Pandeportes respaldó la Copa Centroamericana

La opinión del Periodista y Docente Universitario

GARRITT GENETEAU
ggeneteau@yahoo.es

La Copa Centroamericana de Fútbol, no resultó, como se esperaba deportivamente para los aficionados panameños quienes esperaban ver coronarse el onceno de Panamá que fue dirigido por los hermanos Julio y Jorge Dely Valdés.

Aún así en la conferencia de prensa al término de la Copa Julio manifestó a la prensa su agrado y satisfacción por la actuación de sus pupilos que se tuvieron que conformar con el tercer puesto y los 25 mil dólares que otorga la UNCAF. De acuerdo a Pandeportes, ellos solo fueron un apoyo, ya que se trataba de un evento de la organización.

Pandeportes, ahora bajo la dirección de Rubén Cárdenas Pasco, hijo del profesor y veterano entrenador de fútbol Rubén Octavio Cárdenas, y nieto del fundador del Alianza F.C. Justiniano (QEPD), parece que comienza a tomar el sartén por el mango en materia deportiva. Ya pudo resolver medianamente el problema más grave en el deporte panameño.

Cárdenas, ha comenzado a meterse en el desarrollo de algunos proyectos, por el momento ha iniciado el programa de Verano Feliz, a nivel nacional, anteriormente le brindó apoyo a la Federación de Béisbol de Panamá, en tener listos los estadios para el campeonato juvenil.

Rubén Cárdenas Pasco, debe lo antes posible, con el apoyo del ejecutivo, presentar un plan nacional de las edificaciones en materia deportiva que se van a realizar en este quinquenio, además debe presentar ante la faz del país, cual va ser el rumbo del Pandeportes para mejorar la calidad del deporte panameño.

El joven dirigente del fútbol ahora como director nacional del deporte panameño, debe de buscar un claro entendimiento con la dirigencia voluntaria deportiva, agrupadas en las federaciones nacionales y el Comité Olímpico Panameño (COP), a fin de que el deporte panameño logre nuevos derroteros.

Así como también, buscar eventos de jerarquía, como es el Campeonato Mundial de Béisbol, pero debe ser su figura en calidad de director del deporte panameño, y debe tener todo el apoyo de la Junta Directiva de Pandeportes y del propio Presidente de la República.

Una vuelta de ciclismo internacional, con unas 12 etapas, en conjunto con la federación de ese deporte. Así como la celebración de los campeonatos nacionales de todos los deportes, con el fin de lograr extraer lo mejor de cada provincia y la celebración de los Juegos Nacionales Juveniles, con el fin de detectar los nuevos talentos del deporte panameño.

*

<> Artículo publicado el 26  de enero  de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

La carrera por presidir Fepafut

Nadie puede dejar de reconocer que el fútbol ha avanzado y da pasos agigantados.   La opinión de….

CARLOS   COLLADO
collado.carlos1@gmail.com
El fútbol así como otros deportes tiene el atractivo que proyecta y le brinda imagen a la figura de quién se convierte en el presidente de la Federación o un dirigente en deportes como el béisbol y el baloncesto, ya que los mismos son deportes de masas y por lo tanto crean pasión y fanatismo, pero también provoca desgaste en su andar. Es esta la razón, por el cual muchos aficionados, ven al Lic. Ariel Alberto Alvarado, con tres periodos en el mando como una figura que ya cansa, situación por la que pasa otros grandes dirigentes como Julio Humberto Grondona en Argentina, (varios periodos); Ricardo Texeira en Brasil (tres periodos); y el propio Jack Wagner en Trinidad y Tobago. (eterno en Trinidad y Tobago y en la CONCACAF) Amen de Nicolás Leoz en Paraguay y actual presidente de la Confederación Suramericana de Fútbol. (COMEBOL). Nadie puede dejar de reconocer que el fútbol ha avanzado y ha pasos agigantados, y ha avanzado, venciendo etapas, etapas que han quedado atrás, una de ellas la liga de Anaprof. Ahora le llaman LPF, pero falta mucho para el profesionalismo, recientemente salto a la palestra pública el problema de los contratos con el caso del Junior Mendieta y el onceno colonense. (Después del Huracán, hay silencio).

Hace poco, también estalló la problemática sobre la calidad de los árbitros criollos, si bien se trata de un problema mundial, en Panamá es grave porque la mayoría de los árbitros quieren dirigir los partidos por control remoto y otros con estado amorfo, lo que dejan físicamente incapacitados para dirigir encuentros, salvo algunos cuadros arbitrales la situación es grave.

Lucas Alemán ha iniciado su campaña camino a la presidencia del fútbol panameño, luego de recorrer el país y conversar con dirigentes y probables presidentes provinciales se siente optimista de que puede lograrlo, así lo demostró en su conferencia de prensa, para ello ha integrado un equipo compuesto sobre todo con empresarios vinculados a la vida comercial panameña. También ha integrado a algunos políticos y ha otros dirigentes provinciales del fútbol (el dijo en la conferencia contar con el apoyo de Bocas, Colon y otro, además de clubes de la LPF como el Sporting de San Miguelito, el Chorrillo F.C. y otro equipo. Por experiencia en el pasado cuando estuve por avatares de la dirigencia del fútbol, cuando no había dinero y era muy pero muy difícil tocar la puerta en busca de apoyo en la empresa privada, y la TV era mínimo su apoyo, hoy sobran y hacen filas los patrocinadores. La lucha por la presidencia del fútbol no va ser fácil y la misma se va decidir por el que mayor poder económico tenga.

Ariel Alberto Alvarado, ha dicho en sendas ocasiones que no esta en campaña y que el continúa tratando de desarrollar su programa. Las cosas no han sido iguales, tres periodos al frente del puente de mando de fepafut, es ya, de por si un desgaste, sin embargo ha aceptado el reto de continuar. Entre los proyectos pendiente esta el proyecto gol 2, que consiste en la construcción de centro de capacitación, canchas y el edificio de la federación en la ciudad deportiva. El proyecto gol uno (1), no satisfizo a muchos aficionados, muy lejos y sin carretera aun, es para pensar que no se planificó. Sólo se acepto por la donación del terreno. Pero allí esta la obra para el futuro, y la generaciones venideras. El desfile de técnicos en busca del botín de 5 millones, Cheché, Basile, Bora, Erickson y hasta un paisa, para luego decir JULIO DELY y por un año, porque así lo exigió el público los jugadores, ‘en un coro unicero’. Son cosas en contra. Amén del olvido a las ligas del interior son algunas de las quejas que se oyen entre los presidentes provinciales. Pero al final, veremos cuales serán los intereses que privan a cada liga provincial.

*

<> Este artículo se publicó el 23 de noviembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del   autor  en: https://panaletras.wordpress.com/category/collado-carlos/

Cuestión de oficio

La opinión de…

JUAN  CARLOS  DELGADO

Soy un convencido de que el fútbol panameño ha crecido y que puede ser una potencia en el área centroamericana. Junto a otros insignes dirigentes, que hoy ya no están en la organización del fútbol por diferentes motivos, he contribuido con mi granito de arena para que esto suceda. Lo hice de manera voluntaria. Nunca he necesitado vender mi criterio, porque gracias a Dios tengo de qué vivir, por tal motivo mis opiniones nacen de la convicción, no del interés. Cuando hago mis comentarios procuro ser lo más razonable posible, porque entiendo que mis opiniones pueden generar diferentes reacciones. Hoy opinaré sobre el porvenir de la Federación de Fútbol de Panamá.

Tomar el timón de una nave que está en marcha y en avanzada requiere de conocimiento en el manejo de esa nave. Se debe conocer la ruta que recorrerá y los obstáculos que deberá vencer. Pensar que se puede interpretar o entender el consejo de los asesores, sin tener conocimiento del tema, es un absurdo. En el deporte hay ejemplos por montón. Los dos últimos directores de Pandeportes llegaron a esta institución pensando que cualquiera podría dirigirla; hoy, después de haber perdido un tiempo valioso, la realidad nos indica que fracasaron, a pesar de que tuvieron, según ellos, los mejores asesores.

El fútbol, como ningún otro deporte, es muy complicado en su manejo y en su administración. Yo lo viví. Hay aspectos políticos, administrativos, estatutarios, reglamentarios, arbitrales y logísticos, que cualquiera que no los conozca se perderá en la vorágine de los intereses que se manejan dentro de este monstruo. Hasta hace 15 años, cualquiera podía ser presidente de la Federación de Fútbol de Panamá, total, no había mucho que perder. Ahora existen clubes profesionales, jugadores con mejores salarios, con derechos de formación y promoción, fanáticos que exigen resultados y patrocinadores que confían en el fútbol panameño. Hoy nuestro fútbol tiene mucho que perder.

Por eso considero que el presidente de la federación debe ser una persona que tenga el oficio suficiente para hacerse cargo de una organización que ya no es la misma de hace 15 años. En los estatutos debiera existir como reglamento o como requisito mínimo, la forma de evaluar los créditos de aquel a quien le van a entregar los destinos de nuestro fútbol. Ser el dirigente de los dirigentes del fútbol panameño, debe ser cuestión de oficio.

*

<> Este artículo se publicó el 22  de noviembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor  en: https://panaletras.wordpress.com/category/delgado-juan-carlos/

Detector de mentiras

 

*

-La opinión de…

 

Juan Carlos Delgado

Hay momentos que quisiera tener una máquina del tiempo, para poder demostrarle a tantos políticos y personas mentirosas que sus mentiras no son nuevas en el mundo, que solo existen nuevos incautos.

Hace algún tiempo, en Panamá ganó la presidencia de una organización de fútbol llamada Anaprof, un encantador de serpientes, un mentiroso con apellido rimbombate y aureola de honesto empresario, ofreciendo una propuesta descabellada.

Ofreció construir un estadio de fútbol cerrado, con aire acondicionado, tipo domo, con butacas tipo cine, techo de acrílico transparente, tal como se ve en las películas.   A cambio, pedía que lo eligieran presidente de la Anaprof. Los incautos dirigentes de los clubes de esa época le creyeron y lo eligieron.

Se vendió como hijo de una gran familia. Decía que él no vivía del fútbol, porque era lo suficientemente solvente como para no robarle al fútbol.   Cuando se fue, la organización quedó al borde de la quiebra, sin estadio, sin domo, sin butacas y se debía hasta los calzoncillos.

Hemos visto a un aspirante a la presidencia de la Federación de Fútbol de Panamá, que no es Ariel Alvarado, ofreciendo cosas similares a las del personaje que casi lleva a la Anaprof a la extinción.

Dice que convertirá a la Federación de Fútbol de Panamá en un ente millonario, con muchísimos recursos para beneficiar a los clubes y jugadores. Dice que es un hombre solvente económicamente y que lo único que lo anima es la buena voluntad de servirle al fútbol.

Yo le recomendaría a este personaje hacer algo más práctico para ganar los votos: Como a usted le sobra la plata, entréguele como adelanto de ese bienestar que usted les procurará a todos los clubes y ligas provinciales una suma que cubra sus gastos operativos por un año.

Después, cuando usted logre hacer millonaria la Federación de Fútbol, cobre lo que les prestó. Así garantizará que usted sabe lo que se debe hacer en el fútbol.

Al fútbol organizado no se puede venir a aprender. Los dirigentes en este nivel deben estar cuajados. Deben tener el oficio y la trayectoria, como se exige a los jugadores y a los técnicos dependiendo de su categoría.

<> Artículo publicado el 13  de octubre de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos,    lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde.

¡No le pidan milagros!

La trayectoria de Julio lo avala para un proceso serio, de 4 años y no para dos torneos.   La opinión del Periodista…

JUAN CARLOS MAS 

Confieso que soy un profundo admirador de Julio César Dely Valdés, pero no desde que se cansó de hacer goles por el mundo en su larga y exitosa carrera que inició en Panamá, agudizó en Argentina, explotó en Uruguay y luego exportó a Europa, convirtiendo goles en Italia, Francia y España.
Supe que Julio César triunfaría y me convertí en uno de sus seguidores desde 1985, cuando con 18 años participó en un juego de exhibición en el Estadio Revolución (así se llamaba en ese entonces) y el gran atractivo entre equipos con ‘estrellas del patio’ era el dos veces mundialista y goleador chileno Carlos Caszely, quien gozaba sus últimos días de fama. Ese día el ‘Panagol’ jugó uno de sus mejores partidos, hizo un golazo y lo eclipsó. Esa noche, a mis entonces 19 años de edad y uno ejerciendo como periodista deportivo, conocí personalmente a Julio y lo comencé a tratar, situación que ha perdurado a lo largo de los 25 años que han transcurrido desde entonces.
No puedo presumir de ‘ser’ su amigo, pero cada vez que el destino nos cruzó en el camino (futbolista vs. periodista) hemos sido afectuosos, respetuosos y disfrutamos de grandes y amenas pláticas, al igual que con su hermano gemelo Jorge Luis Dely Valdés, por quien profeso la misma admiración.
Dicho esto a modo de preámbulo, me siento con autoridad para hablar de Julio, y realmente estoy incómodo por la forma como se manejó su llegada a la Selección Nacional, más allá de la fastuosa presentación que hizo la Fepafut, como queriendo enmendar errores recientes de forma y de fondo en este tema. Me molestó el ‘manoseo’ previo con la danza de nombres al que permanentemente se lo enfrentó (Alfio Basile, Bora Milutinovic, ‘Cheché’ Hernández, Sven Goran Ericksson y Luis Fernando Suárez), el método como se lo escogió (casi por insistencia de la prensa, cuando todos coincidíamos que Julio era el técnico ideal) y el plazo otorgado; es decir, hasta finalizar la Copa de Oro.
La trayectoria de Julio lo avala para un proceso serio, de 4 años y no para dos torneos inmediatos, sujeto a resultados y sin tiempo para una preparación adecuada para una selección que aspira a ganar los dos torneos. La Fepafut debe tomar conciencia de que a figuras como los hermanos Dely Valdés no se les puede utilizar como fichas descartables, convocándoles para amistosos y desechándolos luego, ante supuestos ‘megaproyectos’ de técnicos extranjeros, esto dicho con el mayor de los respetos y sin tener ningún tinte xenofóbico en esta opinión.
Deben darle la continuidad que el ciclo amerita y todo el apoyo logístico que requieran, como partidos amistosos, facilidades para convocar a jugadores del exterior, canchas para entrenar y todo lo que una selección que aspira a ser de primer nivel pueda necesitar. Pero sobre todo, este cuerpo técnico de lujo va a necesitar apoyo en los pocos meses que restan para prepararse y jugar un torneo tan importante como la Copa Centroamericana, que se disputa en Panamá y que precisamente los ahora ‘pupilos’ de Julio Dely aspiran a revalidar el título de campeones que hoy dignamente presumen. Ojalá bajo su dirección se pueda revalidar el título Centroamericano y más aún disputándose en Panamá, pero si el destino y/o los caprichos del fútbol no lo permiten, la responsabilidad no debe ser exclusivamente suya.
<> Artículo publicado el 28 de septiembre de 2010  en el diario La Estrella de Panamá,  a quienes damos,  lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde.

¡Apoyemos a Dely Valdés!

La opinión del Abogado, Político independiente…

Juan Manuel Castulovich

Fue un acierto designar a Julio Dely Valdés director del seleccionado de fútbol, después del enrevesado proceso que precedió a su contratación, desencadenado por el anuncio del presidente Martinelli de destinar la suma de cinco millones de balboas para pagar “un super entrenador” que, supuestamente, nos garantizaría la clasificación para el Mundial Brasil-2014. Ese anuncio fue inoportuno y equivocado. Y lo agravó el abierto reconocimiento de que la intención era que “quien pagara la orquesta, también decidiera la música”.

No conocemos todos los entresijos de las pugnas que hubo entre el gobierno y las dirigencias deportivas que, con fundamentos jurídicos, reclamaban que de ellos, y no del jefe del Órgano Ejecutivo, era la facultad de designar el DT del seleccionado nacional pero, por los resultados debemos concluir que, finalmente, fue la Federación de Fútbol, la que escogió a Dely Valdés.

Nunca me pareció buena idea que se gastaran cinco millones de dinero público en contratar supertécnicos. Para comenzar, esa suma no hubiera alcanzado por contratar a uno de los considerados “genios”, capaces de hacer milagros. Mouriño le cuesta al Real Madrid 12 millones de dólares, por año, y los que aspiran a entrar a ese olimpo o están en el escalón inmediatamente inferior, son requeridos por los grandes clubes de Europa o aspiran a ser contratados por ellos. No creo que en sus planes estuviera asentarse en Panamá por 4 ó 5 años.

Por otra parte, si se hubiera contratado un “técnico de mediano nivel”, o uno de los “grandes ya pasado de moda”, él sólo hubiera costado los 5 millones, sin contar otros gastos que, por 2 ó 3 millones más, demanda preparar una selección con pretensiones mundialistas.

Al final, correctamente, se optó por dar la oportunidad a Dely Valdés; pero no bajo las mejores perspectivas. En primer lugar, hacerlo por un plazo tan corto, pendiente a lo que puedan “decidir” las nuevas dirigencias, enfrascadas, como es de conocimiento público, en una sórdida lucha por la sucesión en el control de nuestro fútbol, económicamente productivo, aparte de injusto, impone una condición de precariedad que no se compagina con un proyecto a futuro. Si a alguno de “supertécnicos” sondeados para el cargo le hubieran ofrecido un contrato de tan corta duración, con seguridad los habría mandado a volar.

En segundo lugar, aunque aparentemente el gobierno “se ha marginado” del proceso de la selección de Dely Valdés, su apoyo, principalmente económico y a tiempo, para garantizarle los recursos que le permitan desarrollar su trabajo, que incluyen un bien pagado cuerpo de apoyo y los incentivos adecuados a los jugadores seleccionados, será vital.

Si hubo la intención de gastar 5 millones en un “supertécnico”, esa suma, bien invertida, sin interferencias perniciosas de las autoridades deportivas ni de las dirigencias dominadas por el egoísmo sectario, debe servir para cimentar un proyecto pensado con luces largas, para formar una nueva generación de futbolistas de alta calidad y con capacidad de competir exitosamente, primero en nuestro ámbito regional y, eventualmente, a otros niveles.

Llegar a un mundial debe ser la consecuencia de ese proceso formativo y de renovación de nuestro fútbol, en general, y no la premisa de partida de una ilusión construida sobre emociones transitorias. La designación de Valdés podría marcar esa diferencia; pero solo si su empeño, que estará, sin duda, motivado por el patriotismo, encuentra la adecuada correspondencia y el apoyo de las autoridades y las dirigencias.

<>Artículo publicado el 21 de septiembre de 2010 en el diario El Panamá America, a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Debemos planificar no improvisar

La opinión del comentarista de fútbol y del programa Háblemos de Fútbol en KW Continente…..
.
DENIS UREÑA S. 

Una vez más nos encontramos en el calvario que cada cuatro años divide pensamientos, opiniones y sentimientos para los fanáticos de la selección de fútbol de Panamá. Todavía con los eternos sinsabores que nos han dejado los negativos resultados de nuestra selección absoluta de fútbol, nos sorprendemos de las extravagantes y confusas alternativas que nos ofrecen nuestros dirigentes a la hora de tomar la importante decisión sobre quién llevará las riendas de nuestra selección mayor de fútbol.

¿Cuáles son los argumentos y el perfil que buscan para encontrar un técnico que cumpla con sus exigencias y expectativas? ¿Conocen el entorno futbolístico que tenemos? ¿Tienen alguna idea lógica de lo que es el fútbol? Estos cuestionamientos se los hacen muchos panameños, que escuchan y leen en diversos medios de comunicación que la alta dirigencia de nuestro fútbol tiene en mente traer al Sr. Alfio ‘Coco’ Basile como técnico de nuestra ya golpeada y maltratada selección de fútbol.

Pareciera que nuestros dirigentes asumen que el pueblo panameño aún no ha aprendido de sus desacertadas contrataciones, craso error, ya este pueblo ha aprendido mucho y no se convence de que nuestro fútbol necesita técnicos de primer mundo para progresar y saben que ese no es el camino hacia sus ansiadas aspiraciones mundialistas.

Técnicos como el Sr. Da Luz, Cesar Maturana, Alexandre Guimaraes nuestro más reciente fiasco, abonan más dudas sobre la capacidad de contratar técnicos de nuestros dirigentes. Es cierto que ha habido sus excepciones caso Mihai Stoichita, quien aportó algo de fútbol y también ayudó a que algunos jugadores nuestros partieran al anhelado y exigente fútbol europeo, asimilando algo de fútbol, y no dejar de mencionar a Eugenio ‘Cheche’ Hernández, quien nos hizo llegar por primera vez a un Hexagonal final en las eliminatorias mundialistas y a disputar una final de la Copa de Oro, la cual culminamos segundos. Hay que recalcar que nos llevó al Hexagonal final; sin embargo, no ganamos ningún partido.

Refrescando levemente sobre algunos de los anteriores técnicos, es importante señalar que el Sr. Julio César Dely Valdés, con su escaso bagaje como técnico, tomará las riendas interinamente de la selección mayor de Panamá (sin cobrar un solo centavo) y después fue alejado sin argumento alguno, sentando un precedente deplorable, ante una de las más grandes glorias de nuestro balompié nacional.

Ningún dirigente en este país conoce más de fútbol que Julio César Dely Valdés, ninguno. Pero nuestro fútbol carece de las facultades más elementales y sencillas que se necesitan para poder aspirar a llegar a otro hexagonal, después de ver nuestra liga y la participación de nuestros equipos en la Concachampions, nos percatamos de que todavía no sabemos jugar bien al fútbol. Es evidente que no contamos con una estructura futbolística idónea para poder aspirar a logros mayores, soñamos con llegar al mundial del 2014, pero me pregunto: ¿Con qué?

Si bien es cierto, la experiencia y el andamiaje del Sr. Basile como técnico y jugador sobrepasan abismalmente los del Julio César Dely Valdés, él no será quien nos lleve a disputar un mundial, eso es utópico. Basile en su vasto pasaje como técnico, y debemos recordar su polémica salida de la selección argentina que fue la última vez que dirigió, no será el que nos haga el milagro de vernos por primera vez en una cita mundialista, porque en el fútbol los milagros no existen, los resultados se trabajan y cuestan mucho. También es peligroso que los gobiernos se inmiscuyan en los deportes, porque es como mezclar gasolina con fuego y normalmente siempre pierde el deporte.

Considero que si Basile llegara a Panamá, sería bueno que nos ayudara con su valiosa experiencia a ESTRUCTURAR nuestro fútbol, porque nuestro fútbol es huérfano de estructura y de muchas cosas más. Yo pienso que ese sería el mejor aporte que nos podría brindar y no sembrar 5000000 de dólares en piedras.

Nuestro fútbol es limitado y muy podre y considero que se debe trabajar primero en crear categorías inferiores, clubes, preparar técnicos a nivel local y estadios propios para poder pensar en traer técnicos de primer nivel.

Ya es hora de hacer las cosas bien, porque los resultados no se darán y después estaremos crucificando técnicos y no reconociendo nuestras mediocridades.

<>
Artículo publicado el 30 de agosto de 2010 en el diario La Estrella de Panamá a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.