Mirando al 2014

La opinión del Médico y Ex Ministro de Estado….

GUILLERMO ROLLA PIMENTEL
grollap@cableonda.net

Definitivamente es demasiado prematuro para pensar en elecciones. Sin embargo algunos aspirantes precoces adelantan los tiempos. Es el momento de trabajar con eficacia y concretar las promesas; entre otras permitir la participación ciudadana, cumplir los compromisos electorales partidarios, que el poder no es para mandar sino para servir, caminando y mandando con el pueblo (zapatos),  realizar los programas, ejecutar los proyectos, desmilitarizar la policía y mantener celosamente la democracia. Y los políticos que esperan otra oportunidad, prepararse para ofrecerle mas progreso al país.

Por lo demás desde las pasadas elecciones donde existía un partido con organización y masas, y otro con recursos y publicidad. Se aliaron con sus votos y organización nacional para elegir el presidente y hacer un buen gobierno, con el compromiso de darle continuidad con el otro candidato como el próximo presidente. Ya eso fue dicho y será cumplido, por la seriedad y honorabilidad de los participantes. Esto lo garantiza un buen gobierno. La credibilidad y la lealtad hay que sostenerla con hechos y no con jugar vivo (eso es de otros grupos).

El PRD continúa en su clásica indefinición de objetivos. Se publicita como social demócrata, naciendo de una dictadura fascista, y actúan como neoliberales.

Están con USA y con Cuba. Con los mas grandes capitalistas y con los que vienen del comunismo. Afuera se pintan de rojo.  Pero aquí son incoloros.

Su terrorífico pasado de narcodictadura con su continuada soberbia, aún no se han hecho la autocrítica para pedir perdón al país e indemnizar a sus víctimas.   Por su ingenuidad y entreguismo firmaron un tratado que nos volvió al nivel de protectorado (había sido eliminado en 1936 por Acción Comunal);    y que por sus torpes y particulares negociados de armas y drogas nos causaron una intervención militar extranjera. Pero hay que reconocer que han intentado corregirse, y difícilmente se pongan de acuerdo por que genéticamente son oportunistas.

Las fuerzas empresariales han intervenido tal vez con las mejores intenciones de promulgar un beneficio social que sea el excedente de un desarrollo económico.

Pero el libertinaje de mercado, el intrínseco objetivo de incrementar las ganancias no les permite asimilar la justicia social (impuestos, regulación de precios, mas empleos, mejores sueldos).   Hasta el momento la mayoría de las corporaciones y grandes empresas no han demostrado su responsabilidad social. La producción agropecuaria no nos garantiza una soberanía alimenticia, los intermediarios especulan, la canasta básica no disminuye… Se mantuvo a bajo costo hasta 1994 (Endara) pero al eliminarse el control de precios ha aumentado continuamente. La relación con el sector trabajador y la gente de la calle es inadecuada, los constantes piqueteos y cierre de calles lo demuestran…

Por otra parte, el partido del Cambio que originalmente era pequeño, ha utilizado sus ventajas, adquiriendo tránsfugas y ex militares, que ya antes no habían demostrado lealtad, ni eficacia en el partido de procedencia y con el riesgo además de la contaminación de malos hábitos. Las inteligentes advertencias preventivas deben ser serenamente valorizadas y no ser tomadas como un reto a la autoridad, eso sería autoritarismo. Algunas decisiones precipitadas e inconsultas con el pueblo han podido deteriorar la imagen del gobierno (Changinola Ley 30), habría que evaluar objetivamente su validez y el buen criterio de sus promotores, para no tropezar otra vez con la misma piedra.

En el pameñismo, desde que muy noblemente, para el bien del país declinó la presidencia, cosa que nunca había sucedido, causó un desánimo y frustración de sus miembros. El pensamiento fundamentalista analítico tiene que ser siempre positivo y optimista, pero objetivo y crítico constructivo.   Y esa debe ser la recta.   Intención.

El panameñismo con su organización a nivel nacional su trayectoria sacrificada, heroica y la riqueza ideológica nacionalista y de desarrollo y justicia social tienen que ser un motor que impulse la realización de esas metas. Con más eficaz protagonismo programático y una orientación de la alianza por derroteros democrático identificado con los trabajadores y campesinos y sus necesidades. Con todo el pueblo especialmente con los mas humildes, como rezan nuestros principios.   Ser proactivos y defensores de los derechos ciudadanos. El panameñismo es para todos los panameños, por eso la participación de todas las corrientes internas es básico como metodología para conseguir la Unidad indispensable de todo el partido. La presencia ponderada y proporcional de todos los sectores en la dirección es un antídoto para el sectarismo y la inacción; y entonces ir a la Acción y a los Cambios Revolucionarios (lema del partido). Cierto es que se han concretado propuestas como los 100 a los 70, las becas a los estudiantes dedicados. El apoyo de los 5,000 a las viviendas populares

Pero aún faltan darle soluciones reales al precio de la energía, la canasta básica, la educación y la seguridad. La capacitación de personal es una necesidad urgente que solicitan las empresas; esta y el empleo son las más humanas y efectivas medidas para eliminar la violencia y tener seguridad. Cuidar nuestra Policía para que no vuelva a desviarse por la violencia, la codicia, la soberbia y el militarismo. Que los ministerios sociales, reciban el apoyo técnico y económico para alcanzar el desarrollo y la justicia social que necesita el país, para un Panamá mejor.

 

*

<> Este artículo se publicó el  22 de enero de 2011    en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

‘El Cambio, la masacre de Bocas del Toro’

 

La opinión de…

 

Abdel Fuentes

Los abusos en los que incurrió la policía en contra de trabajadores del banano y moradores en Changuinola, a mediados de 2010, quizá no fueron conocidos en su cruda realidad. Adquieren matices interesantes, a través de los testimonios de algunas de sus víctimas. Un trabajo audiovisual de 48 minutos, denominado El Cambio: la masacre de Bocas del Toro, da fe de ello. La realización tiene como autora a la cineasta italiana Micol Pecoraro.

El nombre del video no es casual, abriga la ironía de las promesas electorales mercadeadas por un movimiento que ha intentado colocarse como partido político y que con la ayuda de amigos y extraños llegó al poder. Descubre verdades de la represión, poco difundidas, presuntamente a causa de las amenazas e intimidaciones protagonizadas contra periodistas y directivos de medios.

El documental, dado a conocer a inicios de enero de 2011 por el sitio español en internet, Rebelión y presentado en Barcelona a fines de noviembre de 2010, es un esfuerzo del grupo Solidaridad con Panamá –activistas españoles en Barcelona– y el trabajo de una caravana internacional denominada “Por el Respeto a la Vida y Dignidad del Pueblo Panameño”. La caravana partió por tierra desde México y atravesó Centroamérica hasta llegar a Changuinola, tras pocos días de perpetrada la represión. Fue recibida por dirigentes de Changuinola y del Frente Nacional por la Defensa de los Derechos Económicos y Sociales (Frenadeso).

Antes de presentar el documental en Barcelona, los activistas muestran a un grupo de españoles algunos datos socioeconómicos. Citan a la Organización Mundial de la Salud (OMS) que revela que 800 mil panameños están mal alimentados, el 60% de la población rural es pobre, al igual que el 96.3% de la población indígena y el 17% de los asalariados.   Mencionan información del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), que señala que Panamá, Honduras y Guatemala figuran en la lista de los 10 países más desiguales del mundo.

En el documental, testigos y víctimas del abuso denuncian la forma como la policía, desde los helicópteros, lanzaron perdigones, balas de plomo y gases contra los manifestantes y pobladores. Hablan de las provocaciones a las que apelaron los uniformados y la manera como los huelguistas fueron humillados.

Un testigo muestra un cartucho de bala vacío utilizado y asegura que ese tipo de proyectil es empleado para matar búfalos.    Menciona que uno de sus compañeros perdió un riñón, a consecuencia de una de estas balas. Otra víctima, un afectado de la vista, refresca lo vivido durante una madrugada, después de ser intervenido quirúrgicamente.    Testifica que la presencia policial era permanente: “en cada cama había un policía cuidándonos”, comenta. Cuenta que un sargento golpea su cama y luego grita: “levántense, levántense, vayan a tirar piedras, qué hacen ustedes aquí, vayan a tirar piedras”, concluye.

Para las víctimas y testigos de la represión, el cambio representa las marcas que llevan en sus cuerpos. Lo ocurrido parece haber dejado una vaga lección en los que ostentan el poder. Hoy proponen una ley, cuyo camino se orienta más al autoritarismo y la persecución que a la democracia. El futuro y las urnas deberán ser el juez implacable que les condene por sus constantes desatinos e irrespetos en perjuicio de quienes se dejaron llevar por la carga emocional de la propaganda y el mercadeo político.

<>
Este artículo se publicó el 11  de enero de 2011   en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

El derecho a ofender

La opinión del Abogado,  Locutor de Radio  y Escritor….

LUIS  CARLOS  GUERRA
guerraluiscarlos@hotmail.com

Llegan a mi memoria trazos de expresiones del señor RICARDO MARTINELLI BERROCAL, hoy Presidente de la República de Panamá, cuando en algún momento de campaña decía, parafraseándolo, que la gente protestaba porque las autoridades no los atendían, no les solucionaban los problemas, de ahí el cierre de calles.

Paradójicamente, una vez en el poder, sanciona una ley que penaliza hasta con dos años de cárcel a quienes cierren las calles como medida de protesta.

Hoy, a un año y meses de gobierno, vuelven a impulsar, dejando manifestar intenciones dictatoriales que pareciesen encubrirse por periodos pero que se mantienen latentes en el cavilar de sus aspiraciones; un proyecto de ley para proteger al Presidente y a los Servidores Públicos de supuestas ofensas, ultrajes o vilipendios, que según sus proponentes, diputados oficialistas de Cambio Democrático, se sustenta en que ‘la comunidad panameña ha sido testigo del uso desmedido y exacerbado de la crítica y la calumnia alegre contra el Presidente de la República’.

La pregunta que surge ¿es acaso el Presidente de la República una divinidad?, por ende se le excluya del cuestionamiento e indagación permanente que inquiere la ciudadanía. Los zapatos del pueblo lo son también sus costumbres y formas de expresión, no se puede ser o no ser al mismo tiempo, por eso la principal contrariedad de un gobierno que vendió falsamente los intereses de un pueblo primero como eslogan de campaña, para después reconocerse y decidir cómo un gobierno de empresarios.

Quieren imponer a fuerza mediática que si no se está de acuerdo con sus propósitos, la población entera es reacia al cambio, que si se les critica nadie tiene autoridad moral, que si el pueblo está insatisfecho con la calidad de los servicios y la manera como manejan el país, el pueblo es inconforme.

Pretenden ahora tomar como ofensas las constantes quejas de la población, que no tiene otra forma de responder, sino con esas palabras que ellos consideran calumnias e injurias y no lo interpretan como realmente debe ser, frustración ante las promesas incumplidas.

Quién ofende primero sino aquel que toma por tontos útiles a una población que engaño con falsas promesas, cuyo gabinete se caracteriza por meter la pata e insultar a cuanta persona se le oponga o difiera; ellos han creado el animus injuriandi en cada uno de los panameños, que no es más que un animus defendi, pues al parecer, el tratar de dialogar con ellos o hacerles ver sus errores de la manera más democrática implica ser ignorados e igualmente vilipendiados o en el peor de los casos perseguidos judicialmente.

La población se siente ofendida y no interpretan como injuria o calumnia el derecho a ofender que les asiste ante tanta incompetencia.

*

<> Este artículo se publicó el 9  de enero de 2011   en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

Rendición de cuentas del Señor Presidente Ricardo Martinelli ante la Asamblea Nacional de Diputados

-La nota informativa de…
JENNIE  GONZALEZ



Discurso del Excelentísimo señor Presidente Ricardo Martinelli:

Honorables miembros del Poder Legislativo:

El Gobierno del cambio lleva un año y medio en marcha.

Han  sido 18 meses de mucho trabajo y cambios para bien de nuestro pueblo.

Le agradezco al pueblo por el respaldo demostrado al Cambio, durante estos meses.

Agradezco a los diputados por el apoyo brindado al Órgano Ejecutivo.

Aprecio la prioridad brindada a los proyectos de Cambio y que los hayan mejorado,  fruto de un  saludable debate democrático.

Estoy  aquí para rendir cuentas al pueblo panameño sobre nuestra gestión gubernamental.

Conciudadanos:

El pueblo me eligió para gobernar y gobernar es decidir.

Gobernar es solucionar.

Eso hacemos  y continuaremos haciéndolo hasta el último día de nuestro gobierno.

Yo no pierdo ni un segundo y me mantengo enfocado en resultados para resolver los problemas del pueblo.

Tenemos 44 compromisos electorales que atienden esos problemas.

Les llamamos “imperdonables” y los cumpliremos contra viento y marea.

Los imperdonables son el corazón del programa de nuestro gobierno.

Yo les pido que nos midan con esa vara.  Es una vara  justa y realista.

Magistrados, Ministros y Diputados del país:

Les compartiré como marchan algunos de los imperdonables.

El cambio en  Asistencia Social está en marcha

Ya está consolidado el programa 100 a los 70.

Con el atendemos a todos quienes tengan 70 años o más y no cuentan con  jubilación ni pensión.

Más de 85 mil de nuestros adultos mayores reciben 100 balboas mensuales.

Este proyecto  de 102 millones anuales hace posible que vivan con dignidad.

Esto  representa cambio.

El cambio en el  Transporte está en marcha!

El 2011 será el año de la modernización del transporte urbano en la capital.

Ya están rodando 120 buses del MetroBus en el Corredor Sur y en los próximos meses vendrán más.

El MetroBus no se trata solo de buses.    Es un nuevo sistema.

Es una nueva cultura del transporte.

El MetroBus transportará a 600 mil panameños todos los días, de forma segura, cómoda y confiable, tal y como lo merecían desde el inicio de los años 70.

Adicionalmente, en el primer trimestre de este año, colocaremos la primera piedra de la construcción de El Metro de Panamá.

El Metro es una inversión de 1,500 millones de balboas, que generará 3 mil nuevos empleos y cambiará la vida de todos los que viven en la provincia de Panamá.

Esto también es cambio!

El cambio en la Seguridad, está en marcha

En este tema, no hemos bajado la guardia ni un solo minuto.

Aumentar el salario a los policías ha dado su fruto. ¿Cómo no pagarle mejor a quienes  ponen el pecho por nosotros?

En el mes de agosto, vienen 100 balboas mas para los policías.

El pelepolice permitió la captura de más de 7 mil personas.

Incautamos más de 76 toneladas de drogas e instalamos las primeras 4 estaciones aeronavales que nos permitirán continuar incautando mucho.

Un mejor equipamiento, uniformes nuevos y una fuerte depuración interna de la institución han dado sus frutos.

La policía nacional saco de circulación más de 5 mil armas de fuego.

Ha sido clave la mística que el Director de la Policía y el Ministro de Seguridad brindan a su equipo humano.  Les felicito, al igual que al personal del SPI, SENAN  y SENAFRONT que han hecho un excelente trabajo!

Para los delincuentes, tengo un mensaje:   “Estoy en guerra contra ustedes. No podrán contra el gobierno, contra la policía ni contra los panameños decentes. En nuestro gobierno les espera  el hospital, la cárcel o el cementerio”.

Como bien dije estamos derrotando a la delincuencia!

El año 2010 cerró con 12% homicidios menos que el año 2009.

La meta es disminuir la cifra de homicidios a la mitad de la del año pasado.

Este es  un cambio significativo.

En el desarrollo de nuestro Sector Agropecuario, el cambio está en marcha

Entre nuestras prioridades está  lograr  la seguridad alimentaria, amenazada por los efectos del aumento de los precios de los alimentos y sus variaciones.

Entre los principales logros del MIDA el año pasado deseo enumerar:

1ero: El  apoyo financiero a los productores que dio como resultado la  ejecución de 80 proyectos de inversión por un monto de 5 millones de balboas.

2do: La rehabilitación de 959 kilómetros de caminos de producción en diversas provincias, beneficiando a miles de productores.

3ro: La construcción de silos para apoyar el desarrollo ganadero aportó 15 mil  toneladas métricas de alimento, beneficiando a  1,500 ganaderos.

4to: la inversión de 358 mil balboas en semilla de pastos permitió la siembra de 59 mil hectáreas, garantizando la provisión de alimento para cerca de 40 mil animales.

5to: para  la disminución del  costo de la canasta básica de alimentos, se realizaron 28  Jumbo Ferias, en las que participaron, en promedio 10 productores y 8 empresas por feria.

Estas  Jumbo Ferias contribuyeron a reducir los costos de los productos ofrecidos hasta un 15%,  beneficiando a 280 mil consumidores.

¡Estamos transformando el agro de nuestro país!

Esto es cambio!

La Cadena de frio, esta en marcha!

Una de mis principales promesas imperdonables es la Cadena de Frío.

La Secretaría a cargo de esta meta, en el Ministerio de la Presidencia, realizó recientemente un censo de producción hortícola.

Se determinó que el 80% de la producción nacional se origina en Tierras Altas de Chiriquí.

El  20% restante, lo generan Herrera, Los Santos y Veraguas.

Lamentablemente, todos los días se pierden más de 30 toneladas de frutas y vegetales, debido a mal manejo.

Por eso este mes, celebraremos la licitación para el primer centro de acopio y recepción de la Cadena de Frío.

Estará ubicado en Volcán y con el inicia el camino que nos permitirá acabar las mermas.

Ahora, los productores ofrecerán un mayor volumen de productos mejorando sus ingresos y ofreciendo un mejor precio a los consumidores.

Adicionalmente, incorporamos a este proyecto los nuevos Mercados Públicos en Panamá, Colón, La Chorrera, Penonomé, Las Tablas, Chitré, David y Santiago.

