Por el bienestar de Puerto Armuelles

La opinión de…

Carlos Alberto Motta Nuques

Puerto Armuelles salió del anonimato en 1928, cuando la United Fruit Company, buscando nuevas tierras bananeras, descubre un lugar llamado Rabo de Puerco. Alrededor de 1930 se lleva a cabo el primer embarque de banano producido en estas fértiles tierras; de suelos aluviales y volcánicos que le han ganado el prestigio a nivel internacional de ser las mejores tierras bananeras de América y cuidado que del mundo.

El resto es historia, Armuelles vivió tiempos de gloria desde 1928 hasta finales de los años 90 cuando se comienzan a dar grandes cambios en el negocio bananero a nivel mundial. Barú fue uno de los distritos que más dinero aportó al fisco nacional; y si hoy día dieran una vuelta por esta región jamás creerían lo que fue.

Desde el año 2003 hasta hoy día por desaciertos de los gobiernos anteriores Puerto Armuelles es un lugar en el que reina el desempleo, el hambre, la deserción escolar, la desintegración familiar, entre otras cosas.

El domingo 14 de noviembre recibí un correo en el cual me indicaban que una de las transnacionales bananeras de mayor prestigio abandonaba las negociaciones con el Gobierno para operar las tierras bananeras de Barú, y con esta noticia también se desvanecían nuestras esperanzas de volver a ver esas tierras produciendo bananos y creando empleos.

El banano es el rubro agrícola que mayor mano de obra produce, un hombre por hectárea, y de cada empleo directo produce siete indirectos.

Señor Presidente, tome la decisión correcta y no deje que estas tierras caigan en las manos equivocadas, en sus manos está que esta región del país vuelva a ser lo que una vez fue, uno de los más pujantes distritos del país.

*

<> Este artículo se publicó el 22  de noviembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Anuncios