Panamá como centro internacional de servicios (II)

Panamá como centro internacional de servicios (II)

Dr. Enrique de Alba – Abogado

¿Cómo afectará a nuestra Marina Mercante que su sistema territorial de impuesto se modifique, así como su régimen societario (Ley 32 de 1927), que hoy en día es la primera marina mercante del mundo?

Lo que busca un naviero en un Registro de Marina Mercante es limitar su responsabilidad frente a terceros y abaratar los costos de administrar el barco para beneficiarse de la explotación del mismo, de tal manera que minimice el pago de impuestos sobre las divisas obtenidas de dicha explotación. Este papel lo cumple de una manera eficiente y práctica, nuestra marina mercante por medio de instrumentos como la sociedad anónima y el sistema territorial de impuestos que impera en Panamá, actividad ésta reconocida y regulada por la Organización Marítima Internacional (OMI).

En la compra y venta de las naves, así como su financiamiento, el hecho de contar con un vehículo tan práctico como lo es la sociedad panameña, facilita este tipo de operaciones mercantiles, ya que los ingresos de sociedades anónimas panameñas derivadas del tráfico marítimo internacional o del comercio de naves mercantes panameñas, no están sujetos a impuestos en Panamá, aún en el caso de que los contratos de transporte marítimo se celebren en este país.

Algunos países están llamados a ser países industrializados, otros orientados a la agricultura y países como el nuestro, a ser proveedores de servicios.

Si nuestros gobernantes actuales y futuros no protegen lo que por naturaleza nos ha tocado, es decir, una única y envidiable posición geográfica, no esperemos en el futuro aspirar a tener una nación soberana y que camine con motor propio y estaremos por el resto de nuestra historia condenados y sujetos como país a las grandes potencias que por su poderío económico quieren a toda costa subyugar al más débil.

Estos nuevos ataques impulsados por los países que forman la OCDE no deben prosperar, ya que Panamá siempre debe estar abierto a negociaciones que se lleven a cabo en igualdad de condiciones legales, ya que todo Estado que se considere soberano, tiene derecho a buscar su propia prosperidad e identidad económica.

Un gobierno sumiso ante las presiones de los países poderosos está sujeto a cometer los errores ya superados del pasado.

La República de Panamá, por medio de sus gobernantes, debe hacerle frente a los injustos ataques a la que está siendo sometida por parte de la OCDE, y no ceder ante dichas violaciones al derecho internacional público. Por lo tanto, Panamá debe decir:

-No a ser llamado paraíso fiscal.

-No a ser incluido en listas negras.

-No a los tratados de intercambio de información fiscal

-No al sistema universal de impuestos

-No a la eliminación de las acciones al portador en sus sociedades anónimas; y

-No a las injustas presiones de organizaciones como la OCDE.

<>

Publicado el 16 de junio de 2009 en el diario El Panamá América

Anuncios

Panamá, centro internacional de servicios (I)

Panamá, centro internacional de servicios (I)

Dr. Enrique de Alba – Abogado
*

El primer tránsito que se hace por el Canal de Panamá se llevó a cabo en 1914 al abrir el Canal paso entre ambos océanos, Atlántico y Pacífico.

El Registro de Marina Mercante de Panamá puede ubicar sus inicios hacia el año 1917, cuando mediante la Ley 63, armadores hicieron uso de este servicio que Panamá empezó a brindar a la comunidad internacional y que en 1925, mediante la Ley 8 formaliza lo que hoy día se conoce como el Registro Internacional de Marina Mercante.

La Ley de Sociedades Anónimas No. 32 del 26 de febrero de 1927 es un instrumento mediante el cual Panamá brinda a la comunidad internacional un vehículo para desarrollar actividades propias del comercio.

Panamá es miembro fundador de la Liga de las Naciones que llevó a la creación de las Naciones Unidas en 1945, así como miembro de organizaciones internacionales que se preocupan por el bienestar y desarrollo de las economías del mundo, como la Organización Mundial del Comercio (OMC). Posteriormente, con la creación de la Zona Libre de Colón en 1948 y del Centro Bancario en los años 70, Panamá se consagra como el primer país que brinda a la comunidad internacional toda una gama de servicios para facilitar con esto el comercio internacional.

Aunado a esto, Panamá hoy en día es un hub de comunicaciones por medio de su Aeropuerto Internacional donde convergen un sin número de líneas aéreas para facilitar el tráfico entre todos los continentes, específicamente Norte, Sur, Centro América y Europa. Pasan por Panamá también cinco cables submarinos de fibra óptica que despejan toda duda en cuanto a su posición única como hub internacional de servicios y comunicaciones.

En meses recientes, Panamá ha venido sufriendo una serie de críticas por parte de una organización conocida con las siglas OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico), de la cual Panamá no es miembro.

Nuestro sistema fiscal es de tipo territorial y rige desde que por medio de la Ley 2 de 1916 Panamá aprobó su Código Penal, Comercial, de Minas, Fiscal, Judicial y Civil.

Lo antes dicho demuestra que desde sus inicios como República, mentes brillantes se preocuparon por el bienestar y desarrollo de los intereses patrios y nunca subestimaron el potencial que como nación independiente tendría Panamá en el desarrollo del comercio mundial.

Estamos hoy en día frente a una crisis financiera originada en los Estados Unidos con la captación de préstamos hipotecarios de vivienda, que en su debido momento se dieron sin una reglamentación adecuada para prevenir la catástrofe financiera a la que todos los países del mundo estamos siendo sometidos y Panamá no es la excepción.

Si tomamos como ejemplo las medidas que están siendo puestas en vigor por la primera potencia del mundo, es decir, los Estados Unidos, y las principales potencias europeas como Inglaterra, Francia, Alemania, así como en el Oriente, Japón y China para proteger sus propios intereses, lo menos que pueden hacer nuestros gobernantes, es tomar las medidas adecuadas para proteger nuestros propios intereses (el sector servicio, que incluye el Canal de Panamá, el Centro Bancario, la Ley de Sociedades Anónimas, el Registro Internacional de Marina Mercante y la Zona Libre de Colón, y que aportan más del 75% al Producto Interno Bruto (PIB) de Panamá).

Entre las últimas medidas que quiere imponer la OCDE a países que contemplan un sistema territorial de impuesto, como Panamá, está la de boicotearnos, poniéndonos en una lista negra para limitar nuestra soberanía y declararnos paraíso fiscal non gratos para el mundo, a no ser que nos sujetemos a sus imposiciones que sólo benefician su bienestar económico.

Mucho se ha hablado recientemente sobre este tópico y lo último de las presiones y ya en este caso hablando de los Estados Unidos, ha sido la de condicionar la aprobación del Tratado de Promoción Comercial (TPC) antes conocido como Tratado de Libre Comercio (TLC), a que Panamá cambie su sistema de impuesto territorial a uno universal, modifique la Ley de Sociedades Anónimas y firme convenios de información fiscal que ellos mismos no cumplen. Estas medidas sólo contribuirán a que Panamá como Estado soberano se someta a la voluntad del más fuerte y no continúe con su justa aspiración como país independiente a desarrollar su propia economía.

<>

Publicado el 11 de junio de 2009 en el diario El Panamá América