Se busca el administrador del país

La opinión de la Ingeniera y Ex Candidata Presidencial...

BALBINA HERRERA ARAÚZ
balbinaherreraarauz@hotmail.com

 

¿Qué está pasando con las autoridades de nuestro país? Son tantos los acontecimientos negativos que están ocurriendo: falta de agua; abuso de autoridad en centros de menores, poniendo en riesgo la vida de los internos; metrobus sin información y con precios elevados; wikileaks sin aclarar y hasta el fantasma de la reelección, en el peor momento!

Y nos preguntamos ¿dónde está el clima de tranquilidad, confianza, transparencia y responsabilidad que tanto nos ha costado a los panameños alcanzar?

Y lo que es peor, las autoridades juegan con la población como si de ensayo y error se tratase la administración de un país.

Todo se ve y se mide en función del crecimiento económico y no en los activos que necesitan nuestras familias para tener la calidad de vida que merecen.

Hemos llegado al punto que las autoridades ni siquiera pueden recoger la basura, la seguridad no existe y el narcotráfico penetró a los órganos del Estado.

Un país sin estadísticas ni políticas públicas claras, especialmente para los sectores más vulnerables. Aún hay muchos damnificados y afectados sin respuesta en de Bocas del Toro, Darién, Chepo, Kuna Yala y Colón.

Y pareciera que ser pobre, pensar y protestar en este país, en especial tener ideas diferentes a la actual administración, ha resultado ser un delito.

Nos preguntamos ¿dónde está el plan de gobierno que tanto se publicitó en campaña? ¿por qué se sigue destruyendo el agro? Y lo que se avecina es otro aumento en la comida, la gasolina y el costo de la vida.

Qué decir de la corrupción: grandes proyectos por contratación directa, sin control previo y con compañías recién creadas para favorecer a los amigos. Sin olvidar que se vendieron los corredores sin resolver las prestaciones e indemnizaciones a los trabajadores y tenemos que esperar 10 años para que puedan ser gratis.

Es el momento de hacer un alto y dejar el miedo; organizarnos, vivir en comunidad; ser solidarios entre nosotros, tener compromiso entre las generaciones y seguir trabajando para dejar un legado.

Hay que escuchar y enseñar a nuestro hijos que es a través del estudio y el aprovechamiento de oportunidades que se construye el éxito.

Volvamos a recuperar la confianza y la humildad, porque no hay nada imposible cuando se respeta la libertad como camino para la paz.

Mantengamos la esperanza que nos da la fuerza y la fe para continuar. ‘Hay que seguir trabajando, para que nadie robe nuestros sueños’.

*

<> Artículo publicado el 16  de enero de 2011  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

Es 9 de Enero en las calles

La opinión de la Ingeniera y Ex Candidata Presidencial…

BALBINA  HERRERA  ARAÚZ
balbinaherreraarauz@hotmail.com

Hay acontecimientos en la historia que contribuyeron de manera memorable en la consolidación de nuestra soberanía, y por ello no se pueden olvidar. Entre ellos está lo ocurrido el 9 de enero de 1964.

La Patria se vistió de azul y blanco en esta fecha. Fueron momentos de muchas dificultades, donde hombres y mujeres entregaron su vida y hasta niños y adolescentes resultaron víctimas de esta jornada de lucha por la dignidad de nuestro pueblo.

Los jóvenes panameños sólo intentaron hacer cumplir lo acordado por las autoridades de Panamá y Estados Unidos: izar la bandera panameña. Es por esto que el 9 de enero más de 150 estudiantes del Instituto Nacional, liderados por Guillermo Guevara Paz, de 17 años, marcharon a la escuela secundaria Balboa a exigir respeto y soberanía.

Es cuando se inician los hechos donde se rompe nuestro emblema e insultan a nuestros estudiantes. La noticia corrió como pólvora y la población se fue acercando a la antigua Zona del Canal. Hubo gases lacrimógenos, luego balas y la imagen que queda en nuestra mente es la de jóvenes estudiantes subiendo la cerca con la bandera panameña en sus manos y luego… la de los caídos.

Son 22 los mártires de esta histórica jornada. El primero fue Ascanio Arosemena y luego Maritza Ávila Alabarca, una niña de 6 meses que murió por problemas respiratorios.

Hoy la juventud poco conoce de estos hechos que marcaron una nueva etapa en nuestra historia, que nos convirtió a partir del año 1999 en un país libre y soberano en ‘un solo territorio, una sola bandera’. Es responsabilidad nuestra escribir la historia y dar los testimonios para que nunca se olviden estos importantes acontecimientos.

Hay que rendirle honor a nuestros mártires y que mejor manera que mantener vivo el recuerdo y la enseñanza de su valor. Y que gracias a ellos, hoy contamos con un país libre e independiente.

Evoquemos la pluma de Diana Morán en su ‘Soberana Presencia de la Patria’, a Bertalicia Peralta con ‘9 de Enero: un Minuto de Silencio’, a Guillermo Mckay con ‘Supremo Anhelo’, a Alma Pérez ‘Esta es mi Patria’ y a los estudiantes de primaria que cada año participan en el Certamen Nacional de Poesías Patrióticas, que se realiza en el Centro Básico de la República de Costa Rica en el distrito de La Chorrera, por mantener viva esta fecha y dejarnos saber que nuestros mártires están presentes y su semilla sigue germinando.

*

<> Artículo publicado el 9  de enero  de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que a la  autora,  todo el crédito que les corresponde.

Mis deseos para el año nuevo

La opinión de la Ingeniera y Ex Candidata Presidencial…

Para este nuevo año deseo solidaridad y apoyo efectivo a todas las familias que sufren la emergencia nacional como resultado de las inclemencias del tiempo; las víctimas y familiares de la tragedia del bus incendiado el 23 de octubre; y a los afectados por el dietilenglicol.

Deseo que a los productores nacionales se les dé el recurso necesario para seguir trabajando el campo y así producir los alimentos que dan seguridad alimentaria a nuestro país; y que la administración del canal aclare las informaciones sobre la ampliación del tercer juego de exclusas para la tranquilidad del pueblo panameño y sus usuarios.

Que el costo de la vida y la canasta básica familiar no sigan en aumento, para tener mejor calidad de vida. Que no aumente la gasolina, ni la luz. Al respecto, que el Gobierno no elimine los subsidios al gas ni a la electricidad, pues será un duro golpe para los necesitados.

Que disminuya la deserción escolar y que sea efectiva la beca universal a todos los estudiantes, sin excepción.

Que los jubilados y pensionados no tengan que trancar las calles para pedir nuevamente el aumento prometido.

Que los pacientes de enfermedades crónicas tengan sus medicamentos y su atención requerida a tiempo y sobretodo que sean tratados como seres humanos, sin afectar su dignidad.

Que la alerta sanitaria del cólera nos obligue a tener más compromiso en la salud preventiva.

Que tengamos agua y se recoja la basura.

Que los WikiLeaks sigan dando información;  puesto que las actuales autoridades parecen estar dispuestas a mantener su mutismo en los temas más sensitivos por los que atraviesa el país.

Que los adolescentes y jóvenes logren comprender que el narcotráfico no paga; nos roba nuestra vida y con ella nuestros sueños.

Que tengamos una política migratoria ordenada y coherente y así saber quién entra a nuestro país.

Que la venta del GRUPO EPASA (Crítica, Día a Día y Panamá América) no provoque que se tenga información privilegiada y de esa forma afecte el acceso a otros medios.

Que disminuya la violencia en nuestro país y el femicidio en todas sus formas: físico y el político.

Para mi amigo Andrés Vega, que tenga salud para que siga trabajando desde su trinchera.

Que nos respetemos, seamos solidarios, que haya tolerancia y le pido a Dios que nos de paz, y sobre todo la fortaleza para seguir trabajando y no permitir que nadie robe nuestros sueños.

*

<> Artículo publicado el 2  de enero  de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que a la  autora,  todo el crédito que les corresponde.

¿Qué está pasando en diciembre ?

La opinión de la Ingeniera y Ex candidata presidencial…

BALBINA HERRERA ARAÚZ
balbinaherreraarauz@hotmail.com

Este último mes del año sorprendió a los panameños con el desastre natural el día 7, dejando como resultado 10 muertos y miles de damnificados; situación que afectó más a las provincias de Colón, Darién, Panamá (Chepo) y la Comarca de Kuna Yala, quedando en evidencia la falta de coordinación de las instituciones que deben atender estas situaciones.

El viaje relámpago del Presidente a Washington sin informar a la ciudadanía, donde se dio la renuncia del Embajador de Panamá en los Estados Unidos por ‘asuntos personales y profesionales’; la falta de agua a la población; el contrato directo del MEF a una empresa canadiense para acuñar monedas de uno y dos balboas que circularán en 2011; y el contrato directo otorgado a una compañía en Tocumen, S.A.

Además, las publicaciones de Wikileaks donde se han filtrado declaraciones del Presidente y Vicepresidente de nuestro país, que señalan que ‘la ampliación es un desastre y lo veremos en dos o tres años’; y que el administrador podría haber favorecido al consorcio ganador, relacionado a su primo. Todo esto afecta la imagen en el exterior de lo que se consideró hasta hoy, un manejo excelente en la administración canalera.

La incertidumbre creada con los despidos de funcionarios públicos a fin de año; la escasez de arroz, maíz y café, como consecuencia de las lluvias, causando grandes pérdidas al productor panameño; el aumento a la gasolina y el anuncio del incremento en el costo de la electricidad; y la entrega de un millón seiscientos mil balboas a la teletón sin tener el respaldo presupuestario, muestran aún más la falta de coherencia al momento de lo que se dice y se hace.

Para este año la cena navideña aumentó a ciento diez balboas; un informe estadístico entregado por el Programa de Ayuda Nacional (PAN) revela que 73 mil menores abandonan los estudios, casi diez mil más que el año 2009; y la Defensoría del Pueblo informó que hay noventa mil menores que trabajan; salud declara una alerta sanitaria por el cólera; y como si fuera poco, el narcotráfico entró y está enquistado en el Ministerio Público, denunciado por miembros de la propia institución.

Me hubiese gustado tener un mejor diciembre, y compartir con todos los lectores unas buenas nuevas, pero ¡Dios, hemos tocado fondo! Reflexionemos antes que sea demasiado tarde y exijamos todos, un pronunciamiento del Presidente, en todo lo que hasta ahora viene guardando silencio.

 

*

<> Artículo publicado el 26  de diciembre  de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

20 de Diciembre

La opinión de la Ingeniera y Ex candidata presidencial…

BALBINA HERRERA ARAÚZ
balbinaherreraarauz@hotmail.com

Reflexionar sobre hechos históricos es un deber, aunque no todo el tiempo resulta fácil, porque cada uno de los panameños tiene su propia historia, cada uno fue protagonista de un episodio.

En diciembre, acostumbrados a que los fuegos artificiales se vean en los cielos días antes de la Noche Buena, nadie se hubiese imaginado, que Panamá sería invadido, causando la muerte de miles de panameños, en su mayoría civiles inocentes.

La invasión ha tenido dos caras: para unos significó ‘una causa justa’ y liberación de una dictadura y para otros, donde me incluyo, la destrucción de un país y del populoso barrio de El Chorrillo, que se vio envuelto en llamas, víctima de un acontecimiento que no pidió.

En poco tiempo los tanques y miles de soldados desplazaron por todo el país, con el único objetivo de buscar a un solo hombre y de destruir a las Fuerzas de Defensas.

Hombres y mujeres de San Miguelito, de El Chorrillo y de otros puntos del país mostraron resistencia; y aunque esto muchos lo critican, en la mayoría de los países, es el deber de cualquier ciudadano: defender su Patria de la ocupación por cualquier fuerza extranjera.

Cientos de mujeres quedaron viudas, jóvenes entregaron sus vidas, madres buscando a sus hijos aún sin encontrarlos, fosas comunes, casas destruidas y comercios saqueados. La vida humana no tiene precio y en esta invasión se perdieron muchas.

Hoy esa imagen permanece en nuestras mentes, al igual que las víctimas del bus incendiado el 23 de octubre, las del dietilenglicol y la de los hechos de Bocas del Toro.

Es lamentable lo sucedido y por ello como sociedad debemos analizar las distintas etapas, desde antes de 1968 hasta la actualidad; donde las familias necesitan una explicación y respuestas de que fue lo que pasó con sus seres queridos. Estos hechos no pueden ser borrados de la historia y deben aparecer en nuestros libros.

Es importante que asumamos la responsabilidad de nuestros actos, para fortalecer la democracia en momentos como los actuales; en los que todos los panameños tengamos seguridad, libertad de expresión y el derecho a no ser despedido por no compartir las ideas; el derecho a organizarnos, a disentir, para poder brindar a las presentes y a las futuras generaciones un Estado seguro; en el que cada ciudadano tenga seguridad de que nos hemos reencontrado como sociedad. Hay que seguir trabajando, para que nadie robe nuestros sueños.

*

<> Artículo publicado el 19 de diciembre  de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que a la autora, todo el crédito que les correspo

VIH/SIDA: no es un mito

La opinión de la Ingeniera y Política…

BALBINA HERRERA ARAÚZ
balbinaherreraarauz@hotmail.com

El primero de diciembre se conmemoró el día contra el VIH/SIDA y las cifras en nuestro país son preocupantes: es una realidad… somos el quinto país más afectado e infectado en América Latina y el segundo de América Central.  Ante esta realidad creciente, si no tomamos conciencia, todos vamos a tener un conocido, compañero de trabajo, vecino, amigo o hasta familiar padeciendo este virus.

Esto es más que números, pues detrás de esta epidemia mundial se escriben historias reales de seres humanos que viven las consecuencias de este flagelo.   Entre los más vulnerables están los niños infectados por sus madres durante el embarazo o el amamantamiento y también lo están los huérfanos que aunque puedan o no estar infectados, quedan desamparados cuando ya no está uno o ambos padres; este hecho trunca los sueños, el presente y el futuro de estos inocentes.

Es cierto que el VIH es una infección muy ligada a la muerte, pues su mortalidad es muy alta, sin embargo no todo está perdido: es una situación que afecta a la sociedad y por lo tanto necesita de un manejo conjunto e integral donde deben participar el Gobierno, organizaciones no gubernamentales, la iglesia, personas seropositivas y el sector privado.

Nuestro objetivo debe ser la prevención y se puede lograr con la información y la sensibilización de las personas, un cambio de conducta más responsable en las prácticas de las relaciones sexuales. Además, están los medicamentos que día a día se siguen mejorando en cuanto a efectividad se refiere, sin embargo, ¿qué pasa en nuestro país con el acceso universal al tratamiento para los pacientes diagnosticados? ¿Estamos apoyando a las organizaciones que ayudan a estas personas infectadas? Sabemos de la dificultad que pasa el padre Mingo con su centro en Juan Díaz, la Fundación PROBIDSIDA, los pacientes en Kuna Yala y las demás Comarcas, Colón y los que están en las áreas mas lejanas. ¿Tendrán su medicamento?

Hagamos un alto a la discriminación y a la estigmatización. No dejemos que el temor nos tome por sorpresa y no hagamos nada.

Sí, hay esperanza, pero la misma crecerá en la medida que cada uno de nosotros haga lo que le corresponde…a los que están infectados deben seguir las indicaciones y controles médicos y para los que no lo están deben protegerse, tomar consciencia de que el VIH/SIDA no es un mito, es una realidad.

‘Hay que seguir trabajando, para que nadie robe nuestros sueños’

*

<> Artículo publicado el 12 de diciembre  de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que a la  autora, todo el crédito que les corresponde.