Los derechos humanos

La opinión de…..

.

Guillermo Jurado

Sepa usted, que por el simple hecho de ser persona, tiene derechos arraigados, los cuales son reconocidos universalmente.

Todo derecho es fundamental, por lo que mal podemos establecer una jerarquía, siendo coexistentes entre sí. Es difícil pensar en tener una vida digna sin disfrutar algún derecho.

La violación de un derecho humano no solo es un acto repugnable, sino que atenta contra la dignidad del ser humano. Se entiende por tanto como receptor de derechos humanos a toda persona, entendiéndose como tal a todo ser humano capaz de derechos y obligaciones. Como derecho entendemos el conjunto de reglas a la que se está sometido, y por derechos humanos entendemos todo derecho inherente al ser humano y que deriva de nuestra dignidad, por tanto no pueden ser ni afectados ni vulnerados.

La alteración o vulneración de estos derechos, tan solo uno de estos derechos conlleva a que la existencia de una persona no es digna ni humana. Es por ello que el artículo 1 de la Declaración Universal de derechos humanos señala y reconoce los derechos humanos y la dignidad humana. El artículo 2 señala que todos tenemos los mismos derechos y libertades, sin distinción alguna. En igual sentido el artículo 2 de la Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre señala que todas las personas son iguales con los mismos derechos y deberes sin distinción alguna.

El Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos reconoce en su artículo 26 que todas las personas son iguales ante la ley y tienen derecho a su protección prohibiendo su discriminación y garantizando igual protección. Estos tratados internacionales son cónsonos con nuestra carta magna que señala en su articulado 19 que no habrá fueros ni privilegios personales ni discriminación por razón de raza, clase social, sexo o religión ni por ideas políticas. Lo que reconoce es que todos somos iguales ante la ley y como persona independientemente de nuestras creencias religiosas, políticas, posición social, económica, somos todos iguales con las mismas limitaciones y derechos. Los derechos humanos reconocen como estas normas, que toda persona debe ser tratada con dignidad y respeto.

El reconocimiento de la dignidad es inherente a todos los miembros y en adición sus derechos son iguales e inalienables, constituyéndose el fundamento de libertad, justicia y paz. La historia ha dictaminado que el desconocimiento y el desprecio de los derechos humanos han conducido a actos extremos de barbarie que sublevan la conciencia de la humanidad y el advenimiento de un mundo donde los seres humanos somos libres de hablar y expresarnos, de ser libres de temor y miseria. Por ello el derecho humano está protegido por un régimen de derecho que el hombre ve como recurso supremo y como rebelión contra la tiranía y opresión. La dignidad humana es aquélla que nos eleva por encima de los demás seres y tiene su raíz en la potencialidad del hombre de autodeterminación consciente y libre.

<>

Publicado el 1 de febrero de 2010 en el Diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios