Diputados nacionales

 

La opinión de…

 

 

Alfredo Arias

Aunque sea un poco tarde, uno de los mejores proyectos a ser debatidos en la Asamblea Nacional es el de la elección de diputados a nivel nacional.

En marzo de 1999, cuando fungía como legislador, propuse un anteproyecto de ley para elegir 10 legisladores a nivel nacional.

El argumento de mi propuesta era una mejor calidad de legisladores. En todos los partidos existen elementos sumamente estudiosos, honestos, con prestigio y con vocación de servir al Estado cuando se presente la ocasión. Igual ocurre con los miembros de la sociedad civil, los cuales tendrían más oportunidad de llegar al parlamento pro vía de un circuito nacional.

Nuestro Parlamento está lleno de jóvenes sin experiencia, pero llenos de entusiasmo, fe y buena voluntad para resolver problemas de su circunscripción geográfica, pero les hace falta visión para ver y analizar los problemas más complejos y de alcance nacional. La sabiduría es producto de la experiencia y donde no existe la experiencia es muy fácil cometer errores.

En aquel entonces señalábamos que Rosario Arias de Galindo, Lucho Moreno, Chato Alemán, Rosa María Britton, Marisín Villalaz, Nicky Barletta, Gloria Moreno de López, Mario Galindo, Bobby Eisenman, Carlos Bolívar Pedreschi y Raúl Leis, entre muchos otros ilustres panameños, le iban a dar confianza electoral al panameño al depositar su voto porque personas como ellos, si eran elegidos, podrían ilustrar y orientar a sus colegas.

Lamentablemente, el filtro de la Asamblea envió este anteproyecto a la Comisión de Reformas Electorales del Tribunal Electoral y allí nuestro Partido Arnulfista, junto con el PRD se opuso, aduciendo que ya había muchos legisladores.

Ignoramos de quién es la nueva iniciativa, pero la aplaudimos, y la reglamentación de la ley no debe ser restrictiva y abierta a aspirantes inscritos o no en un partido para que puedan participar dentro de un colectivo más afín a sus creencias ideológicas.

<>
Este artículo se publicó el  24  de enero de 2011   en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

SOS al Ministerio de Obras Públicas

La opinión del Ingeniero y Ex Ministro de Estado…

Alfredo Arias G. 

El puente sobre el río Chiriquí Viejo, en Volcán, pudiera derrumbarse, y si esto ocurriese el perjuicio económico sería incalculable. Por allí se transporta la producción agrícola de Renacimiento y Volcán, legumbres, plátano, café, leche y ganado vacuno, entre otros productos.

Es mucho más rentable evitar la catástrofe que reconstruir un puente de 107 de metros de longitud, ello sin valorar el tiempo perdido. Hay que adoptar medidas urgentes para proteger la estructura, y las mismas deben ir acompañadas de un estudio serio y profesional.

En noviembre de 2008, durante una crecida extraordinaria del río, la base columnar de uno de los apoyos del puente (estribos), que descansa en una fundación sobre el lecho de cascajo (material compuesto por piedra de casto rodado, arena y arcilla) fue afectada.

La fuerza de la corriente junto con las moles de roca, de más de 10 toneladas, chocaban contra dicho apoyo, ocasionando socavaciones y oscilaciones cual si fueran producto de un impacto telúrico.

Durante esta crecida, el cauce del río cambió y, en vez de correr en el tramo central, entre los dos apoyos columnares, se desvió entre uno de esos apoyos y otro que colinda con la carretera, socavando y destruyendo la protección del mismo que en ingeniería de puentes y obras hidráulicas se conoce como zampeado.

Reporté este problema al Ministerio de Obras Públicas (MOP) y lo que hicieron fue invertir cientos y cientos de miles de balboas para tratar de enderezar el cauce. Desconozco las razones que motivaron a la entidad a realizar primero una gran limpieza y profundización del cauce, aguas abajo.

Pero después de más de un mes lo que se ha hecho en el sector de arriba es producir una canalón central de aproximadamente 10 metros de ancho, deforestar y desproteger una colina que resguarda otros estribos, además de hacer un bajadero para tractores al lado de ese mismo estribo que aún no ha causa afectaciones, pero podría provocar que el río rompa por este punto. El colega ingeniero y ministro del ramo pudo darse cuenta, por una foto que le envié meses atrás, de cuán afectados quedaron la pilastra y estribos.

El trabajo hecho hasta la fecha por los contratistas es deficiente, pienso que no fue planificado ni supervisado, pues con las lluvias de agosto (normales para esta época del año) el río volvió a desviarse parcialmente del cauce central, retomado el curso anterior. Hay que adoptar medidas urgentes y enviar al sitio a personal competente y capaz para corregir el entuerto antes de octubre y noviembre cuando aumenta la precipitación de las aguas, lo que puede dar lugar a crecientes extraordinarias.

¿Pero qué se hace si los pelaos creen saber más que los viejos? No me alienta nada personal contra el MOP, pero como mi deber ciudadano, creo que debo llamar la atención cuando las cosas se hacen mal o cuando al encargado en la provincia se le pasan por alto las anomalías, las ignora o quizás no se le ocurre ninguna solución. Se debiera contar con mejores supervisores.

