¿Condecoración?

La opinión de….

.

Abigail Benzadon Cohen

.

¿Condecoración?

.

He tratado de omitir el disgusto tan grande con el que recibí la noticia en que al Sr. René Luciani se le daba una placa de reconocimiento por su gestión como director de la Caja de Seguro Social (CSS) y, francamente, no puedo.   No poder va ligado a una situación personal, pero más allá de esto, va ligado a nuestras esperanzas de un cambio.   Llevamos poco menos de 100 días de gobierno y es aquí donde se origina un gran conflicto, por no decir una enorme preocupación.

René Luciani ha sido reconocido por nosotros, el pueblo, “a quien nos toca ahora”, por su gestión mediocre, poco responsable y de comprobada negligencia administrativa que le ha costado la vida y la salud a muchos panameños, y concluimos que es ese el reconocimiento que se merece por su labor administrativa al frente de la CSS.   Su trascendencia en negativo no se puede cambiar, querer disfrazarla no concuerda con la realidad, por eso ha sido tan polémico.

Lo desmoralizante de esta historia es ver cómo el ministro de Salud, Franklin Vergara, hace un paréntesis en su agenda para entregar dicho reconocimiento público, que no puedo evitar criticar porque más allá de entregar una condecoración a una persona en un acto limitado en el tiempo, ha dejado una duda en los principios que nuestro representante del gobierno del cambio tiene de lo que debe ser una buena gestión.

Espero que las condecoraciones futuras se dirijan a personas que realmente lo merecen, porque gozan de la distinción a su labor por parte de nosotros, el pueblo.

Trataré de ver este hecho aisladamente, pero es difícil, porque no puede ser posible que mientras el pueblo exige respuestas y soluciones por el dietilene glycol sea un representante de “nuestras esperanzas” quien condecore a un funcionario que ha sido una parte responsable de ese hecho.

Quiero creer en este gobierno, por esto apelo a la voluntad, capacidad y perseverancia de nuestro máximo gobernante, así como a la de todas las personas escogidas por él para representarnos en todos los aspectos, para que en los días que restan, que son muchos, actúen justa y equilibradamente, logrando los objetivos que los hagan ser admirados al finalizar su gestión, ya que no hay mayor reconocimiento que trascender positivamente en el tiempo y en la historia.

.

<>
Publicado el 7 de octubre de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios