Problemas de la bioética

La opinión de…..

.

Roberto Hernández

En los últimos 50 años se ha destacado una nueva disciplina académica llamada bioética y se ha estado enseñando en muchas universidades del mundo, generando un gran impacto social e internacional.   Este interés, sin embargo, no se ha limitado solo a los claustros académicos.   Se han creado múltiples centros e institutos que abordan el tema en diferentes partes del mundo y se han celebrado numerosos congresos, ofrecido conferencias, y publicado un sinnúmero de revistas, libros y artículos sobre este tema.

También hay numerosas comisiones nacionales que asesoran a muchos gobiernos en asuntos bioéticos, y otras que cumplen esa función a un nivel internacional, como las comisiones de bioética en la Unión Europea y en el seno de la Unesco.

La bioética no solamente ha promovido el interés del público en los países del primer mundo sino, también, ha dejado su impronta en los países del tercer mundo como lo demuestran la existencia y las actividades de numerosas asociaciones e institutos en Latinoamérica, siendo la Federación Latinoamericana de Instituciones de Bioética (Felaibe), una de las más conocidas. Se han celebrado, por ejemplo en los últimos 15 años, congresos internacionales del tema en Sao Paulo, Bogotá, Panamá y Brasilia.

Pero, ¿qué es exactamente la bioética y cuáles son los problemas que estudia? La dificultad en definirla reside principalmente en la amplitud y la heterogeneidad de los problemas que trata. En un sentido estrecho se refiere al estudio de los problemas morales generados por los desarrollos más recientes en biotecnología.

La ingeniería genética, las técnicas de reproducción asistida, la clonación, el desarrollo de nuevas técnicas abortivas, y diagnósticos prenatales, el trasplante de órganos etc… han creado problemas éticos muy serios acerca de cómo usar y controlar estas técnicas que pueden alterar substancialmente la vida y el destino del hombre.

¿Se deben, por ejemplo, mantener con vida a individuos moribundos que padecen sufrimientos insoportables, o que estuviesen en coma irreversible mediante el uso de nuevos tratamientos de soporte vital? ¿Qué debe hacerse con los embriones sobrantes producidos por los nuevos tratamientos de reproducción asistida como la fecundación in vitro? El interés que ha generado la bioética se debe en gran parte a que esta disciplina trata de resolver este tipo de problemas.

En un sentido más amplio, la bioética también estudia los problemas morales que surgen directa o indirectamente de la relación profesional entre trabajadores de la salud y pacientes, (por ejemplo, entre médico y paciente). ¿Qué deberes y derechos involucra esta relación? ¿Hasta dónde llega el deber de confidencialidad del médico o la obligación de decirle la verdad al paciente acerca de su condición? ¿En qué consiste el derecho al consentimiento informado del paciente?

La bioética también estudia los problemas morales que surgen de la relación entre el hombre y el medio ambiente, o de lo que en otras palabras también se ha llamado ética ambiental. Problemas, por ejemplo, acerca de si tenemos obligaciones morales con respecto al uso y al cuidado de los recursos naturales, de si los animales tiene derechos, y de si debe haber límites a la experimentación científica con ellos.

Este aspecto multidimensional de la bioética hace difícil definirla o resumir sus principales características, y aunque todavía no se ha llegado a un consenso con respecto a una definición definitiva de esta disciplina, aún se puede considerar que la definición que acuñó el cancerólogo estadounidense Van Rensselaer Potter hace varios años sigue siendo adecuada: “la bioética es una combinación de conocimientos biológicos y éticos que contribuyen a la realización de una óptima adaptación del ser humano a su entorno natural”.

<>

Este artículo se publicó el  7  de abril de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios