Mi amigo el Presidente

La opinión de…

 

Aquilino Ortega Luna 

 

Con frecuencia escucho de boca de políticos, magistrados, diputados, ministros de estado, representantes de corregimientos e incluso de periodistas, la mágica frase que abre todas las puertas, “mi amigo el Presidente”.

Desde las elecciones de mayo de 2009, el número de amigos del presidente Martinelli se ha multiplicado con mayor velocidad que los intereses bancarios que genera una cuenta superior a los 100 millones de dólares.

Incluso los recalcitrantes panameñistas que previo al matrimonio político con el CD, calificaban al hombre de las “converse” de “desajustado y loco” hoy se profesan ser sus amigos incondicionales al punto de gritar en la plazas, “los locos somos más”.

Hoy, la expresión sin parangón “mi amigo el Presidente”, consigue trabajos bien remunerados, becas, descuentos en supermercados, aumentos salariales, nombramientos en el servicio exterior, viajes, participación en seminarios y eventos internacionales entre otros beneficios.

Empero, la amistad implica compromiso, integridad y sacrificio. Muchos de los que se confiesan amigos del presidente Martinelli, no son otra cosa que simples oportunistas, amigos del puesto y del poder.

Al principio de su gestión los ex presidentes, Guillermo Endara, Ernesto Pérez Balladares, Mireya Moscoso y Martín Torrijos, tenían más amigos que la cantidad de arena que hay en el mar.

Hoy todos aquellos que se autodenominaban amigos de estos ex mandatarios son recordados como una manada de oportunistas y mercenarios políticos bien matizados que gozaron de un cargo importante dentro del gobierno, disfrutaron de un bueno salario y de los autos de lujo, entre otras prerrogativas, pero que desconocen el verdadero significativo de la amistad y la lealtad.

Tenga cuidado presidente Martinelli con los amigos grises, mediocres, tibios e indecisos. Con aquellos en los que nunca se pueda conocer con certeza de que lado están y que lo olvidarán cuando se diluya su cuota de poder.

Más que de supuestos amigos el jefe del Ejecutivo necesita de políticos valientes y honestos con trayectoria, con experiencia y con el coraje de poner en riesgo su patrimonio, su paz, su familia y su prestigio a cambio de salvaguardar los intereses de los que menos tienen.

El presidente necesita de estrategas y amantes del debate civilizado que permita la gobernabilidad, más que de amigos. Necesita de personas inquebrantables e incorruptibles que lo ayuden a luchar contra la corrupción, la politiquería, el narcotráfico y que garanticen el respeto a los derechos humanos.

<>Artículo publicado el  6 de febrero  de 2011  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Si yo fuera diputado

**

La opinión del Periodista…

Aquilino Ortega Luna

Si yo fuera diputado sería menos espectacular, más productivo y menos mediático. Sería más leal a mi país que a cualquier partido político sin conciencia, de izquierda o derecha.

 

Los “padres de la patria” olvidaron que deben ser un ejemplo para el pueblo y sus hijos, que fueron elegidos para servir y no para ser servidos. Pero como evitarlo, si en la Asamblea Nacional como en las mejores familias, también hay malos padres.

Malos padres que, disfrutan de las mieles del poder, que no asisten al pleno, que no presentan iniciativas parlamentarias, que defienden leyes inconsistentes y politiqueras aun a costa de herir de muerte la Constitución Nacional.

Diputados desconocidos, aún en la bodega más concurrida de su circuito, sin liderazgo, sin escrúpulos, que coquetean con la corrupción y la ilegalidad a los que no se les conoce la voz, que no defienden los derechos humanos, que debaten con insultos y no con ideas, que viajan en primera clase sin misericordia a congresos y seminarios improductivos.

Diputados sin criterio, auténticos campeones de la ineptitud y la indolencia que sobrevuelan la administración pública, que se pavonean por circuitos tristes de calles oscuras y llena de huecos en autos de lujo, que prometieron el cielo a sus votantes y hoy le regalan leyes infernales.

Diputados oscuros, que mienten y que defienden más los intereses políticos, que la propia bandera panameña, parvada de politiqueros mercenarios y charlatanes de café que no saben de política y que olvidaron lo que es patriotismo y responsabilidad.

Se necesitan diputados sin mancha en su ropaje político que eleven los principios éticos y morales por encima de sus intereses personales, que se profesen devotos del castigo ejemplar para los pillos de la política.

Diputados sin apetencias politiqueras y espejismos, sin hipocresías, que no le vendan al pueblo ilusiones para luego defenestrarlo con leyes de desengaños. Diputados con un discurso admirable, pero con una realidad preñada de hechos.

Diputados con luz propia, que no bajen la cabeza ante la mirada suspicaz de los vecinos, la desconfianza absoluta de los medios y el odio intestinal de sus adversarios políticos.

Se necesita un país verdaderamente democrático, con leyes, fiscales, magistrados, jueces y diputados sin rabo de paja que ejerzan su función con patriotismo, honestidad e independencia.

Si yo fuera diputado intentaría ser de los buenos, de los que solo hay un puñado en la Cámara.

*
<>Artículo publicado el 29  de enero de 2011    en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Cuando se acaban tus fuerzas

La opinión del Periodista..


AQUILINO ORTEGA LUNA
aquilinoortega2@hotmail.com

Hay temporadas difíciles cuando todo sale mal, todo sale al revés, todo sale diferente a como lo planeaste… y entonces comienzas a agotar todas tus fuerzas, hasta comienzas a negociar tus propias convicciones… la decepción, la frustración, el dolor es tan grande que prefieres olvidar, regresar el tiempo… o que pase rápido…. Nadie sabe la batalla y los tiempos de desgaste interior que tú has peleado, has luchado… y todavía sigues luchando… Y en este escenario eres un guerrero solitario, tus fuerzas se van consumiendo y tal vez las fuerzas se te han terminado… y todavía tienes un buen tramo del camino por recorrer…

Prepárate, porque Dios va a levantar tu vida a un nuevo nivel de fuerzas sobrenaturales. Todos pasamos por circunstancias y momentos en la vida de presión extrema, de peso, de situaciones donde vamos a ser expuestos a niveles altos de presión, donde seremos probados… y tal vez se acaben tus defensas emocionales y se acabe tu resistencia. Detente… todo lo puedes en Cristo que te fortalece… aprende a depender de Dios, el es tu fortaleza, tu auxilio y tu oportuno socorro. Cuando todo pase, la noche caiga, el telón se baje, la tormenta pase… lo único que te va a quedar es el Señor, todo lo demás, pasará, serán accesorios, adornos que se perderán y serán obsoletos… Todos los hombres de la Biblia pasaron por situaciones de presión fuertes, donde se hicieron muchas interrogantes igual que lo haces tú. Juan el Bautista – estuvo en la cárcel, Job lo perdió todo, Noé se emborrachó, Moisés no entró a la Tierra Prometida, Abraham la promesa no se cumplía por años, José pasó años en la cárcel, Pablo en el naufragio, perdió la esperanza de vivir, perdió la confianza… Dios tiene siete posibilidades para sacarte en victoria, para llevarte al Propósito… todo va a salir bien… todo irá mejor con Dios!

Cuando estás bajo tanta presión, problemas… estás tan aturdido que lo último que quieres hacer es atender a personas, relacionarte con tus seres queridos, quieres alejarte de todos y de todo, huir… El dolor y la situación que estás pasando hacen que tú seas la persona más importante para ti misma…

No te digo que eso sea bueno o malo, o que tienes derecho a tu dolor… sino que ¡DIOS tiene un plan para sacarte de allí… y poner tus pies sobre el Propósito otra vez! al final es Dios el que te levanta. En la vida pasarás por situaciones de mucha presión; emocional, espiritual, social y financiera, por inviernos fuertes… pero si tienes fe alcanzarás la victoria. Prepárate, porque tú calificas para ser usado por Dios, para ser el objeto de un milagro, Dios te ha incluido en su Plan… vienen mejores tiempos para tu vida.

Dios va a romper tu rutina, el ciclo de tus días, y algo va a pasar en tu vida, en los próximos días. Dios va a hacer que te cruces con alguien. Algo va a ocurrir en tu mundo en los próximos días, Dios ha decidido levantarte… Visualiza tus sueños perdidos, eres tú la persona que Dios anda buscando… prepárate, porque hoy comienza tu tiempo de nueva vida, nuevas fuerzas… Dios va a usar tus errores… El tiene un poder extraordinario para usar tus errores, para darte una impresionante levantada en tu vida… Dios se especializa en utilizar gente a la que todo el mundo ha rechazado. Cuando eres un hombre o una mujer con un corazón correcto, una persona que ama a Dios… todas las cosas suman, todas las cosas te ayudan a bien. El tiempo de las lágrimas ha terminado. Él llenará tu boca de risa y tu lengua de alabanza. Dios canceló tu invierno e inauguró tus nuevas fuerzas. Dios determinó en este día devolverte todas tus mañanas perdidas. Empieza hoy a vivir una primavera eterna de la mano del que todo lo puede.

 

<> Este artículo se publicó el 16  de enero de 2011  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

¿Carnaval para qué?

*

La opinión del Periodista…

Aquilino Ortega Luna

Luego de los desastres naturales ocurridos en Panamá en el último año, las chambonadas políticas, las protestas callejeras, las leyes inconsultas y las confrontaciones a nivel de la dirigencia deportiva, una actitud inteligente del gobierno del cambio, sería la de suspender los carnavales del 2011. La “fiesta de la carne” no tiene sentido en medio de todas las vicisitudes que enfrenta el panameño de a pie, que gana el salario mínimo.

Como celebrar después que un total de 7 menores de un centro de reclusión experimentaron serias quemaduras en gran parte de su cuerpo y que un número plural de bocatoreños perdieron la vista producto del salvajismo, en ambos casos, de la policía. El pueblo está herido de muerte, dolido y particularmente decepcionado de la política y de los políticos nacionales.

El Carnaval no es la estrategia adecuada de escape. Luego de 4 días de jolgorio y desenfreno el pueblo descubrirá que los problemas siguen allí, que no se fueron con el Carnaval.

La estrategia de distracción de los Carnavales no tiene sentido. Los culecos no servirán de mucho y menos las tunas y los disfraces multicolores de Las Tablas para lograr olvidar un año, que está para el olvido.

La gente no cree en promesas. Paradójicamente se ahoga en la escasez de agua, se asfixia entre los saltos políticos de un partido a otro, las contrataciones directas, los cónsules iletrados y las leyes que intentan asesinar la libertad de expresión.

Más que alegría y paz, el Carnaval acrecentará el dolor en medio de la tragedia, de la gente que sufre y que llora a sus muertos por la violencia en las calles, por las quemaduras y por las balas asesinas. El Carnaval sólo le dará a la gente una patente de corso para pensar que todo está permitido, que todo es valido y para herir los sentimientos religiosos y políticos de otros. El Carnaval contrario a lo que piensan los que se llenan los bolsillos con su celebración, es dañino para la sociedad.

Es un atentado directo contra la moralidad, la dignidad y las buenas costumbres, propicia el consumo excesivo de alcohol, la violencia, la desintegración familiar, las intoxicaciones y los accidentes de tránsito.

Un ¿Carnaval para qué? Para que aumenten el consumo de drogas, las enfermedades venéreas y embarazos no deseados y para que la gente olvide por 4 días sus inolvidables problemas.

*
<>Artículo publicado el 14  de enero de 2011   en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

En el 2011 nunca caminarás solo

*

La opinión del Periodista…

Aquilino Ortega Luna 

Dios te ama no importa la forma de tu nariz, el color de tu piel, tu corta estatura, el ancho de tu cuerpo, tus limitaciones económicas y educativas y los grandes errores que hayas cometido.

No importa quienes hieran tu autoestima. Sean tus amigos, seres queridos, tu líder espiritual, tu jefe o tus propios errores, Dios hace resucitar lo que esta muerto, el puede darle vida a tu vida y resucitar tus sueños.

Descubre la belleza que hay en ti y valórate. Dios te hizo especial, acéptalo, aunque no llegues a ser presidente de este país, millonario o un artista famoso, debes tener siempre presente, que en el juego de la vida, Dios te tiene en el cuadro titular de su corazón.

En tu caminar por la vida, aprende a formarte con seguridad, fija tus ojos en tus metas y alumbra tu camino con la oración y la fe en Dios, eso te dará la fuerza para luchar por tus sueños y no rendirte cuando te abandonen las fuerzas.

Con Dios a tu lado, te convertirás en un ser humano con un espíritu invencible y una voluntad inquebrantable.

Aunque te critiquen y estés a punto de hundirte en el lodo cenagoso de la incomprensión, no te defiendas. Acepta tu momento de desesperación con humildad. Dios extenderá su mano y exhibirá tu justicia en su tiempo.

Acepta lo que llegue a tu vida con humildad, sea bueno o sea malo y no te rindas aunque las lágrimas ahoguen tus sueños. No olvides que el éxito consiste en no echarse atrás y el fracaso en echarse atrás demasiado pronto.

Practica la honestidad todo el tiempo y cuando te levantes de tus derrotas, no les respondas con arrogancia a los que te condenaron, muéstrales el amor de Dios en cada una de tus palabras.

Nunca te des por vencido, aunque el frío te queme, el miedo muerda, aunque el sol se ponga y acalle el viento.

Persevera, con Dios tienes mucho tiempo para abrazarte a la vida y comenzar de nuevo. Sueña y disfruta del viaje continuo de la vida, persigue tus sueños y con la oración destapa el cielo.

Agradece a Dios por recuperar la sonrisa. Extiende tus manos al cielo, despliega tus alas, cada día es un comienzo nuevo, celebra la vida, porque con Dios en el 2011, nunca caminarás sólo.

*
<>Artículo publicado el 3  de enero de 2011   en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

En el 2011, vive la vida a plenitud


La opinión de….

 

AQUILINO ORTEGA LUNA
aquilinoortega2@hotmail.com

En el 2011, ¡Vive! disfruta de la vida, de las cosas grandes y pequeñas. Sonríe regala sonrisas, enfrenta tus miedos y rechaza el desánimo.

¡Sueña en grande! Piensa que con Dios puedes alcanzar las cosas imposibles, recuerda que el mejor tiempo de tu vida todavía no ha llegado.

Ama, declara tu amor, no te quedes con el amor en el pecho, Dios lo puso allí para que lo expresaras, es mejor sufrir por decir un ‘te quiero’ y no ser correspondido, que dejar morir el amor en silencio.

Camina, visita todos aquellos lugares a los que siempre has querido ir. Recorre el mundo, atrévete a llegar donde un día soñaste, el cielo es el límite para tus sueños, Dios tiene grandes cosas para ti al final del camino, pero tienes que atreverte.

Dios te hizo especial, eres un ser maravilloso y debes vivir la vida de manera especial, disfrutando de la paz y de las bendiciones que Dios puso sobre la tierra, para que fueras feliz.

¡Vive, disfruta y sé feliz! Los fracasos solo tocan la puerta de las personas que pierden la fe, de los que se rinden ante la adversidad de los que se resisten a amar.

Hoy, empieza una nueva etapa de tu vida, el universo le pertenece la gente que se atreve, a los que renuncian a la comodidad para ir detrás de sus sueños, a los que el miedo no los paraliza.

Atrévete a cambiar de trabajo, a renunciar a aquellas cosas que vayan en contra de lo establecido por Dios, a un amor no correspondido.

Enfrenta tus inseguridades y determina servir a Dios en el área que siempre has querido, asume el reto de perdonar a los que te hirieron.

¡Vive! ama y entrégate a Dios con todo tu corazón, deja que Él gobierne todos tus impulsos, tus decisiones e incluso todas y cada una de las palabras que emanen de tu corazón.

Realiza ese viaje que siempre has querido, estudia esa carrera que te llena de emoción, realiza todo aquello que siempre has querido y que está dentro de la voluntad de Dios.

No dejes que el tiempo envejezca, que la nieve de los años adorne tus cabellos, no dejes para mañana lo que te debes hacer hoy, no dejes que los sueños y la vida se te consuman con el correr de los días.

Hoy es el día, ahora el es momento, el mañana es inseguro, no tienes control sobre lo que viene, decide hacerlo hoy. ¡Vive y atrévete!

El amor, el éxito, la profesión, esa posición en la administración pública, la alegría de la vida y la satisfacción suprema esperan por ti. ¡Vive y atrévete!

Inténtalo, qué puedes perder, es mejor tratar de hacerlo que morir de pena porque nunca lo intentaste, ¡Dios irá contigo, el triunfo es seguro!

No hagas caso a la gente, a eso de que eres muy viejo, que no tienes dinero ni alcurnia, que a donde quieres llegar otros fracasaron. ‘Tu Dios, pues, suplirá todo lo que te falta conforme a sus riquezas en gloria’.

Levántate de esa cama y vive, levántate de ese fracaso y vive, levántate de tus errores y enfrenta lo imposible.

En Dios siempre hay una solución para los paralíticos, para los ciegos, para los sordos, para los que lo perdieron todo y para los que se equivocaron, aún para la misma muerte. ¡Recuerdas a Lázaro!

¿Quién te dijo que el final del camino es el fracaso, la enfermedad, la bancarrota, el divorcio o el desamor?

Reclama lo tuyo y vive, pelea por lo tuyo y vive, Dios te dio ese trabajo, esa esposa, esa casa, ese talento, ¡El fracaso no es inmortal!

Vive, disfruta de la vida, ahora y aquí, llénate de valor, Dios no te dejará solo.

¡Vive, Dios te dio la vida para que fueras feliz!

 

*

<> Este artículo se publicó el 31 de diciembre de 2010   en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.