas se dedicaban a propiciar hechos delictivos, incluyendo asesinatos, los que producimos por el bien del país disfrutábamos del regalo musical del famoso grupo bocatoreño, que logró despertar alegría y remembranzas de quienes gozamos de la verdadera música de salsa.
Muchas gracias a Los Beacher’s por mantenerse en esta actividad, a pesar de que otras agrupaciones magníficas del patio no pudieron sobrevivir a los tiempos, a la tecnología y a la ausencia de buenas salas de espectáculos.. Espero tener otra oportunidad de apreciar vuestro espectáculo en vivo.

<>

Publicado el 4 de junio de 2009 en el diario La Estrella de Panamá.