Pandeportes respaldó la Copa Centroamericana

La opinión del Periodista y Docente Universitario

GARRITT GENETEAU
ggeneteau@yahoo.es

La Copa Centroamericana de Fútbol, no resultó, como se esperaba deportivamente para los aficionados panameños quienes esperaban ver coronarse el onceno de Panamá que fue dirigido por los hermanos Julio y Jorge Dely Valdés.

Aún así en la conferencia de prensa al término de la Copa Julio manifestó a la prensa su agrado y satisfacción por la actuación de sus pupilos que se tuvieron que conformar con el tercer puesto y los 25 mil dólares que otorga la UNCAF. De acuerdo a Pandeportes, ellos solo fueron un apoyo, ya que se trataba de un evento de la organización.

Pandeportes, ahora bajo la dirección de Rubén Cárdenas Pasco, hijo del profesor y veterano entrenador de fútbol Rubén Octavio Cárdenas, y nieto del fundador del Alianza F.C. Justiniano (QEPD), parece que comienza a tomar el sartén por el mango en materia deportiva. Ya pudo resolver medianamente el problema más grave en el deporte panameño.

Cárdenas, ha comenzado a meterse en el desarrollo de algunos proyectos, por el momento ha iniciado el programa de Verano Feliz, a nivel nacional, anteriormente le brindó apoyo a la Federación de Béisbol de Panamá, en tener listos los estadios para el campeonato juvenil.

Rubén Cárdenas Pasco, debe lo antes posible, con el apoyo del ejecutivo, presentar un plan nacional de las edificaciones en materia deportiva que se van a realizar en este quinquenio, además debe presentar ante la faz del país, cual va ser el rumbo del Pandeportes para mejorar la calidad del deporte panameño.

El joven dirigente del fútbol ahora como director nacional del deporte panameño, debe de buscar un claro entendimiento con la dirigencia voluntaria deportiva, agrupadas en las federaciones nacionales y el Comité Olímpico Panameño (COP), a fin de que el deporte panameño logre nuevos derroteros.

Así como también, buscar eventos de jerarquía, como es el Campeonato Mundial de Béisbol, pero debe ser su figura en calidad de director del deporte panameño, y debe tener todo el apoyo de la Junta Directiva de Pandeportes y del propio Presidente de la República.

Una vuelta de ciclismo internacional, con unas 12 etapas, en conjunto con la federación de ese deporte. Así como la celebración de los campeonatos nacionales de todos los deportes, con el fin de lograr extraer lo mejor de cada provincia y la celebración de los Juegos Nacionales Juveniles, con el fin de detectar los nuevos talentos del deporte panameño.

*

<> Artículo publicado el 26  de enero  de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

La pesadilla en la crisis del agua

La opinión del Periodista y Docente Universitario…

GARRITT GENETEAU
ggeneteau@yahoo.es

La incomprensible demora en resolver el problema del agua pone en evidencia la incapacidad manifiesta del personal técnico y administrativo del Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales (IDAAN). Hace más de un mes que se suscitó el problema de las inundaciones como consecuencia de la inclemencia del tiempo afectando a miles de familias, siembras, viviendas y es inaceptable que hasta el momento la situación sigue afectando seriamente a todos los que residimos en distrito capital.

¿Están esperando que se desaten epidemias de diarreas, cólera, serias infecciones de la piel y enfermedades estomacales que podrían derivar en complicaciones que luego sería difícil controlar?

El pueblo ya no resiste más, clama al señor presidente de la República que intervenga y de una manera inmediata y radical ante la pesadilla que estamos sufriendo. Si hay que reemplazar al director del IDAAN y al equipo de técnicos que no han podido resolver el problema del suministro irregular del agua, entonces que proceda sin contemplaciones porque primero está el bienestar de la ciudadanía y la preservación de la salud. Y tal como están las cosas, nos avocamos a un desmejoramiento en nuestro nivel de vida, y serios trastornos que atentan contra la estabilidad del país.

La industria está en parte paralizada, las fábricas de bebidas y los restaurantes han cesado su producción, los trabajadores faltan a sus labores por falta del líquido vital y se está alejando al turismo porque ¿Quién desea venir a nuestro país? Cuando las agencias de viajes en el extranjero les dicen que no hay agua en Panamá.

Ante esta situación, se hace imperativo que se suspendan los carnavales de la capital, ya que la falta de agua o el suministro irregular de la misma podría desatar epidemias, como el cólera entre otras enfermedades. Muy bien, se puede esperar hasta los carnavales del año siguiente cuando se solucionado el problema.

Han querido culpar al río Chagres, al Bayano, al Lago Alajuela, etc. Cuando esto podría haberse evitado, al menos en menor proporción de la forma que ocurrió si hubiesen tomado medidas de contingencia. Es más destituyeron a los mejores técnicos del IDAAN ¿Que le parese?

Ya se tenían informes de que esa región tradicionalmente inundable provocaría un desastre de mayores proporciones a las que han ocurrido anteriormente, pero por la incapacidad de los directivos del IDAAN, no hicieron caso a estos anuncios. Ahí tenemos las consecuencias.

*

<> Artículo publicado el 19  de enero de 2011  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

¡Ni olvido, ni perdón!

La opinión del Periodista y Docente Universitario…
GARRITT GENETEAU
ggeneteau@yahoo.es

A fines de 1963 los gobiernos de los Estados Unidos y Panamá suscribieron un acuerdo mediante el cual se ordenaba la izada de la bandera panameña en todos los sitios públicos donde ondeara la norteamericana, pero los ‘zonians’ se negaron tozudamente a cumplir con lo acordado al más alto nivel. Así las cosas, el gobernador de la Zona del Canal tuvo que ordenar a las autoridades zoneitas que en ese sentido había que cumplir ese mandato.

Los zonians que constituían el elemento más reaccionario proveniente del Sur de los Estados Unidos se negaron a que Panamá izara su bandera. Ante tal situación, estudiantes del Instituto Nacional se dirigieron el 9 de enero al Colegio Secundario de Balboa e intentaron izar el pabellón nacional siendo agredidos por los estudiantes gringos y sus padres. En la trifulca fue desgarrada nuestra bandera.

La reacción popular no se hizo esperar tras regresar a los institutores con el pabellón desgarrado se corrió la voz por toda la ciudad que los norteamericanos estaban atacando a los institutores. El encuentro entre el pueblo y los zonians se convirtió en una batalla campal. Primero intervino la policía y luego, ante las proporciones que iba tomando el conflicto, intervino el Ejército estadounidense disparando a mansalva contra el pueblo, lamentablemente murieron 22 panameños entre Panamá y Colón y se reportaron 400 heridos.

Durante los años que siguieron a la invasión de 1989, los gobiernos ‘democráticos’ han hecho todo lo posible por restar importancia a esta gesta patriótica. Solo a nivel de las agrupaciones progresistas, como obreros, profesionales, estudiantes se le ha concedido a esa acción la importancia histórica que merece. En los gobiernos de ‘la democracia’ ningún presidente ha tenido la hidalguía, valor y coraje de decretar el 20 de Diciembre día de duelo nacional, posiblemente por cobardía o simplemente miedo al imperio ‘Yanqui’.

Fue el general Omar Torrijos H., quien rescató de la indiferencia y del olvido a esa fecha haciendo suya la lucha generacional para el rescate de la Zona del Canal llevó a cabo esa lucha titánica que tuvo como resultados los tratados Torrijos-Carter en 1977.

Es lamentable que los verdaderos héroes del 9 de enero hayan sido relegados al olvido y los frutos de esa acción sean aprovechados por personas que criticaron y menospreciaron a los patriotas que ofrendaron su sangre para que hoy disfrutemos de un país verdaderamente soberano e independiente.

 

*

<> Artículo publicado el 12  de enero de 2011  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Eliminemos el Consejo Nacional Anticorrupción

La opinión del periodista y docente universitario…
GARRITT GENETEAU
ggeneteau@yahoo.es

Consideramos que ya existe una burocracia, a todas luces excesiva, inoperante y muy criticada por la opinión pública pensante, que a lo único que contribuye es a causar gastos al erario público.

Vamos a referirnos a la más ineficaz de estas instituciones: la que comanda el Zar Anticorrupción, Fernando Núñez Fábrega, más conocido por su popular apodo, que por la efectividad de sus funciones.

Podemos afirmar que el Consejo Nacional Anticorrupción, cuyo comandante (FNF) se encuentra huérfano de independencia para realizar a fondo investigaciones que pongan al descubierto aquellos delincuentes que atentan contra las propiedades del Estado, que contribuyan positivamente a que impere la transparencia en las actuaciones del funcionariado público, que está acostumbrado, salvo rarísimas excepciones, a ‘meter la mano’. También diríamos que el puesto exige muchas capacidades y la seriedad del caso.

Hace falta un freno para detener los peculados, el tráfico de influencias y otras ‘triquiñuelas’ que tanto retrasan el desarrollo de este país. Para lograr este cometido se requiere al frente del Consejo Nacional Anticorrupción, un funcionario con suficiente carácter, independencia y que no le tiemble la mano al señalar a los delincuentes de cuello blanco. Y lo decimos sin ambajes: Núñez Fábrega no reúne estas cualidades. Los que acostumbran violar la ley siguen en sus prácticas delincuenciales porque saben que los zares que han ocupado esos puestos responden directamente a los mandatos del Ejecutivo, desde que se creó la institución hace varios años.

Tenemos que aceptar que ‘Chito’ Montenegro, secretario del Frente Anticorrupción, realiza una mejor labor que Núñez Fábrega, independientemente de que no gana ningún caso, pero por lo menos presenta la denuncia.

Sugerimos que ante la inoperancia en que funciona este organismo estatal, el Órgano Ejecutivo y la Asamblea de Diputados deben proceder, a la mayor brevedad posible, a la eliminación de esa dependencia porque es indiferente ante el clamor popular que no encuentra respuestas por falta de decisiones y que hasta el momento no conocemos ningún caso que haya sido procesado y condenado por delitos cometidos. Se despilfarran dineros inútilmente del erario público.

En vez de seguir manteniendo estas instituciones inoperantes, se deben reforzar las acciones del Ministerio Público y la Contraloría General de la República. Independientemente que la Defensoría del Pueblo no funciona en estos momentos, se puede lograr un mejor resultado del que pueda dar el Consejo Nacional Anticorrupción.

 

*

<> Artículo publicado el 5 de enero de 2011  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

El imperio le saca la tabla a Martinelli

La opinión del periodista y docente universitario…


GARRITT GENETEAU
ggeneteau@yahoo.es

Una vez más se ha comprobado que los Estados Unidos no tienen amigos, sino intereses. Cuando algún gobernante de un país que se maneja dentro de su órbita de influencia se muestra renuente a acatar ciegamente los mandatos de Washington ‘le sacan la tabla’, como se dice popularmente. Entonces emprenden una campaña de desprestigio contra el ‘rebelde’ hasta obligarlo a entrar al redil y de no hacerlo, ponen en acción medidas extremas como las aplicadas a varios presidentes derrocados.

Algunos panameños ilusos se preguntarán ¿por qué el imperio norteamericano sigue penetrando en nuestros problemas?   Pues, sencillo, es porque olvidan las enmiendas que contienen los tratados del Canal, que hicieron expresar al general Omar Torrijos: ‘seguimos bajo el paraguas del Pentágono’.   Ahí están los ejemplos tan lamentables como la invasión de diciembre de 1989 y muchas otras intromisiones en los asuntos nacionales como el más reciente, las quejas por la perdida de la licitación para la ampliación del canal por parte de la compañía gringa Betchtel.

En esta ocasión, la ex embajadora estadounidense Bárbara Stephenson, ha denunciado que el presidente Ricardo Martinelli le solicitó cooperación para establecer un sistema de escuchas telefónica con la finalidad de protegerse contra la corrupción y de amenazas de los que conspiran con desestabilizar su gobierno.

Los panameños se han preguntado: ¿Por qué surge esa campaña virulenta contra el mandatario panameño? ¿Por qué esa desconfianza, si al principio los Estados Unidos favorecieron la elección de Martinelli porque era considerado ‘su presidente’ por ser de derecha y porque serviría de contra preso a la acción antinorteamericana del presidente socialista Hugo Chávez?

De los norteamericanos se puede esperar cualquier acción que vaya en contra de nuestra soberanía y libre determinación. Recordemos algunos hechos que reflejan claramente los procedimientos arbitrarios de algunos acontecimientos que hacen evidentes los procedimientos impuesto por los mismo EE.UU en los casos como Watergate, la invasión fallida de Bahía de Cochinos, la Guerra del Golfo, la invasión a Panamá, la guerra de Vietnam, la sangrienta guerra de Afganistán (que aún continua) , el derrocamiento de Zelaya y los intentos por derrocar a Chávez, Correa y Evo Morales.

Hay que tener mucho cuidado cuando se le hala la cadena al mono que no sea muy fuerte, como dijera un político estadounidense.  La CIA y el departamento de Estado nos vigilan. Duermen con un ojo cerrado y otro abierto.

*

<> Artículo publicado el 29  de diciembre  de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

 

Navidad, solidaridad humana y la atorrancia

La opinión del Periodista y docente universitario…

GARRIT GENETAU
ggeneteau@yahoo.es

El pueblo cristiano de Panamá y del mundo, con fervor y devoción, conmemora el nacimiento de Jesús de Nazaret. La Pascua es la fecha más importante que registra el calendario mundial.

Han transcurrido más de dos mil años desde que el hombre de Galilea entregó su vida para salvar a la humanidad perversa y perniciosa. Lamentablemente estas fiestas, donde debe prevalecer la humanidad y solidaridad, tomando en cuenta que Cristo fue un buen socialista por excelencia, en los últimas décadas más bien se fundamenta en antivalores, la comercialización y el consumismo, lejos de profesar el amor al prójimo, distribuir las riquezas, el desprendimiento personal y apego a lo material.

Aquellos seres humanos que viven en extrema pobreza no saben lo que celebra la Navidad porque viven diariamente de la caridad pública, del desprecio y la atorrancia de ‘los encumbrados’ que son inflexibles e indolentes, y que no son consecuentes con el dicho: ‘El que da, recibe abundancias del Creador’.

La tragedia que ocurrió recientemente en nuestro país, donde lamentablemente se registraron muertes y destrucciones de viviendas en las provincias de Panamá, Colón y Darién, entre otras, nos ponen de manifiesto que la unidad es la base fundamental para respaldar a los más necesitados.

Durante los hechos de la tragedia, como en efecto ocurrió, observamos la participación de un pueblo que siempre se hace presente en estas catástrofes.

El capitalismo ha permitido y simbolizado una tradición falsa en contra de una creencia espiritual. En estas fiestas de Navidad y Año Nuevo, expresamos a todos los panameños buenos augurios para que se plasme en esta víspera el supremo mensaje que desde los caminos del Monte Tabor predicó el maestro Jesús, quien promovió en todo su peregrinaje la justicia social y un mundo igualitario, en que el amor y la paz social constituyeran los más excelsos símbolos de una profunda filosofía humanista.

*

<> Artículo publicado el 22  de diciembre  de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Sinaproc: Síndrome de la inoperancia

La opinión del periodista y docente universitario…

GARRITT GENETEAU
ggeneteau@yahoo.es

Fenómenos naturales como terremotos, inundaciones, tsunanis, tornados, entre otros, están ocurriendo desde algunos años debidos a cambio climáticos. Los científicos especializados han estado alertando a los países sobre la inminencia de desastres, que si bien es cierto, es muy tarde para evitarlos, las naciones susceptibles a este tipo de situaciones devastadoras pueden adoptar las medidas del caso para atenuar los efectos destructivos de estas calamidades, especialmente la pérdida de vidas humanas. Son varios los fenómenos de esta clase que han hecho sentir su furia en islas y poblaciones ubicadas en regiones costeras.

Por lo tanto, consideramos que si el SINAPROC, el único organismo estatal encargado de prevenir las consecuencias de estos desastres, hubiera realizado perfectamente su labor se hubiera evitado los diez muertos y las destrucciones millonarias que hoy lamentamos todos los panameños.

Hace 30 años ocurrió un fenómeno de igual magnitud y, luego han sucedido inundaciones notándose la incapacidad del SINAPROC o de otros organismos especializados en la materia.   No se han tomado las medias preventivas para aminorar la destrucción que traen consigo estos sucesos que, a la verdad son imposibles de evitar.

Notamos la intervención del diputado Hernán Delgado en estos acontecimientos, que evidencio su afán de protagonismo en una región que clamaba por agua y comida y no quería saber nada de política.   Mientras tanto, quedaba al descubierto la ineficiencia del director de SINAPROC y de la empresa que tiene a su cargo la administración de la represa, cuyas compuertas fueron abiertas tardíamente con los resultados conocidos.

Denunciamos específicamente estos errores fatales: No hubo alerta verde, no hubo alerta amarilla y la roja se dio cuando el desastre había causado muertes y destrucciones.   De todo lo anterior se deduce que Arturo Alvarado es un irresponsable y se ‘distingue’ por sus faltas de conocimientos.

El presidente Ricardo Martinelli tuvo que intervenir y agilizar la ayuda a los necesitados, al mismo tiempo puntualizó las fallas que confrontamos ante desastres naturales.   Ojalá se soluciones estas carencias para que en próximos sucesos no se registren pérdidas humanas y materiales.

Debemos llamar la atención a SINAPROC, IDAAN y al tránsito, por su incapacidad e inoperancia ante la crisis suscitada, por la inclemencia del tiempo.   Sin embargo, ponderamos las acciones inmediatas del Titular del MOP y El MIVI.

*

<> Artículo publicado el 15  de diciembre  de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.