Panamá La Vieja, 490 años de historia (II)

Panamá La Vieja, 490 años de historia (II)

La opinión de la Periodista y Profesora

.

Lucia Lara M.

.

En 1976 Panamá la Vieja es declarada Conjunto Monumental Histórico por la Ley 91 y el 3 de julio de 2003, La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) lo incluye en la lista Mundial Cultural.

En sus 490 años, Panamá Viejo en la historia de la metrópoli istmeña, entre las ruinas de sus templos y palacios coloniales, cuyos paredones aún desafían la injuria del tiempo y se mantienen erguidos para rememorar las glorias de Castilla, cuyos hijos fueron otrora poseedores de estas tierras, se puede ver todavía el presbiterio de la Iglesia Metropolitana de Tierra Firme donde se celebró el más trascendental convenio de aquellas épocas. En el tiempo que ha transcurrido mucho han sido los aportes que consignan la historia de Panamá Viejo que, en conjunto con la apertura del Canal de Panamá, se mezclan unas series que más que historia es un vestigio que se conexiona estrechamente con todos los acontecimientos al tráfico interoceánico del 15 de agosto de 1914.

La ciudad de Panamá creció rápidamente desde el momento de su establecimiento, manteniendo su posición como el más alto puesto del pacífico, y la primera parada de la ruta de tránsito a través del Istmo. A través de este puerto pasaron todas las grandes producciones de oro y plata de las ricas minas del Perú y de las minas en la provincia de Veraguas, así como los productos de la pesca de perlas en la bahía de Panamá.

Entre muchos de los proyectos para Panamá Viejo se busca devolverle a la plaza su lectura urbana, resaltando sus características originales: amplitud, volumetría de su entorno, dimensiones y paseo perimetral pontificado. El uso propuesto asegura la lectura de la plaza como el espacio urbano más importante en el sitio histórico y la convierte en una herramienta fundamental para la interpretación y trasmisión de los valores culturales del Conjunto Monumental Histórico de Panamá.

Esto hizo posible que se conservarán aquí valiosos restos materiales del pasado colonial y de la época prehispánica, que nos permiten hoy estudiar los orígenes de la capital panameña.

Esta Vieja Ciudad de Panamá, con sus calles empedradas, caserones de maderas y de altos ventanales que conocieron nuestros padres, han quedado atrás en el tiempo y en su lugar se levantan una moderna urbe impulsada por un desarrollo inmobiliario sin precedentes.

El vertiginoso crecimiento de la metrópoli, apuntalado por un vigoroso centro financiero con 87 bancos y activos por más de 29 mil millones de dólares, la influencia turística de visitantes ávidos de conocer; el aumento de la población inmigrante interesada en adquirir residencia permanente en el país; y el incremento de los negocios de bienes raíces, han transformado radicalmente la fisonomía de nuestra ciudad.

Sin embargo, es importante mencionar que la metrópoli con su moderna arquitectura es punto de atracción para los visitantes, también lo es el denominado Casco Viejo de la Ciudad, declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO, el Casco Antiguo de la Ciudad muy visitado por los turistas, se encuentra en un vasto proceso de restauración a fin de devolverle su encanto de antaño, con sus barrios residenciales de estilo francés, sus plazoletas y restaurantes al aire libre.

Quizás sea esa reunión entre lo antiguo y moderno, lo que resulta más atractivo para los turistas, tener la oportunidad de apreciar en sus diferentes facetas la evolución histórica de esta urbe, hasta alcanzar el grado que hoy nos enorgullece a todos los panameños.

<>

Publicado el 15 de agosto de 2009 en el diario el Panamá América Digital, , a quien damos, lo mismo que al autor, todo el credito que le corresponde.

Anuncios

Panamá La Vieja, 490 años de historia

Panamá La Vieja, 490 años de historia
.

por: Lucia Lara M. – Periodista y Profesora
.

Después de siglos y hermosos vaivenes que surcan en la historia de nuestro país, las ruinas de Panamá Viejo se han convertido en un monumento que enriquece la curiosidad de propios y extraños que en el diario vivir, visitan este hermoso monumento que celebra sus 490 años de historia.

Fue un 15 de agosto de 1519 que este poblado por órdenes pronunciadas del rey Carlos V de España, al entonces gobernador del istmo Pedro Arias de Ávila o Pedrarias, culminó la tarea a él encomendada de encontrar un sitio apropiado en el litoral pacífico donde establecer una ciudad que se convirtiera en partida para las expediciones españolas que pretendían la conquista y colonización de los vastos territorios del imperio Inca, ubicados al sur del continente y poseedores de una incalculable riqueza aurífera con el nombre de Panamá, el cual tiene como significado abundancia de peces, árboles y mariposas que existían en el lugar y que procede de unas variedades de lenguas indígenas del Nuevo Mundo.

Otros autores aseguran a su vez que el nombre Panamá es derivado del hecho de haberse fundado la segunda capital de Castilla de Oro en las inmediaciones de un lugar donde crecían grandes árboles que los naturales llamaban Panamá.

Con el enriquecimiento sobre la historia de Panamá La Vieja algunos cronistas de indias aseguran que el nombre Panamá perteneció al caserío de indios pescadores asentados en la rivera del mar del sur.

La Fundación de la Ciudad de Panamá que en un principio estuvo emplazado más alejada del mar, obedeció también a la necesidad de la Corona Española de continuar con el descubrimiento y conquista de nuevos territorios en el interior del istmo, Centro y Sur América. Concluida esta etapa, la ciudad de Panamá se convirtió en un importante punto de enlace para el comercio colonial; se calcula que entre los siglos XVI y XVII por aquí pasó un 60% de toda la plata americana. Las flotas que atravesaban el Atlántico rumbo a Sevilla, volvían con las mercaderías europeas. El puerto de La Tasca unía la ciudad con los puertos del Atlántico (Nombre de Dios y Portobelo) utilizando dos rutas principales: el Camino Real y el Camino de Cruces que utilizaba el Río Chagres.

Cuya ruta se convirtió además poco a poco en punto estratégico político, administrativo y comercial de españoles, que despertó la codicia de una banda de piratas que bajo el mando de Sir Henry Morgan, desvalijaron y destruyeron la cuidad, quedando en ruinas, la Plaza Mayor perdió su configuración. Los edificios que la limitaban perdieron sus muros, la vegetación pobló el espacio abierto y difícilmente se podía entender este espacio, años después, el 21 de enero de 1673, restos de la vieja ciudad se trasladaron a lo que se conoce hoy como el Casco Antiguo, quedando abandonado el sitio de la vieja Panamá durante más de dos siglos.

La propia fundación de distrito de Panamá el 15 de agosto de 1519, firmada por Don Pedro Arias de Ávila (Pedrarias Dávila) fue confirmada por la constitución nacional del 22 de diciembre de 1884, Estado Federal de Panamá, reconfirmada por el código administrativo de 1919 en su capítulo I y II en el articulado N° 13 y declarado por el Consejo Municipal mediante Acuerdo N° 59 del 13 de mayo de 1953.

A medida que el sitio fue intervenido en el siglo XX se ejecutaron diferentes trabajos en la plaza, desde limpiezas generales, hasta la construcción de un parque que aunque poco contribuía a la interpretación del lugar en su contexto devolvió en parte a la plaza su jerarquía.

(II parte continúa mañana).

<>

Publicado el 15 de agosto de 2009 en el diario El Panamá América Digital,  a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.