Un consejo que necesita consejo

La opinión del Profesor Universitario…



JAIME  TURNER – –
jturnerp@yahoo.com

A raíz de un artículo que publiqué –Por el cambio en la Universidad (o crónica de una muerte anunciada)- se ‘inició’ una persecución que pareciera no tener sentido: primero, se me inventó un expediente; se me citó a una Comisión de Disciplina, vía notificaciones y un edicto (como en los ‘buenos’ tiempos del oeste); el Consejo Académico me sentenció con un año de suspensión sin salario; remití a éste Órgano una reconsideración de mi caso, sin obtener una respuesta en el lapso de dos meses, como lo establece la Ley 38, por lo que caí en el llamado silencio administrativo; y, así las cosas, interpuse una demanda contencioso administrativa ante la Corte Suprema de Justicia.

Increíblemente, el 29 de diciembre del 2010 y el 5 de enero de este año, el Consejo Académico –en un fuera de orden total– vuelve a tocar mi caso, penalizándome, esta vez, con UN DÍA de suspensión, a pesar de que dos miembros de la junta directiva de la Asociación de Profesores de la Universidad de Panamá, a la cual pertenezco, abogaran porque fuese un año.

¿Cómo nos explicamos que se reduzca la suspensión de UN AÑO a UN DÍA? ¿Cómo es posible que nadie, pero nadie, del Consejo Académico le haya ‘aconsejado’ al rector al respecto de tal desacierto? ¿Cómo explicamos que nuestro Consejo Académico haya incurrido en chascos, como por ejemplo, adjudicar concursos a profesores diferentes a los recomendados por una Comisión de Concurso, adjudicar un concurso a un profesor quien ni siquiera concursó?   ¿Qué ha sucedido al respecto el ‘Informe de la Comisión Murgas sobre el escándalo de diplomas falsos en la Universidad de Panamá?  én aconseja, orienta, guía, instruye, al Consejo Académico? ‘Mil’ preguntas sin respuestas. Ahora, sí interesa aquí el por qué de mi cesación de un año a un día: porque el señor rector piensa que mis motivaciones son netamente personales, y que con la tremenda reducción de la condena yo bajaré la guardia.   ¡Se equivoca una vez más señor rector!,   no soy de los que ‘venden su alma al diablo’.

Señor rector, ¿tiene usted idea en dónde radica el verdadero problema? Me parece que no. La verdadera molestia radica en el modelo de universidad que usted ha engendrado, que mediante la manipulación ‘constante impuesta a audiencias más o menos sojuzgadas puede ser destructiva: destruyendo la autonomía mental, la libertad de pensamiento la responsabilidad y, conduciendo a la inercia, la sumisión y la renuncia a cambiar.’ (Herbert Marcuse). Y es precisamente por ello que los estudiantes, así como muchos docentes y administrativos de esta universidad del pueblo hemos decidido asolar ese régimen de ignominia, pues, con carácter de urgencia, el país requiere que nuestra universidad retome los senderos de conciencia crítica de la nación.

 

Este artículo se publicó el 17 de enero de 2011   en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Loor al estudiante universitario

La opinión del Docente Universitario…..

Jaime Turner

Hoy, estudiantes de mi Universidad de Panamá permítanme rendirles pleitesía e, identificado con Violeta Parra, decirles con inefable brío:

“¡Que vivan los estudiantes,

jardín de nuestra alegría!,

Son aves que no se asustan

de animal ni policía,

y no le asustan las balas

ni el ladrar de la jauría.

Caramba y zamba la cosa,

¡Qué viva la astronomía!

Me gustan los estudiantes

porque levantan el pecho

cuando les dicen harina

sabiéndose que es afrecho.

Y no hacen el sordomudo

cuando se presente el hecho.

Caramba y zamba la cosa…

¡el código del derecho!”

El 4 de mayo de 2010, el Consejo General Universitario aprobó un referendo de cara a la reelección de las autoridades universitarias (80 votos a favor, 2 en contra y 2 abstenciones). ¿Qué decano de las 17 facultades que tenemos convocó a sus miembros para saber nuestro parecer? ¿Cuáles de los representantes docentes y estudiantiles se reunió con su respectivo sector a fin de saber si queríamos o no la reelección? Siendo el CGU nuestro máximo órgano de gobierno, que nos representa a los universitarios, ¿Qué lectura hará del No mayoritario que los estudiantes le dieron a la reelección? ¿Qué lectura harán los diferentes gremios de la cacareada “concertación”?

