Recordar no cuesta nada

*

La opinión de…

Jorge Luis Quirós Ch.

Por este pueblo que se deja llevar por los medios y por la libertad de expresión, de la que abusa el PRD, me veo obligado a poner en su sitio a quienes de verdad abusaron por más de 20 años, enquistados en el poder, apropiándose de los dineros de los panameños.

Muchos “Juan de los palotes” hoy ostentan grandes sumas de dinero en bancos u ocultas en algún lugar.   Quién no conoce a estos individuos, se pueden ver todos los días en la televisión, engañando y desinformando a los espectadores, esa es su mejor arma y saben como utilizarla.

El pueblo olvidó cómo se ultrajó su dignidad en los tiempos de la Cruzada Civilista, con aberraciones, torturas y muertes. Ejemplos: los casos Baúles, Portugal (cuyos restos se encontraron en un cuartel), Britton, Gallegos y Spadafora, cuya muerte fue la más despiadada y no antes vista en nuestro país; la forma cómo se produjo demuestra lo despiadado que son ciertos seres humanos.

La justicia estaba tan controlada, que el padre del sujeto que asesinó a un soldado puertorriqueño, un miembro muy influyente de ese entonces, logró que lo absolvieran, pero no pudo comprar a la justicia gringa, que está a la espera de que salga de Panamá.

Olvidan los panameños que el Sr. Leandro y Salvador fueron los precursores de la ley de reformas a la CSS, ley que perjudicó más, en proporción, que la Ley 30, pero nadie dijo nada.

A muchos se les olvida que el educador perdió todas sus conquistas con el PRD, y se les olvida que el Toro vendió todas las empresas estatales que hoy se llevan nuestro dinero.

Panamá está dando sus primeros pasos en democracia.   En un país pequeño de 3 millones de habitantes todos se conocen, las noticias y los bochinches viajan con la rapidez de la luz, estamos aprendiendo que cada cinco años tenemos el poder de elegir a gente honesta, no a los mismos candidatos que una vez electos, dan la espalda a quienes los eligen. Los panameños debemos tener dignidad, ética, cívica y amar a nuestro país, para influenciar con actos nobles el engrandecimiento de nuestro pueblo y legarlo a nuestras futuras generaciones, acción que debiera llenarnos de orgullo.

Sé que el PRD en su afán por volver al poder usará trucos sucios para desprestigiar todo lo que se haga en este gobierno, pero mientras exista gente buena que aspire a la superación de nuestra sociedad, el PRD se dará cuenta de que le será muy difícil volver a gobernar.

<> Artículo publicado el 10  de octubre de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos,    lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde.
Anuncios