El petróleo de El Quiteño

La opinión del periodista….

ALEXIS   ATENCIO  GUTIÉRREZ

‘ Panamá puede tener petróleo y de existir sería en algunos recodos de los ríos’.

En El Quiteño, un lugar enclaustrado entre montañas al Noreste de David, se abrió un pozo y se sacó un líquido acuoso de color negro, que se transportó hacia la capital vía puerto Pedregal.   Hoy solo queda el pozo sellado, después de ese acontecimiento.

El Quiteño, un regimiento del corregimiento de Las Lomas en la ciudad de David, ubicado a diez minutos de la cabecera de la provincia en automóvil, allá por 1900, según lo cuenta Gustavo Castillo, descendiente de lugareños quien dice que ‘para entonces había más tranquilidad’. Y es que apenas había unas cuantas casas distantes unas de otras.

Castillo amplia su información añadiendo que a inicios del siglo XX llegaron unos hombres que decían ‘buscaban una mina’; como para entonces ya se usaban las carretas, ellos pagaban estas para traer de puerto Pedregal muchas cosas, entre ellas máquinas. Estos hombres decían que venían de Martinica y otros pueblos a trabajar en el lugar .

El relator señala que para 1913 se habían posesionado de las faldas del Cerro Negro, donde existía una quebrada que se conoció como El Vigía. Las carretas, cuenta, se dedicaron a transportar leña, la que servía para hacer mover una caldera, la que a su vez hacia funcionar un barreno que perforaba la tierra.

La historia advierte que el jefe general de la mina era Míster Johnson, al que atendía la caldera le decían ‘el fogonero’, Míster Pier, de quien quedaron varios hijos por estos lares. El señor Aurelio Diez era el jefe de todos los carreteros y José Diez era el segundo.

Las carretas llevaban a puerto Pedregal el producto que acomodaban en barriles. Era una masa negra que le denominaron petróleo.   La llegada del primer auto a Chiriquí ocurrió en 1914, era propiedad de Míster Johnson y lo trajeron del puerto en carreta.

Este pozo fue sellado y allí quedan las huellas y es de fácil comprobación.

¿De verdad era petróleo? ¿De qué tipo de líquido negro parecido a este pudo tratarse que le interesase a los extranjeros para venir al lugar?   ¿Cómo supieron de la existencia de la mina y del lugar?

Hoy El Quiteño es un pueblo próspero, ha crecido de caserío a un lugar de unas 1500 personas según lugareños, con escuela primaria, centro funerario, carretera de asfalto, subcentro de salud y con enormes perspectivas para mejorar sus condiciones sociales y habitacionales.

El día de mañana, puede convertirse en un lugar como en los tiempos de la California norteamericana, cuando se encontró oro en cantidades industriales.

La historia es grata, siempre hay quien le ponga empeño a las cosas y ayer como hoy vendrán gobiernos dispuestos a hacer las cosas bien, a investigar, a producir, a buscar fuentes alternas de energía, sin hacer daño a la madre naturaleza, a tratar de aminorar el costo de la canasta básica.

Será entonces que ese día se investigue si de verdad ese pozo de El Quiteño existe y si este tenía petróleo o eran cuentos de los ancianos o solo fue parte de una leyenda misteriosa que contaban los más viejos a sus hijos, sobrinos o nietos para hacer placentero el momento a la hora de dormir.

Le tocará al gobierno de Ricardo Martinelli realizar los estudios y buscar en sus investigaciones esas fuentes alternas de energía y, de encontrarla, beneficiar en todas las formas al lugar que les facilitó las cosas. Importante será no llegar con la arrogancia de los ricos imponiendo y haciendo sufrir a los más pobres. ¡He dicho!

<>

Este artículo fue publicado el  27 de julio de 2010  en el diario La Estrella de Panamá,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

El sueño: ¡Un ferrocarril eléctrico!

La opinión del periodista……….

.

ALEXIS  ATENCIO  G.

