Panamá somos Tod@s

Panamá somos Tod@s


MARÍA ROQUEBERT LEÓN


La frase “Panamá somos Tod@s” refleja el concepto de inclusión social en torno al cual se organizó, fortaleció y mejoró el Ministerio de Desarrollo Social (MIDES).

En un país pequeño y joven, de tres millones de habitantes, no podíamos avanzar hacia el desarrollo con una población empobrecida y sin oportunidades. “Panamá Somos Tod@s” significa que no sobra ni un panameño, que cada panameño y cada panameña es necesario e importante para el desarrollo y el futuro del país; pero también, que cada uno es responsable en la construcción de ese país con democracia y con justicia social.

Significa que tenemos que proteger a través de un Sistema a todo aquel que se encuentre en una situación de vulnerabilidad y que, como sociedad y como Estado, tenemos que invertir para incluir a aquellos que no tienen las mismas condiciones, las mismas necesidades o no han tenido las mismas oportunidades.

Significa que cada uno de los ciudadanos y ciudadanas hace la diferencia desde la posición que ocupa, desde la función que tiene, ya sea en la administración pública, en la sociedad civil o en las organizaciones no gubernamentales.

Es el lema que ha orientado el camino y las nuevas iniciativas de cooperación del MIDES; el que ha guiado la organización interna del Ministerio y ha creado una nueva identidad en sus propios funcionarios.
Es la idea, fuerza, que guió la construcción de una institucionalidad de gobierno y de la sociedad civil que lleva esperanza y oportunidades a las personas olvidadas, tendiéndoles un puente para sumarse al desarrollo nacional.

Una institucionalidad social que extendió el Estado panameño, llegando, no una vez, sino constantemente a rincones donde ni siquiera había caminos, gracias a la contribución generosa de funcionarios y voluntarios que hicieron sacrificios para unir a Panamá, para que todos los panameños fuéramos parte de este país, con derechos y deberes.

Y es que en condiciones tan difíciles como la de los países de América Latina, para superar la pobreza no se requiere solo recursos económicos, se necesita también generosidad, entrega y solidaridad de las personas, se requiere construir confianzas y despertar la esperanza en quienes por mucho tiempo no creyeron en nada.

Superar la pobreza y abrirse al desarrollo, no es un tema solo del gobierno o de las instituciones públicas, se requiere un compromiso constante y sostenido de todo el país, de todas las fuerzas políticas, de las instituciones religiosas y laicas, públicas y privadas. Superar la pobreza es un tema de Estado, permanente e impostergable.

Hemos avanzado, pero también no todo lo que hubiésemos querido. Logramos extender la Red de Oportunidades en 621 corregimientos y llegar a 76,000 mil hogares. Y con el programa de alfabetización aprendieron a leer y escribir 54,632 panameños y panameñas.

Detrás de cada una de esas cifras hay una persona incluida, porque sabe firmar, tiene cédula, puede tomar un transporte, puede ayudar a sus hijos en la escuela. También hay más niños y niñas con acceso a nuevas vacunas y servicios de salud, hay más niños y niñas en la escuela. Hay más dignidad en Panamá.

<>

Publicado el 28 de junio de 2009  en el diario La Estrella de Panamá   a quien damos todo el crédito que le corresponde.

Anuncios