Feliz Año Nuevo 5,771 a la colonia judía

La opinión de…

Fernando Amador A. 

Feliz Rosh Hashanah a todos los judíos de Panamá y el resto del mundo. Los días 8, 9 y 10 de setiembre se celebró el Año Nuevo Judío. Esta celebración da comienzo al anochecer, con el sonido del “Shofar” un cuerno de carnero.

El inicio de esta activada llama a los judíos a: meditación, el auto examen y al arrepentimiento. El mes hebreo del “Tishei” del año nuevo, fue el mes en que, según la tradición judía, Dios creo el mundo y el día en que a su vez Dios creó al primer hombre Adam.

5,771 años de largo transitar e ínclita tradición. Que este año nuevo sea de mayor esplendor espiritual, comprensión y fraternidad entre los diferentes pueblos del mundo.

Que la colonia judía residente en Panamá pueda fructificar su variada actividad, rodeada de la buena voluntad del amable pueblo panameño. Reitero los saludos a la comunidad judía en la persona del joven empresario Joey Cohen propietario de la empresa Super Pisos S.A.

<> Artículo publicado el 14 de septiembre de 2010  en el diario El Panamá América, a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Hospital Santo Tomás

La opinión de…

Fernando Amador A.

Este mes de setiembre se celebra un aniversario más de la fundación de la benemérita institución de la salud en Panamá. En el año de 1703 aparece la primera mención escrita sobre el Hospital Santo Tomás, en una carta escrita por Juan de Argüelles, Obispo de la ciudad de Panamá, dirigida al rey Felipe V de España, donde le comenta acerca de una residencia para enfermos “desahuciados” que fundó y que había estado financiando desde el día de “Santo Tomás de Villanueva”, el 22 de setiembre de 1702 para atender a las mujeres pobres que no tenían lugar adonde recibir atención médica.

En el año de 1819 inician la construcción de las nuevas instalaciones para reemplazar al Hospital Santo Tomás. Este nuevo edificio fue construido en la Avenida B. El nuevo hospital inició labores atendiendo “solo hombres”, cuando el hospital San Juan De Dios fue cerrado por el gobierno de aquella época. El 1 de setiembre de 1924, un nuevo conjunto de edificios fue construido en la ubicación actual, en la Avenida Balboa, bajo la administración del Presidente Belisario Porras, quién quería ofrecer al país un hospital nuevo y moderno. La oposición política del presidente Porras criticó el proyecto, llamándolo “el elefante blanco”, ya que opinaban que era muy grande, para un país tan pequeño.

El tiempo defendió al presidente Porras, 30 años después, cuando se encontraba en las postrimerías de su vida, no pudo encontrar cama en ese hospital, por lo que tuvo que asistir a un hospital privado donde murió.

Este benévolo hospital que ha asistido a miles de pacientes panameños a través del tiempo, también ha sido testigo del trabajo tesonero de varias generaciones de médicos y enfermeras. Este monumento a la salud sufrió transformaciones posteriores a su estructura física, dando “nacimiento” al Hospital del Niño y al Instituto Oncológico Nacional. Hace 23 años nació en una de sus salas, mi hija Isis Amador Mosquera y al unísono y a la distancia enviamos este sencillo y agradecido homenaje a la institución “madre” de la salud panameña.

<>Artículo publicado el 8  de septiembre de 2010 en el diario  El Panamá América a quien damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Lapidación en Irán

El señor Martinelli tiene la potestad, de utilizar los medios diplomáticos y ayudar a evitar esta injusticia, siendo un paladín en esta causa.  Leámos el artículo de opinión de…

Fernando Amador A.

Exhortación a la ciudadanía panameña de conciencia, muy especialmente al Señor Ricardo Martinelli.
El caso en Irán de Sakineh Ashtiani, puesto en evidencia a nivel mundial por la organización ¨Avaaz.org¨ en una campaña internacional de difusión y denuncia contra la práctica brutal y decadente de ejecutar a una mujer por la ¨lapidación¨. Fue condenada a muerte por la ¨lapidación ¨ porque supuestamente había mantenido relación con otro hombre, a pesar de que su marido había fallecido años atrás; sin embargo, la lapidación ya había sido declarada ilegal en Irán.
Agravando más las cosas, para esta mujer, se enfrentó a un juicio celebrado en un idioma que no es el suyo. Sus dos hijos lanzaron una campaña para salvar la vida de su madre, que ha logrado impacto mundial.Bajo la creciente presión, el régimen iraní revocó la lapidación, pero mantiene aún la condena a morir ejecutada. El régimen iraní ha amenazado con arrestar a sus dos hijos por hacer declaraciones y ya emitió una declaración de arresto contra el abogado de Sakineh, que ha tenido que pasar a la clandestinidad, sus familiares a su vez, están siendo objeto de persecución.

Los hijos de Sakineh han enviado una última súplica ¨No permitan que nuestra pesadilla se convierta en una realidad, hoy cuando casi todas las opciones están terminando en callejones sin salida, recurrimos a ustedes, por favor ayuden a nuestra madre a volver a casa”.

En recientes publicaciones el presidente Lula del Brasil, el primer ministro de Turquía, Ergodan, sostienen una foto de Sakineh con el título ¨Su vida está en tus manos¨. En la actualidad el régimen de Irán menciona que podría ser ahorcada.

Toda esta aberración inhumana y machista, puede terminar si al unísono alzamos nuestra voces de protesta. El señor Martinelli tiene la potestad, de utilizar los medios diplomáticos y ayudar a evitar esta injusticia, siendo un paladín en esta causa.

<>
Artículo publicado el 28 de agosto  en el diario  El Panama América a quien damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Comentario (sobre la burka)

La opinión de…



Fernando Amador 

En varias ocasiones he visualizado en la ciudad de Panamá, concretamente en el mall de Albrook, la extraña visión de varias mujeres con una vestimenta o ropaje color oscuro llamado burka, donde lo único que exhiben son los ojos, enfundadas en esa decadente ropa que les cubre todo el cuerpo; eso sí, sus supuestos maridos, caminando delante de ellas, con pantalones jeans y camisas modernas.

Estas mujeres, a no dudarlo, pertenecen a la religión musulmana que les impone el uso de esta represiva y sofocante ropa. Están bajo el imperio del ‘machismo más represivo del mundo’.   Deseo instar a las autoridades panameñas que contemplen algún tipo de ley que prohiba en su sociedad el uso de la represiva burka en las mujeres.

Les transcribo lo expresado por la Secretaria de Organización del partido PSOE de España, Leire Pajín, calificó el uso de la burka como ‘una cárcel de tela para las mujeres’. El ministro de Justicia español, Francisco Caamaño, expresó que el uso de la burka es incompatible con la dignidad humana.

Hagamos un esfuerzo por refrenar en nuestros países, esta costumbre que deshumaniza a la mujer. Creo con certeza, que ningún panameño obligaría a sus hijas o esposa a utilizar semejante escafandra de tortura. Brindémosle a estas mujeres musulmanas en nuestra región, un ambiente de mayor libertad y consideración poniendo una prohibición al uso de esta ‘cárcel de tela’.

<>

Este artículo se publicó el  24  de julio de 2010 en el diario  El Panamá América,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.