Alto a la intimidación

La opinión del Periodista…

Vidal González 

Me causa indignación las constantes regularizaciones migratorias de extranjeros que realiza el sistema de migración panameño. Es encantador ver que muchos quisieran ser de este país, pero cuando son miles entonces me causa humillación. No es eludiendo un problema como se resuelven.

Sin embargo pareciera que los hermanos colombianos, quienes muchos afirman que mi querido Panamá les fue vendido, quisieran huir de un problema que solo pueden resolver ellos. Y muchos no están en Panamá porque sus condiciones económicas en Colombia no se los permiten. Estas campañas de regularización de extranjeros deben ser frenadas, pero no lo espero de las actuales autoridades.

Antes de finalizar esta humilde opinión, no puedo dejar de expresar mi repudio a la condena a periodistas panameños.   Para nadie es un secreto la injerencia del Órgano Ejecutivo en el Judicial, la persecución hacia cualquier persona o grupo que no está de acuerdo con las ideas del gobierno actual, aunque no hay peor ciego que el que no quiere ver.

Para mí un acto más de intimidación y quien piense que estos serán los únicos se equivoca groseramente.

Si se aplica la presunción de inocencia a los periodistas, entonces no habrá periodismo crítico e investigativo, ya que no somos relacionistas públicos de los gobiernos, sino reveladores de información.

*
<>Artículo publicado el 27 de octubre de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/gonzalez-vidal/

Piensa más

La opinión del Periodista…

Vidal González 


Ahora dicen que aumentar las horas de clases a 60 minutos mejorará la calidad educativa, que tener doble jornada hará que la educación tenga calidad, pero no es todo, los empresarios quieren que ningún estudiante se gradúe con 3.0. Esto es tan atrevido como un abogado o comunicador social diga que es periodista, como enseñar que es inmoral algo que para otro no lo es.

Cuando escucho estos planteamientos no tengo más que sentir coraje.   Argumentos procedentes también de diputados.   Y a mi mente salta la idea de que los hijos de los empresarios, ni de los diputados, tampoco los de las autoridades del Ministerio de Educación reciben formación pública, por lo tanto tienen más de las 3 comidas debidas diarias y no tienen problemas económicos.

Es evidente que la educación necesita ser moderna no desde hace 5 años, desde hace muchas décadas. Yo viví una educación pública obsoleta, en donde daba 15 materias por día y diariamente tenia 5 ó 6 ejercicios. Memorización absoluta, misma que no comprendo para qué, porque lo que me meto en el cerebro hoy mañana de nada me acuerdo.

Cada persona que utilice su inteligencia con facilidad puede conocer que la educación pública es para enfermarse; se puede saber entonces por qué algunos no pueden continuar estudios superiores y otros desisten de continuar estudiando.

No dudo que algunas propuestas son buenas, pero otras son malas. Es como decir esto está bien, pero lo otro está mal.

<> Artículo publicado el 8 de octubre de 2010 en el diario El Panamá América, a quienes damos,    lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde.

Victorias Pírricas

La opinión del Periodista…..


Vidal González

¿Qué es victoria? El diccionario lo define como superioridad o ventaja que se consigue del contrario, en disputa o combate. Todos buscamos triunfar en algo a corto o largo plazo, es un deber, no hacerlo es ofenderse y ofender a quién más se quiere; sin embargo muchos deseos de éxitos son enfermos cuando se vuelven autodestructivos y destructivos.

Así hemos visto en la historia a quienes de cualquier forma buscaban triunfar han terminado sus vidas de manera infausta, recuerdo a Hitler en Alemania, Mussolini en Italia, Noriega en Panamá.

El triunfo del sí en la Universidad de Panamá a todas vistas deshonesto, cobarde y desvergonzado, es una victoria de cual no es necesario ver el final para saber su fin. Un triunfo Pírrico, propio de mentes enfermas.

De ningún modo puedo tolerar que se limite a la experiencia el no de la mayoría de los estudiantes universitarios a la reelección indefinida, insultan mi inteligencia, y me demuestran la incapacidad de las actuales autoridades para elevar la Universidad Nacional a la vanguardia de otras universidades también en países en vías de desarrollo.

El estudiante que está en desacuerdo con la calidad de educación que recibe, con un sistema universitario permanece en la mediocridad, en donde graduandos pueden haber muchos, pero los profesionales se pueden contar, dijo no.

Los profesores, los doctores, la mayoría dijeron sí a la antidemocracia, la corrupción, la inmoralidad, sus conocimientos son cuestionables, ya muchos lo hemos advertido, por dignidad debieran abandonar las universidades. De los administrativos quienes no pueden trabajar si no es en el gobierno no vale la pena hablar.

Al menos yo estoy consciente que a la Asamblea de Diputados, la reelección indefinida en la Universidad de Panamá, irá para ser aprobada.

No obstante no me resulta extraño, en un país analfabeto de raciocinio, el hecho que las masas no se levanten a exigir respeto. Así vemos como los gobiernos aprueban toda clase de leyes antidemocráticas en una población deseosa de vivir mejor.

<>

Este artículo se publicó el  25  de junio de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Mentes sumisas

La opinión del periodista…..

.

Vidal González

Todo panameño debe sentirse molesto y entristecido al ver la Universidad de Panamá que tenemos. Una institución en donde ya no se debate y quien pretenda hacerlo es calificado de loco, donde las autoridades cuando quieren imponer su voluntad lo hacen sin problemas con el aval de quienes dicen llamarse dirigentes universitarios.

Es ingenuo pensar que estudiantes que dirigen a un grupo de alumnos se les ha dado trabajo en la entidad por buena voluntad. Cuando es claro que las autoridades de siempre han utilizado estos métodos para callar las protestas. Y es conocido por todos que el Rector Gustavo García de Paredes siempre buscó controlar todo el sistema universitario.

Recuerdo que hay dos clases de dirigentes, aquellos que se venden y los que rechazan ser comprados. Los últimos son los verdaderos dirigentes, quienes inspiran fortaleza, valentía y ejemplo.

No olvido que muchos de los seudodirigentes universitarios aspiran convertirse en futuros diputados, opresores de la población.

Si en extensiones universitarias no lejos de la capital y en el mismo campus, hay escuelas sin laboratorios y sin profesores calificados, ¿qué puedo esperar de las que están más lejos?

Es excelente que la Universidad llegue a lugares remotos del país, pero ¿son estas universidades o escuelas rurales? No faltarán quienes digan peor es nada, pero que no se diga entonces que son universidades.

Espero que con la elección de un nuevo rector, los funcionarios innecesarios sean destituidos y se inviertan esos millones de dólares en las necesidades de la Universidad, que son demasiadas.

Votar por la reelección de las actuales autoridades de la Universidad es votar por las groserías de la mayoría de los administrativos universitarios, por la comida que se da de menú que se come por necesidad, porque se aumente los administrativos sin funciones, porque no se permita el debate de ideas, porque la universidad no sea la contraparte de los gobiernos, porque miles de estudiantes se retiren de la institución al no encontrar la universidad que buscan, porque continúen los viajes del rector con los dineros del estado y porque la Universidad siga sumergida en el atraso.

Desde luego tampoco se busca un rector que responda a los partidos políticos, porque es esto lo que existe en la Universidad de Panamá, tampoco que aumenten los costos en la institución que es el deseo de muchos profesores, porque la universidad será aún más para privilegiados.

Solo los administrativos botellas, los dirigentes vendidos, los profesores corruptos, los estudiantes masoquistas, pueden avalar la reelección en la universidad nacional. Estas son las mentes sumisas.

<>

Este artículo se publicó el  3  de junio de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La justicia en Panamá

La opinión del periodista…..

.

Vidal González

No me sorprende las suspensiones de las medidas cautelares que el Ministerio Público mantenía sobre el ex presidente Ernesto Pérez Balladares, podía imaginarme que esto ocurriría. Es el sistema deshonesto de la justicia en Panamá; tampoco me sorprende que Balladares sea puesto en completa libertad y otros ex presidentes panameños jamás sean condenados por corrupción en sus gobiernos.

Me pregunto ¿cuál es el afán del ex dictador de Panamá Manuel Noriega, en venir al país? Noriega y sus abogados no desconocen la manera de aplicar justicia a en Panamá.

La ciudadanía no tenemos más que hacer, que llamarle al tema por su nombre, una justicia panameña en estado de putrefacción; sin embargo el gobierno nacional defendiendo sus acciones busca desacreditar a organizaciones civiles como sino lidiaran con el sistema de justicia de Panamá.

Vergüenza les debe dar a las autoridades toda la corrupción que les envuelve, que se manifiesta en una sociedad sin valores. Como pueden exigir respeto, esto es inconcebible, cuando han hecho que los panameños seamos conocidos en el extranjero como juega vivos.

Y me digo habiendo ciudadanos dignos de respeto, los panameños ¿Por qué eligen a los corruptos para que los representen? Finalmente se puede ver los planes de estudio del sistema educativo, tergiversan la historia, no se consulta a los profesores las transformaciones educativas, no se habla en las aulas de honor, de responsabilidad, de justicia y somos pocos los privilegiados de un sistema que podemos lograr mayores estudios.

<>

Este artículo se publicó el  13  de abril de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Sobre el FIS

La opinión del Periodista…..

.

Vidal González

Con pena observo el escándalo en el Fondo de Inversión Social, FIS, que involucra a diputados de gobierno y oposición en un posible desfalco de unos 12 millones de dólares, en fin otro caso de corrupción en donde los culpables sonreirán al no ser encarcelados.

El Director del FIS, Giacomo Tamburelli, en vez de revelar la auditoría realizada por una empresa consultora que el contrató para tal objetivo, la ocultó y sin vergüenza pide despulpa a los diputados.

Por su parte el Presidente de la República, Ricardo Martinelli, solicita a la contraloría una auditoría comprensiva de la cual nada se sabe, cuando debió instar una auditoría rigurosa, para que los que se han enriquecido con el dinero de los más pobres del país purguen tras las rejas su deshonestidad. Pero ¿Qué garantiza que esta auditoría que adelanta la contraloría revelará la estafa en el FIS? Nada, al menos no espero resultados que lleven a la cárcel a los ladrones.

Creer en las instituciones panameñas no solo es masoquismo, también ingenuidad, es cerrar el entendimiento a la verdad, por creer poseerla, ya dijo alguien deje su verdad yo dejaré la mía y salgamos a buscarla.

Basta ya de robadera, me pregunto ¿cómo vamos a terminar aquí en Panamá?, en ¿donde nadie cree en nadie? seria yo el primero en exiliarme.  El panameño, tiene una historia única en el mundo, y también es falto de cultura, coraje, unidad y adhesión.

Cada día veo el desinterés de las autoridades de crear un país humano, el ejemplo de los padres de la patria es la deshonradez y que lástima que los panameños continúen confiando en estos.   Alguien dijo:  la diferencia de un político y un ladrón es que uno me elige a mí y el otro lo elijo yo.

<>

Artículo publicado el 10 de Marzo de 2010 en el Diario El Panamá América, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

¿Justicia en Panamá?

La opinión del periodista…..

.

Vidal González

“Se acabó el relajo todo el que comete acto de corrupción debe ser llevado a la justicia”, fueron promesas de campaña del presidente Ricardo Martinelli; sin embargo, esto es imposible debido a que los que tienen la responsabilidad de aplicarla son los mismos que no la han efectuado por años, y los que han puesto al país en las primeras listas de los países más corruptos del mundo.

Veinte años de cárcel para un asesino es un verdadero insulto a las víctimas, qué decir de la escogencia de los jurados de conciencia para los juicios, esto es un irrespeto a la inteligencia.

“Nos dominan más por ignorancia que por la fuerza”, Simón Bolívar.   No me explico cómo aquel ciudadano con tanta experiencia puede equivocarse al elegir las autoridades, cuando siempre estos dicen el mismo discurso: ¡Resolveré sus problemas!, pero las vicisitudes del panameño continúan en un sistema donde el pobre se hace más pobre y el rico más rico.

Recuerdo en la administración de la ex presidenta Mireya Moscoso, cada día se escuchaba un escándalo de corrupción; sin embargo, luego de unos días del mismo ya no se hablaba.

Ningún funcionario de aquella administración fue juzgado, ¿dónde estaba la justicia? ¡Acaso con un poco de dinero la Corte calla!

El escondite de los corruptos, el PARLACEN, para Panamá no va existir, eso si el presidente Martinelli hace lo que exigen los ciudadanos.   Las autoridades han hecho pública su intensión de crear un organismo parecido al PARLACEN, desde todo punto de vista esto es una ofensa a los panameños que queremos que organismos como el PARLACEN se extingan.

El presidente Ricardo Martinelli debió empezar con apoyar lo bueno, no lo hizo al afirmar el golpe de Estado de la República de Honduras, con razón se debe decir “el Gobierno de Panamá apoyó las elecciones hondureñas” y no Panamá reconoce las nuevas autoridades de Honduras, esto denigra mi dignidad.

Con asombro observo los planteamientos de los dirigentes del Partido Revolucionario Democrático PRD, en cuanto al proceso judicial al ex presidente Ernesto Pérez Balladares, como todo político investigado recurren al descarado rezo, persecución política.

La justicia en Panamá no existe, para aplicarla se necesita reformar completamente el Órgano Judicial, en estado de descomposición; deduzco que los casos de corrupción investigados para pesar de muchos panameños y desvergüenza de otros no terminarán en derecho.

<>

Publicado el 23  de enero de 2010 en el Diario El Panamá América, a quien  damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.