Las premisas del nuevo presupuesto

La opinión de….

.
Felipe Argote

.


El presupuesto General del Estado para la vigencia 2010  parte de las siguientes premisas: un crecimiento del producto interno bruto (PIB) de 3.5%,  un índice de precios que se eleva en 3%, un nivel de desempleo de 5% y un déficit del sector público no financiero (SPNF) de 2%.

Un crecimiento del PIB de 3.5% es aceptable para 2010, ya que en enero se inicia la etapa de mayor utilización de mano de obra e insumos del proyecto de ampliación del Canal.   Panamá ha presentado cifras de crecimiento anual promedio de más de 6% en los últimos ocho años, con niveles superiores a 11% en 2007 y de 8.5% en 2008, por tanto, un crecimiento de 3.5% en 2010 es conservador, aunque realista.

Sobre el índice de inflación de 3% me parece demasiado optimista. Esto es así debido a que el año pasado los niveles de la inflación fueron de 8.7%, según cifras oficiales, con aumentos en alimentos de 15%.   Siendo que los factores condicionantes de la inflación fueron el crecimiento económico y la inmigración de personas con niveles de ingresos altos y medios, es muy improbable que esta tendencia se reduzca sin que varíen lo elementos que la hicieron elevarse.   Esto tendría que ser directamente proporcional a la tendencia en el crecimiento del PIB, pero si se espera un crecimiento de 3.5% el próximo año, éste deberá ser acompañado de un nivel de crecimiento en el índice de precios (IPC).   A contrario sensu, si se esperan niveles inferiores de inflación, debe considerarse una desaceleración mayor del PIB y un aumento en el nivel de desempleo.

Sin embargo, el presupuesto de 2010 parte de considerar un nivel de desempleo de 5%, que determinaría una disminución de 1.5% con respecto al del último año.   Existe una relación inversa entre inflación y desempleo. Al reducirse el desempleo se elevan los niveles de precios debido a que si existe un nivel de la población con mayor poder adquisitivo, ésta posee entonces una superior capacidad de compra.   Lo anterior lleva por defecto, al aumento de la demanda y por ende a una elevación de los precios.

En 2007 el desempleo se elevaba a 7.8% de la población económicamente activa (PEA), en 2008 disminuyó a 6.5%.   Esta reducción fue impulsada por el vertiginoso crecimiento de la economía.   En 2009 se espera un crecimiento del PIB cercano a 3% para Panamá.   De hecho para 2009 hay cálculos que van desde el 3.5% que pronostica Deloitte,   el 3% que calcula el FMI y el propio MEF, el 2.5% de Standard and Poor’s y la CEPAL y el 1.4% que calcula The Economist.

Entonces, los pronósticos del MEF en que se basa el presupuesto de 2010 se presentan optimistas, si vemos que la reducción de un punto se sustentó en un crecimiento de la económica de más de 8%.   Ahora se pretende disminuir los niveles de desempleo en un punto y medio. las variables que establece el MEF y en la cual sustenta que el déficit del (SPNF) no será superior a 2.0% en 2010, a mi juicio posee la contradicción de ser demasiado optimista por no precaver que no se puede acompañar un crecimiento económico aceptable del 3.5% con una disminución de los niveles de inflación de más de cinco puntos y una reducción de un punto y medio de los niveles de desempleo, porque estos elementos se contradicen por el vértice, salvo nuevos aportes en materia de economía que determinen que esta relación inversa se ha transformado en relación directa.

.

<>
Publicado el 24 de septiembre de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios