Una carta al Presidente de una niña de 14 años

La nota publicada en su muro en Facebook por la Arquitecta y dirigente ambientalista…
.

Raisa Banfield

Excelentísimo
Señor Presidente de la República Ricardo Martinelli:
Mi nombre es Samantha Claus De La Ossa tengo 14 años y estudio en el Instituto Sun Yat Sen ( Colegio Chino Panameño).    Le escribo esta carta con la esperanza de una respuesta ¿Por qué dijo SÍ a las minas de oro en Panamá? ¿Qué gana usted con la ley 9 en 1? ¿A usted realmente le importa lo que el país piense sobre esto?
.
Debería considerar la opinión de los niños o jóvenes ya que cualquier decisión que usted tome en los 4 años de gobierno que le quedan…las consecuencias van a recaer en nosotros los herederos el país.
.
Yo sé, que solo lleva 1 año en el poder, pero en mi opinión el primer año se cumplió y la mitad del país no esta de acuerdo con muchas de las decisiones que usted ha tomado, ¿Para qué los Clubes de Reciclaje en los colegios? ¿Para qué todo esto de la reforestación? Si de todas maneras todo va a quedar destruido…
.
Por empresarios poco importa es que el planeta está muriendo poco a poco , dígame que el hecho de destruir parte de un parque para construir unas residencias con capacidad para 175 personas, y solo viven 3 familias allí ¿eso es justo?
.
¿Sabe lo que sucede cuando hay pocos arboles en un lugar?
Déjeme responderle eso desde el punto de vista de una niña que a vivido toda su vida en un lugar lleno de arboles y animales. Pasan inundaciones, contaminación del aire, contaminación de ríos y luego, desaparición de distintas especies, hambre, sequias y poco oxigeno que usted y yo necesitamos respirar.
.
Las minas de oro en Panamá son sinónimo de contaminación, deforestación y más pobreza.
.
Ojalá esta carta le haga ver mi punto de vista de esta situación, ya que estoy acostumbrada a vivir en un lugar fresco en el que el aire se pueda respirar con facilidad, en los días de verano tenemos hambre nos vamos algún palo de mango a comer… en el que es sano , seguro y divertido vivir.
Yo espero que por las decisiones que usted tome este estilo de vida no tenga que cambiar.
.
Gracias por su atención.
Samantha Claus De La Ossa

<>

Nota publicada hoy 23 de julio de 2010 a las 9:09 en Facebook por la autora a quien damos todo el crédito, el mérito y la responsabilidad que le corresponden.
Anuncios

En medio de la pausa mundialista, negocian nuestro futuro

La opinión de la Arquitecta y Defensora de la biodiversidad y el medio ambiente….
.

Raisa Banfiel

Hoy el mundo entero sigue con atención el juego a través del cual se disputan el máximo galardón de uno de los deportes más amados del último siglo.   Al mismo tiempo Panamá se juega su futuro, mientras seguimos atrapados en Sudáfrica,  a través de pantallas gigantes, detrás del rumbo de una pelota y de camisetas numeradas de los más variados colores.
Cierto, un escape necesario, un desahogo imprescindible, un evento deportivo que solo ocurre cada 4 años!!!!! Sí, sí, sí y 1000 veces sí…..   Son precisamente todos estos motivos, los que le dieron el escenario perfecto al gobierno “del cambio” para modificarnos 3 códigos y 6 leyes, en una ley presentada, aprobada y sancionada en gaceta en un giro de 9 días, el célebre chorizo mundialista.
Además en otro embutido modifican el código fiscal con una serie de profundas implicaciones. Por cierto, ¿Alguien se dió cuenta, que además nació a la luz el 24 de junio 2010 una sorpresiva “Ley 32” en donde se elimina la obligatoriedad de la presencia del abogado defensor en algunos procesos acusatorios en las fiscalias?.

Para complementar la fiesta de goles -gracias además a los muy mal llamados “Padres de la Patria”- hoy se inicia la cumbre de presidentes centroamericanos, en donde quisas la mayoría de los panameños ignora que uno de los temas que se abordará es el de minería.

No casualmente arriba hoy a nuestro país – y no porque sea centroamericano- el presidente de Corea del Sur, de quien es más que conocido su deseo vehemente de extraer de suelo panameño el valioso cobre, e invertir en el mismo “negocio de muerte y contaminación” también en centroamérica.

Y para coronar la fiesta de “entren que caben 100” el presidente Berlusconi, homólogo, no solo por el cargo sino por intenciones y formas de actuar muy similares a las del “hoy rector de la desvalijada democracia panameña” Ricardo Martinelli, hará su entrada triunfal al país, sabrá Dios, para en qué otra forma sacarle provecho al perfecto escenario mundialista -adornado con borlas y guirnaldas- que se ha generado en Panamá.

Pero ojo, como la atención no se ha desviado lo suficiente, porque resulta que a algunos no nos entretiene el futbol en su expresión mundialista, se hace necesario crear más distracciones.    Entonces venga y Afú que declare más “verdades” (ninguna nueva) sobre el CEMIS, declaraciones de relación entre el narcotráfico y gobernantes panameños en Darién, y ahora la última, mientras arriba el avión presidencial coreano.   Busquen a Figali porque tiene orden de conducción. Mientras tanto está jugando Brasil, así que a quién le importa!

Entonces creo que en Panamá podríamos variar la clásica frase “al pueblo pan y circo” por al pueblo “goles y bochinches mediáticos”, mientras tanto perdemos el norte, se nos nubla el escenario, intuimos que algo no anda bien, “pero bueno veremos que pasa, después del mundial”.

Será que después del mundial reconoceremos el país que se ha pactado entre gobiernos extranjeros, la imposición del ejecutivo sobre el indolente e inerte legislativo? Será que después del mundial reconoceremos el país y las instituciones que dejamos antes de que Shakira cantara el Waka Waka inaugural?

No quisiera sonar tan decepcionada, pero creo que me sorprende más nuestra poca capacidad de acción y reacción y sobre todo de entender el escenario político que nos han impuesto, más que la astucia gubernamental de depredar la institucionalidad democrática de un país en medio de una “muy merecida pausa mundialista”

Estamos a tiempo de reaccionar y más que todo accionar…Aún vivimos en democracia! Este autogol a nuestra democracia, puede llegar a ser solo una pesadilla que se disipa con el pitazo del árbitro, que tiene y debe ser el pueblo panameño.l

<>
Articulo publicado como nota en Facebook el 28 de junio de 2010 por la autora a quien damos todo el crédito, el mérito y la responsabilidad que le corresponde.

Canjean nuestro verdadero oro por migajas…

La opinión de la Arquitecta y Ecologista…..
.

Raisa Banfield

Nada ocurre por coincidencia.
Ante la presentación de la problemática ambiental del país y el problema de la minería, planteados en el Cabildo Abierto del pasado 12 de mayo, el Presidente de la República y su equipo de gobierno, guardó silencio cómplice.

Se entiende, ya que hoy desde Canadá el Ministro de Comercio e Industrias Henríquez, anuncia la inversión que hará la minera Inmet (canadiense) de 5mil millones de dólares en nuestro país. Lo único que están esperando es que se modifique el Código Minero, cosa -que según Henríquez- se dará en menos de 90 días.

Costa Rica, definió su visión de país, respetando sus recursos naturales, porque ha entendido que el cambio climático hará estragos en nuestros países y la única forma de contrarrestarlo es conservando la poca biodiversidad que nos queda.

Por qué Panamá no ha podido promover una coherencia entre el discurso de sostenibilidad y los negocios de inversión que promueve?, por qué tantos panameños nos quedamos mudos o miramos hacia otro lado cuando de minería se habla? por qué las acciones e inversiones de nuestro gobierno no van dirigidas al aprovechamiento responsable de nuestros bosques, a la planificación de nuestras cuencas hidrográficas, a la protección de nuestros manglares para preservar la pesca y la vida humana?

Por qué? porque depende de cada uno de nosotros -gobernados- EXIGIR a nuestros gobernantes visión de desarrollo responsable y no mercantilista como lo que vemos hoy desde Canadá y la negociación con los mineros del norte, o lo que veremos en junio con los mineros de Asia. Si solo seguimos a la expectativa de lo que hará el gobierno, cuando reaccionemos, nos encontraremos importando hasta los mangos que hoy se desparraman en las calles.

Señores, es hora de un cambio. Si no queremos la contaminación de nuestras aguas y las pérdidas millonarias que vamos a tener por la secuela de lo que la minería dejará en Panamá.  Es hora de despertar, dejar de filosofar y hacer algo ya! Todas las ideas y acciones (en respeto de la constitución y las leyes) son bienvenidas. Esta cruzada no le pertenece a nadie, es por eso que es de todos.

<>

Nota publicada el 14 de mayo de 2010 en Facebook por la autora a quien damos todo el crédito y las responsabilidades que le corresponden.

Los más inteligentes y sus desechos

La opinión de…..
.

Raisa Banfield

Cada día en las ciudades y poblados los transeúntes y peatones, cual autómatas tiran sus desperdicios sin repudio

Existen estudios que demuestran que si las cucarachas desaparecieran, colapsaría la cadena ecológica que sostiene la vida sobre la Tierra, pero si desaparece el ser humano, el planeta recobraría su equilibrio natural.  ¿Exagerado? Pues no, cada forma de vida de este planeta, es parte de una cadena que cierra un círculo perfecto de interdependencia en donde inclusive los desechos de una especie pueden ser la materia prima de otra. Los únicos que no aportan a la sostenibilidad de esta cadena, somos precisamente la especie más inteligente.

De hecho, somos la única especie que genera desperdicio y no lo reutiliza o no pueden ser asimilados por la naturaleza, eso sin mencionar la larga lista de contaminantes que emitimos a la atmósfera y a los océanos. ¡Qué ironía! Este mundo hermoso, que según la concepción judeo-cristiana fue hecho para nuestro disfrute, resulta que estaría mejor sin nosotros, los seres humanos, los mayores responsables de nuestra propia destrucción. No hay que llevar la discusión al punto apocalíptico para que el día a día valide esta afirmación.  Cada día playas colmadas de todo tipo de desechos, como si ya no se hubiese dicho hasta la saciedad las implicaciones que éstos tienen en la vida marina; cada día en las ciudades y en los poblados los transeúntes y peatones, cual autómatas tiran sus desperdicios —sin el más mínimo repudio— en aceras y calles; y ni hablar de las tradicionales quemas de basura en nuestras áreas rurales, vergonzosa escena cotidiana que forma parte de nuestra incultura ambiental.

No describo nada nuevo, es normal y por ende la pregunta obligada: ¿cuál es el escándalo? Tal vez mientras pensemos que la basura en el mar solo afecta a los peces, o que la quema solo espanta a algún conejo pintao que vive en el monte, o que la basura en la calle le da trabajo a los “Hormiguitas”, seguiremos viviendo en este círculo vicioso cuya víctima principal es su propio victimario: el ser humano.   La buena noticia es que salir de este círculo es sencillo, pero depende de que miremos el mundo más allá de la visión retorcida de la Creación y el ser humano que sólo se sirve de ella.   Ciertamente el Homo sapiens es el ser más inteligente de la naturaleza y por ende el que debe asumir una mayor responsabilidad.

No puede servirse de lo creado indiscriminadamente dejando su huella de destrucción. La inteligencia la debemos aplicar a encontrar las formulas de disminuir nuestros desechos, reducir nuestro impacto negativo sobre la naturaleza, satisfacer nuestras necesidades, procurando restaurar el daño que hemos realizado en nuestro entorno por generaciones.   El Homo sapiens del siglo XXI tiene una responsabilidad mayor: la de cargar y reparar los errores de las generaciones que nos antecedieron, y recuperar el hábitat que hemos destruido para las generaciones que vendrán. No se trata de que desaparezca la raza humana para que el mundo vuelva a ser hermoso, —¿para quién entonces?— sino de adecuarnos a los tiempos y mejorar el entorno que nos hemos encargado de destruir magistralmente. Ahora nos toca retar nuestra fuerza creativa para ser verdaderos administradores de una Creación única y maravillosa: el Planeta Tierra

<>

Publicado el 23 de febrero de 2010 en Facebook por la autora, a quien damos todo el crédito que le corresponde.

COMUNICADO DE PRENSA DEL CIAM EN APOYO AL PUEBLO NASO

.
La nota en Facebook , de la Arquitecta y Ambientalista…..
.
RAISA  BANFIELD
Hoy a las 18:38

El Centro de Incidencia Ambiental es una organización no gubernamental, cuya visión es la de una sociedad civil conocedora de la legislación ambiental y activa en la demanda del cumplimiento de sus derechos, para incidir en la toma de decisiones locales y nacionales encaminadas a la protección del ambiente y una mejor calidad de vida de todos los panameños.

Por tanto, no podemos menos que rechazar cualquier acción que ponga en peligro los derechos humanos y la protección del ambiente.


A raíz del desalojo realizado en la tarde de ayer contra la población indígena naso en la provincia de Bocas del Toro, hacemos un llamado a las autoridades tanto locales como nacionales, a fin de que se tomen las medidas necesarias para garantizar el respeto a los derechos ancestrales de este pueblo, el apropiado trámite de los recursos legales presentados por sus representantes y la guardia de su integridad física y moral.


Es imperativa la estricta observancia de nuestra Constitución Política, los tratados internacionales correspondientes y el resto de la legislación vigente, en cuanto a la protección de las comunidades indígenas nacionales y el reconocimiento de su delicado y directo vínculo con la conservación de los recursos naturales que los rodean.


De esta forma nos unimos al resto de las organizaciones e individuos a nivel nacional e internacional que han manifestado su preocupación y se encuentran atentos al desenvolvimiento del conflicto naso, esperando su pronta y efectiva resolución en favor del pleno desarrollo de su identidad étnica y cultural.


Agradecemos la divulgación de este comunicado en su medio de comunicación.

Para mayor información comuníquese al: 262-8831/0922 ó al correo electrónico info@ciampanama.org

Panamá, 20 de noviembre de 2009.

<>

Publicado en la fecha  en Facebook por la autora a quien damos todo el credito que le corresponde.

Jardines ocultos

La opinión del Editor……

.

Héctor Robles Carrasco

Jardines ocultos

El ambiente patrióticamente festivo que experimentamos  estos días, el honroso e inmerecido comentario que me dispensa el escritor,  analista político y buen amigo Rafael Móntes Gómez  en la red social y el placer de agregar a esta colección de autores a otra amiga, Alexandra Schjelderup, ferviente luchadora en defensa de la cultura, son elementos que me llevan a reflexionar una vez más sobre los grandes esfuerzos que realizan muchos panameños para proteger y resaltar los valores nacionales a través de la palabra escrita y la acción decidida, desde distintas perspectivas,.

Es en este estado fugaz de reflexión  que vuelvo a mi búsqueda frecuente en el baúl de los recuerdos que es la colección de artículos que una vez leí y que impactaron mi espíritu;  y que guardo como el arsenal de aquél idealista y luchador intelectual que busca por momentos la tranquilidad de sentirse apoyado, de convencerse de que no está solo en sus afanes.

Es así como nuevamente llega a mis manos el magnífico artículo del periodista Paco Gómez Nadal, escrito hace mas de dos años en el diario La Prensa,  reconociendo la labor de algunos de estos luchadores intelectuales nacionales, con quienes tengo el grato honor de compartir al tenerlos activos en esta isla cibernética.

Nuestro reconocimiento en este mes de la patria a todos los que a través de la palabra escrita van ayudando a forjar nuestra personalidad nacional.  Y en especial, a Paco Gomez Nadal y a los que desde hace ya dos años, el les hacía merecedores de reconocimiento, especialmente a:

Alexandra Schjelderup,

Raisa Banfield

y Carlos Varela.

Para Rafael Móntes Gomez las gracias por su amable comentario y para todos, la invitación  para que lean el artículo de Paco Gomez Nadal en el siguiente enlace:

http://mensual.prensa.com/mensual/contenido/2007/07/17/hoy/opinion/1050215.html

Un cambio que debemos combatir

Un cambio que debemos combatir
*
Raisa Banfield – Arquitecta, Directora del CIAM-Panama, Escritora…

*
“Su Planeta lo Necesita a Usted-Unidos para Combatir el Cambio Climático”, es el lema que este año la ONU ha establecido para mover la conciencia de la humanidad en la celebración del Día Mundial del Ambiente, hoy.

Cada 5 de junio nos preguntamos: ¿Tenemos motivos para celebrar o para preocuparnos? Definitivamente siempre es una oportunidad para celebrar la vida y recordar que tenemos el privilegio de vivir rodeados de recursos naturales, que además de sostenernos, enriquecen nuestro espíritu y despejan nuestra mente, susceptible a sucumbir en medio de la selva de concreto, ruido y contaminación a la que la vida moderna la somete día a día.

Todos compartimos responsabilidades en el proceso de combatir, si es que se puede combatir de alguna manera, el cambio climático; desde la ya conocida tarea de cambiar focos incandescentes por fluorescentes, disminuir nuestros deshechos, reutilizar todo lo que se pueda, caminar más, etc.; hasta las tan sonadas políticas de Estado, pasando por la responsabilidad social empresarial, tan de moda en estos tiempos.

Pero vamos a hilar fino estas responsabilidades. En el tema energético, el Gobierno no puede seguir exigiendo al usuario “sacrificios” mientras no establece regulaciones en la exagerada demanda de una urbe que consume el 62% de la energía que se produce en el país; se hace necesario el sacrificio también de quien, por acaparar la atención y los premios de arquitectura, diseña los edificios más ineficientes y despilfarradores, porque no será quien tiene que preocuparse del río que se represe para satisfacer su caprichoso proyecto.

Ni hablar de las inundaciones que se dan con la intensificación de la temporada lluviosa. Como siempre, según las versiones oficiales, los únicos responsables son los que tiran la basura al río. Parcialmente cierto, la otra parte de la responsabilidad la llevan los desarrollistas que rellenan humedales y manglares, desvían ríos y los canalizan parcialmente, para construir urbanizaciones, a costa de crear con estos grandes rellenos diques que hacen que las aguas -que naturalmente eran absorbidas por estos ecosistemas- regresen a las áreas pobladas. Esto sin mencionar a los funcionarios en el MIVI que, con la aprobación de cambios de usos de suelo -sin estudio ni planificación- avalan estas afectaciones graves para la vida y el ambiente.

Lo cierto es que cada acontecer de la vida nacional en la producción, los servicios, las inversiones en general, tiene un componente ambiental importante. Su buena gestión va a depender de quien consume y exige estándares ecológicamente correctos, quien los genera con la responsabilidad que amerita la situación ambiental, y que las autoridades que normen exijan e incentiven iniciativas económicas que favorezcan el buen desarrollo y no el despilfarro que nos ahoga.

La tarea está ahora en manos del nuevo gobierno. Esperemos que el señor Martinelli, quien dijo en diversas ocasiones que tiene “un gran interés por el ambiente”, empiece por casa: En sus supermercados, las bolsas reutilizables; sus mataderos, modelo de producción más limpia; y por supuesto, que la promesa de que lo ambiental se convierta en el eje transversal de su política de Estado, no quede en promesa.

Solamente si cada uno asume con conciencia responsabilidades, podremos empezar a contrarrestar los efectos del cambio climático.

<>

Publicado el 5 de junio de 2009 en el diario El Panamá América