La provincia de Chiriquí tiene varias hidroeléctricas, se construyen más de 30 según la información.   Tenemos la energía hidráulica y vamos a tener más. La instalación de un ferrocarril transístmico y eléctrico entre Bocas del Toro y Chiriquí aminoraría las distancias, bajaría los costos de transporte a la empresa privada y el pueblo también lo usaría para su traslado de un punto al otro a un precio relativamente bajo.

Todo en la vida tiene un propósito, y las cosas no suceden en vano. El capitalismo ha inundado de vehículos las ciudades de este país desde tamaños y formas diferentes y, el pueblo paga los precios más altos por su transporte terrestre. El precio del combustible está por las nubes.

Los Países Bajos en Europa tienen su ferrocarril y en el Sur del continente americano también existe este medio de locomoción. En nuestro país, las provincias de Colón y Panamá lo mantienen. Chiriquí con la infraestructura y facilidades adolece de él.

Cuando murió Ramón Darío Tello no pude ir a su sepelio. Había sido el presidente del Comité Provincial Pro construcción del Ferrocarril Eléctrico en Chiriquí. De eso han pasado más de 10 años.

Hoy, vuelven a mi memoria las luchas que libramos en distintos sectores del occidente chiricano, por lograr que este medio de transporte conocido como Ferrocarril Nacional de Chiriquí mantuviera presencia en esta provincia.

Tello, viejo obrero del Ferry chiricano, jubilado ya, gozaba de prestigio por su incansable lucha en beneficio del tren que transportaba desde el distrito de Barú hasta La Concepción, distrito de Bugaba.

En mi caso, estudiaba periodismo en el Centro Regional Universitario de David y de verdad que era un guerrero y defensor del proletariado de entonces. Buscaba, visualizaba, que en esta provincia algún día contaríamos con un ferrocarril eléctrico.

Entre Tello, un hombre de color de unos cinco pies y 6 pulgadas, y la directiva del comité en mención del cual era quien suscribe su vicepresidente, recorrimos las fincas de Jacú, Corozo, Progreso y más de cinco o seis fincas más concienciando a las masas desprotegidas de entonces.

Se hizo un Congreso Provincial en la Casa de la Cultura en David y se trajo al Ingeniero Alfredo Sabonge de la capital vinculado al Ferrocarril transístmico de Panamá-Colón.

Se logró poco, pero el sueño quedó. Tello se fue a una mejor vida y la mayoría de los miembros del ferrocarril chiricano se jubilaron.

Hoy, que el nuevo presidente de la República, Ricardo Martinelli, habla de la construcción de un metro para solucionar el caos vehicular de la capital del país renace la idea de un ferrocarril eléctrico, que entre Tello, el comité y este servidor dejamos plasmada en el tiempo.

Que la sapiencia del nuevo gobierno en esas ideas de desarrollo en beneficio de las masas traiga e impulse la construcción de un ferrocarril eléctrico entre las provincias de Bocas del Toro y Chiriquí, para posterior explotar el atlántico desde Bocas hasta Colón vía férrea. En otra ocasión la continuamos..

<>

Publicado el 30 de enero en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

De las promesas a la acción

La opinión del periodista…..

ALEXIS ATENCIO G.

Hace diez años, la carretera que va de Divisa hacia Chitré apenas mostraba signos de deterioro. Transcurrida la década última, parece que han pasado miles de tanques de guerra, porque no hay metro que no esté afectado.

Siempre he admirado a la provincia de Herrera, por su particularidad en su idiosincrasia y en lo pintoresca que presenta la imagen de la región.   Pero hoy que ha crecido más, da tristeza que pasado un gobierno que se jactó de hacer mucho por las carreteras del país, esta vía no haya sido tocada, convirtiéndose en motivo de preocupación.

¿Dónde estuvo la mira del pasado titular del MOP?  ¿Dónde la del presidente de entonces?, que como jefe del Ejecutivo debió planificar las obras en la infraestructura de carreteras y que a esta región no le haya tocado nada preocupa mucho más. No quiero centrarme en este caso, los herreranos son lo bastante aptos para defenderse. Pero me preocupa que, transcurridos seis meses desde que este gobierno tomó posesión, la situación de la Panamericana sea peor que la de los herreranos. Para una vía internacional, esto deprime a cualquier turista.

Hace poco recorrí de David hasta Antón y es lógico, hay trechos largos donde da gusto recorrer la vía, muchos tramos de la misma han sido levantados y construidos nuevamente, pero en lo que va desde El Roble a Antón hay signos de deterioro significativo.

Los ingenieros deben sentirse preocupados y el Colegio de Ingenieros mucho más. Pero aquí influye la política de Estado, la supervisión a la hora de la entrega de la obra. Esto debe ser motivo de un Consejo General de Estado. El accionar del nuevo gobierno debe fijar metas concretas hacia agilizar los planes y programas vinculados a la reparación inmediata de la Panamericana y que todo aquel que hizo mal las cosas, por el juegavivo , que la justicia se encargue.

Adicional, la estación seca inició hace más de un mes. Las obras que se aprueben para beneficio de la red vial nacional deben adquirir relevancia de Estado, como si peligrara la seguridad del país. Es nuestra imagen nacional con proyección internacional.

Finalmente, con la llegada de enero y febrero vienen las fiestas de cuanto santo patrono exista, carnavales, ferias y me preocupa que aunado a esto, el gobierno no avance estratégicamente para mejorar la red vial nacional, específicamente la Carretera Panamericana. ¡Es un problema que tienen que solucionar!

<>

Publicado el  18  de enero de 2010   en el Diario La Estrella de Panamá , a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

<>

La carretera del olvido

La opinión de….
.
ALEXIS ATENCIO G.
.

La carretera del olvido

.

Los gobiernos en su afán de hacer algo que quede en la mente de los contribuyentes comienzan prometiendo y hacen un saco de promesas, de las que sacan las necesarias y las ejecutan para que sirvan de apoyo a la imagen gubernamental.

En el gobierno de Martín Torrijos se prometió la nueva carretera, autopista del olvido, hacia Dolega y que unida a la carretera existente bajaría el congestionamiento vehicular, pero terminó ese contrastado gobierno y no cumplió con dicha construcción. Esta ampliación viene prometiéndose de más atrás.

Han pasado los cien días del nuevo gobierno y seguimos esperando los moradores de Algarrobos, Dolega y Boquete que se construya esa vía, que servirá de desalojo de lo atiborrado del tránsito hacia y desde esos sectores.

Con la construcción de una hidroeléctrica en Dolega, el aumento de nuevas viviendas en Boquete, Potrerillos y Algarrobos y con la llegada de extranjeros al país las tierras altas después y antes de Dolega ha aumentado el tránsito de equipo pesado y no pesado. La carretera actual que sube desde David hasta Boquete tiene pocos hombros. En el trayecto desde la estación de combustible en el sector de San Gabriel en Algarrobos hasta Dolega no tiene hombros en ninguno de sus extremos.

Hoy, tenemos un tránsito nutrido desde las cuatro de la madrugada hasta las ocho de la mañana, once, doce y una de la tarde y cuatro, cinco y seis de la tarde.

Los equipos pesados, desde mulas llevando tractores y maquinaria pesada, diez ruedas, buses diablos rojos de Boquete y los denominados Coaster que sirven a varios pueblos norteños, adicional, autos de todo tipo y marca, se han multiplicado para las tierras de estos sectores citados arriba.  Solo en el corregimiento de Algarrobos se han construido más de 10 nuevas barriadas. Lo que denota el aumento de la población, no solo de habitantes, sino de la flota vehicular. Si antes había 30 automóviles en Algarrobos ahora hay 250, por decir algo.

Hay velocidades prohibidas que se corren por estos lugares, pero no hay vigilancia del Tránsito, y hay escuelas y colegios en el sector. Solo en la escuela de Algarrobos se vigila el tránsito vehicular a las horas pico.

Esperamos que el nuevo gobierno, que ha empezado con muchos brios, termine de una sola vez con la construcción de la autopista o ampliación de la carretera David-Boquete y termine la angustia de los moradores del sector por lo congestionado del tránsito. Que las autoridades respectivas vigilen el servicio colectivo de pasajeros y se aminoren las regatas y las altas velocidades que en la vía David-Boquete se corren.

<>
Publicado el 14 de noviembre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.