Orígenes del Pro Mundi Beneficio

La opinión del Abogado….

Meyer M. García

.

Orígenes del Pro Mundi Beneficio
.

A veces los acontecimientos importantes que ocurren en nuestro país quedan en el olvido, como sujetos de la desidia por la historia nacional, que embarga actualmente a los estudiantes, profesores y a la mayoría de la población.

El 25 de septiembre de hace 496 años en nuestro pequeño territorio, Vasco Núñez de Balboa, persona que muchos consideran aventurero y colonizador; otros polizonte y hasta ladrón, descubrió para el universo la masa de agua que hoy se conoce como Océano Pacífico.

Quizás él no estaba en busca de descubrimientos o hazañas, quizás lo único que le movía era su sed de oro y riquezas, pero esto le permitió encontrarse fortuitamente con el Mar del Sur; haciéndose testigo de la corta travesía que había en nuestro terruño para cruzar de un océano a otro y consolidando así el oficio que jugaría nuestro país en el desarrollo del comercio mundial.

Desde ese momento se comenzó a ver a Panamá como un lugar de tránsito para las conquistas de los reinos del sur; lo que movió a Carlos V a tener la visión de hacer en el Istmo un canal que uniera los dos océanos, visión que 500 años más tarde cobró vida al inaugurarse el Canal de Panamá.

Nuestro país ha laureado el nombre del adelantado del Mar del Sur, teniéndolo como moneda oficial;  como premio otorgado a personalidades distinguidas en el ámbito nacional e internacional y como denominación para un sinnúmero de calles, parques y avenidas.  Lo anterior, sin contar el monumento que reposa en la avenida de su mismo nombre, que por más de 85 años ha sido testigo del crecimiento de nuestra nación y que evoca el momento en que se consagró a la raza humana el océano Pacífico, recordándonos diariamente el destino involuntario para el cual nuestra nación ha sido elegida.

Este año, tal y como ha pasado en años anteriores, este suceso pasó sin pena ni gloria; motivo por el cual me animé a hacer esta columna para incentivar a las personas que, como este autor, sienten orgullo de su historia, de su pueblo y de su cultura; a que sigan estudiando y siendo pilares de transmisión para que las futuras generaciones conozcan, celebren y aprecien lo que sus antepasados hicieron para el desarrollo de este país.

Es por esto que, los panameños estamos obligados a conmemorar este día con júbilo, recordando que trabajando con esmero, honradez y honestidad lograremos seguir cumpliendo el papel que se nos dio desde ese 25 de septiembre, como país de tránsito y de servicio para el beneficio del mundo.

.

<>
Publicado el 27 de septiembre de 2009 en el diario El Panamá América, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios