La ‘cultura de metro’

.

La opinión de……

.

Alejandra Joseph
.

Es esperanzador ver que, por lo menos de manera aparente, se está buscando ordenar el sistema de transporte de nuestro país. Con la creación de la Secretaría del Metro y el proyecto Metrobús se divisa una luz al final del túnel, lo que durante años parecía casi imposible.

Creo que es de vital importancia que aquellas personas encargadas de dirigir estos proyectos tomen en consideración, además de las decisiones de tipo estructural propias de un proyecto de esta magnitud, la necesidad de crear algo denominado “cultura de metro”.

Hace algunos meses tuve la oportunidad de visitar la ciudad de Medellín, en Colombia, y como uno más de sus atractivos turísticos, disfruté de pasear en el metro y metro cable de esa ciudad; puedo asegurar, sin temor a equivocarme, que ese debe ser uno de los modelos de gestión a seguir.

Lo que más me impactó, sin lugar a dudas, fue la impecable pulcritud no solo las estaciones, sino de los vagones y cabinas; parecía que el metro lo hubiesen inaugurado apenas unos pocos días antes, pero, según pude leer, el mismo tiene funcionando en sus primeras etapas desde el año de 1994.

Esto, claro está, no es solo obra del personal de limpieza asignado al mismo, sino a la clara conciencia que han logrado crear en los usuarios. Al saber que este medio de transporte es de ellos y para ellos, es su obligación mantenerlo así porque es para su propio beneficio.

En nuestro país no es secreto para nadie que, culturalmente, no tendemos al cuidado de todos aquellos bienes de uso público que nos dan, sean parques, estadios, estaciones de transporte, paradas e, incluso, la nueva cinta costera.

Una campaña de este tipo no es fácil, debe realizarse casi paralelamente con la construcción y debe ser impactante, pero sé que si la incluyen como una pieza fundamental del desarrollo de estos proyectos y le dan la importancia que se merece, puede hacer una gran diferencia entre el éxito o el fracaso del mismo.

Diariamente pasamos tantas horas en algún medio de transporte que el mejoramiento del mismo debe incluir una nueva cultura ciudadana, que busque un buen comportamiento y el respeto de las normas básicas de utilización de estos elementos de beneficio público.

.

<>
Publicado el  8 de diciembre de 2009 en el diario LA PRENSA,   a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Anuncios

En busca de fondos

En opinión de

Alejandra Joseph

.

En busca de fondos

.
Si hay algo que es de admirar, es el hecho de que el presidente, Ricardo Martinelli, haya iniciado su gestión no solo con promesas sino con hechos. Ha utilizado de manera estratégica su experiencia como empresario para saber que para poder llevar a cabo una gran cantidad de cambios es necesario conseguir los fondos.

La gran pregunta desde el principio fue: ¿dónde obtenerlos? Y hemos podido observar cómo se han ido recortando gastos y realizando cobros para conseguir en una primera instancia fondos para el programa de 100 a los 70, por dar un ejemplo.

Con esto en mente, quiero proponer un breve listado de áreas de donde se puede obtener gran cantidad de ingresos para llevar a cabo un sinnúmero de proyectos. Algunos requieren de una inversión inicial, por lo general de personal, pero este gasto es amortizado en un corto tiempo.

1. Hacer efectivo el cobro de multas por botar basura en la calle, incluyendo con agravante a los que lo hacen desde vehículos en movimiento. Sobre este tema hace algún tiempo un dirigente del Dimaud indicó que esto era imposible porque tendría que contratar mucho personal para poner las multas, creo que la inversión lo vale, ya que todos los días se puede observar a las personas botando basura en cualquier lugar menos en los cestos de basura.

2. Remolque y multa a todos aquellos autos mal estacionados, ejemplos: línea amarilla, frente a alcantarillas, encima de isletas (especialmente cuando se realizan conciertos) y a los que siguen utilizando los estacionamientos de discapacitados.

3. El cobro riguroso de multas por infracciones de tránsito. Hay lugares estratégicos en nuestro país en donde todos los días se cometen entre 50 a 100 infracciones. Aquí se incluiría a aquellos peatones que cruzan la calle debajo de los puentes peatonales y los taxistas del “no voy”.

4. Multas a todos los que incumplen con los plazos establecidos. Eliminar las prórrogas y realizar los cobros por desacato.

5. Multas a todo aquel que destruya la propiedad pública, jardines, parques, paradas de buses, entre otros.

Sé que la lista podría continuar, pero creo que la idea ha quedado clara. Realizando estos y muchos cobros más podemos no solo cambiar la “mala cultura” panameña y el “juega vivo” sino también hacer un importante aporte para el desarrollo del país.

<>

Publicado el 12 de agosto de 2009 en el diario LA PRENSA, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.