Pobres urbanos, persistente aumento

La opinión del Economista ………

.

José De La Guardia Herrera

En Panamá, según las tres Encuestas sobre Niveles de Vida realizadas, el número de pobres urbanos, persistentemente está aumentando: de 232,000 (1997) a 370,800 (2003) a 378,000 (2008), medido por el consumo, aunque el total de pobres y de pobres rurales ha disminuido.

Incide en el aumento de la pobreza, la inflación, el costo de la Canasta Básica de Alimentos (CBA), la falta de oportunidades socioeconómicas, de empleos, la carencia de una apropiada educación y capacitación, enfermedades e incapacidades físicas-mentales, insuficiencias personales, la corrupción y el entorno socioeconómico (violencia, inseguridad, familias numerosas, carencia de justicia, etc.).

Entre diciembre 2003 y noviembre 2009, la CBA incrementó 40.5%, de B/.189.89 (diciembre 2003) a B/.266.75 (noviembre 2009). En dicho periodo, el Índice de Precio al Consumidor Nacional Urbano incrementó 23.6%, aumentándose el renglón alimentos 42.3%.

Aunque los dos últimos Gobiernos Nacionales han implementado diversas acciones para contrarrestar la inflación, solo se ha restituido parte del poder adquisitivo perdido, situación que empeora diariamente porque los precios seguirán aumentando, incluyendo los de la comida, redistribuyendo regresivamente los ingresos en el país (aumentándose la pobreza).

Los centros urbanos ofrecen relativamente más oportunidades de superación, pero incuban graves y crecientes problemas sociales genéricos que mutan a situaciones delictuosas. El acelerado aumento de población urbana no está acompañado de suficientes oportunidades ocupacionales, ni suficientes infraestructuras o servicios esenciales, propiciando condiciones paupérrimas de vida a muchos.

Erradicar la pobreza (parte es estructural), no es responsabilidad exclusiva del Estado, es compromiso de todos. Se debe continuar combatiendo la pobreza rural-indígena e intentar frenar la urbana, caracterizada por serios conflictos sociales, alteración del orden público, violencia. Ofende a la equidad cristiana ver a miles de panameños zozobrando buscando comida y a miles de pobres urbanos vencidos, deambulando por las urbes, doblegados por enfermedades, hambre, vicios, demencia, desnudez.

Implementemos políticas que cierren la brecha de la pobreza e incorporen a los excluidos a la actividad productiva adecuadamente remunerados, respaldando un proyecto socioeconómico basado en la equidad cristiana. Trabajemos juntos en esa dirección y aniquilemos la pobreza en Panamá.

<>

Publicado el 29 de enero de 2010 el Panamá América Digital. a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Anuncios

Tortuoso programa de jubilaciones

Tortuoso programa de jubilaciones

José de la Guardia Herrera – Economista,  Escritor

Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) registró superávit operativo de B/ 71.7 millones en 2008, apoyado por aporte del Gobierno Nacional de B/ 107.7 millones y la venta de activos por B/ 22.2 millones, aunque el subsistema exclusivamente de beneficios definidos registró déficit operativo de B/ 34.0 millones. Los pronósticos para este subsistema son desfavorables, aún sin haber considerado la disminución del crecimiento económico que se registrará a partir de 2009, lo cual le afectará.

El subsistema perderá parte de sus reservas entre 2013-2017, a pesar de contar con fideicomiso constituido por el Gobierno en el Banco Nacional de Panamá para cubrir los déficit operativos que registre. Los aportes a través del Fideicomiso proveerán anualmente entre 2007-2009, B/ 75.00 millones; entre 2010-2012, B/ 100.00 millones; y entre 2013-2060, B/ 140.00 millones.

IVM había registrado déficits operativos durante 2002-2007 debido, principalmente, al aumento significativo de las pensiones pagadas y a la caída de los ingresos financieros durante 2002-2004, afectados por la caída global de las tasas de interés. El subsistema está estructuralmente afectado por la transición demográfica y coyunturalmente por cambios en los montos de las jubilaciones máximas pagadas, las jubilaciones anticipadas y la eliminación del requisito de tener que renunciar para acogerse a una jubilación, esto último ha aumentado el número de peticiones de nuevas jubilaciones impresionantemente.

Es imprescindible realizar nuevos cálculos, con supuestos realistas, sobre la situación financiera de IVM y aplicar diversas medidas oportunamente para evitar el desequilibrio financiero del mismo.

Respaldamos la creación de la pensión no contributiva de B/ 100.00 mensual, pagada por el Estado, que es el paso más importante del Seguro Social desde su creación. Esta se justifica por la existencia de casi 40% de pobreza, cuya principal causa es la falta de empleo, lo cual resulta en una proporción de población que no podrá jubilarse. Desde ya se deben registrar los beneficiarios, elaborar una línea base para darle seguimiento, ofrecerles atención en salud en el Ministerio de Salud y bolsas de alimentos gratuitas, hasta que inicie al pago de dichas jubilaciones. Manos a la obra.

Publicado el 29 de mayo de 2009 en el diario El Panama America