Alianza público-privada para el desarrollo

*

La opinión del Publicista …

José Luis Sosa

Hace 10 años la comunidad internacional acordó una agenda ambiciosa para reducir la pobreza, sus causas y manifestaciones. La llamada Declaración del Milenio fue suscrita por 189 países en el marco la Cumbre convocada por las Naciones Unidas en el año 2000 y establece ocho objetivos concretos que se conocen como los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) y veintiuna metas relacionadas a esos objetivos que deberían lograrse en el año 2015.

Los objetivos propuestos son básicos para el desarrollo del país y su gente, buscando la reducción de la pobreza extrema y el hambre, el logro de la educación primaria universal, la equidad de género y la autonomía de la mujer, la reducción de la mortalidad en la infancia, la reducción de la mortalidad materna, la no propagación del VIH/SIDA y otras enfermedades transmisibles, la sostenibilidad ambiental, y la creación de una alianza global a favor del desarrollo.

Los ODM son vistos como responsabilidad de los gobiernos y las organizaciones multilaterales. Esto es una visión limitada y excluyente, por ejemplo; el sector privado es fundamental para crear un crecimiento económico sostenible y empleo. Más allá de esta afirmación que parece obvia, el compromiso del sector privado es crucial y a través de la responsabilidad social empresarial se deberían adoptar medidas en apoyo al logro de los objetivos de desarrollo del milenio.

El pasado mes de septiembre se realizó la Cumbre de las Naciones Unidas para el seguimiento de los resultados de la cumbre del milenio. La declaración final exhorta a la sociedad civil, incluidas las organizaciones no gubernamentales, las fundaciones y las asociaciones voluntarias, el sector privado y otras partes interesadas a nivel local, nacional, regional y mundial a que intensifiquen el papel que les corresponde en los esfuerzos de desarrollo nacionales, así como su contribución al logro de los ODM para el 2015. Al gobierno nacional le corresponde incluir a esos interesados y liderar una alianza nacional para aprovechar el conocimiento y experiencia de cada cual, evitando la duplicación y la ineficiencia.

*
<>Artículo publicado el  22  de diciembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios