Reelección electoral solo por dos períodos

*

La opinión del Doctor…

César Quintero Sánchez 

Aquellos que tenemos algunas canas, recordamos como era el sistema electoral antes de 1968, recuerdo como cada cuatro años nuestros padres y familiares tenían que solicitar los favores personales de los diferentes dirigentes políticos que quedaban como dueños de los ministerios y de las entidades públicas autónomas o semi autónomas de la época, en la intención de poder conservar los modestos cargos que desempeñaban.

Los tiempos pasaron, la edad para ser ciudadano fue rebajada de 21 a 18 años y el período de gestión presidencial se aumentó de 4 a 5 años   Lo que nunca he podido entender es por qué se le permite a cualquier ciudadano electo por el voto popular a los diferentes puestos de elección, que tengan la posibilidad eterna de volver a ser electos, con la única excepción a la persona que ocupa el cargo de Presidente de la República.

Debo reconocer como profesional, que existen diversos tipos de planes con relación al tiempo para ser desarrollados. Los hay de corto, mediano y largo plazo dependiendo de la cantidad de meses, años o quinquenios que se requieran para ser ejecutados y de los tópicos a ser considerados..

Yo soy de la convicción que la gestión pública debería manejarse como se maneja los nombramientos de los directores técnicos de los más importantes equipos de béisbol, baloncesto y fútbol a nivel mundial. Aquellos dirigentes máximos políticos que no obtienen resultados, en un tiempo perentorio o que han perdido la capacidad de negociación o la credibilidad entre sus pares, deben ser cambiados de inmediato de la conducción de sus instituciones. El problema está en que, en nuestros países del tercer mundo, los gobiernos no tienen planes nacionales, ni sectoriales que cumplir y mucho menos metas concretas que alcanzar o por otro lado son otros los atributos que te sostienen en los puestos con mando y jurisdicción.

Sinceramente mi propuesta formal sería que le diéramos la posibilidad a todo Presidente de la República que resulte electo, de poder ocupar el puesto por un período adicional hasta completar los 10 años de gestión. Esta extensión le permitirá tener el tiempo necesario para desarrollar plenamente su propuesta electoral. Pasado este término no habría derecho a volver a ser candidato, como ahora que puede hacerlo, pasados dos períodos presidenciales. Y esta norma se aplicaría a todos los puestos del engranaje gubernamental (representante, concejal, alcalde, diputado, etc. ). Esto eliminaría para siempre el caciquismo local, regional y nacional. Así se le brindaría la oportunidad a todos los ciudadanos de aspirar a un cargo de elección, dadas las condiciones actuales de nuestra Democracia Política, que está basada principalmente en la maquinaria electorera de los partidos políticos, sus gamonales financiadores y sus dirigencias vitalicias y lamentablemente no reside como debería de ser, en la decisión del pueblo soberano y en la búsqueda del bien común.

*
<>Artículo publicado el  29 de diciembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: