Consumidor prevenido vale por dos

La opinión del Comunicador Social…..
.
Abilio Abel González López

.

En muchas situaciones adversas, es costumbre de algunos consumidores culpar a los demás de todos sus problemas, sin considerar que ellos son los principales protagonistas del mercado.

Entre las situaciones, en que el consumidor busca un pretexto para encontrar a un culpable de sus dificultades, están: si adquiere un producto defectuoso, es porque alguien no cumplió con revisarlo debidamente antes de colocarlo a la venta; si encuentra un producto que compró recientemente, a mejor precio en otro establecimiento, critica a la libre oferta y demanda o a las autoridades del gobierno; si descubre que al comprar un televisor a crédito, había firmado un contrato que lo obligaba a pagar intereses muy elevados, responsabiliza a quien supuestamente debió evitar que pusiera su firma en el documento o contrato. En pocas palabras, cualquiera tiene la culpa de lo que le sucede, menos el mismo consumidor.

Para prevenir situaciones anteriores u otras, que afecten los derechos como consumidores, durante la compra de un bien o servicio, es necesario mantener una actitud crítica y observadora en toda la transacción comercial.

Hay que ser cauteloso ante las promociones y ofertas, asegurando que realmente sean beneficiosas y reales. Si está decidido a efectuar la compra, solicite al vendedor que le explique detalladamente el funcionamiento y modo de empleo del producto, así como los cuidados para su conservación y necesidades de mantenimiento.

No está de más revisar bien el artículo y cerciorarse que no esté defectuoso o incompleto, para que pueda hacer el cambio antes de pagar. Tratándose de aparatos eléctricos o mecánicos pida que los prueben, y de esta forma asegurarse que funcionan correctamente. Además, pregunte qué cosas incluye el producto y qué es opcional.

La garantía es importante, pregunte por ella, sobre la duración y en qué forma protege al producto, al igual que dónde se repara el bien en caso de algún daño o desperfecto. Compruebe que le otorguen la garantía original del fabricante, pues en ocasiones algunos agentes económicos reducen el tiempo o duración de la misma.

Cuando la entrega sea posterior, asegúrese de que el vendedor llame al depósito y verifique la existencia del producto. Haga que se comprometa por escrito a entregarle el artículo en la fecha convenida.

Si compra al crédito, recuerde que esto encarece el producto, pero si está decidido, pida al vendedor que le informe con detalle y por escrito, sobre el precio al contado, cuánto hay que pagar en intereses y cargos. También cuántos pagos hay que hacer, en qué fechas, y cuánto se reducen los intereses si se paga por anticipado.

Antes de firmar cualquier documento léalo cuidadosamente, sobre todo lo que está con letras más pequeñas. Si tiene dudas, solicite que se las aclaren. Nunca firme contratos o documentos, que contengan espacios en blanco.

Pida y conserve su factura, contrato, garantía, y cualquier otro comprobante de la operación comercial realizada, recuerde que sin estos documentos no podrá realizar ninguna reclamación.

Siguiendo estos consejos, podrá evitar ser una víctima más de malas prácticas o irregularidades, que comprometan su dinero, tiempo y tranquilidad.

El consumidor activo es quien mejor puede defenderse, si está correctamente informado y analiza sus opciones antes de comprar un bien o contratar un servicio. Su decisión influye sobre el precio, calidad, condiciones de venta y demás características de un producto. Sólo mediante el ejercicio cotidiano de la defensa de los derechos como consumidores, se mejorará la calidad de vida individual y social de la población, logrando que las relaciones de mercado sean más equilibradas y transparentes.

.

<>
Publicado el  4  de diciembre de 2009 en el diario El Panamá América, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Canasta básica, ni fría ni caliente

.

Canasta básica, ni fría ni caliente
.
Abilio A. González López
.

Disminuir los costos de la canasta básica de alimentos es una de las cuatro prioridades que busca afrontar en los próximos 100 días de mandato, el presidente de la República junto con su equipo de gobierno. Es una promesa política, y una exigencia del pueblo panameño.

Entre las ideas para iniciar este proceso, está la creación de la Secretaría de Cadena de Frío, que tendrá como propósito bajar el costo de la canasta básica, con la implementación de un sistema que permita la conservación de los alimentos para los mercados nacionales e internacionales. Sin embargo, en clara referencia al pago de una posible tarifa, sectores productivos y comerciales, han reaccionado que no aguantan un costo más, por lo que los consumidores “tendrán que asumir este incremento”.

Anteriormente, hemos señalado que para disminuir los costos de los productos básicos que más consume la población, se requiere empezar por la casa, los dueños de supermercados, miembros de la ACOVIPA, deberán sacrificar algún porcentaje de los márgenes de ganancia. Hay que dialogar seriamente con todos los sectores involucrados en la comercialización de los alimentos, y que ellos mismos expongan un plan o algunas medidas efectivas para abaratar los precios.

Estamos frente a un mercado de libre oferta y demanda, y por más, que surjan otras entidades gubernamentales, que no sea la Oficina de Regulación de Precios, nada impedirá a los agentes económicos establecer los precios que ellos consideren convenientes.

La canasta básica de alimentos empezará a disminuir de costo, cuando los principales responsables de su comercialización apoyen los esfuerzos y se comprometan en firme, de hacer los ajustes necesarios y los precios inicien su descenso, para que los consumidores volvamos a tener confianza en el funcionamiento del mercado.

Por eso nos complace, la reciente reunión que tuvo el presidente del Ejecutivo con un grupo de distribuidores de alimentos con el fin de trazar la hoja de ruta que lleve a abaratar el costo de los productos de la canasta básica familias dentro de la cadena de comercialización. El mandatario panameño dijo que este tipo de encuentros se repetirán con empresarios de la Zona Libre de Colón, representantes de las cadenas de supermercados, del Sindicato de Industriales y con todos los sectores involucrados con la seguridad alimentaria.

Con un poco de desprendimiento y buenas medidas gubernamentales, la canasta básica alimenticia podrá estabilizar su costo, y los consumidores beneficiarse de estas acciones. El presidente de Panamá, desde estos momentos, tiene la experiencia y magnificas relaciones comerciales, para dialogar con la cadena comercializadora de la canasta básica, que no es fría ni caliente.

<>

Publicado el 18 de julio de 2009 en el diario el Panamá América, a quien damos, al igual que al autor, todo el crédito que les corresponde