¿Este es el verdadero cambio?

.

La opinión de…..

.

Verónica Vásquez Ku

Con mucha decepción, pero con poca sorpresa, nos enteramos de la decisión del honorable señor Presidente de nombrar a dos personas allegadas como honorables magistrados de la Corte Suprema de Justicia.

Luego de mucha especulación acerca de dos “ungidos”, al final solo uno de ellos fue el afortunado. Sin embargo, quien resultó ser el último “ungido” no causó mayor sorpresa, pues en muchos medios ya se comentaba que se trataba de un amigo personal del actual Presidente y allegado al anterior.

Nuestro Presidente, luego de haber prometido en la pasada campaña electoral un verdadero cambio, hizo lo mismo que sus antecesores, nombrar personas de su círculo cercano, que en consecuencia, en el futuro, no tendrán la independencia que su cargo requiere al momento de administrar justicia.

Habiéndose realizado una convocatoria, en la cual 71 candidatos presentaron sus postulaciones para aspirar a la más alta magistratura, se burlan de ellos al nombrar a uno que no se encontraba en esta lista.

Nos hacemos eco del artículo publicado por un estudiante de derecho de II año,  donde manifiesta atinadamente que siendo él solo un estudiante, se había podido percatar de que a la convocatoria habían respondido funcionarios judiciales con más de 20 años de experiencia y con impresionantes hojas de vida, siendo para él y para mí también, muy difícil el comprender los motivos por los cuales no se ha modificado el método de escogimiento de los magistrados de la Corte Suprema, a fin de que los mismos provengan del Órgano Judicial o en su defecto del Ministerio Público; es decir, que sean funcionarios de carrera.

¿Quién mejor para ejercer tan digno cargo que un funcionario judicial que conozca de primera mano el funcionamiento de nuestro sistema?

No es la aspiración de todos los funcionarios judiciales el poder llegar a ejercer tan importante cargo en algún momento de sus carreras? ¿Cuántos magistrados han sido funcionarios de carrera judicial?

Resulta paradójico que en una institución que está llamada a impartir justicia sus más altos representantes no provengan del círculo más cercano del señor Presidente.

Una vez más, nos ha decepcionado a todos los que creímos que con usted vendría un verdadero cambio.

.

<>
Publicado el  25 de diciembre de 2009 en el diario LA PRENSA, a  quien  damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Anuncios