Opinión

*

La opinión del Pensionado …

Héctor Palacios Cisneros

Como ciudadano de una democracia voy a opinar sobre algunos acontecimiento que están sucediendo en el país.

Pienso que con la pretensión de eliminar el subsidio económico a los Partidos Políticos estaremos retrocediendo a la época en que los dueños de los ingenios azucareros tenían un gran peso en la escogencia de los candidatos a diputados y a la presidencia de la República, cosa que debilitaría grandemente los progresos que en materia electoral se ha logrado a través de los años (no había primarias mucho menos representantes de corregimiento, los alcaldes no eran escogidos por votación popular), además matemáticamente estos fondos serán insuficientes para cubrir el monto de los B/ 50.00 dólares prometido por el Sr. Presidente Martinelli a los jubilados, representados por el Sr. Eladio Fernández.

Al señor Eladio le sugiero que solicite que de las ganancias del Canal salga el dinero para cubrir dicho aumento, tan necesario (la gran mayoría de los jubilados están hasta el cuello por deudas con los bancos y las financieras) y que por ningún motivo solicite que los fondos salgan del Programa de Invalidez, Vejez y Muerte pues estarían matando la gallina de los huevos de oro y después de la quiebra de este programa ¿qué pasaría?

El General Torrijos dijo que los bienes de las áreas revertidas y los fondos del Canal fueran lo más equitativamente repartidos y que mejor manera de repartir estos bienes que ayudar a los jubilados con estos fondos bastante seguros.

Otra cosa que considero perjudicial al futuro de los panameños es querer esterilizar a las mujeres de 18 años, pues a un plazo bastante corto seriamos un país de viejos, pues la salud ha mejorado, los viejos viven más y los matrimonios modernos tratan de tener uno o dos hijos solamente.

No creo que sea una quimera inalcanzable que en el futuro los empresarios destinen un tercio de las ganancias netas anual para que sea repartida en partes iguales entre los trabajadores y los dos tercios restantes se les dé a los accionistas.

En esta forma me parece que se achicaría la brecha entre los que más tienen y los más pobres, pues la propiedad privada es necesaria.

*
<>Artículo publicado el 29 de octubre de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/palacios-c-hector/
Anuncios

Sarigua y la electricidad

La opinión de……

.-

Héctor Palacios

Hace algunos meses leí en el Panamá América, un artículo en que el autor (no recuerdo el nombre) planteaba la utilización de los terrenos del desierto de Sarigua para que por medio de celdas solares se generara electricidad.

El autor hablaba de que con tres hectáreas de paneles solares se generaría toda la electricidad que necesita Panamá de una manera continua y además limpia, en contraste con las plantas que utilizan carbón y derivados del petróleo.

Pienso que quizás utilizando todo el terreno de Sarigua se generaría más electricidad y así se solucionaría el aumento de la demanda de la población. No soy un experto en el tema de la electricidad, pero me parece que se podría interesar a las compañías que utilizan energía solar a que inviertan en este proyecto, que, a mi juicio, es muy interesante. No he escuchado ninguna opinión después de la publicación de este artículo y estoy esperando que personas versadas en este asunto lo comenten. Yo no veo en qué podría perjudicar al país si se genera electricidad por medio del sol, considerando que el cambio climático conspira contra las hidroeléctricas, en todo caso se podría vender el exceso de energía eléctrica a otros países.

Ojalá que los intereses de las compañías de generación térmicas no utilicen su poder económico para torpedear este planteamiento a todas luces beneficioso para el país.

Hace varios años, una compañía japonesa ofreció al gobierno de ese entonces recoger toda la basura de la ciudad de Panamá y San Miguelito en forma totalmente gratuita para procesarla y recobrar los costos y obtener una ganancia justa por este servicio. La propuesta se ventiló en los medios por un corto tiempo y luego desapareció, nunca hubo una explicación por el retiro de esta compañía y quedó en la mente de muchas personas la sospecha de que quizás se le pusieron trabas (coimas) a esta oferta. Hoy no tendríamos el espectáculo de ver cerros de basura por todos lados, cosa que no hubiera sucedido si existiera el interés de procesarla para obtener ganancias, y el gobierno y la población no gastarían ni un real en solucionar este problema para bien de la salud y del bolsillo.

No estaría de más averiguar por medio de los embajadores o los cónsules si todavía existe la posibilidad de que alguna compañía esté interesada en la propuesta original de recoger la basura en forma gratuita y que se le brinde todas facilidades para que este proyecto se realice.

<>

Artículo publicado el 10 de febrero de 2010 en el diario El Panamá América, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Pedro Miguel y Victoriano

.

Pedro Miguel y Victoriano
.
Héctor Palacios C.
.

En la guerra de los Mil Días, Victoriano Lorenzo combatió junto al ejército liberal. Llegó tarde al combate del puente de Calidonia donde las ametralladoras del ejército conservador diezmaron las fuerzas liberales y derrotados, Victoriano se retiró con el armamento que traía, supongo que a las montañas de Capira.   Luego del Armisticio se le ordenó entregar las armas que tenía en la iglesia de San Carlos. Victoriano, borracho, trató de recuperar su armamento por lo que fue arrestado por orden del General liberal Benjamín Herrera, quien lo entregó a las autoridades conservadoras, y éstas lo sometieron a juicio y fue fusilado.

Luego de la invasión estadounidense a Panamá, donde murieron cientos de vidas inocentes (muchas más que las del ejército panameño) un transporte militar norteamericano con soldados fuertemente armados patrullaban la zona invadida y cerca de Chilibre fue atacado con un saldo de un soldado muerto;  se acusó a Pedro Miguel González de ser parte del grupo atacante. Se le buscó por todas partes, pero debido a las circunstancias, éste se refugió en la clandestinidad.

Cuando el Dr. Pérez Balladares era presidente, Pedro Miguel González se entregó a las autoridades y fue sometido a juicio. Los abogados acusadores y defensores actuaron con todas la garantías legales y fue declarado inocente.

A pesar del dictamen de los jueces panameños se le puso precio a su cabeza en total desprecio a las autoridades nacionales. Yo me pregunto, ¿si un país soberano como Panamá sus leyes no son respetadas por una de las grandes potencias mundiales, para qué perdemos el tiempo y el dinero en juicios contra los deseos extranjeros, cuando es mejor preguntarles: ¿Qué veredicto les conviene? No creo que el joven político merezca ser convertido en el nuevo Victoriano Lorenzo panameño. Ojalá que el presidente de EE.UU. no permita este abuso y se respete la democracia y la soberanía panameña.

<>

Publicado el  10 de julio de 2009 en el diario El Panamá América; a quien le damos, al igual que al autor, todo el crédito que les corresponde.