Un vertedero de basura en plena Panamericana

La opinión del Ingeniero…

Eduardo A. Esquivel R. 

Hace unos días recibí varias llamadas de parte de un grupo de moradores y propietarios de Fincas de las de El Jobo y El Jaguito, en Antón, Cocle.   Solicitándome mi asesoría como Consultor Ambiental, ya que el Municipio les había comunicado que iban a trasladar el Vertedero de Basura de Río Hato a una Finca propiedad del MEDUCA, que está a un costado de la Vía Panamericana, en la entrada al Jobo y El Jaguito.

Conversando con los afectados me enteré que la Finca propiedad del Colegio Salomón Ponce Aguilera, había sido “traspasada” al Municipio de Antón por el Ministro Alberto Vallarino (MEF) a pesar de la oposición de docentes y alumnos de dicho colegio, y según dicen, de la propia ministra Molinar. Este terreno de 15 hectáreas lo compró el MEDUCA en 1974 por 14 mil balboas, y lo pago con fondos del Seguro Educativo. (Terrenos de El Jobo son del MEDUCA Elena Valdez. EPASA. Julio/2010). Dicha Finca, que limita con la Vía Panamericana, tiene ahora un enorme valor y los lugareños piensan que todo esto es trama para que alguien se apropie del terreno, ya que ahora el Municipio puede vender esta propiedad.

Es un hecho que el actual vertedero de basura en Río Hato es funcional, pero el problema es que está muy cerca de complejos hoteleros, cuyos dueños están tras el cierre de este, y por lo que es obvio, tras el traslado a la Finca de El Jobo, a más de 20 km… Curiosamente, el Vertedero de Río Hato, está saturado por la basura que generan los Hoteles y Resorts del área, como Decameron, Playa Blanca y Buenaventura y no por la de la población local, que no llega ni al 10% del volumen.

La Ley 41 del Medio Ambiente y el Decreto 123, que regula los Estudios de Impacto Ambiental es clara al detallar que este tipo de Proyectos necesitan de un Estudio Ambiental previo Categoría 3. Al parecer este estudio obligatorio no existe y tampoco se han consultado a las comunidades afectadas. Por la posición de la Finca donde se haría el vertedero, no existe duda que todas las aguas subterráneas de la región quedarían contaminadas. Esto es grave debido a que las comunidades y fincas cercanas utilizan pozos profundos para obtener el agua potable. Es inexplicable como el MINSA ha dado un permiso para instalar este vertedero en este sitio. Además, seria un aspecto paisajístico, oloroso y turístico muy impresionante un vertedero a orillas de la Vía Panamericana.

Los ciudadanos de El Jobo y El Jaguito, y alumnos del colegio están ya trabajando con organizaciones ambientalistas para interponer una demanda en base a la media docena de leyes de salud y medio ambiente que viola este Proyecto. Aunque no descartan las acciones directas como el cierre de la Vía Panamericana, como lo hicieron hace algunos meses por esta misma causa.

Una solución justa y ambiental sería que el MINSA/ANAM obligara a cada una de las empresas hoteleras a tener su propio incinerador y centro de reciclaje de desperdicios. Así no tendrán que ir a tirar su “basura turística” a las poblaciones rurales lejanas.

<>Artículo publicado el  18  de diciembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Muerte en el trabajo y la muerte obrera

*

La opinión del Doctor…

Francisco Díaz Mérida 

Este artículo retoma dos libros denominados respectivamente “Muerte en el Trabajo” y la “Muerte Obrera”, publicados por la Editorial Siglo XXI en 1983 y por la Editorial Nueva Imagen en 1981 respectivamente.   Las cifras registradas oficialmente por muerte en el trabajo o la muerte obrera asciende en el periodo 1999-2009 a 466 casos; según métodos estadísticos de la OIT y estimaciones del BID estos datos están subregistrados.Para el año 2001, la CSS reportó 51 casos de muerte por accidente de trabajo para una tasa de 7.5/100,000 trabajadores y la OIT estima que ocurrieron 149 defunciones para una tasa de fatalidad de 14.9/100,000 trabajadores.

 

Por otro lado el BID estima que en el sector formal se registran cerca del 50% de los accidentes mortales ocurridos y otro 50% no se registra como tal; es decir la CSS estaría registrando solo el 50% del total de accidentes mortales que ocurren cada año, que en realidad sería de 102 defunciones (Tasa de 16.0).   A su vez el BID señala que en el sector informal, la mortalidad por accidente de trabajo, sería más del 50% de lo ocurrido en el sector formal. La muerte por accidentes de trabajo en el sector informal serían alrededor de 153 casos para una tasa de 38.8 fatalidades por 100,000 trabajadores informales; es decir la tasa de mortalidad de los trabajadores formales e informales por accidentes de trabajo sería de 25.8 por 100,000 trabajadores que casi doblaría la indicada por la OIT.

En el terreno de las enfermedades profesionales la CSS no ha registrado hasta la fecha muertes por estas causas en ningún año desde que los Riesgos profesionales se incorporaron al Seguro Social, no obstante el documento OIT SAFEWORK 2005 deja claramente sentado que para el año 2001, en Panamá, hubo 555 defunciones por enfermedades profesionales (159 fueron por productos químicos); es decir por cada muerte por accidente de trabajo ocurren 3 por enfermedades profesionales. Cerca del 55% de estas defunciones ocurren en el sector formal y 45% en el sector informal.

Si analizamos la mortalidad por ocupación (según datos de la Contraloría General) para el 2008 fallecieron 2884 personas en edad activa (15-64) y por ocupación, lo que representa el 19% del total de defunciones; sin embargo 16.6% de ellos fallecieron por Cáncer, el 19.6% enfermedades cardiovasculares, el 33.8% por accidentes y violencias y el 9.4% por enfermedades infecciosas.

No sabemos, por desidia de las autoridades, hasta dónde el trabajo se ubica como la causa más importantes en estas defunciones pero el dato internacional que el riesgo atribuible al trabajo puede oscilar entre el 12-30% de los casos, debe llamar a la reflexión a las autoridades de la CSS, MITRADEL y MINSA, a los empleadores, organizaciones de los trabajadores y al personal sanitario sobre la necesidad de generar un Plan Nacional de Salud y Seguridad Ocupacional.

*

<>Este articulo se publicó el 29 de octubre de 2010  en el diario El Panamá América,  a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/diaz-merida-francisco/

Proyecto Familias Legalmente Unidas – 516 parejas de Veraguas legalizan su vida matrimonial

Coordinada por el Ministerio de la Presidencia a través de Participación Ciudadana, se realiza  boda  civil  colectiva.

El reportaje de…


JENNIE  GONZALEZ

En un acto que busca fortalecerá a la familia panameña, unas 516 parejas veragüenses decidieron legalizar su vida matrimonial, en una boda civil colectiva que contó con la participación del ministro de la Presidencia, Jimmy Papadimitriu.

Este evento reunió a la mayor cantidad de matrimonios civiles colectivos que se ha realizado en nuestro país, y fue coordinado por el Programa de Participación Ciudadana del Ministerio de la Presidencia, como parte del proyecto “Familia legalmente Unidas”, que tiene como finalidad  la unión conyugal para así brindar una mayor seguridad jurídica a la familia panameña.

El “Proyecto Familias Legalmente Unidas” le ofreció a parejas de la provincia de Veraguas la oportunidad de legalizar su unión y celebrar su matrimonio -sin gasto alguno- brindando el servicio de tramitación de documentos, a través de una red de servicios conformada por más de 13 instituciones gubernamentales.

El evento también es coordinado por con la Gobernación de Veraguas, Alcaldía del distrito de  Santiago, el Ministerio de Salud (MINSA), Caja de Seguro Social (CSS), Ministerio de Trabajo (MITRADEL), Ministerio de Desarrollo Social (MIDES) el Centro Regional Universitario de Veraguas, Órgano Judicial, Notaría de Veraguas, Registro Civil y juntas comunales de los 12 corregimientos del distrito de Santiago.

¡ VAMOS BIEN !

GOBIERNO NACIONAL

¡ JUNTOS HACIENDO UN MEJOR PANAMÁ !

<>  Reportaje publicado el 16 de octubre de 2010 a las 23:21 en Facebook por la autora, a quien damos todo el crédito que le corresponde.

A ponerle el cascabel al gato

La opinión de…

Querube del Carmen Henríquez

Actualmente en mi Panamá hay varios gatos sueltos que necesitan de cascabel.   Entre esos gatos están aquellos conductores de transporte selectivo que colaboran en las fechorías de los delincuentes, ya sea facilitándoles la huida de la escena del crimen o transportando “el cuerpo del delito” (drogas, armas o hasta cadáveres).

Considero que en el caso anterior urge la tipificación de la acción como delito y se debe castigar a aquel que utiliza un vehículo que debe destinarse a una labor de carácter social, como lo es el transporte, para –por el contrario– facilitar la comisión e impunidad de un delito.    Se debe aplicar la máxima sanción al conductor del vehículo que es capturado y procesado, pero también se debe imponer una sanción de tipo solidaria (aunque sea más leve) para el propietario, para que sea más cuidadoso a la hora de “alquilar” o “prestar” su vehículo o al contratar a un “palanca”.

Creo que el pueblo panameño agradecería una iniciativa parlamentaria en este sentido, cansados como estamos de ver cómo cada vez es más frecuente que un taxi sea el vehículo empleado para transportar a los delincuentes, y desde donde se “abre fuego” hacia un grupo de personas o bien, para huir después de “matar el caso”.

El otorgamiento y uso de un cupo de taxi debe ir en franca proporción con el respeto a las normas de convivencia social y no en detrimento de la sociedad, y a quien no acate estas normas, además, se le debe suspender el cupo y dárselo a quien sí esté dispuesto a servir a la comunidad.

Otros de los gatos a los que urge ponerle el cascabel son aquellos dueños de comercios que, en franca burla del sistema de salud y de la seguridad social, atentan contra la vida de los panameños que se ven en la obligación de frecuentar restaurantes populares, fondas o “cuara y cuara”, donde se despachan comestibles de dudosa procedencia.

A la faz panameña se dio a conocer en días pasados la putrefacta realidad de muchos de estos comercios, en los que predominaba la falta de higiene, la podredumbre, los malos olores y hasta los animales muertos, en alegre comunión con las legumbres, sin dejar de lado, la actitud poco amable de los propietarios, que incluso trataron de entorpecer la labor de los funcionarios de salud y de los medios de comunicación que daban cobertura a la “cochina” realidad.

Observé a un diputado patrio manifestando, ante los medios televisivos, que se pretendía legislar en los próximos días a fin de otorgar mayores facultades al Ministerio de Salud, como la potestad de cerrar definitivamente los locales infractores. No obstante, soy de la opinión que lo transmitido a través de los medios televisivos francamente merece un análisis exhaustivo y la adopción de medidas más rigurosas, ya que no solo se trata del incumplimiento de normas o criterios de salubridad, sino que se está exponiendo a los panameños al contagio de enfermedades y/o epidemias.

En este sentido, contamos en el Código Penal con una norma, el artículo 305 (Gaceta Oficial No. 26519) que indica que “la persona que ofrezca en venta… alimentos… o cualquier otra sustancia destinada al consumo humano… a sabiendas de su carácter nocivo… será sancionada con prisión de tres a seis años”.

Vemos, pues, que la conducta está regulada por nuestro ordenamiento penal, ya que ofrecer esta clase de productos a todas luces nocivos pudiera dar lugar a disponer, como parte de la sanción administrativa, que a quien resulte reincidente en este tipo de situaciones se le ordene, además del cierre del definitivo de su local, una investigación a cargo de las autoridades del Ministerio Público, por el delito en mención.

Hay tantos gatos al garete en mi Panamá que, aunque maúllen de dolor, hay que pisarles de una vez por todas la cola y ponerles el cascabel.

<> Este artículo se publicó el 2  de octubre  de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos,   lo mismo que a la autora,  todo el crédito que les corresponde.

*

Programa “Promesa Continúa 2010” está en Panamá -Misión humanitaria viaja en barco hospital Iwo Jima-

Reportaje de la colaboradora y activista política…

Jennie Gonzalez–  –

Más de 4 mil pacientes bocatoreños han sido atendidos -hasta la fecha- como parte del programa “Promesa Continúa 2010” que desarrolla el gobierno de los Estados Unidos, en conjunto con el Ministerio de Salud de Panamá, con la visita del barco hospital Iwo Jima, anclado en las costas de Chiriquí Grande.

La embarcación que fue visitada por el presidente Ricardo Martinelli y la embajadora estadounidense Phyllis Powers, ofreciendo la bienvenida a este grupo humanitario.

El vicepresidente Juan Carlos Varela y el ministro de Salud, Franklin Vergara, también estuvieron en el acto de recibimiento –ofrecido este lunes 4 de octubre- a la misión de asistencia humanitaria que brinda cuidados médicos básicos, medicina preventiva y servicios de educación dental y de salud, además de servicio comunitario e ingeniería en las áreas de Chiriquí Grande y Rambala, en Bocas del Toro.

El recorrido incluyó una visita a la escuela de Punta Peña, en Rambala, el principal punto de atención de esta misión, sitio donde el presidente Martinelli manifestó que el Gobierno seguirá trabajando para mejorar la calidad de vida de los más necesitados, ya que no sólo se les brindará asistencia médica, sino que se harán reparaciones en infraestructura de caminos, se instalarán sistemas de tanque séptico, rehabilitarán parques, entre otras obras sociales.

El Presidente estacó que este programa “Promesa Continúa 2010”, que está en nuestro país del 27 de septiembre al 7 de octubre, es otro ejemplo de la amistad y cooperación existente entre los gobiernos de Panamá y los Estados Unidos.

xx

También agradeció la ayuda que presta el gobierno norteamericano con estos servicios y obras sociales en áreas apartadas de Bocas del Toro.

Por su parte, la embajadora de EEUU, Phyllis Powers dijo que su gobierno seguirá desarrollando este tipo de programas de cooperación con el Gobierno de Panamá, donde la ayuda -tanto médica como de asistencia social- llega a comunidades como Palma Real y Ciliko Creek, Comarca Ngobe Buglé, y Punta Peña y Malic, Bocas del Toro.

El ministro de Salud, Franklin Vergara, destacó que simultáneamente y en conjunto con este programa el MINSA realiza una Jornada de Atención Primaria Ambulatoria como apoyo a esta misión. Informó además que se han atendido hasta la fecha más de 4 mil pacientes.

“Promesa Continúa 2010” lo conforman más de mil 500 militares y voluntarios que -además de prestar atención médica y social en la provincia de Bocas del Toro- brindan su apoyo dentro del barco hospital USS Iwo Jima.

Además de personal médico militar y profesional, cinco organizaciones no- gubernamentales están apoyando esta misión con asistencia médica, veterinaria y servicios comunitarios.

Este programa incluye personal médico de Holanda, Canadá, Alemania, Paraguay, Francia, Chile, Guatemala, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Colombia, Guyana y Surinam.

Finalmente, junto a medios de comunicación se realizó un recorrido por el barco hospital Iwo Jima que está equipado con todos los requerimientos para brindar atención médica como: salones de cirugías, laboratorios, rayos X, dentistas, entre otros.

GOBIERNO NACIONAL

¡ JUNTOS HACIENDO UN MEJOR PANAMÁ !

<> Reportaje publicado el Lunes, 04 de octubre de 2010 a las 18:22 en Facebook por la autora a quien damos todo el crédito que le corresponde.

Prevención del cáncer de mama y próstata es responsabilidad de todos – Inicia mes de la prevención del cáncer-

Reportaje enviado  por la colaboradora y activista política…

Jennie  Gonzalez

Un llamado a la prevención y a la responsabilidad de cuidar la salud y la importancia de realizarse los exámenes a tiempo, hizo la pareja presidencial Ricardo Martinelli y Marta Linares de Martinelli  en el evento de inicio de la Campaña de la Cinta Rosada y Azul, que busca disminuir los casos de cáncer de mama y próstata en el país.

El presidente Martinelli consideró que este tipo de campaña debiera desarrollarse todo el año con el fin de mantener el mensaje de prevención de forma permanente, y agregó que el Estado dará recursos para apoyar esta iniciativa que ha logrado que disminuyan los casos de cáncer.

Reiteró el llamado para que más médicos se especialicen en la rama de la oncología, y en este sentido pidió a las autoridades del Ministerio de Salud que presente ante la Asamblea Nacional un proyecto de ley que incentive ésta iniciativa. Actualmente sólo existen 27 especialistas y con la creación de nuevos hospitales se necesitará  más profesionales en esta área de la salud, resaltó el Presidente.

