Decepción crónica o transfuguismo político

*

La opinión del Doctor…

César Quintero Sánchez 

Debo aclararle a algunos despistados habituales que solo existe una vida por ahora y dependiendo de la religión que profeses, esperarás algo adicional después que te sepulten. Hoy quiero hablar por aquellos copartidarios del PRD que han mostrado su hartazgo ante comportamientos recurrentes y lesivos dentro de nuestro colectivo, ante la decisión ahora de abjurar de los compadres y sumarse al gobierno de turno.

En nuestro partido hay demasiada gente cansada de que solo se acuerden de ella, seis meses antes de cada torneo electoral o cuando los dirigentes les necesitan, para que los elijan en los organismos máximos de conducción y que solo te recuerden la militancia sin precio ni duda, cuando no estamos en el poder.

No he podido olvidar todavía a dos dirigentes de entidades autónomas con quienes me había sacado la mugre en la campaña electoral, expresarme que ellos no eran agencia de colocaciones, al pretender conseguirle trabajo a dos familiares cercanos, más graduados que un termómetro.  Demás esta decir que los hijitos de sus socios de empresa, compañeros de logia o amiguitos de secundaria de a vaina bachilleres, ya estaban en sus respectivos oficinas consulares, asesorías o estrenando sitio en el área revertida.

Que un loco te trate mal es de esperarse. Pero que un copartidario ministro o ministra de salud o directora de la CSS prepotente, atente contra tu inteligencia y dignidad, al prohibirte siquiera que pienses y menos que hables, eso si que es inaceptable. Parece que en este país hay un virus que ataca a todo a quien nombran en un alto puesto y es el de hacerle creer que posee el patrimonio de la verdad y que el cargo que ocupa es eterno. Sin recordar que la Santa Biblia expresa que serás medido con la misma vara que utilices contra tus enemigos.

Todo el mundo habla del Torrijismo, pero quienes lo enseñamos, sabemos que dista mucho de lo que implementó Pérez Balladares y su designado Martín. Debo recordar algunos de estos principios; la consulta permanente, el compromiso con los que menos tienen, la organización y participación ciudadana y la redistribución de la inmensa riqueza nacional, que empezó al conseguir que se nos devolviera el Canal de Panamá, aunque solo sea para que los que se opusieron a los Tratados Torrijos- Carter, sean hoy quienes mejor usufructen de él.

Si el PRD quiere una membresía leal y comprometida, debe empezar por sembrar una nueva semilla de principios claros, transparencia, honestidad y reconocimiento de su propia gente, y desechar de una vez por todas, aquella clonada con lo peor del neoliberalismo descarnado que hace al Estado un ente laiseferista, en donde los aparentes enemigos políticos de día, son en la noche; socios de negocios, alcobas o receptores de bolsas de papel manila.

*
<>Artículo publicado el  28  de enero de 2011   en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Paternalismo o justicia social

*

La opinión del Doctor…

César Quintero Sánchez

Dentro de poco se conmemorará el natalicio del General Torrijos. Quiero aprovechar esta ocasión para recordar un incidente acaecido hace 30 años cuando caminábamos junto al recordado “Titi” Alvarado,   las montañas de la serranía chiricana y veragüense, encargados de la parte sanitaria del Proyecto Soloy, donde tuvimos el privilegio de asistir a una reunión entre el General Omar Torrijos y los líderes de aquellos grupos de indígenas.
El General les enumeró a todos los presentes, las decenas de proyectos y actividades que él planeaba realizar como propuestas de su proceso revolucionario, y cuando terminó de expresar lo que realmente sentía, la mano sudorosa de un cacique guaymie le solicitó la oportunidad de hablar.
Este autóctono dirigente, perteneciente a uno de los sub grupos nacionales en donde la desnutrición, la diarrea, la bronconeumonía, la pobreza y el analfabetismo no son estadísticas, si no personas de carne y hueso, agradeció las promesas de Omar, expresándole que él no dudaba que todo esto se concretaría en el futuro mediato.

Pero este cacique también nos regaló una frase al final de su intervención, que jamás he podido olvidar y fue la siguiente, “pero General, nuestro pueblo tiene hambre, y hambre quiere hoy, hambre no quiere mañana”.

No cabe duda que la educación y la formación técnica y profesional son las lámparas de Aladino modernas, que pueden transformar a un paria en una persona que llene el sentido de su vida plenamente, pero mientras se prepara para alcanzar esa potencialidad, el Estado debe protegerlo y atender de manera que satisfaga todas sus necesidades vitales.   No puede ser justo que mientras unos pocos se están enfermando de congestión en este país, muchos de los que constituyen el 40% de nuestra población se sigan muriendo por desnutrición, diarreas por falta de agua potable y bronconeumonías por déficit en la atención médica.

Toda la clase media y baja de nuestro pueblo está a la espera de que las riquezas del tan notorio desarrollo turístico, bancario, inmobiliario y de infraestructuras públicas (canal, autopistas, cinta costera, hidroeléctricas, etc. ) que se ha vivido en el pasado decenio les alcance finalmente, para poder aspirar a llenar el sentido pleno de sus vidas.    No la de los que nacen sabiendo que serán, (Costa del Este, Punta Paitilla, Barco y Mala ) si no de los que aún siguen naciendo, creciendo, reproduciéndose y muriendo sin saber qué han sido (20% en miseria y 40% en pobreza de nuestros barrios marginales y las diferentes comarcas).

Por eso cada vez que se implementan planes (becas, bonos, auxilios, agua, electricidad y ahora gas) para redistribuir la inmensa riqueza que se genera en el país entre los menos privilegiados, recuerdo las palabras profundas del cacique guaymie.

*
<>Artículo publicado el 22  de enero de 2011    en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.  El resaltado es del editor.

Recomendaciones en el sector salud para el 2011

*

La opinión del Médico…

César Quintero Sánchez 

Estamos iniciando un nuevo año. Es una buena oportunidad para sugerirles con todo respeto a los ejecutivos del Sector Salud, los lineamientos estratégicos indispensables a ser desarrollados en el Sistema de Salud Panameño, consensados por la mayoría de los centenares de salubristas y gerentes sanitarios nacionales. Se las ofrecemos de manera gratuita y sin tener que trasladarse a destinos distantes.

En esta ocasión vamos a señalar de manera precisa las 10 áreas prioritarias que deberán ser resueltas de cara a la implementación del nuevo Sistema Público Nacional de Salud que todos merecemos y que se ha prometido de manera reiterada.

1- Se hace indispensable la inversión oportuna, priorizada y suficiente de recursos económicos por parte del Estado, para recuperar y ampliar la deteriorada Red de Instalaciones sanitarias existentes en sus diversos grados de complejidad y responsabilidad.

2- Deberá estructurarse un Plan Nacional de Salud con objetivos y metas de corto, mediano y largo plazo, cosa que cada quien sepa de antemano, cuál es el rumbo de la gestión.

3- Se hace necesario retomar el concepto de los Programas de Salud originales, para ser desarrollados plenamente, incorporando la atención priorizada a la Tercera Edad, la Salud Laboral, los Discapacitados y a la Administración de los Desastres.

4- La estrategia de Atención Primaria de la Salud con las seis (6) Metas del SPT – 2000 cuyos indicadores jamás se han alcanzado en su totalidad, deberán ser priorizadas en su justa dimensión, lo mismo que las actuales 8 Metas del Milenio.

5- La Red de Servicios deberá incluir la atención multidisciplinaria e intra y extramural para responder con precisión, flexibilidad y agilidad.

6- Los recursos humanos y materiales del máximo nivel tecnológico deberán concentrarse por economía de escala, en una o varias Unidades de Alta Complejidad (UAC), que consolidarán la respuesta nacional en temas como trasplantes, quemaduras, prótesis y procesos de investigación, diagnóstico y tratamientos de la más alta complejidad y costo.

7- La planificación a largo plazo del recurso humano profesional, técnico y administrativo se hace impostergable con contenidos en su formación y desarrollo.

8- Las instalaciones, equipos, materiales e insumos críticos deberán ser provistos con suficiencia, oportunidad y calidad, en la premisa de economía de escala, anteponiendo el bien común al lucro individual o empresarial.

9- La Informática deberá desarrollarse plenamente en los procesos de atención y de gestión, de manera que modernice la gerencia, para la toma de las mejores decisiones posibles.

10- La participación social deberá pasar de ser un enunciado etéreo, para constituirse en pieza fundamental de la formulación, ejecución y evaluación del Sistema Público de Salud, para garantizar la universalidad de la atención integral de la salud; en la intención de que el Estado vuelva a asumir su deber irrenunciable de asegurar la provisión de salud a todos los ciudadanos, de acuerdo a sus necesidades y no a su capacidad económica.

*
<>Artículo publicado el 4  de enero de 2011    en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Reelección electoral solo por dos períodos

*

La opinión del Doctor…

César Quintero Sánchez 

Aquellos que tenemos algunas canas, recordamos como era el sistema electoral antes de 1968, recuerdo como cada cuatro años nuestros padres y familiares tenían que solicitar los favores personales de los diferentes dirigentes políticos que quedaban como dueños de los ministerios y de las entidades públicas autónomas o semi autónomas de la época, en la intención de poder conservar los modestos cargos que desempeñaban.

Los tiempos pasaron, la edad para ser ciudadano fue rebajada de 21 a 18 años y el período de gestión presidencial se aumentó de 4 a 5 años   Lo que nunca he podido entender es por qué se le permite a cualquier ciudadano electo por el voto popular a los diferentes puestos de elección, que tengan la posibilidad eterna de volver a ser electos, con la única excepción a la persona que ocupa el cargo de Presidente de la República.

Debo reconocer como profesional, que existen diversos tipos de planes con relación al tiempo para ser desarrollados. Los hay de corto, mediano y largo plazo dependiendo de la cantidad de meses, años o quinquenios que se requieran para ser ejecutados y de los tópicos a ser considerados..

Yo soy de la convicción que la gestión pública debería manejarse como se maneja los nombramientos de los directores técnicos de los más importantes equipos de béisbol, baloncesto y fútbol a nivel mundial. Aquellos dirigentes máximos políticos que no obtienen resultados, en un tiempo perentorio o que han perdido la capacidad de negociación o la credibilidad entre sus pares, deben ser cambiados de inmediato de la conducción de sus instituciones. El problema está en que, en nuestros países del tercer mundo, los gobiernos no tienen planes nacionales, ni sectoriales que cumplir y mucho menos metas concretas que alcanzar o por otro lado son otros los atributos que te sostienen en los puestos con mando y jurisdicción.

Sinceramente mi propuesta formal sería que le diéramos la posibilidad a todo Presidente de la República que resulte electo, de poder ocupar el puesto por un período adicional hasta completar los 10 años de gestión. Esta extensión le permitirá tener el tiempo necesario para desarrollar plenamente su propuesta electoral. Pasado este término no habría derecho a volver a ser candidato, como ahora que puede hacerlo, pasados dos períodos presidenciales. Y esta norma se aplicaría a todos los puestos del engranaje gubernamental (representante, concejal, alcalde, diputado, etc. ). Esto eliminaría para siempre el caciquismo local, regional y nacional. Así se le brindaría la oportunidad a todos los ciudadanos de aspirar a un cargo de elección, dadas las condiciones actuales de nuestra Democracia Política, que está basada principalmente en la maquinaria electorera de los partidos políticos, sus gamonales financiadores y sus dirigencias vitalicias y lamentablemente no reside como debería de ser, en la decisión del pueblo soberano y en la búsqueda del bien común.

*
<>Artículo publicado el  29 de diciembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Panamá, 21 años después de la invasión

*

La opinión del  Doctor…

César Quintero Sánchez 

Se acerca el 20 de diciembre, una fecha que algunos no quieren recordar y a otros no se les deja olvidar. Me permito compartir algunas reflexiones para conmemorarla.

En los últimos veinte años, han sucedido cientos de hechos y circunstancias en las que ha salido lesionado el bien común, sin que hasta ahora se tenga noticia de un suicidio por vergüenza, una renuncia no solicitada o una condena y pena por la culpa demostrada. ¿Será que la impunidad de los adinerados es una de las características distintivas de la sociedad panameña ?.

Pareciera que en este dichoso país se apuesta al olvido inmediato.  A que todo se maneja estilo alka seltzer. Las noticias salen en todos los medios y a la semana desaparecen sin dejar secuelas o marcas. Para alcanzar la tan anhelada transparencia, lo primero que habría que asegurar es que, quien es designado en un puesto público o privado, reúna las condiciones cualidades y características que el cargo demanda. Es decir que además de ser pariente de sangre, político, conocido (a) de alcoba, condiscípulo de primaria o miembro de su exclusivo clan o logia, tenga también la preparación, experiencia y calidad humana suficiente para ser eficiente y eficaz.

La mayoría de los empleados, subalternos y funcionarios públicos han aceptado como válido, que tienen que rendir cuentas exclusivamente a quien le nombró.   Olvidando en el caso del sector público, que nuestro primer y principal compromiso es con la ciudadanía, quien es quien paga finalmente.

Es a la nación, a quien deberemos justificar, si llenamos o no sus necesidades y demandas, a través de estructuras y procesos que han hecho realidad productos e impactos, largamente esperados en esta deuda social acumulada, que ya no soporta más de promesas demagógicas ni de laiseferismos bien intencionados.

Es a la sociedad en su conjunto, a quien deberemos responder por las tareas, controles o previsiones no tomadas e inclusive por los recursos torpemente gastados.

Yo no sé cuando este pueblo realmente va a exigirle a todos sus dirigentes gremiales, religiosos, deportivos, políticos, sindicales y empresariales que rindan cuenta de la transparencia de sus actos y de no pasar este escrutinio imparcial y objetivo, condenarlos al Ostracismo por diez años, como se hacía en la antigua Grecia. Haciendo que se reparta entre los más pobres todos sus bienes y pertenencias mal habidas y retirándolos de todos los partidos, clubes, sectas o logias a la que pertenecen.

El día que un cocotudo mayor, no importa de qué partido político o sector de la sociedad civil provenga, tenga sus huesos en una cárcel común por un buen rato, desde ese día y no antes, habremos iniciado el cambio que estamos necesitando y esperando la mayoría del pueblo panameño.

*
<>Artículo publicado el  9  de diciembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Características particulares del ser panameño

La opinión del Doctor…

César Quintero Sánchez

Luego de una investigación que me ha tomado varias décadas, puedo anunciarle al mundo que finalmente hemos definido algunas de las más importantes características del ser panameño. Se trata de un pueblo alegre, receptivo y respetuoso a todas las razas, costumbres e ideologías, compuesto por gente trabajadora que gracias a su esfuerzo físico o preparación intelectual y técnica, logra escalar las más altas cumbres científicas, artísticas, culturales y deportivas, por mencionar algunas.

Sin embargo una pasión, más grande que la que le tenemos al carnaval, subyace debajo de la piel del panameño.   Esta es, un desenfrenado amor y adicción por votar y elegir. Toda la nación permanece de manera ininterrumpida, preocupada y ocupada, en que se realicen los diferentes torneos electorales para elegir directivos en todas las áreas de la vida cotidiana. Da lo mismo que sea, en los sectores políticos, sociales, deportivos, religiosos, sindicales, educativos, etc.. Sin embargo a nadie le piden rendición de cuentas de nada, ni por lo que han hecho, ni por lo que pretenden hacer. Al parecer lo importante es llegar, sin saber ¿para qué? No han acabado de elegir a alguien, cuando ya están pensando en el siguiente candidato a reemplazarlo.

Si no entendiéramos esta característica, resultaría inadmisible a la inteligencia humana, cómo a un año de estarse desarrollando la actual gestión administrativa, a nadie le preocupa e interesa que todas las promesas electorales se hagan realidad, si no tan solo,  ¿quiénes serán los próximos candidatos a las justas electorales que se escenificarán dentro de casi cuatro años?.

Los gobernantes del pasado reciente o lejano y los posibles abanderados de partidos con ideologías recicladas o de origen obrero, están totalmente dedicados a mercadearse como la alternativa potable, a los dos millones de electores del 2014, sin siquiera al parecer entender, que lo que le preocupa al 40 % de ese electorado, es cómo va a hacer para llegar vivos y sanos a ese torneo electoral.

Existen más de 200 países en el planeta. Yo dificulto que en muchos de ellos, el próximo torneo electoral empiece al día siguiente del conteo y decisión de quienes fueron los ganadores.   Es un tanto difícil poder explicar a los habitantes del resto del mundo, que existimos gente, que vivimos solo para estar en permanente estado de efervescencia electoral y que tenemos este motivo como esencial para existir.

Acá no hay renuncia ni purga de los perdedores. Sin embargo, la victoria quinquenal, solo le pertenece al recién elegido y a sus más allegados familiares, amigos, socios del club o la empresa, compañeros de logia, secta o cama. La gente común o los copartidarios que se partieron el lomo, tendrán que esperar a la próxima campaña electoral. Por eso es que esta, es eterna.

*
<>Artículo publicado el  13  de noviembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/quintero-sanchez-cesar/

Entre roscas y matraqueos

La opinión del Doctor…

César Quintero Sánchez

Hace 21 años que transcurre la segunda versión made in USA, de la Democracia Política Panameña.

Los días de la dictadura militar han quedado atrás.   Solo se les recuerda el borrascoso pasado a algunos para demeritarlos ante una inusitada aspiración, pero jamás si pertenece a los grupos que poseen el poder económico. Al parecer existe un pacto aceptado por todos los rabiblancos, que si alguno de ellos ocupó un cargo de elección o designación en la época de los cuarteles,   solo fue por el bien de la Patria.

Lamentablemente las mismas mañas políticas han vuelto a establecerse para las justas electorales quinquenales. Al parecer se está institucionalizando la vieja práctica de cambiarse de partido cada cinco años. Mientras más gente logres traerte contigo, mejor puesto ocuparás en el nuevo gobierno de turno.

Lo que más molesta de los políticos criollos, es que casi todos son la maravilla, pero solo cuando están en la Oposición. Las mismas prácticas legislativas que ahora critican ( leyes chorizo, tercer debate en la madrugada, etc. ), las mismas designaciones dedocráticas, las mismas compras directas, los mismos personajes nombrados en altos puestos salidos de la parentela formal y sentimental paralela, se repiten en este bendecido país, cada cinco (5) años.

Los mismos grupos amicales y las cúpulas partidarias pelechando de los subsidios electoreros. Los mismos negociantes de esperanzas que te utilizan solo para buscar votos antes de las elecciones y luego cambian de celular, de casa, de amigos y hasta de familia. Parece que la gente en este país no tiene memoria y menos vergüenza. Las mismas cosas que antes criticaban acremente, ahora defienden con vehemencia descarnada.

Cada cinco años algunos ricos salen millonarios y un poco de rabiprietos como decía mi abuela, se hacen socios del Club Unión y adquieren bienes que jamás pensaron en poseer. Está de moda la privatización de los procesos y funciones de empresas estatales, transformando monopolios u oligopolios públicos ahora en privados. El problema repetido es que, se aumenta el costo de la vida, pero la calidad, eficiencia y eficacia de los bienes y servicios no mejora.

Quienes utilizaron la libertad de prensa para atacar y destruir candidatos electorales, ahora la catalogan de libertinaje inaceptables. Y quienes se prestaron a estos menesteres, ahora se sienten perseguidos. El panameñismo y el torrijismo son solo espejismos o banderas que se enarbolan lamentablemente, solo por conveniencia electorera.

Parece que poca gente entiende que lo que realmente le interesa al panameño de a pie, es que pueda tener su familia, la capacidad real de llenar el sentido de su vida y dejar de ser ciudadano de segunda clase, no importa a qué secta, club o tendencia tengan los líderes de su gobierno de turno.

*
<>Artículo publicado el 29 de octubre de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/quintero-sanchez-cesar/