Asunto privado

La opinión de…..


MARALICETH MELAMED

En medio de los cambios que sufre el planeta, en contraste con el poco valor que le concedemos al derecho de la vida ¿qué ha logrado que nuestra confianza en el amor de Dios mengüe? Si observamos detenidamente el acontecer mundial y nacional, pareciese que la Humanidad ha caído nuevamente en el paganismo, en donde la adoración por lo irreal, efímero, material y carnal aniquilan la fe, el amor y la esperanza.

La fe por la promesa de Dios, el amor por la humanidad (probado hace siglos a través de la cruz) y la esperanza de su llegada. Basta con sentir el asalto constante en que vivimos: delitos, muerte, drama, dolor, pobreza, cinismo, irrespeto, destrucción de ecosistemas, guerras, libertinaje, incredulidad, corrupción y demás faltas que nos alejan de Dios. Sin embargo, existe una promesa, una luz en este penoso camino y un perdón a nuestras faltas.

Es cierto, la oscuridad de este tiempo fue anunciada, pero también es cierto que Dios nos conoce y no se esconde de nosotros, ni nos niega. Entonces, ¿por qué escondemos nuestra confesión de fe? ¿Por qué no caminar con ella en nuestro actuar diario? Mostrémosle a Dios nuestro agradecimiento, esperanza y respeto: asistiendo a misa, al despertar cada mañana, ayudando al prójimo, orándole, leyendo La Santa Biblia.

¿Por qué hemos convertido nuestra religión en un asunto privado y ocasional? No es correcto que traslademos nuestra fe tan adentro y casi a escondidas, mostrándola solo cuando necesitamos ayuda, cuando sentimos miedo o cuando asistimos al Miércoles de Ceniza o al Domingo de Ramos.

¿Podríamos negar acaso nuestras faltas: orgullo, vanidad, malos pensamientos, mentira, odio, envidia, si no cojeamos de uno, cojeamos de los dos lados, el único bueno y perfecto es Dios. Sentimos tanto amor y apego por este mundo que hemos olvidado el siguiente, al igual que nuestra identidad y dirección y que nuestros actos tienen eco en la Eternidad.

El confesar nuestros pecados válida nuestra fe en el camino, la verdad y la luz de Cristo. Compartamos esa seguridad en familia, en comunidad; empecemos con la penitencia, confesémonos, pidamos ayuda a Dios para regresar a Él. Confiemos en su infinita misericordia, para la cual no hay pecado grande.

<>

Artículo publicado el 10 de Marzo de 2010 en el Diario La Estrella de Panamá a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios

Docente tradicional en tiempos virtuales

La opinión de la Publi Relacionista….
.

MARALICETH  MELAMED
.

Por mucho tiempo el rol del docente en el acto didáctico se ha desarrollado de manera presencial. Es decir, dentro de un entorno físico, rodeado de estudiantes que participan de un modelo de enseñanza – aprendizaje practicado durante siglos. Sin embargo, las nuevas tendencias mundiales en materia de educación han evolucionado.

Ahora bien, la tradición educativa de siglos vs el cambio competitivo de la era ha encontrado su principal barrera en el docente tradicional, la incredibilidad de los estudiantes con este nuevo sistema y la falta de inversión en las nuevas tecnologías.

En el campo de las Relaciones Públicas este nuevo amanecer vislumbra una oportunidad en materia de comunicación y comprensión en nuestro sector.

Profesionales, docentes y estudiantes podemos invertir parte de nuestro tiempo y conocimientos en divulgar esta futura tradición educativa y para eso podríamos usar los mecanismos comunicativos e informativos adecuados, que logren conjugar en sentido significativo la base de este nuevo modelo de enseñanza.

También sería preciso trabajar en la imagen de la educación a nivel nacional, porque la dura crítica que en los últimos años ha caído sobre ella amerita una nueva visión pertinente y justificada de los recursos que se les brinda, del recurso humano (formación del docente) que la compone y la evaluación de la enseñanza que se imparte actualmente.

Renzo Titote (1972) definió la enseñanza como “ el fecundo confluir de dos procesos, el de enseñar y el de aprender ” y 37 años después sigue siendo igual, pero en un entorno diferente.

La oportunidad de divulgar y evaluar lo ya investigado y planificado responde a cambiar nuestra actual forma de enseñar impartiendo contenidos con la supuesta necesidad del acto presencial, cuando a distancia también se puede enseñar a pensar y hacer.

Así es como las Relaciones Públicas miran este nueva tendencia, con fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas, claro está, siempre buscando el bien común y, sobre todo, en este tema de la educación que no busca más que desarrollar a un hombre apto al futuro, a la recepción de mensajes significativos, al pensamiento creativo, a la adaptación de un nueva bandera para el docente con estrategias, métodos, técnicas sin barreras de distancia, tecnologías, credo, y lenguaje.

Un análisis de Relaciones Públicas a través del espíritu de la educación virtual, una tendencia muy real que necesita en nuestro país de autores, forjadores y creadores que participen de la construcción de un escenario integral para todos.

Comuniquemos y motivemos a nuestro estudiantado y profesionales a aportar a doble vía, horizontalmente y sin miedos a perder ese contacto personal afectivo de la escuela tradicional enclaustrada. Ofrezcamos motivación en estas nuevas formas de instrucción combinadas con ese afecto presencial en la enseñanza-aprendizaje que estamos otorgando ahora, a distancia.

.

<>
Publicado el 21  de noviembre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Mala jugada

En la opinión de…

.

MARALICETH MELAMED

.

Mala jugada

.

El canto del gallo anuncia la mañana en los campos de nuestro interior, acentuados por el olor a café, los comentarios de sueños y el ladrido de los perros. Sin embargo, algo ha cambiado en nuestra campiñaâ?¦ las mujeres que antes desgranaban maíz para las gallinas, hoy no se ven en los patios en su faena diaria, porque han sido seducidas por el bullicio permanente y luminoso de un casino de la localidad.

.
El esfuerzo de la quincena, la gratificación del décimo, préstamos, la plata de la comida, de la venta soleada de los números y ahorrosâ?¦ vistos y desaparecidos en un santiamén.

.
Es muy triste observar cómo un grupo significativo de la población está sumido en un vicio estresante y de efímera alegría. Donde usted ve, suerte y solución financiera, ellos ven, un “cliente” , plata segura a corto, mediano y largo plazo. Si para ciertas personas no es nada jugarse B/.1,000 por mano en Black Jack, llenar una máquina buscando un jugoso acumulado, pedir prestado a intereses por hora ¡bien!, les sobra la plata, pero imaginemos lo que cuesta perder lo poco que tenemos. Sería un lujo aquí y en el interior gastar lo ganado en 15 días.

.
Es cierto, nadie los obliga a entrar, pero su presencia en todas partes y estratégicamente cerca de casas de empeños ha contribuido a bajar el nivel de vida de muchos panameños.

.

Esta industria en Panamá obtiene recaudaciones anuales asombrosas. Panamá se ha convertido en el “gloss” de los casinos de Latinoamérica. No obstante, se quejan del posible aumento en la tarifa que rinden al Estado.

.
La situación precisa medidas urgentes a favor del bienestar de la población. El gobierno debe regular estos centros de “entretenimiento” y limitar su “servicio” de 24 horas a los hoteles cinco estrellas.

.

Volvamos a los patios, a nuestra faena. El azar es un pasatiempo caro y de recompensa inmediata solo para atraer al “cliente” a un vicio efervescente. No demos lo que no tenemos, no imaginemos riquezas a expensas de nuestras necesidades. A la larga se está apostando a perdedor y no siempre se sabe perder.

<>

Publicado el 11 de agosto de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

“Siéntese y espere su turno”

“Siéntese y espere su turno”

.

MARALICETH MELAMED

.
Aquella tarde unas 40 personas esperaban en la sala de urgencia del Seguro de la Transístmica y pese al malestar que sufría alcancé a escuchar: “joven, mi papá se siente mal, él tiene un marcapaso y está agitado”, a lo que la joven respondió: “todos se sienten mal señor, siéntese y espere su turno”.

.
Ante la nueva posibilidad de un cambio a manos del nuevo director de la Caja de Seguro Social, Guillermo Sáez-Llorens, se han levantado voces de consejo que exigen una adecuación en el modelo de atención de esta institución.
¿Cómo es posible que recepcionistas, secretarias, enfermeras, doctores? hagan su trabajo mecánicamente, sin sentir, sin comprender, sin siquiera voltear a ver? ¿En dónde está el espíritu de servicio? Muchos asegurados cuentan sus experiencias con la Caja de Seguro Social, las cuales no siempre son agradables.

.
Una sala de urgencia debe comprender el servicio expedito a enfermedades agudas, traumas severos y demás malestares que aquejan a una persona. Detrás de un pupitre nadie puede escanear el grado de dolor físico. Entonces, ¿por qué no personalizar esa atención? No es caridad la que realizan, es un trabajo noble que se dignifica en el paciente. Aunque existen unidades médicas que levantan las esperanzas de los asegurados, un gran porcentaje del recurso humano necesita mejorar la calidad de servicio que está brindando y proyectando, porque enfermarse y atenderse en la CSS representa toda una tragedia.

.
Este gobierno de “cambio” que desde sus inicios ha demostrado “lo que es y cómo debe ser” tiene una excelente oportunidad para cumplir la promesa más esperada y aclamada en las filas de atención de la CSS cada madrugada “una mejor atención”. No quiero perder líneas con las quejas más comunes que atañen a la CSS, pero sí debo hacer hincapié en que se sigue madrugando, porque los llamados no funcionan. De día, en la tarde o en la noche la atención sigue siendo la misma.

La familia panameña que yace en las manos de la CSS continúa esperando la atención que se merece y que no ha recibido en muchos años.

<>

Publicado el 6 de julio de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

Relaciones Públicas y Educación

Relaciones Públicas y Educación
*

MARALICETH MELAMED – Analista de Información y Relaciones Públicas
*

La propuesta de una educación holista para el siglo XXI es comprendida como una pedagogía de amor. Diversos expertos del tema han coincidido en que para mejorar la educación no se debe ver y trabajar como partes, sino como un sistema general de un todo, de modo que facilite la explicación y el comportamiento interrelacionado de la misma. El enfoque de amor universal de la nueva educación holista apremia en toda profesión.

En las Relaciones Públicas no dicta mucho esta necesidad, debido a la génesis de éste trabajo, los públicos (su comprensión, la empatía existente, la imagen?). Sin embargo, cuando se trabaja con comunicación es necesario decir, hacer y ser originalmente una persona, una persona de confianza y atrayente a los públicos (externo – internos). Es entonces donde la comunicación que se utilice a través de los conocimientos teóricos y prácticos de una enseñanza de varios años, y especializaciones, deben y tienen que desprenderse de todo interés propio y ejercerse con pasión en busca del bien común.

De allí que los valores éticos, morales, cívicos, profesionales marcan una diferencia en la formación del profesional. Todo lo que tocamos lo podemos cambiar para bien o para mal y siempre debemos estar consciente de ello.

Es interesante este enfoque holista de la nueva era de la educación, porque supone un conocimiento integral no solo de letras, de aprendizaje, sino de espíritu y de comprensión humanística.

La educación para este siglo debe transformar y motivar los procesos de vida con el prójimo, con quien nos relacionamos continuamente. El amor universal es constante y al igual que señala la premisa: “nunca se deja de aprender” , siempre podemos amar y poner pasión en lo que somos y hacemos. La enseñanza, entonces, no se visualiza como de “puro conocimiento” del “hacer” , sino del ser.

En Relaciones Públicas existe una constante: debe haber una concordancia con lo que se hace, se dice y se piensa. Para las Relaciones Públicas este enfoque señala un camino trazado que ya es conocido, pero muchas veces olvidado por la usurpación tradicional de los que ejercen la profesión actualmente, porque cuando se aprende un oficio y se siente, así mismo se aplica.

Publicado el 17 de junio de 2009 en el diario La Estrella de Panamá

Los ‘caballeros’ de los Diablos Rojos

Los ‘caballeros’ de los Diablos Rojos

*
MARALICETH MELAMED – Analista de Información y Relaciones Públicas

*
Es impresionante la cantidad de veces que he sido testigo de la poca cortesía existente en los buses. Invidentes, adultos mayores, embarazadas, niños, jóvenes extranjeras con mochilas estilo “Campamento Candy” a sus espaldas y monjas, por citar algunos ejemplos, son candidatos a quedarse de pie hasta que se desocupe algún puesto. ¿Cómo es posible que el género que inspira todo tipo de desbordo de caballerosidad es excluido de todo gesto de urbanidad y cortesía dentro de los buses?

El origen de este defecto social es digno de analizar. Algunos sondeos por la red indican que a la mayoría de los hombres les da pena y otros ante una experiencia previa de rechazo no lo han vuelto a intentar. Ahora, los que viajamos en este medio de transporte todos los días también somos testigos de que los pocos que ceden sus puesto milagrosamente reciben un gracias. Dar y recibir es agradable, pero en ciertas circunstancias de entrega intangible es satisfactorio entregar un poco de nosotros y alivianar la desventaja aparente o no de nuestro prójimo.

Las damas esperamos un caballero en trato, buenas maneras y respeto. No creo que sea tan difícil ni que dependa de las condiciones del clima. Ceder el puesto a una dama sin importar las condiciones en las que se encuentre, no sólo nos hace sentir confortadas, sino que nos evidencia la buena educación. No obstante, ante la ausencia de estos fenómenos de cortesía, las “damas de los diablos rojos” hemos tomado el rol muy en serio, luego de reprochar con la mirada la dejadez de los “caballeros” presentes y durmientes, nosotras, cedemos el puesto.

Aparte de resistir los tacones, los empujones, los roces malintencionado, las groserías de conductores y ‘pavos’, los paquetes, bolsas, etc. qué magnífico es ser mujer y hacer lo correcto, no por norma de urbanidad ni por ser buen samaritano, sino porque sencillamente es bueno ayudar.

Como dijera, el famoso escritor francés, Jean De La Bruyere: “la cortesía hace que el hombre parezca exteriormente tal como debiera ser en su interior”.
Publicado el 10 de junio de 2009 en el diario La Estrella de Panamá

Desnudo político

Desnudo político
05-28-2009 | MARALICETH MELAMED – Analista de información y Relaciones Públicas, Escritora..

*
Alguna vez hemos escuchado decir: “lo que pasa en Panamá no pasa en ninguna parte del mundo” ¡Increíble, pero cierto!
Canallada, cinismo, irrespeto, deshonestidad, mezquindad, descaro, indecencia con algunos de estos calificativos la población del país se ha hecho eco de tanta falta de decoro por parte de nuestros diputados. Escudándose en la oscuridad de la noche y respondiendo a sus intereses, aprobaron en segundo debate un artículo transitorio que brindaba más beneficio a una clase que está libre de carencias.
Señores, de por sí la Asamblea Nacional de Diputados no cuenta con una buena imagen, ¡no importa quién cobró antes! Vivimos el presente, un presente con un paso dado a un cambio que la mayoría eligió, no importa en qué lado estemos, es un asunto de valores éticos y morales.
¿Cómo puedo cobrar sin trabajar?, ¿cómo puedo aprobar un pago de millones ante las necesidades que aun persisten en el país? ¡Qué triste es ver justificar algo que está mal por donde se vea! ¿Qué calidad de personas están habitando la Asamblea Nacional de Diputados?, ¿cómo pudieron siquiera insinuar una posible firma para un documento tan vergonzoso para el país?
Es crudo, pero es la realidad, “suelten la teta”. Se perdió hace 24 días por muchas razones, entre ellas el voraz canibalismo, el egoísmo, la deslealtad, la hipocresía, los bochornos, los escándalos, el interés propio, las migajas, la falta de ética, el olvido de los verdaderos pilares de nuestro partido.
Debemos hacer una pausa y terminar dignamente y tratando de ayudar un poco más, espantando a los fantasmas y evitando malas horas. No debemos mostrarnos indiferentes al mundo, ya la gente está cansada de tanto abuso de una clase política que eligen y que suele defraudar en los pequeños detalles que son los más recordados.
Seamos conscientes del grado de honestidad o deshonestidad de nuestros actos. Incluso con la noche de testigo, lejos de la presencia de quien juzgue nuestros actos, nuestras acciones tienen un efecto y un afectado.
El pueblo está sediento de mejores momentos, como los que muchas veces otorgamos, de confianza, sinceridad, disposición, equidad y honestidad por parte de los que han elegido.

Publicado el 28 de mayo de 2009 en el diario la Estrella de Panamá