Una opinión sobre el mantenimiento del puente Centenario

La opinión de….

.

Jaime Ford B.

Cada vez que paso por el nuevo puente sobre el Canal, me pregunto si hay algún plan determinado para el mantenimiento del mismo porque, por inexperto que sea en esta materia, me preocupa enormemente cómo van a limpiar y pintar los tantos “tirantes” de que se compone este imponente y necesario puente. Pareciera que es una tarea sumamente dificultosa y peligrosa, lo que quizás nos llevaría a no realizarlo oportunamente, por aquello de que los panameños dejamos para “después” todo lo que a mantenimiento se refiere.

Soy el primero en admitir que no tengo ningún conocimiento profesional en esta materia pero, si sumamos lo difícil de esta tarea a la falta del concepto de mantenimiento generalizado de los panameños, me preocupa, por mero sentido común, que estamos frente a un serio problema.

(Se comentó para el final de la construcción del puente que se eliminarían unos ascensores que supuestamente iban dentro de las torres a los dos extremos del mismo, ¿será eso cierto?). Ahora, si este mantenimiento ha sido previsto, que lo hagan público porque, con todas las personas que hemos conversado sobre este delicado asunto, están tan ignorantes del mismo como el que suscribe este comentario.

Desde luego que este problema no se presentará hasta después de un par de años pero, ¿entonces qué? Que nuestros hijos se encarguen del problema que nosotros les dejamos. Estos plazos, aunque parecieran largos, están a la vuelta de la esquina. El óxido no perdona, trabaja 24 horas al día, todo el tiempo.

Corriendo el riesgo de cualquier crítica, me atrevo a llevar mi voz de alerta, por lo que esta pueda servir, en alusión a tan delicado tema.

Da mucha curiosidad saber cómo van a subir por ese número inmenso de cables, cuando empiecen a darse las primeras señas de corrosión, salvo que el material de que están hechos sea inoxidable, pero todavía queda la limpieza, que ya, a simple vista, se ven sucios.

Si estamos equivocados, que alguien de los responsables de este proyecto nos los diga y sabremos escucharlos con hidalguía ciudadana.

<>

Publicado el 24 de enero de 2010 en el Diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios

La ensenada más bella de Paitilla

La opinión de….

.

JAIME FORD BOYD

.

La ensenada más bella de Paitilla

.

Cuando paso, casi todos los días, frente a la desembocadura del río Matasnillo, me pregunto qué criterio usó el gobierno anterior para llevar los jardines de la cinta costera hasta la fachada adyacente al costado del Hotel Intercontinental, en la Avenida Balboa, y dejar por fuera la ensenada más bella de nuestra bahía con marea alta, por supuesto, y digo con marea alta porque cuando baja la marea se convierte en la parte más fea de toda la bahía, además de los olores nauseabundos que se esparcen por toda el área circundante, para desagrado de propios y extraños.

Me pregunto ¿qué opinan los vecinos del lugar? ¿Por qué no opinan públicamente?

No podemos creer que el costo pueda ser el factor más importante. Este relleno no es solamente motivo de embellecimiento sino de sanidad impostergable y ni muy costosa, por cierto, porque está a muy poca profundidad. El que no sabe de qué se trata ojalá lo experimente alguna vez.

Volviendo a la importancia y belleza del lugar, rodeado por lindos y majestuosos edificios, nos permitimos sugerir al actual gobierno –con nuestro acostumbrado respeto– que se encajone la desembocadura del río Matasnillo y se rellene la referida ensenada, cerrando al borde de la misma con el borde del mar, con una carretera o calle circundante y hacer un parque con múltiples atractivos por razones turísticas y, ¿por qué no?, para nosotros mismos; y en el centro, que coincidentalmente es casi (hoy por hoy) el centro de la ciudad capital –a lo largo y ancho de la misma– instalar un bello obelisco (ni demasiado alto ni, por modestia, demasiado bajo) y a su alrededor el referido parque, para orgullo y regocijo de los panameños y de quienes nos visitan, porque no solo de pan vive el hombre y este espectacular símbolo viene a complementar una ciudad que ya dejó de ser “nuestra pequeña ciudad” para convertirse en una, sino la más bella ciudad de gran parte del continente americano.

Ojalá este gobierno, que viene demostrando que quiere hacer de nuestra capital una gran ciudad (hay que reconocerle al gobierno anterior el haber dejado hecha la cinta costera que es una verdadera belleza), acoja esta modesta idea y pueda más temprano que tarde resolver, por qué no decirlo, el problema de esa “cloaca”, amén de que de esa desembocadura sale toda clase de desperdicios de todo tamaño, lo que agobia a toda su vecindad.

Si hay problemas técnicos, ojalá nos los dijeran y quizás lo entendamos. No olvidemos que a pocos metros de dicha desembocadura hay un hotel de lujo que no se escapa de los nauseabundos olores y de la pestilencia. ¿Qué dirán los huéspedes de ese hotel?

Por supuesto, además del parque peatonal se pueden construir varias playas de estacionamientos en el área, en donde ya asfixia ver a los automóviles rodando y estacionados hasta en las isletas que el Municipio trata de mantener bonitas –tanto en la Vía Italia como en otras–, pero que los automovilistas irresponsables de todos los tiempos insisten en dañar.

No se trata de complacer a estos irresponsables sino de dar espacios en donde estacionarse, para los que quieran colaborar con el ornato de nuestra ciudad.

No hay que confundir esta idea o iniciativa con el saneamiento de la bahía, ambos planes deben llevarse a cabo sin más demora.

Hemos oído que se está considerando la conveniencia de utilizar el relleno que hicieron los señores del Club de Yates y Pesca, adyacente a la costanera, haciendo un parque y creemos que, ya con la costanera hay bastantes espacios de esparcimiento; además, quedaría algo distante.

Consideramos, sinceramente, que habría que irse por la vía de las prioridades y encajonar y rellenar la desembocadura del río Matasnillo, por las razones que hemos expuesto, y rellenar esa ensenada a la brevedad posible.

Es loable, por supuesto, que se consideren otras necesidades, y que se les atienda en la medida de sus posibilidades, pero las prioridades vienen primero y deben atenderse con prioridad, valga la redundancia.

<>
Publicado el 13 de noviembre de 2009 en el diario LA PRENSA, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.