De una entrevista que se le hiciera al rector Gustavo García (La Prensa 6/9/09) se le preguntó: “¿La deficiencia más grave del sistema no sigue siendo el español”? Y la respuesta fue “Sí.   El 90% de los alumnos fracasa en español.   Es casi imposible educar a un joven que sale de la escuela sin dominar el idioma.   Lee y no entiende, y escribe con horrores ortográficos”.

Si examinamos la respuesta del rector con el voto mayoritario de los estudiantes veremos que quien lee y no entiende es el propio rector.

Esos estudiantes que “leen y no entienden” le han dicho basta a los secuestros y engaños. Esos que “leen y no entienden” les sobra, con creces, lo que a otros universitarios les falta: valor, dignidad y honestidad.   Esos que “leen y no entienden” se ataron a un palo –al igual que hizo Odiseo- para mantener su verticalidad y no sucumbir a los cantos de sirenas (televisores, computadoras, data shows, aires acondicionados, balones, viáticos, financiamientos, etc. etc.). Esos que “leen y no entienden”, hoy por hoy, son los estudiantes representantes de nuestra dignidad. Esos que “leen y no entienden” saben:

•Que Gustavo no es la Universidad

•Que el rector es el artífice de un régimen de terror y persecución en toda la Universidad

•Del daño trascendental que el señor rector le ha hecho y le sigue haciendo a nuestra tierra, que es la Universidad y no su finca.

•En resumen, que aquellos fines de la Universidad, a saber:

Fomentar el respeto de los derechos humanos, el progreso social, el ambiente y el desarrollo sostenible.

Fomentar el pensamiento crítico y el espíritu emprendedor.

Fomentar los principios de equidad y de justicia social.

Son inalcanzables con esta administración.

Hoy rindo reverencia a un estudiante del que me siento orgulloso, que si bien “lee y no entiende”, se ha elevado a la sabiduría de que hay que cambiar el rumbo.

<>

Este artículo se publicó el  15  de junio de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Por el cambio para la Universidad

Por el cambio para la Universidad

Opinión de…

.

JAIME TURNER

.
Señor presidente, la Universidad de Panamá también necesita un letrero que diga “Propiedad del Estado. No feudo de rectores”. En el acto inaugural de la Universidad de Panamá, 7 de octubre de 1935, el Dr. Octavio Méndez Pereira, de modo sabio, consignó que “el interés de la ciencia y el interés de la Patria deben sumarse al alma de cada uno de nosotros”. Se colige, entonces, que quien no sume a su alma estos dos intereses (el de la ciencia y el de la Patria) se aparta de una “conciencia patriótica”. ¿De qué manera se aplica esto hoy al recinto universitario?

Veamoslo:

1. La piedra angular de la filosofía del rector Gustavo García es: “en ocasiones se obtiene más lamiendo que mordiendo” (palabras del rector Gustavo García en su segunda toma de posesión como rector). Y tal manera de pensar, producto de su modo de vida, dimensiona su actitud, actitud impropia de un rector.

El comportamiento del rector, al combatir toda crítica que se le haga, afecta el ejercicio del conocimiento y del conocimiento científico, del cual la crítica es un elemento esencial. Por tanto ni el rector, ni sus seguidores, como tampoco el pueblo, se percatan del trascendental daño que el actual rector le hace y le continua haciendo a nuestra Universidad, y por ende a la Nación; pues, ¿de qué manera se va a “formar el recurso humano con pensamiento crítico y conciencia social” , si su máximo representante, producto de su actitud misma, se erige en un obstáculo epistemológico para el proceso cognoscitivo?: “la disciplina de la reflexión, las actitudes de cuestionamiento lógico y sistemático son factores de conocimiento y de actitud que ameritan ser social e institucionalmente constituidos como factores de cambio social” (Martínez, J., 1995).
Decir hoy que la Universidad está secuestrada no es falso, como tampoco lo es que el actual rector “confecciona una universidad a su imagen y semejanza” ( Panamá América , publicación reciente). Así las cosas, ¿resulta difícil entender por qué la otrora conciencia crítica de la Nación “en el abismo del no ser se hundió” ?

.

2. ¿Cómo maneja el señor rector la Universidad? Ello obedece a una gran corrupción, subastada, entre otras cosas, por el clientelismo político, sobre la que se apacenta las imposiciones del rector. Para muestra dos botones: 1- Está cerca de cumplir 14 años de rectoría, ¿creen que estas ruedas se deben a que ha sido magnífico rector?; 2- De los 14 órganos de gobierno universitarios él preside nueve de ellos, aunado a nombramientos de vicerrectores, secretario general, etc.; y 3- Hay una inmensa lista de irregularidades en la Universidad que han sido enumeradas por los profesores Miguel A. Bernal, Federico Ardila y Mariela Jiménez, entre otros. ¿Qué se ha hecho frente a esto? Investiguen, auditen.

.
Señor presidente, ¿desea tener un cara a cara con la corrupción? Venga a la Universidad, por aquí se pasea desnuda.

<>

Publicado el 13 de agosto de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Por el cambio en la Universidad (o crónica de una muerte anunciada)


.Por el cambio en la Universidad (o crónica de una muerte anunciada)

.
Jaime Turner
.

Señor presidente, La Universidad de Panamá también necesita un letrero que diga Propiedad del Estado, no feudo de rectores.

En el acto inaugural de la Universidad de Panamá, 7 de octubre de 1935, el doctor Octavio Méndez Pereira, de modo sabio, consignó que “el interés de la ciencia y el interés de la Patria deben sumarse al alma de cada uno de nosotros”. Se colige, entonces, que quien no sume a su alma estos dos intereses (el de la ciencia y el de la Patria) se aparta de una conciencia patriótica. ¿De qué manera se aplica esto hoy al recinto universitario? Veamoslo.

1. La piedra angular de la filosofía del rector Gustavo García es: “En ocasiones se obtiene más lamiendo que mordiendo” (palabras del rector Gustavo García en su segunda toma de posesión como rector, en el Domo de Curundu). Y tal manera de pensar, producto de su modo de vida, dimensiona su actitud, actitud impropia de un rector.

El comportamiento del rector, al combatir toda crítica que se le haga, afecta el ejercicio del conocimiento y del conocimiento científico, del cual la crítica es un elemento esencial. Por tanto, ni el rector, ni sus seguidores, como tampoco el pueblo panameño se percatan del trascendental daño que el actual rector le hace y le continúa haciendo a nuestra universidad, y por ende a la nación; pues ¿de qué manera se va a “formar el recurso humano con pensamiento crítico y conciencia social”, si su máximo representante, producto de su actitud misma, se erige en un obstáculo epistemológico para el proceso cognoscitivo?: “la disciplina de la reflexión, las actitudes de cuestionamiento lógico y sistemático son factores de conocimiento y de actitud que ameritan ser social e institucionalmente constituidos como factores de cambio social” (Martínez, J., 1995). Decir hoy que la Universidad está secuestrada no es falso, como tampoco lo es que el actual rector “confecciona una universidad a su imagen y semejanza” (Panamá América, publicación reciente). Así las cosas, ¿resulta difícil entender por qué la otrora conciencia crítica de la nación “en el abismo del no ser se hundió”?

2. ¿Cómo maneja el señor rector la Universidad? Ello obedece a una gran corrupción, subastada, entre otras cosas, por el clientelismo político, sobre las que se apacentan las imposiciones del rector. Para muestra dos botones: (1) está cerca de cumplir 14 años de rectoría, ¿creen que estas ruedas se deben a que ha sido magnífico rector?; (2) de los 14 órganos de gobierno universitarios él preside 9 de ellos, aunado a nombramientos de vicerrectores, secretario general, etc., etc.

3. Hay una inmensa lista de irregularidades en la Universidad de Panamá que han sido enumeradas por los profesores Miguel Antonio Bernal, Federico Ardila, Mariela Jiménez, entre otros. ¿Qué se ha hecho frente a esto? Iinvestiguen, auditen.

Señor presidente, ¿desea tener un cara a cara con la corrupción? Venga a la Universidad, por aquí se pasea desnuda.

<>

Publicado el 6 de agosto de 2009 en el diario El Panamá América, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.