El Pueblo Panameño se beneficiará con productos saludables, disfrutándolos con la misma calidad con que fueron cosechados.

Esto también es cambio.

El cambio en Salud,  está en marcha

Los Centros de Atención primaria denominados MINSA-CAPSI reforzaran la atención primaria de salud.

Son 38 Minsa-Capsi que  constituyen el primer escalón sanitario para una solución innovadora de salud.

El primero, en las Garzas de Pacora, se inaugurará en abril.

Otros 10 centros  ya están en construcción con una inversión de 61 millones de balboas.

Otros 10 centros más se licitarán este mes con una inversión de 105 millones de balboas.

Con ellos, dotaremos atención médica gratuita en todos los servicios de consulta de medicina general y odontología.

La inversión total en MINSA CAPSIs, es de 340 millones de balboas.

Por otro lado, 7 nuevos hospitales de Segundo Nivel fortalecerán la red de atención médica para el pueblo, en todo el país.

Igualmente vendrá la nueva Ciudad Hospitalaria de la Caja del Seguro Social.

En febrero iniciaremos, simultáneamente, la construcción de ellos en Darién, Colón, Veraguas, Chiriquí, Los Santos y Chilibre.

Quiero destacar que ya está  en marcha el Primer Hospital Regional Docente de Panamá, ubicado en la 24 de Diciembre.

En coordinación con la Universidad de Panamá, formaremos allí médicos especialistas y técnicos que dotaran  a los Hospitales del país, de profesionales idóneos.

¡Esto también es cambio!

El cambio de nuestras relaciones internacionales, está en marcha…

La Cancillería obtuvo muchos logros, a través de una política exterior, basada en respeto mutuo, la promoción de la democracia, los derechos humanos y el desarrollo sostenible.

Entre sus logros, deseo destacar los cuatro siguientes:

1ero: La firma de nueve Acuerdos para Evitar la Doble Tributación y de un Acuerdo de Intercambio de Información Tributaria, de los doce que necesitamos para sacar a Panamá, de las llamadas “listas grises en materia fiscal”.

En el primer semestre de este año suscribiremos los acuerdos fiscales que restan para tal fin.

2do: La firma del memorando de entendimiento con los Estados Unidos crea un marco de cooperación para el intercambio de información en materia de seguridad aéreo-portuaria, detectando a los  pasajeros de alto riesgo para nuestro país.

3ero: La Presidencia Pro Tempore que tuvo Panamá, en el Sistema de Integración Centroamericana, durante el primer semestre de 2010.

Dicha Presidencia culminó con la Trigésimo Quinta Cumbre del SICA, la tercera Cumbre SICA-Corea y el primer Diálogo de Jefes de Estado y Gobierno del SICA con Silvio Berlusconi, Primer Ministro de Italia, en junio pasado.

Gracias al SICA, en septiembre pasado, logramos consenso para la creación de un Centro Operativo de Seguridad Regional, con sede en Panamá, que  lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado.

4to: Las gestiones ante el Gobierno de la República de China Taiwán, para construir en los próximos dos años un hospital que servirá a las áreas de Las Cumbres, Chilibre, Ernesto Córdoba y Alcalde Díaz.

El cambio en Vivienda, ¡está en marcha!

Avanzamos con  muchísimos proyectos de vivienda en todo el país.

Quiero referirme a dos proyectos que tienen un gran impacto transformador y que marchan a excelente ritmo: Curundú y Colón.

Ambos benefician a 2 mil familias, unas 10 mil personas.

El Proyecto Curundú, lleva un avance de 25%.

Por otra parte, en Colón hay 3 proyectos clave:

  • ”Praderas de Buena Vista”, una urbanización con 300 viviendas, proyecto millonario que  beneficiará a cientos de panameños humildes.
  • “Manuel Castillo”, un complejo de edificios con 500 apartamentos, áreas deportivas, comerciales e institucionales.
  • ”La Victoria”, con 150 viviendas que beneficiará a cientos de panameños.

Estoy muy orgulloso de estos proyectos porque son integrales y  brindan un entorno digno al pueblo que lo ocupará.

El cambio en la  Educación ¡está en marcha

La Beca Universal ya no es una promesa.

La Beca Universal es una realidad para más de 800 mil estudiantes.

En el 2011 invertiremos 83 millones en la beca, aumentando progresivamente ese monto a 122, 135 y 138 millones durante los años 2012, 2013 y 2014, respectivamente.

Sin distingo de la afiliación política de los padres, con la beca brindamos igualdad de oportunidades de acceso a la educación para todos los estudiantes.

Ya nadie tiene excusas para salirse del sistema.

La beca es una ayuda a los bolsillos de la familia para la educación de sus hijos.

Con la beca, acercamos a los padres de familia al proceso de formación de sus hijos.

Uno de sus requisitos es que el acudiente asista a la “Escuela para Padres”, donde se les capacita para comprometerse con la formación de sus hijos.

En dos meses iniciará un nuevo periodo escolar y tal como lo hicimos en marzo del año pasado, entregaremos gratuitamente mochilas con útiles, textos y un bono para sus uniformes.

Con la reforma curricular, la transformación de nuestra juventud ya está en marcha, implementándose en 70 colegios y escuelas.

Adicionalmente, el internet gratuito de frontera a frontera rescata a quienes estaban atrás en la brecha digital.

Diariamente, más de 100 mil panameños acceden a dicho sistema. Con esto, aseguramos proveer una educación moderna, continua, de calidad y sin exclusiones.

En materia educativa también quiero pedir a esta honorable Asamblea su apoyo a una solicitud de crédito extraordinario para que podamos dotar de una computadora a los docentes de todo el país, al igual como ya se está gestionando para cada alumno.

Estamos cambiando la educación y el futuro de Panamá.

El analfabetismo en Panamá bajo del 7% a 4%. En el 2015, Panamá será territorio libre de analfabetismo y cumpliremos una de las Metas del Milenio más fundamentales.

¡Vamos a cambiar a este país, cambiando la educación!

Esto también es un gran cambio.

El cambio en  Obras Públicas, está en marcha!

  • Siguiendo el plan de trabajo establecido en materia de infraestructura vial, desarrollamos muchísimos proyectos, entre los cuales ahora quiero destacar:
  • La rehabilitación de la carretera Divisa–Chitré por 110 millones de balboas, con 176 mil personas beneficiadas.
  • La rehabilitación y ensanche de la carretera  La Villa–Las Tablas, en la provincia de Los Santos  por 75 millones de balboas, beneficiando a  160 mil panameños.
  • La rehabilitación y ensanche de la carretera David–Boquete por 120 millones de balboas, impactando a 150 mil personas.
  • La rehabilitación y ensanche de la Autopista Arraiján–La Chorrera por 153 millones de balboas, con 700 mil personas beneficiadas.
  • La rehabilitación de la súper estructura y sub estructura del Puente de Las Américas, por 81 millones de balboas, impactando a 1 millón 100 mil panameños.

Adicionalmente, la Fase 2 de la Autopista Alberto Motta, cuyo tramo irá desde Quebrada López hasta Los Cuatro Altos en Colón, ya tiene un avance de 15%.

En este tramo de la autopista invertiremos 218 millones de Balboas, beneficiando a  200 mil personas.

La Fase 2 de La Cinta Costera, cuyo tramo va desde el Mercado del Marisco hasta el Muelle Fiscal, tiene un avance de 90%, con una inversión de 52 millones de balboas y  900 mil personas beneficiadas.

El reordenamiento vial de la ciudad de Panamá es una realidad que avanza.

Construimos puentes y pasos elevados con la expansión de nuevas vías a 4 carriles y la construcción de nuevas carreteras.

Viene la Cinta Costera 3, que irá hasta El Coast Way de Amador y muchas obras más.

Todos estos proyectos harán posible que nuestro pueblo se traslade por una red vial moderna y segura.

Esto también es cambio!

El cambio de cantidad y calidad en el empleo ¡está en marcha!

En materia laboral, quiero destacar  que el Gobierno Nacional atendió integral y eficientemente la difícil situación en Puerto Armuelles.

Entregamos 10 millones de balboas a los 2 mil 400 ex-trabajadores de Coosemupar, en concepto de pago de sus prestaciones laborales.

La liquidación de esta cooperativa inició el proceso para reactivar la zona, a través de la promoción de la entrada de empresas internacionales.

A mediano plazo, propiciaremos allí el establecimiento, de varias actividades económicas que reactiven la zona y mejoren la calidad de vida de los baruenses.

Es muy importante destacar que hace un año realizamos el mayor aumento al salario mínimo de los últimos 50 años.

Ese ha sido uno de los factores principales para que en el 2010 nuestra economía creciera robusta y el desempleo disminuyese significativamente.

Estamos transformando el desarrollo laboral de Panamá.

¡Esto también es cambio!

El cambio en  el comercio y la industria, está en marcha

Los sectores de transporte, turismo y comercio crecieron por encima del promedio, generando los mayores aportes al desarrollo nacional.

El sector industrial repuntó en el 2010 gracias a las leyes de fomento industrial y al apoyo a la agro-exportación que impulsó nuestro gobierno.

Se crearon 27 mil nuevas empresas formales panameñas, 6 mil más que en 2009.

Gracias a la Ley de Sedes Regionales, 20 nuevas empresas multinacionales instalaron su sede aquí, elevando a 43 el total de empresas fruto de este incentivo.

En cuanto a integración comercial, resumo los principales cuatro logros:

1ero: concluimos las negociaciones del Tratado de Libre Comercio con Canadá y otro con la Unión Europea.

2do: iniciamos negociaciones para los tratados de libre comercio con Colombia y Perú.

3ero: logramos avances en el proceso de integración comercial de Panamá a Centroamérica.

4to: logramos el reconocimiento del Grado de Competitividad, por parte del Foro Económico Mundial, situándonos como la segunda economía más competitiva de América Latina.

En cuanto a la inversión directa extranjera que llega a nuestro país, la cifra de enero a septiembre de 2010 alcanzó 1.66 billones.

Esto es 189 millones más que los 1.47 billones de enero a septiembre de 2009.

En buena parte, esto es resultado de que en marzo del año pasado nuestro país se unió al selecto grupo de países latinoamericanos que gozan del anhelado <span>Grado de Inversión.</span>

Panamá, ahora junto con  México, Brasil, Perú y Chile, tendrá un menor costo de financiamiento, tanto para el Gobierno como para la empresa privada.

Esto significa una mayor base de inversionistas, mayor desarrollo y confianza en el sistema bancario panameño.

En resumen,  mayor empleo para todos los panameños.

La inversión directa extranjera se concentra en la actividad hotelera,  bienes y raíces, el sector eléctrico y el comercio.

Cerca de la mitad de esta inversión provino de Colombia, Inglaterra, España y Estados Unidos.

Se están construyendo 8 mil nuevos cuartos de hotel en Panamá.

Estamos transformando las oportunidades comerciales, de inversión  e industriales de Panamá. Esto también es cambio.

Considero que nuestro desempeño económico, merece una mención especial

De acuerdo a las estimaciones de los organismos internacionales y del Ministerio de Economía y Finanzas, nuestra economía creció el año pasado entre 6.5% y 7%.

Mejor aún, en el 2011 Panamá será el país más dinámico de América Latina con un crecimiento entre 8% y 9%, situándonos por encima de Perú y Chile, hasta ahora, los líderes en la región.

El crecimiento en el  2011 se alimenta por la actividad interna de la inversión pública,  con proyectos en los que invertiremos 13 mil millones de balboas, excluyendo el Canal,  generando 34 mil empleos en tres años.

Este es un logro que compartimos con el  empuje del sector privado y nos convierte en la nación que ganara la admiración de nuestros hermanos de todo el continente.

El cambio de nuestras pequeñas empresas, está en marcha…

Anualmente, cientos de panameños deciden ser micro y pequeños empresarios, buscando realizar su idea de negocio, generar ingresos y en el proceso, crean empleos.

El fomento y desarrollo de la micro, pequeña y mediana empresa, es un instrumento de mi gobierno para promover el crecimiento económico del país.