Por su parte, la Primera Dama informó que para este año la campaña tendrá la nueva modalidad de una clínica móvil que recorrerá el país -iniciando el 4 de octubre, en Pacora- para realizar los exámenes.

La actividad fue propicia para que el director del Hospital Oncológico, Anibal Villarreal, anunciara la  entrega -al ministro de Salud, Franklin Vergara- del proyecto y diseño para el nuevo Hospital Oncológico. Además anunció la compra de un tercer acelerador lineal y la disponibilidad de recursos para dar mantenimiento y reparar los existentes.

En tanto, el Ministro de Salud informó que se están licitando los 2 mamógrafos para instalarlos en provincias centrales.

De acuerdo a registros oficiales, el año pasado fueron detectados 445 casos de cáncer de mama y 295 de próstata. De esa cantidad, murieron 64 mujeres y 16 hombres.

En el evento también se hizo un reconocimiento a la señora Irma de Fábrega, sobreviviente de cáncer, al igual que a la señora Omaira Sánchez y Benito Fisher quienes también lograron vencer esta enfermedad.

GOBIERNO NACIONAL

¡ JUNTOS HACIENDO UN MEJOR PANAMÁ !

Sector Salud, 69 y 41 años después

La opinión del Doctor…

César Quintero Sánchez

La verdad es que el título llama la atención y esta es la razón del mismo: Hace 69 años fue creada la Caja de Seguro Social para atender la seguridad económica del trabajador y su familia, durante su enfermedad, su invalidez y su muerte.

Hace 41 años se constituye e individualiza finalmente el Ministerio de Salud, después de 66 años de ser un Estado soberano, en la intención de dirigir sus esfuerzos hacia los Programas de Salud y atender de manera integrada las necesidades y demandas sanitarias de todos los panameños.

Han pasado décadas durante las cuales los recursos que se destinaban a la Provisión de Servicios a las Personas y al Medio Ambiente eran considerados gastos no prioritarios y no una inversión indispensable para el crecimiento y desarrollo de este país.

Lamentablemente hasta hoy, el gasto que demanda la atención del 80% de la población, ha ido recayendo de manera creciente en la Caja de Seguro Social, como manera discreta de todos los gobiernos de turno para eludir su responsabilidad constitucional.

Por los puestos máximos del MINSA y la CSS, han pasado desde personas que no se habían graduado ni de secundaria, hasta supradoctorados en todas las áreas del saber humano y superespecialistas en la más moderna y costosa medicina clínica y quirúrgica.

Siempre acompañándoles, ha estado un importante grupo de salubristas capacitados en las más imprescindibles disciplinas y herramientas de la gerencia sanitaria.

El problema ha residido en que en la mayoría de las ocasiones, estos personajes no han tenido la voluntad, el valor, la independencia económica o la madurez conceptual suficiente para decirles a sus jefes cuál era la senda o el camino recomendado a recorrer. Y en ocasiones si lo hicieron, fueron sustituidos por genuflexos.

Se proyectan invertir 1000 millones en el Sector Salud en los próximos 4 años. Todos deberemos estar interesados en coadyuvar para que la Oferta o Estructura del nuevo Sistema de Provisión de Servicios sea adecuado a las necesidades pertinentes de nuestras poblaciones, en la intención que realice los procesos con óptima calidad y calidez, para obtener los productos esperados y lograr finalmente el impacto que nos lleve a mejorar la calidad de vida y la salud de todos los residentes en el país.

Ojalá y los dignatarios se dejen asesorar por quienes a pesar de no ser parte de su círculo amical o partidario, siempre han tenido al bien común como prioridad.

Estamos en el inicio de una nueva gestión administrativa del gobierno, tan solo han transcurrido 13 meses de un total de 60, y lo único que escuchamos en los medios de comunicación, es la referencia increíble de quienes podrían ser los próximos candidatos a Presidente de la República, alcaldes o diputados.

Faltan 4 años de gobierno, tratemos de hacer algo por el país, dejemos las cuestiones electorales para el 2013.

<>Artículo publicado el 11 de septiembre de 2010 en el diario El Panamá América a quienes damos,   lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde.