Cuando se ataca al poder

La opinión de…

Albis Riquelme

Las declaraciones dadas al país por el ex presidente Álvaro Uribe retratan a cuerpo entero los tentáculos del poder, que cuando ven afectados sus intereses, entonces, arremeten contra quienes de manera valiente enfrentan sus arbitrariedades. Uribe habló y sentenció “con la espada desenvainada enfrenté a los malos, con toda la fuerza que me dio la ley y la razón”.

“En mi gobierno –afirmó– disminuyó la ofensiva guerrillera, se incautaron grandes toneladas de droga, depuramos hasta donde se pudo el Estado colombiano que había sucumbido en manos de la corrupción, se enfrentó y desarticuló a las Autodefensas Unidas de Colombia e incautó miles de bienes mal habidos. Se extraditó a más de mil 200 personas acusadas de delito.

Cuántos intereses se tocaron en su gestión de gobierno, me imagino que muchos y mucho dinero de por medio. Entiendo que esa gente afectada tiene el poder para comprar sindicatos, medios de comunicación y atentar contra el bienestar de quienes, en nombre de la ley defendieron la democracia usando como arma la justicia.

La prueba más palpable de que la gestión de Uribe fue buena, es la elección del presidente Santos, quien formó parte de su gabinete. Uribe le cumplió al pueblo y el pueblo premió su mandato.

El asilo territorial dado a la jefa del DAS solo evidencia lo peligroso que se torna la lucha contra los poderes ocultos de la corrupción, que mina los países del mundo. Quien se levante contra ellos, sentencia para siempre su vida. Cómo evaluar a un hombre con un valor enorme como Uribe y triste ha de ser no poder garantizar la seguridad de quienes en nombre de la Constitución hicieron lo que era correcto y hoy son prófugos de su país, perseguidos, por haber hecho lo correcto.

En Panamá, la actual gestión probablemente corra con igual suerte que Uribe. Es común ver las grandes incautaciones de drogas, por miles de toneladas, se le ha cerrado las fronteras a los insurgentes, los que evadían impuestos ahora están obligados a pagar, se está llevando a juicio a los monos gordos, que jamás se pensó que un día se podía hacer. Los chantajes económicos han sido rechazados y la gente que le robaba al Estado hoy no puede hacerlo, pues se respeta la ley.

Al igual que en Colombia, el poder ha comprado medios, los sindicatos protestan, aparecen periodistas sicarios con su pluma, disparando en nombre de causas, argumentando derechos conculcados en los cuales no creen; pero los usan como señuelos o dardos envenenados. Derechos humanos, libertad de expresión, abuso de justicia, demasiado poder. Entre otros, son los temas anzuelo. Todo es lo mismo, los panameños tenemos que aprender la lección de Uribe; una analogía similar de lo que pasa en nuestra nación, donde el poder reacciona para defender sus intereses, en los que el pueblo no cuenta, solo es víctima inocente de la gula de riqueza.

Hay que saber diferenciar el trigo de la paja y, al igual que en Colombia, en Panamá la labor de gobierno tiene niveles de aceptación muy positivos, pues la población sabe premiar el esfuerzo de sus gobernantes. Ojalá el vía crucis que están pasando los miembros del equipo de Uribe no desanime a los nuestros, ya que el bien siempre triunfa sobre el mal.

*

<> Este artículo se publicó el 30  de noviembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor  en:
Anuncios

Martinelli, ¿culpable o inocente?

La opinión de…

Albis Riquelme  

Durante los últimos 16 meses de gobierno, hemos sentido que al Presidente se le sigue una suerte de sumario judicial por las cosas que suceden en el país. Si hay un individuo que se puede quejar de una constante persecución es el mandatario.

Contradictoriamente, el escrutinio hecho por algunos sectores solo evalúa y busca responsabilizarlo de los actos negativos e intenta vincularlo a ellos, de tal manera que la crítica y su fuerza cuestionadora empañe su gestión. El éxito no tiene dueño, y los méritos que conllevan, en un abierto acto de miseria humana, no le son reconocidos.

Los que hoy están separados del poder no descansan en su afán por volver a las viejas prácticas que les trajeron tantos dividendos y riquezas inesperadas. La lucha es dirigida desde diversos frentes: gremios empresariales, sindicatos de obreros, medios de comunicación, entes de la sociedad civil; que se han convertido en fiscales parcializados del diario acontecer bajo el pretexto de la defensa a la libertad cayendo el lema de Abraham Lincon quien dijo “Oh libertad cuántos crímenes se cometen en tu nombre”.

¿Por qué nos cuesta tanto como panameños empinarnos por encima de las diferencias y pensar en el país?    Ver lo malo a todo, en todo, demuestra una incapacidad permanente y una errada forma de evaluar el contexto que nos rodea. A pesar de esta campaña, los niveles de aceptación son muy buenos y las mayorías deciden en la democracia.   Estas mismas dan su favor a la actual forma de gobierno.   Algo bueno ha hecho el Presidente entonces.    Creo que quienes durante este año y medio solo se han dedicado a la crítica y la diatriba están cosechando su recompensa; el repudio del pueblo.

A la gente lo único que le importa es que se trabaje para ellos, se le resuelvan sus problemas cotidianos: salud, educación, trabajo, vivienda, seguridad. Y si los esfuerzos van dirigidos en este sentido por más críticas que se haga, la gente se siente respaldada. Desconocer la buena labor de los últimos 16 meses, lo único que ha hecho es victimizar al Presidente y convertirlo cada día en una dirigente popular revestido de sensibilidad social.

Cada ataque basado en mentiras lo fortalece: que si cambió al escudo, si botó a la procuradora, si violó la libertad de expresión. Contrario a lo esperado por sus adversarios, con estos ataques, la agenda económica y la social crece y el reconocimiento viene del mundo entero.

Las calificadoras de riesgos, el FMI, el Banco Mundial y los especialistas en economía así lo reconocen y hablan de un excelente momento de Panamá, que es la envidia de muchas naciones, donde solo se habla de déficit y negros nubarrones a futuro.   Hay que reconocer el esfuerzo en la parte social: los aumentos a policías, empleados públicos, empresa privada. El impulso a la educación con becas universales, bonos libros mochilas. El programa 100 a los 70, red de oportunidades, apoyo para alimentos. Los megaproyectos en salud para todo el país, son muestras que hablan por sí solas. El Estado está invirtiendo para beneficiar a muchos, tal es el caso del Metro, el Metro Bus y el saneamiento a la bahía.

En nuestro país hay una marcada línea de darle relevancia a lo malo, en ese sumario que trata de empañar el trabajo realizado. Gracias a Dios el pueblo se ha convertido en el jurado de conciencia, que no se deja engañar y reitera su apoyo y su simpatía en todo momento aunque sean tiempos difíciles.   El pueblo es sabio y nunca se equivoca.

*
<> Este artículo se publicó el 26  de octubre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor  en: https://panaletras.wordpress.com/category/riquelme-albis/

Hoja de ruta o plan orquestado

La opinión de…

Albis Riquelme

Los últimos acontecimientos en el país reflejan el camino trazado por algunos sectores de la vida nacional que, no conformes con estar separados del poder, han creado una estrategia para poner fin al actual gobierno.

El clientelismo político, el mercadear con los recursos del Estado, el robo abierto y descarado, así como el desconocimiento de la situación social que vivía el país llevó a escoger una nueva administración de forma amplia.  El pueblo habló claro.   Pero en estos instantes los grupos que no apoyaron al Presidente y quienes se han visto golpeados por su actuar siguen una hoja de ruta cuyo punto final, al parecer, es el relevo de Gobierno y la vuelta a las viejas prácticas que los ciudadanos repudiamos.

El Gobierno también está dando pasos errados que contribuyen a esa hoja de ruta. El principal de los ejemplos es cómo ha cedido espacios a los intereses de quienes piden, a través de la presión o coacción, cuanta cosa se les ocurra. La epidermis de algunos miembros del gabinete es sensitiva. Cada vez que ciertos dirigentes protestan o piden algo, algunos ministros –para no bajar imagen– les otorgan lo que piden y hasta hacen ofrecimientos que traerán más problemas, el hecho es quedar bien. Los sindicatos se apoderan del país. Al Gobierno se le olvidó lo felices que estaban los ciudadanos al no verlos cerrar calles y crear caos cuando se les antojaba. Aunque la gente decente no proteste para apoyar al Gobierno, está claro que las acciones del Estado han traído orden, pero algunos funcionarios han entrado en pánico y prefiere ceder.

En relación a los hechos ocurridos en Bocas, no es entendible cómo se dice que el Estado es culpable, cuando no solo hubo una gran cantidad de policías heridos, sino que más una veintena de instituciones fueron quemadas y saqueadas, por lo menos 20 vehículos del Estado quemados, los servicios básicos afectados, y el comercio destruido, con pérdidas de más de 40 millones de dólares.

El de los billeteros es otro mal, ejemplo, porque absurdamente abusan de los clientes y, en vez de esconderse para que no les apliquen la ley, salen en más de cuatro marchas para que se les permita la corrupción. Por encima de todo, ante la presión, se les subió el margen de ganancias. Pregunto ¿quién está ganando con esto?

Por otro lado, tenemos las acusaciones que se hicieron en el caso de Valentín Palacio, donde una ONG desconocida, aupada por un extranjero, hizo ciertas aseveraciones, y hasta se llegó a hablar de un decapitado y desaparecido, dañando la imagen de Panamá y del Presidente, por su supuesta responsabilidad en este hecho. Con la sorpresa posterior de que aparece la “víctima”; si esta acción no se lleva a los tribunales y se hace justicia, será un precedente funesto.

Hace poco, cuando el periodista Carlos Salazar con su sicaria pluma atacaba al Presidente, la forma de frenarlo fue una demanda a través de abogados enviados a Costa Rica. En este caso el Estado actúo con firmeza y los resultados fueron exitosos.

La reciente persecución hecha por los sindicalistas contra miembros del partido de gobierno demuestra que hay una agenda recogida en un manual para tumbar al mandatario y, advierto, están tomando terreno. En la recién instalada mesa del diálogo solo le faltó a los sindicatos escoger el color del mantel que debía usarse, pedían que quiten la propaganda, que no investiguen, que nadie escriba artículos como este, que venga fulano, si esta fulano nos vamos, si este no llega no nos sentamos y si alguien sale a apoyar al Gobierno lo linchamos.

<>Artículo publicado el 4 de septiembre de 2010 en el diario La Prensa,   a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les correspo

El décimo estudiantil

La opinión del Educador ….

Albis Riquelme 

De todos los proyectos que en las agendas sociales de diversos gobiernos, por lo menos en los últimos 20 años, se recordarán algunos con un impacto bueno pero limitado.

Por ejemplo, los bonos de navidad a los jubilados, los aumentos a diversos sectores del funcionariado público. La creación de redes de oportunidades, con áreas de impacto en los sectores marginados, al igual que el bono alimenticio.  Son algunos que podemos citar.

Recientemente uno de los proyectos con mayor impacto social, ha sido el programa 100 para los 70. Este ha sido evaluado como uno de lo más solidarios que se conocen, ya que lleva implícito un reconocimiento al esfuerzo y la dedicación como deuda social ante la labor realizada.

La reciente inicial entrega de la beca universal, efectuada en Bocas del Toro, da inicio a un nuevo tipo de apoyo que rompe los límites que otros programas siempre llevaron.  Becas para todos los que estudian, sin mediar diferencias o excepciones. Lo que hace mucho, se inició con las agendas sociales, hoy ve el cumplimiento de los principios que sirvieron de piso a estas nuevas estrategias de gobierno.  Poder cubrir a todos los sectores por igual, que el apoyo sea general, es una meta que se veía difícil por la escasez de recursos; pero el nuevo replanteamiento de las finanzas públicas bien llevadas, donde no existen las exoneraciones antojadizas que se daban, solo con el pretextos de crear fortunas individuales en perjuicio de las grandes mayorías, ha sido la fórmula para lograr estos aportes extraordinarios.

Por otro lado y estos es alentador, se ha hecho saber por parte del departamento de Ingresos del Estado que cerca de 500 millones de dólares que deben entrar al fisco, son evadidos a través del no uso de cajas registradoras en muchos comercios que funcionan con un cajón alterno y una sumadora; estos serán tratados de recobrar usando la tecnología. Si así se procede, dará más oportunidad de cumplir metas en agendas sociales tan necesaria. El próximo paso para nuestros gobernantes será crear un fondo solidario que debe darse a los desempleados a los cuales nadie ayuda. Este país es de todos y como hermanos debemos compartir, así lo ha entendido la actual administración.  Cuando esté en su plenitud la beca universal se pagará en tres partidas, igual que se hace con el décimo tercer mes en todo el país.

<>Artículo publicado el 1  de septiembre de 2010 en el Diario El Panamá América, a quienes damos, lo mismo que al autor,   todo el crédito  que les corresponde.

El décimo estudiantil

La opinión del educador….
.

ALBIS RIQUELME 

De todos los proyectos en las agendas sociales de diversos gobiernos, por lo menos en los últimos 20 años, se recordarán algunos con un impacto bueno, pero limitado. P. ej., los bonos de Navidad a los jubilados, los aumentos a diversos sectores del funcionariado público, la creación de redes de oportunidades, al igual que el bono alimenticio.

Recientemente uno de los proyectos con mayor impacto social, ha sido el programa 100 para los 70, evaluado como uno de lo más solidario, pues, lleva implícito un reconocimiento al esfuerzo y la dedicación como deuda social ante la labor realizada.

La entrega de la beca universal efectuada en Bocas del Toro, da inicio a un nuevo tipo de apoyo, que rompe los límites que otros programas siempre llevaron. Becas para todos los que estudian, sin excepciones. Lo que hace mucho, se inició con las agendas sociales, hoy ve el cumplimiento de los principios que sirvieron de piso a estas nuevas estrategias de gobierno.

Poder cubrir a todos los sectores por igual, que el apoyo sea general, es una meta que se veía difícil por la escasez de recursos, pero el nuevo replanteamiento de las finanzas públicas bien llevadas, donde no existen las exoneraciones antojadizas que se daban.

Por otro lado, se ha hecho saber que cerca de $500 millones que deben entrar al Fisco, son evadidos a través del no uso de cajas registradoras en muchos comercios, que funcionan con un cajón alterno y una sumadora; estos serán tratados de recobrar usando la tecnología. Si así se procede, dará más oportunidad de cumplir metas en agendas sociales tan necesaria. El próximo paso para nuestros gobernantes será crear un fondo solidario para los desempleados, a los cuales nadie ayuda.

Cuando esté en su plenitud, la beca universal se pagará en tres partidas, igual que se hace con el décimo tercer mes en todo el país.

<>
Artículo publicado el 29 de agosto de 2010  en el diario  La Estrella de Panamá, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

¿Cómo actuó la Corte Suprema de Justicia

La opinión de…

Albis Riquelme

El desconocimiento no te exime de las responsabilidades de las leyes que puedas violar en un momento determinado. Así lo dictan las normas. También expresan que si tú conoces la ley y la violas tus argumentos de defensas serán muy débiles en los tribunales.

En el fallo de la Corte Suprema de Justicia, que culpó a la procuradora separada Ana Matilde Gómez se impuso la ley ante todo, ya que haberla declarado inocente era violatorio a lo que la norma tipifica.

La ley es clara. Solo son los jueces, que pertenecen al Órgano Judicial, los que están autorizados a realizar pinchazos de escucha telefónica. La ley amplía y dice “siempre y cuando se crea que está en juego la seguridad interna del Estado”.

Ni siquiera les permite en cualquier caso común y corriente, sino que establece en qué momento, si lo hace buscando otros elementos se tomaría como violatorio al derecho de privacidad que está consagrados en las normas que rigen los derechos ciudadanos; y aunque estén autorizados, sería un ultraje.

En este señalamiento la ley no deja espacio para la interpretación y se aplica tal y como se establece.

La recién condenada conocía la norma y por encima de ella actuó; entonces queda claro que viola el precepto y por lo tanto, la condena es justa.

Hemos escuchado muchas opiniones de diversos sectores, pero todavía no he leído a un jurista que exprese que la sentencia violó el derecho y eso no se ha dado porque tienen amplia concepción de lo actuado por la Corte.

Peor aún, he visto algunos que tiene conocimiento del derecho bastante limitado que entre otras cosas dicen que la Corte debió declararla inocente.

Si esto se hubiera dado, entonces la Corte habría creado un fallo que creaba una jurisprudencia, que a su vez serviría de base para que por allí entraran todos los que de aquí en adelante quisieran violar la ley. Ya que por el nivel de la Corte, este dictamen podía ser usado a nivel nacional.

Figúrese. Hoy el Presidente de la República, los ministros de Estado, la fuerza pública, la Asamblea, los alcaldes, los diputados; los corregidores o cualquier otro funcionario quedaría tácitamente autorizado para escuchar lo que le daba la gana y a quien se le antojara.

La decisión de la Corte aunque encuentre detractores, es apegada a la ley,   ya que de esta forma garantiza su cristalinidad y transparencia y muy lejano a lo que piensan algunos pasa de ser negativo a positivo lo actuado.

Las pasiones políticas quedan fuera de este veredicto que será motivo de estudio obligatorio en las facultades de derecho del país. De esto no tenga la menor duda.

<>

Este artículo se publicó el 16 de agosto de 2010  en el diario La Prensa,  a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.