Durante el año pasado, los principales logros de la AMPYME, se resumen así:

  • 2,300 garantías de préstamo otorgadas a micro y pequeñas empresas por la suma de  5 millones de Balboas, facilitando el acceso a créditos al empresario.
  • 4 mil capitales semilla entregados a emprendedores por la suma de 2.5 millones de balboas.
  • 47 mil emprendedores recibieron servicios de orientación, cultura empresarial, capacitación y asesoría técnica para la creación de empresas o el fortalecimiento de las existentes en las diferentes actividades económicas.
  • Con el programa de incubadoras de empresas con la Universidad de Panamá, la Universidad Tecnológica y la Universidad Latina se sensibilizó a 8 mil estudiantes y se han capacitado a 3 mil.

Estamos transformando al futuro emprendedor panameño y esto, representa cambio.

Muy respetados amigos y amigas:

Entendemos que el tiempo es corto y queremos cumplir lo prometido.

Hemos hecho mucho en poco tiempo, pero nos falta mucho más por realizar.

Por eso nuestro equipo trabaja con el corazón, sin horario ni calendario.

Nunca he sido un conformista y la vida me ha brindado satisfacciones gracias a eso.

El esfuerzo de este año y medio  ya sentó las bases para lo que tenemos por delante.

La misión de mi gobierno es hacer Juntos un mejor Panamá para Todos, pero no podremos lograrlo solos.

Invito a la oposición, a la sociedad civil, a los medios de comunicación y a todos los que quieran un mejor país a que nos ayuden a lograrlo, bien sea criticando objetivamente o participando activamente.

Luchamos en contra de los intereses políticos y personales que han mantenido a nuestro pueblo marginado, porque en este gobierno siempre pondremos los intereses del pueblo primero.

Por ello, mi visión, es  de un país donde todos los panameños, sin importar su nivel económico, tienen la misma oportunidad de progresar.

Pero esta visión, que es también una declaración de voluntad política y de cambio social, habrá que explicarla mucho hasta que sea comprendida y  así lo haré.

Panameñas y panameños todos:

Vamos a entrar en los años decisivos de gobierno, con un país y su pueblo encaminado hacia EL CAMBIO, con un mejor futuro.

¡Aun hay algunos políticos de siempre que no entienden el mensaje de cambio que el pueblo panameño les dio el 2 de mayo de 2009!

Les es imposible comprender como se gobierna poniendo los intereses del pueblo, por encima de la politiquería y los negociados.

Nosotros sí  estamos honrando  las promesas que le hicimos a nuestro pueblo.

Nosotros sí estamos poniendo los intereses del pueblo primero.

Pueblo panameño:

Deseo comentar aquí sobre dos hechos sucedidos recientemente.

El primero está relacionado con la capacidad que tenemos los panameños de ponernos de acuerdo y construir consensos, inclusive en las situaciones más críticas.

Me refiero a  la Comisión Especial para la Mesa del Diálogo de la Ley 30.

Hace tres meses, recibí los acuerdos logrados en la Mesa de Diálogo para dicha ley convocada por el Órgano Ejecutivo.

La remisión a esta Asamblea de 6 distintos y nuevos proyectos de ley es algo por lo cual debemos sentirnos muy satisfechos como panameños.

El segundo hecho sucedido hace tres semanas, está relacionado con la fuerza de la naturaleza.

Les agradezco a todos los panameños que acudieron en auxilio de nuestros hermanos seriamente perjudicados durante las lluvias e inundaciones.

Una vez más, el gobierno nacional y el pueblo panameño demostraron su  solidaridad con quienes la necesitan.

Les reitero mi apoyo y aliento a las familias de todo el país que vieron sus vidas impactadas por las lluvias más intensas de nuestra historia.

Felicito al Sistema Nacional de Protección Civil y  a los ministerios involucrados en el manejo responsable de las inundaciones.

Panameñas y panameños todos:

Trabajo por un Panamá más democrático, libre y lleno de oportunidades, sin privilegiados ni excluidos.

Creemos en la libertad y defendemos sus valores.

Defendemos la libertad de expresión para todos los ciudadanos, sin distingo de ninguna clase.

Tengo unas palabras para aquellos que intentan calificar a mi gobierno como autoritario.

Algunos de los que nos llaman autoritarios son precisamente aquellos que cuando tuvieron el poder político o influencia con los regímenes militares, fueron perseguidores, autoritarios y conculcadores de derechos y libertades.

Esos huérfanos de autoridad moral, son los que nos critican y nos tildan con los calificativos que ellos se ganaron como apoyo de la dictadura militar que asoló a este país por 21 años.

Podemos equivocarnos, pues no somos perfectos, pero no ocultamos nuestros errores ni evitamos hacer las reparaciones necesarias cuando los hechos así lo ameritan.

Reitero nuestra vocación democrática, respetuosa del Estado de Derecho y defensora de las libertades públicas.

Conciudadano:

Hace 18 meses me brindaste tu confianza al votar por el cambio que te propusimos.

Fui elegido para gobernar y conducir esta nación, hacia una mejor vida para todos.

Les puedo decir sin temor a equivocarme: ¡les estamos cumpliendo!

Gracias por tu respaldo. Seguiré liderando un gobierno que está cambiando este país y con el que juntos haremos un mejor Panamá para todos.

MUCHÍSIMAS GRACIAS.

*
<>Reproducido de nota publicada en nuestro muro en Facebook el 3 de enero de 2011 por la autora,  a quien damos todo el crédito que le corresponde.

Yo voté por el cambio, pero…

La opinión del Escritor…

Enrique Jaramillo Levi

Yo voté por el cambio. Ante la única otra opción, la de una mujer políticamente desprestigiada que, a mi juicio, hubiera sido nefasta al frente del país, opté por lo que en ese momento sentí como la esperanza.

La mía y la de miles de panameños. Y es que uno siempre se acoraza en la esperanza, para no padecer eternamente los embates del descreimiento, la frustración y los malos augurios que se cocinan en la mente cuando el pasado siembra temores y ensombrece las entretelas del futuro.

Enfrentar la corrupción y castigarla, poner orden en la cosa pública, emprender proyectos ambiciosos que beneficien a las grandes mayorías, enrumbar las bases mismas de nuestra incipiente democracia, son ideales que la gente sensata necesariamente comparte.

Pero qué desagradable es irse decepcionando, lentamente o a pasos agigantados, cuando empiezan a agrietarse las más elementales normas que rigen los cimientos de la sensatez y los logros trabajosamente conquistados en materia de libertad de expresión, equilibrio medioambiental, equidad económica para todos los sectores, seguridad ciudadana y otros derechos humanos fundamentales, tras haber enfrentado durante tantos años el oprobio de la vieja dictadura.

Qué sensación de engaño ante la prepotencia galopante que en todos los ámbitos sentimos abiertamente o de forma solapada. Qué decepción cuando a cada rato surgen contradicciones entre lo dicho y lo que en realidad se hace o se deja de hacer; entre lo prometido en campaña y los vicios que vemos repetirse, solo que desproporcionadamente aumentados como si los estuviéramos mirando bajo el prisma ilusorio de una lupa.

Lamentablemente, todo parece indicar que la percepción no es ilusoria. Y, además, la gente siente que empieza a reptar tras bambalinas un amedrentamiento que, gestado en diversas instancias del poder, provoca un temor real en quienes no se pliegan ni transigen; sobre todo, en los que se atreven a disentir, a criticar, incluso a debatir públicamente sobre temas que en un momento dado se perciben como delicados o inconvenientes, ya sea porque las decisiones que se toman o se van a tomar riñen con la Constitución, o porque sin hacerlo amenazan el progreso de muchos a favor de unos pocos, a menudo desquiciando de paso las bases mismas de la institucionalidad.

La compra directa y la omisión del control previo recientemente decretados con excusas baladíes, además de los obvios favoritismos políticos y económicos, son buenos ejemplos. Aparte del desastre nacional que fue la reciente represión en Bocas del Toro, con sus secuelas trágicas en distintos niveles, por la terquedad de aprobar una ley obtusa e intransigente que de todos modos ha sido necesario cambiar.

Ahora los medios de información, y no pocos periodistas individuales, de diversas maneras y con pretextos disímiles empiezan a ser amedrentados. El informe de la comisión panameña ante la Sociedad Interamericana de Prensa, reunida hace unos días en Mérida, México, es clarísimo en su contundente muestreo y denuncia de peligrosos desaciertos del Gobierno en su progresivo asedio sutil o abierto a dichos medios.

Si a esto sumamos el desafío a los grupos ambientalistas, a los pobladores locales y a la salud del país mismo en materia de minería a cielo abierto y otras formas de violentar la indispensable protección ambiental en aras de un supuesto beneficio económico superlativo, además de diversas modalidades de enfrentamiento o desavenencia permanente con otros grupos de la sociedad civil, lo que tenemos es un cuadro nacional en extremo deprimente. Y, por supuesto, muy, muy preocupante.

Ante este panorama, en una sociedad democrática no queda más que organizarse. Pero al margen de los partidos políticos, de los que todos estamos hartos por esa eterna actitud convenenciera que de una manera u otra suele uniformar a los oportunistas, que son muchos de sus dirigentes. Decididamente, empezar a hacer sentir a nuestros gobernantes sólidos criterios divergentes cuando los haya, acaso más sensatos; y tal vez incluso, poco a poco, mayoritarios. Porque si la unión hace la fuerza, la fuerza de los razonamientos individuales al multiplicarse puede perfectamente convertirse en mayoría. La historia, siempre sabia, ha dado múltiples ejemplos del fenómeno.

*

<> Este artículo se publicó el 4 de diciembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

¿Reformas o nueva Constitución?

La opinión de…

Franklin Castrellón

Una de la promesas que, a mi juicio, más caló en el electorado panameño durante la pasada campaña política fue la formulada por el actual presidente, Ricardo Martinelli, cuando en su propuesta de impulsar “el verdadero cambio”, se comprometió a fortalecer la democracia mediante “la modernización del Estado, con énfasis en la reestructuración del sistema judicial, legislativo y electoral” vía “las modificaciones necesarias a la Constitución Nacional”.

Desde su inicio como república, Panamá ha tenido cuatro constituciones: 1904, 1941, 1946 y 1972, esta última emparchada en cuatro ocasiones desde que fue promulgada por el régimen militar. De acuerdo con la Constitución vigente, el poder público lo ejercen los órganos Legislativo, Ejecutivo y Judicial, “los cuales actúan limitada y separadamente, pero en armónica colaboración”.

Sin embargo, el poder que le da la Constitución al Ejecutivo es tal que puede nombrar a discreción allegados suyos en la Corte Suprema de Justicia y la Procuraduría General de la Nación, y utilizar el presupuesto general del Estado como arma para subordinar a los demás órganos a su voluntad y hasta para arrinconar a adversarios políticos.

Con el advenimiento al poder de la Alianza por el Cambio confiaba en que se iniciarían prontamente los pasos para cumplir con la promesa de campaña.   Lamentablemente, a 18 meses de gestión no hemos detectado visos concretos de que cumplirá ese vital componente de su oferta política. Todo lo contrario, hemos visto acciones dirigidas a fortalecer el poder presidencial hasta reducir a los demás poderes públicos a meros instrumentos del Ejecutivo.

Ni siquiera bajo el supuesto de la buena fe presidencial se puede justificar semejante práctica que pone en riesgo lo que los juristas denominan Estado de derecho que, según lo definió el barón de Montesquieu (Charles–Louis de Secondat) en el siglo XVIII, descansa en la “separación de los poderes” y en el consecuente sistema de “pesos y contrapesos” (checks and balances en el régimen anglosajón). Ese sistema es necesario para prevenir excesos por uno de los órganos del Estado en detrimento de los intereses de la Nación.

A manera de ejemplo, en Estados Unidos el Legislativo sirve de contrapeso al Ejecutivo al poder encausar al presidente (caso Richard Nixon) y rebasar el veto presidencial; al Judicial cuando aprueba los jueces federales y puede encausarlos (cámara baja); y a sí mismo, pues cada cámara supervisa a la otra. En cuanto al Ejecutivo, este ejerce contrapeso sobre el Legislativo al poder vetar leyes, mientras que el vicepresidente preside el Senado; y al Judicial por designar a los magistrados.

El propio Ejecutivo tiene en el vicepresidente un contrapeso, pues este puede –en combinación con el Gabinete– separar al Presidente por incapacidad para ejercer sus funciones. Finalmente, el órgano Judicial supervisa la legalidad de las leyes aprobadas por el Legislativo y el magistrado presidente actúa como presidente del Senado cuando este encause al Presidente de la República.

Más que una reforma como las que se han aprobado a la Constitución de 1972, Panamá requiere de una nueva Constitución que surja de una Constituyente integrada por notables. Y cuando menciono notables me refiero a juristas, representantes de la sociedad civil, los partidos políticos y organizaciones cívicas de incuestionable reputación. La vía de una Asamblea Constituyente paralela está contemplada en el artículo 314 de la constitución, y la misma puede ser por iniciativa ciudadana o del Ejecutivo.

Además de perfeccionar la precaria democracia panameña mediante una auténtica separación de los poderes, la nueva Constitución debe fortalecer la capacidad del Estado para perseguir la corrupción, revisar las funciones de la Asamblea para eliminar fuentes de corrupción como el acceso a fondos para obras comunales, crear normas claras para agilizar la administración de justicia, y eliminar dualidades como las contradicciones sobre la existencia o no de suplente del procurador general de la nación.

En interpretación de leyes de igual categoría, la hermenéutica jurídica indica qué ley tiene prelación, pero en el caso citado el Ejecutivo pudo imponer su voluntad por ausencia de contrapeso en el Órgano Judicial.

Recientemente, el Colegio de Abogados (La Prensa, 12 de marzo de 2010) se pronunció a favor de impulsar la convocatoria de una Constituyente. Otras destacadas figuras del foro nacional, como la ex procuradora Mercedes A. de Grimaldo y el constitucionalista Miguel A. Bernal, han hecho lo propio.

Y el presidente Martinelli renovó su promesa de campaña, mencionando temas tales como la elección de los magistrados de la Corte Suprema y el periodo presidencial. Cabe ahora tomar iniciativas concretas para que los panameños contemos con una Constitución moderna que perfeccione nuestra democracia.

*

<> Este artículo se publicó el 4  de noviembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor  en: https://panaletras.wordpress.com/category/castrellon-franklin/

El gobierno que el pueblo quiere

La opinión del Periodista….

AQUILINO ORTEGA LUNA


El gobierno de Ricardo Martinelli, luego de 14 meses de administración, mantiene una lucha titánica contra poderosos sectores económicos, el opositor PRD y los diversos gremios sindicales encabezados por el inquebrantable y terco Suntracs.

El desgaste para el ‘gobierno del cambio’ sin duda alguna ha sido marcado y gigantesco. En el fragor de la batalla se han dado muchas bajas dentro del ejército oficialista.   Efectivos que llegaron al sector oficial con ‘bombos y platillos’, hoy descansan en el cementerio del olvido político.   El tiempo es oportuno para realizar un acto de contrición, no se puede gobernar teniendo como bases errores políticos, incapacidad, falta de transparencia y promesas incumplidas. A los que disienten, es el momento de dejar gobernar al mandatario.

Si bien Martinelli ha cometido errores al implementar algunas medidas, tiene el deseo de enmendar y conquistar el cariño de un pueblo que lo amó con locura hasta las elecciones de mayo de 2009 y que hoy considera que el jefe del Ejecutivo y el candidato presidencial no parecen la misma persona.   El estilo de gobernar de Martinelli ha confundido a propios y extraños.   Las acciones impositivas, particularmente en el área legislativa, generaron heridas difíciles de sanar, especialmente en Bocas del Toro.

Si el ‘gobierno del cambio’ no medita y rectifica sus errores a la larga causará desolación y hambre, no solo entre la gente común, sino también entre sus propios aliados, los que al final pedirán su cabeza. Un aumento salarial para el sector educativo, las becas universales, el programa de 100 para los 70 y la eventual llegada del esperado metrobús, alivian el dolor, pero no curan la enfermedad. El pueblo está enfermo de desconfianza, de actos faraónicos, de la politiquería, de promesas emblemáticas enarboladas en la campaña electoral, que aún no arrancan o que caminan lento. El país no mira con buenos ojos a los políticos que tratan de silenciar con cualquier argumento las voces opositoras y disidentes, como lo hacen los países dictatoriales.

Para que una nación crezca en los niveles social, económico y educativo los gobernantes deben cumplir sus promesas.   Solo así la gente creerá que los que dirigen la Cosa Pública no son de esos políticos que entran al gobierno ‘limpios y salen millonarios’.    El gobierno no puede permitir que la ejecución de importantes proyectos de infraestructura como el Metro, la construcción de nuevas escuelas y carreteras, la modernización del Sistema Educativo y la recolección efectiva de la basura se queden en un simple discurso.    Hay que hacer una pausa en el camino, las promesas electorales distan mucho de la realidad. Ya basta de vender fantasías y espejismos y de ‘parches para tapar baches’, aun queda tiempo para corregir los errores producto de las deficiencias propias de cada gobierno.

El pueblo quiere un gobierno que, además de exitoso, se mueva en la excelencia, que sin grandilocuencia y frases hechas, ofrezca resultados. Un gobierno que escuche y atienda opiniones distintas de otros actores sociales y políticos, para no realizar acciones que no cuenten con la legítima aprobación del resto de la población.

Martinelli y su alianza de gobierno supieron implementar una estrategia publicitaria para decirle en la campaña a la gente lo que quería escuchar,   ahora, en la ‘vida real’, debe sacar el ‘as bajo la manga’ para dirigir un gobierno con resultados positivos y concretos, porque se supone que   ‘ahora le toca al pueblo’.

*

<> Este artículo se publicó el 26 de octubre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/ortega-luna-aquilino/