Leyes efectivas para proteger a los ciudadanos

La opinión de…..

.

Roberto Smilovici

Cuando asumió como Presidente de Colombia el estadista intelectual, demócrata liberal, Alberto Lleras Camargo, debido a la falta de seguridad creó la ley de fuga, donde cuando un delincuente peligroso era arrestado y le indicaban que podía irse, al dar unos pasos era ultimado por fugarse.

Posteriormente, en Panamá aplicó algo similar Marcos Robles, apodado “Marcos Rifle”, y qué decir de Venezuela con Juan Vicente Gómez, cuando usted podía dormir con las ventanas abiertas y nadie se atrevía a entrar a su casa.

Tal vez esto suene cruel, pero le pregunto a los organismos de derechos humanos: ¿han hecho algo para proteger a los buenos?, por ejemplo, al taxista que unos delincuentes ultimaron hace poco, dejando a su familia e hijos sin sustento.   En este caso no oí que los organismos de derechos humanos lo respaldaran. ¿El taxista muerto no necesita derechos humanos?    Igual pasó con un ciudadano chino al que le dispararon dentro de su local comercial y lo mataron, nadie respaldó a su familia.

Hace unos días, intentaron asaltar a un ama de casa y a sus tres hijas. Tres muchachos tiraron una piedra que traspasó el vidrio delantero de su vehículo, impactando a la niña de tres años en la frente. La madre no se detuvo hasta llegar al Hospital de Punta Pacífica, donde le cogieron varios puntos. La niña, además, quedó con traumas psicológicos y se negaba a montar en el carro de la madre hasta que su padre cambió el color del automóvil. Yo no escuché a los organismos de derechos humanos subsidiar a esta familia.

Diez días después, a un amigo le hicieron dos disparos directos, uno le destrozó los intestinos, el otro penetró en la pierna. También estuvo en el hospital, donde milagrosamente le salvaron la vida.  Eso fue obra de tres muchachos. No escuché a los gremios de los derechos humanos contribuir con los gastos y, fíjese, yo estoy diciendo “ley de fuga”, que quiere decir váyase.   A mi amigo no le dieron esa oportunidad, quienes le dispararon lo hicieron a mansalva para aprobar su entrada a una banda.

Señor Presidente, en estos momentos más de 300 inocentes están muertos y sus familias sufren psicológicamente, económicamente, etc. Es necesario aplicar leyes que velen realmente por la vida de los panameños honrados y trabajadores, que eliminen el trauma de terrorismo y el miedo.

Los derechos humanos se hicieron para proteger a los ciudadanos buenos, pero actualmente quienes representan a estos organismos tratan de tergiversar esos principios, protegiendo a los maleantes y a los asesinos.

Los tres países mencionados, bajo el mando de los gobernantes citados, arreglaron la inseguridad y sus ciudadanos vivieron más tranquilos.

<>

Publicado el 7 de marzo de 2010 en el Diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios