Algo sobre la agricultura biológica

La opinión de…

Luis Alberto Hooper DOMINGUEZ

La verdad científica universal nos ilustra que la fertilidad de los suelos agrícolas está determinada por una relación de 10 carbonos por un nitrógeno. Esta aseveración se explica porque el carbono es la base fundamental, precisamente, para al formación de la materia orgánica, indispensable para la elaboración de los tejidos vegetales y animales.

En el caso específico de los cereales, el carbono debe estar presente en el suelo para que la planta lo asimile, y así formar los granos, como el arroz y el maíz; y en las leguminosas y los frijoles.

Pregunto ¿los fertilizantes químicos inorgánicos proporcionan carbono a los suelos agrícolas? La respuesta tajante es no. En química se enseña que orgánico es lo que contiene carbono; estudiándose así la química orgánica.

La química inorgánica estudia las sustancias inorgánicas. El mismo nombre del fertilizante inorgánico indica que estos fertilizantes no proporcionan nada de carbono a los suelos agrícolas.

Hay algo más grave aún, los ácidos que contienen los fertilizantes inorgánicos destruyen el carbono de los suelos agrícolas, y como existe una relación muy íntima en la combinación de 10 carbonos por un nitrógeno, al destruir los carbonos, también estamos destruyendo los nitrógenos.

En fisiología vegetal se enseña que el núcleo de la clorofila, la sustancia responsable de proporcionar el color verde a las plantas, está constituido por magnesio; al igual que el hierro constituye el núcleo de la hemoglobina en la sangre.

Nuevamente pregunto: ¿proporcionan los fertilizantes químicos inorgánicos el magnesio que necesitan las plantas para formar la clorofila? Otra vez, ¡no!

Durante el proceso de fotosíntesis se producen los granos de los cereales

La antinatural revolución verde, rebautizada como agricultura moderna de avanzada y las tecnologías de punta han llevado a la producción de suelos agrícolas enfermizos, azotados por enfermedades y plagas.

<>

Este artículo se publicó el 2 de agosto de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Las confusiones de los científicos

La opinión del Ingeniero Agrónomo……

.

Luis Alberto Hooper Domínguez

Los científicos se han vuelto patas y no se han podido parar. Nos decían que desde una semana antes de Santa Catalina de Pedasí, soplaría el viento norte, entraría la estación seca o verano y si acaso, lloverían “barre-jobos” o “arrastra-tulas”.

Recordemos que Santa Catalina cae el 25 de noviembre. De modo que para los científicos, la estación seca o verano debió iniciarse desde el 17 de noviembre, sin embargo llovió bastante fuerte para fines de noviembre y para mediados de diciembre. Y para sorpresa de los científicos llovió para mediados de enero de 2010, obligando a cerrar por un día, la Feria de Boquete por la crecida del río Caldera.

Los científicos nos han estado hablando del Calentamiento Global en el cual creemos. Nos insistían los científicos que por culpa del Calentamiento Global el norteño casquete polar del ártico se iba a descongelar.

Pero… ¿Qué ha sucedido durante la primera semana de enero de 2010? Pues que el norteño casquete polar ártico no se ha descongelado. ¡Por el contrario, se ha congelado más! Se ha congelado, o vuelto hielo, un río en la China, dejando atrapados en el hielo a barcos que navegaban en él. Han estado cubiertas de nieve la China, toda Europa, Canadá y Estados Unidos, registrándose temperaturas de hasta 50 grados centígrados bajo cero.

Entonces… ¿Qué pasó con el calentamiento global, si el Hemisferio Norte se está enfriando y hasta congelando? Hábilmente los científicos cambian la terminología y nos hablan del cambio climático.

Señores científicos, aunque ustedes no lo quieran admitir, todo lo sucedido y lo que sucederá se debe a los movimientos de la luna.

El 31 de diciembre de 2009 la luna llena pasó sobre el Polo Norte. Seguidamente, el 1 de enero de 2010 ocurrió el Perigeo, o máximo acercamiento de luna a la Tierra cada 28 días. La casi coincidencia de estos dos eventos astronómicos elevaron a su máximo las fuerzas sobre la Tierra, lo que provocó el levantamiento de enormes volúmenes de aires muy fríos del Polo Norte; cuando el Hemisferio Norte está en su estación de un muy frío invierno. Todo esto, causado por la luna, provocó las grandes nevadas y el frente frío que nos trajo lluvia en Panamá.

A mediados de 2010 tendremos la prolongación de la estación seca, o larga sequía, mal llamada por los científicos, Fenómeno de El Niño.

Esta larga sequía se deberá a  lo siguiente: Los Perigeos seguirán ocurriendo en el Hemisferio Norte. Para junio, julio y agosto, en el Hemisferio Norte se presenta el caluroso verano. Los Perigeos de la luna, para esos meses, moverán enormes masas de aire caliente, que provocarán sequías sobre Panamá.

¿Qué en Chitré ha llovido muy poco, quedando muy por debajo del promedio anual?

Esa situación se debe a que se está repitiendo el ciclo lunar de 77 años.

El profesor Bolívar Rodríguez les informará que entre 1930 y 1933 se presentó una larga sequía que se llamó… “La sequía de los tres veranos”. Que el río La Villa quedó convertido en una quebradita. Los gringos se vieron precisados a construir la Represa Madden, para formar el lago Alajuela y poder suplir de agua al lago Gatún.

Señores científicos… ¡abandonen sus falsas creencias de que la luna no influye sobre las lluvias y las sequías!

¡Y métanse a estudiar los Movimientos de la Luna!

<>

Publicado el 5 de febrero de 2010 en el diario Panamá América Digital, a quienes damos, lo msmo que al autor, todo el crédito que les corresponde.