La preciada democracia y su evolución

La opinión de la Abogada….

CANDICE   HERRERA
candiceherrera@hotmail.com
0

¡Cuando la cultura política de nuestros gobernantes evoluciona, el país evoluciona! Existen principios básicos en el arte de gobernar, que en varios aspectos trascienden las ideologías y que vienen siendo exigidas crecientemente por la sociedad en general.  Es el caso de la Planificación de Políticas Públicas y del Gasto Público, la Medición de Resultados, la Transparencia, la Rendición de Cuentas y especialmente el estímulo a la Participación Ciudadana que permita garantizar la Gobernabilidad y propiciar el Desarrollo Sostenible.

El desconocimiento, la improvisación, las incongruencias, la desinformación y el sectarismo son algunos de los obstáculos que dificultan e incluso imposibilitan un crecimiento armónico en las sociedades y, por el contrario, tienden a entronizar formas autocráticas de control por parte de quienes gobiernan la nación por el establecido —e inamovible— quinquenio.

Con la masiva solicitud de ‘cambio’, que exigió la ciudadanía en las pasadas elecciones, se reclamó un nuevo pensamiento y un nuevo actuar político. Ello no significa que los panameños queremos retroceder ni desconocer logros alcanzados anteriormente, por ejemplo, la exigibilidad de la responsabilidad política, económica y social, a la que tienen que acogerse todos los actores que aspiran a ser parte decisoria de la gobernabilidad de un Estado.

Por el contrario, tal solicitud de ‘cambio’, es una exigencia para reflexionar acerca de las falencias de los mecanismos de planificación y ejecución de las políticas públicas, la ausencia de una medición veraz de resultados que —por coherencia— deben ser contrastados con los Planes de Gobierno propuestos y la práctica de mecanismos crecientes de transparencia, rendición de cuentas y de participación ciudadana.

Las tareas reclamadas por la ciudadanía, especialmente las de trabajos estables, salud, educación, respeto al medio ambiente y gobernabilidad, deben ser afianzados y perfeccionados, mediante discusiones amplias y participativas, cuyos resultados se expresen en las futuras reformas y en las regulaciones cónsonas con los acuerdos previos, de igual forma en el caso de la Reforma Electoral en curso.

Aspiramos a que se continúe estimulando la conciencia social, la conciencia del gasto, la efectividad y buen uso de los subsidios electorales, así como los acuerdos éticos electorales que preserven la democracia y propicien la participación ciudadana.

Estimular la confrontación entre sectores de la sociedad, contra los partidos políticos, demuestra la manipulación perjudicial hacia una sociedad que, para la conservación de su democracia y el impulso de un desarrollo sostenible óptimo, requiere de la participación de organizaciones como los partidos políticos, para los que el subsidio electoral que les otorga el Estado genera parámetros, condiciones y exigibilidad de sus responsabilidades y manejos, no solo a lo interno, sino en su accionar dentro de las estructuras de poder público y ante la sociedad en general.

Queda en cada uno de los ciudadanos panameños la oportunidad de promover una nueva cultura política y evaluar el cumplimiento, el respeto, el comportamiento, la capacidad, la honestidad, la sostenibilidad, la congruencia, la seriedad y la ética; de quienes emitan propuestas y planteamientos que ofenden la conciencia social, la capacidad de análisis y atentan contra la tan preciada democracia.

*

<> Este artículo se publicó el 16 de noviembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que a la autora,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos de la   autora  en: https://panaletras.wordpress.com/category/herrara-candice/
Anuncios

Omar sigue alumbrando el futuro

La opinión de la Abogada y Miembro del PRD….

CANDICE HERRERA

Con la participación integral de la membresía del Partido Revolucionario Democrático (PRD), el pasado sábado 31 de julio de 2010, hicimos honor, mérito y remembranza a Omar Torrijos, hombre panameño que, surgido de entrañas humildes, decentes y trabajadoras, trascendió en la historia nacional y latinoamericana, gracias a su forma de ser, logros y obras.

Conmemorando el 29° Aniversario de su fallecimiento en la provincia que lo vio nacer, Veraguas, confirmamos que Omar Torrijos sigue alumbrando el futuro, con muestras de cariño, respeto, admiración y compromiso entre todos los copartidarios, que reafirmamos nuestro reconocimiento hacia Omar como iniciador, promotor y conductor principal del PRD y de un nuevo proceso nacional que transformó al país generando profundas oportunidades sociales.

Omar sigue alumbrando con luces largas, porque en fecha tan importante para reflexionar como torrijistas, independientemente de haberlo perdido físicamente, este 31 de julio hemos comprobado que él es quien nos sigue uniendo y fortaleciendo.

Se ha dado fe de que continuaremos trabajando por nuestra responsabilidad con la sociedad panameña, quienes inundados de la progresiva pobreza, la inseguridad, la desigualdad, la falta de conciencia social, la desprotección y la desesperación que día a día más personas la sufren; somos los llamados a cumplir con nuestro proyecto de Educación para todos, Salud para todos, Seguridad para todos, Techo para todos, Gobernabilidad para todos y Mejores días para todos, a través de una estrategia nacional integral y de amplia participación ciudadana que conforme el Nuevo Pacto Social Panameño.

El PRD evidencia un comportamiento que cumple con las metas trazadas y el amplio optimismo de su membresía, que aclama un PRD cuya institucionalidad sea preservada y fortalecida con miras a cumplir con la amplia visión torrijista y los actuales retos que demanda la nación panameña. Pues, nuestra más fuerte labor es combatir cada uno de los males que aquejan nuestra sociedad y que nos impiden avanzar.

Sería imperdonable que siendo de las entrañas del partido que ha ofrecido a los indígenas, obreros, campesinos, educadores y a la sociedad panameña en general una suma valiosa de oportunidades, además de haber alcanzado como nación la soberanía que tanto sacrificio histórico costó, se siga permitiendo que en el presente Siglo XXI veamos correr lágrimas en los rostros de mujeres indígenas panameñas, ya sea porque no tienen qué dar de comer a sus hijos o porque ven caer muertos a sus esposos, a causa de otro panameño similar quien apunta a su comunidad por órdenes superiores, de quienes como sociedad son electos para ‘conducir y proteger’ un país del que cada ciudadano forma parte y en el que todos aspiran a iguales condiciones en calidad de seres humanos.

Con experiencia, madurez, conocimiento, visión torrijista, energía, amplitud y firmeza la dirección del PRD prepara los andamios necesarios para perfeccionar la vida interna partidaria a satisfacción de la membresía, acorde con los principios y objetivos torrijistas, que resurgen con gran fuerza producto de errores anteriores y de la coyuntura nacional.

Con la participación y la buena disposición en el proceso renovador que vive el PRD, basada en los Principios Torrijistas, en valores éticos, en los objetivos trazados para hacerle frente a los ‘errores de ceguera accidental’ causados por el presente gobierno y a todas las necesidades que emanan de todos los rincones de la República, rescataremos y enrumbaremos mejores senderos para el progreso de nuestra nación.

No solo abrazaremos las lágrimas de nuestros compatriotas indígenas, de nuestras mujeres, jóvenes y niños, sino que seremos los torrijistas quienes con amplitud, madurez, seriedad, formalidad, humildad, respeto, conciencia social, unidad y amor por la patria protegeremos e impulsaremos al PRD para generar una oferta nacional política, que, con inclusión de todos los sectores de la sociedad, salvaguarden el bienestar, la sostenibilidad y el futuro de quienes habitan en nuestro Gran Panamá.

‘El pensamiento y legado de Omar, es fuente inagotable en el progreso de los panameños’.

<>

Este artículo fue publicado el  13 de agosto de 2010  en el diario La Estrella de Panamá,  a quienes damos, lo mismo que al autora, todo el crédito que les corresponde.