La carretera Volcán–Caizán entra en la categoría de camino de producción, tráfico liviano y poca intensidad. Tiene un sello asfáltico de apenas una pulgada de espesor y se construyó cuando yo era ministro de Obras Públicas, pero está en total deterioro por la falta de un debido mantenimiento. Hay cráteres a cada cien metros, es peligrosa, angosta y con infinidad de curvas, pues con la construcción de cuatro hidroeléctricas en la ruta el tráfico pesado y sobredimensionado se intensificó. Hay un flujo constante, noche y día, de camiones articulados llenos de cemento, piedra, arena, acero, equipo de construcción y otros; todos llevan exceso de carga, porque no existen los controles de pesas y dimensiones. Esta sobrecarga es la que destruye la capa base y la pequeña película de asfalto, ocasionando la proliferación de huecos.

Con miras a paliar el mal causado, el MOP dio el visto bueno para que a uno de los constructores de las represas se le permitiera reparar ciertos tramos con parches de cemento, en Caizán Centro. Craso error. Los pavimentos flexibles como los de asfalto no se compaginan en su comportamiento con los pavimentos rígidos como los de hormigón.

En países no dicharacheros como el nuestro existe un impuesto de rodadura que es, precisamente, para hacer frente a las reparaciones que demande la red vial. Alguien debe por ahora costear las erogaciones necesarias para reparar la vía, y me parece justo e indicado que las empresas dueñas de las represas le hagan frente a dichos gastos.

Los perjudicados directamente son los hijos predilectos del señor Presidente, “el pueblo” humilde que transporta su poquito de maíz, frijoles, plátanos y que, además, lleva en busitos colegiales a sus hijos que asisten a los centros escolares. Ellos no son dueños de camiones ni de equipo pesado.

¡Que Dios ilumine a quienes nos gobiernan!

<> Artículo publicado el 11 de septiembre de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde

Recordando a Arnulfo Arias Madrid

La opinión del Ingeniero…

Alfredo Arias 

Hoy 10 de agosto se cumplen 22 años de la desaparición física de Arnulfo Arias Madrid, gran forjador de la nacionalidad panameña y uno de los indiscutibles líderes del pueblo panameño.

A rendirle tributo acudieron a la plaza de Catedral y al campo santo hombres y mujeres de todas las clases sociales, políticas, e intelectos. Allí se encontraban los que siempre lo habían adversado, admitiendo con su presencia, respeto por ese hombre cuya bandera siempre fue Panamá.

Cuando recuerdo la noche en que la tierra abrió sus entrañas para cubrir su cuerpo y cierro yo los ojos, lo único que veo es las miles de luces, cual cielo estrellado que daban iluminación al cementerio, y es que la gran multitud con sirios encendidos daban una espontánea y unísona señal de un último adiós. Arnulfo no se ha ido del todo: está presente en sus familiares, viuda, amigos y seguidores políticos, jóvenes, hombres y mujeres adultas, al igual que ancianos. Nos ha dejado un legado extenso sobre todo en la rectitud, amor a Panamá y al desvalido.

A su muerte trataron de despojarnos de su partido, pero la tenacidad de Mireya Moscoso, logró recoger todas las corrientes y unificarnos logrado así que el partido Arnulfista hoy día Panameñista, se revistiera con las glorias del pasado.

Hoy día existe un relevo generacional en la dirección de nuestro conglomerado, pero lamentablemente le ha faltado empuje y dinamismo a tal punto que hay mucho descontento, pero todo ello será pasajero cuando exista la voluntad de unirnos y emular su último pensamiento el cual está escrito en la lápida y que dice así: “Aquí yace un servidor de la nación panameña”.

<>

Este artículo se publicó el  10  de agosto de 2010 en el diario  El Panamá América,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Los PH y el derecho de las minorías

La opinión del Ingeniero…..


.

Alfredo Arias G.

Actualmente se debate en la Asamblea de Diputados el Proyecto de ley que modifica el régimen de Propiedad Horizontal, y existe la mejor disposición tanto del Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (MIVIOT), así como de los Honorables Diputados de consensuar este proyecto de ley protegiendo los derechos tanto de los Propietarios como de los Promotores; sin embargo, vemos que cuando se trata de enmendar un Reglamento Interno ya aprobado por el Ministerio de Vivienda previamente, y que contiene cláusulas que contravienen el espíritu y la letra de la ley actual y que van en contra de los propietarios y a favor del Promotor del Inmueble. Existen obstáculos en la misma ley que dejan indefensas a las minorías.

El Artículo 43 de la ley establece que para reformar el Reglamento de Copropiedad se requiere la aprobación del 66% de los propietarios, y que además que sean dueños del 75% del inmueble.

En la práctica de los 67,000 PH registrados, hay muchos de los cuales han sido promovidos por algunos malos promotores que no son pocos.

La Ley no prevé el caso de las irregularidades cometidas por algunos promotores que con sus grupos familiares controlan el 50% de los apartamentos, y los cuales son dedicados al alquiler con el objeto de continuar con la Junta Directiva nombrada al momento de la inscripción del reglamento de copropiedad, lo cual le da las siguientes ventajas entre otras:

1. Ejercer la Administración.

2. No celebrar Asambleas de Propietarios.

3. No confeccionar informes financieros.

4. Ingresar a sus bolsillos las cuotas de mantenimiento, las cuales son impuestas selectivamente, y a su criterio.

Aquí no se trata del voto de la mayoría de un 51% contra el 49 % de una minoría, porque la decisión de obtener 66% de votos afirmativos para modificar un reglamento interno es producto de una concepción jurídica de algunos letrados que sostienen la tesis de que el criterio de la mayoría no puede ceder a las demandas de la minoría; y las reglas del juego es poner obstáculos.

Esta es la razón por la cual la ley debe considerar aunque en una forma temporal, la revisión de los Reglamentos de Copropiedad propuestos por una minoría de un 1/3 de los propietarios, si el MIVIOT estime que son válidos los planteamientos de esta minoría. En caso contrario habrá que recurrir a los tribunales de justicia, y esperar el sueño eterno para que San Juan agache el dedo, y ver si el fallo es valorado en justicia o influencias.

<>

Este artículo se publicó el  27  de mayo de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Excesos de injusticias en el Ministerio de Educación

La opinión del Ingeniero…..

.

Alfredo Arias G.

No sé a quién culpar, si al sistema, a los educadores o al ministro de turno en el ramo de la Educación, en este caso a mi amiga Lucy.

Algo anda mal y alguien debe ponerle el cascabel al gato. Para que abran los ojos y destapen los oídos, me permito citar un caso típico, el de una humilde familia que radica en Sorá y tiene tres que están el IPT de Capira.

El uniforme de varones de primaria es pantalón azul y camisa blanca, el de primer ciclo pantalón azul y camisa celeste o blanca, y el de segundo ciclo es con un pantalón negro y una camisa crema o blanca. Existen tres uniformes es un mismo colegio.

Todas las camisas deben ir acompañadas de un logo circular de la escuela, estampado en las camisas y que cuesta la suma de B/ 5.00 cada una.

Los hermanitos de esta familia en grados inferiores no pueden heredar las prendas de vestir de los más grandes, cuando estos uniformes en un mismo año escolar les queden chicos, o “pasaríos” como decimos en buen panameño.

A los más pobres se les exige calzar las zapatillas del pueblo solo cuando están en clases de gimnasia, el resto del tiempo con zapatos comunes y corrientes, ni siquiera de caucho o cutarras. Si no llevan el uniforme completo, le bajan las notas.

Los profesores de este colegio, que no cuenta con computadoras, solicitan tareas confeccionadas bajo este sistema, para lo cual tienen que pagar en un café Internet de Capira la suma de B/ 0.75 por hora, consumiendo un tiempo mínimo de dos horas.   También los profesores mandan tareas cuyo material de trabajo solo se consigue normalmente en el Almacén Noverma o en El Machetazo de La Chorrera, obligando con estas acciones a desembolsar en transporte la suma de B/ 1.50 de ida y vuelta cada vez que un profesor se le ocurre solicitar un trabajo especial y esto ocurre tres o cuatro veces por semana por grado de clase.

A la clase humilde y pobre de este país se le está exprimiendo cada vez más en su capacidad económica y nadie dentro de las esferas gubernamentales trata de remediar esta situación.

Hago un llamado a la ministra Molinar, que sé que tiene una gran sensibilidad social, lo cual me consta, para que frene o atenúe estas medidas que golpean a las familias de mas bajos ingresos.

Cuando viene una graduación o celebración de fiestas patrias los gastos son enormes y pudiera encauzar a algunas de las jóvenes a tomar medidas radicales y extremas como la venta de sus cuerpos para pagar los vistosos uniformes de batuteras.

<>

Este artículo se publicó el  15  de abril de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Escuálidos jamelgos en Playa Blanca

La opinión del Ingeniero….

.

Alfredo Arias G.

El actual gobernador de la Provincia de Coclé derogó una resolución alcaldicia de Antón que obligaba a los dueños de los escuálidos jamelgos que transitan por las playas turísticas del distrito antonero, a colocarles a esas rosinantes bestias un Pamper para esconder los desperdicios de sus necesidades fisiológicas.

Lo curioso del caso es que frente a la concesión del Decameron, en la cual la playa es de uso público por todas sus entradas, el paso de las flacuchentas jacas en donde se pasean a los turistas de dicho hotel está Off Limit, a pesar de que dicho centro hotelero las patrocina, e incluso les ha construido pesebreras.

Los desamparados mortales que vivimos frente a dicha playa estamos obligados a tolerar ésta práctica, y a caminar con mucha agilidad y destreza para sortear los montones de Caca que se acumulan en la arena, y además a mantener la nariz cerrada por algunos minutos.

No sé si en las playas semi-privadas de Niki Beach, y las de Buenaventura donde está el desarrollo turístico del Ministro Vallarino se esté dando esta práctica.

Hacemos un llamado al Ministro de Gobierno José Raúl Molino para que aproveche las últimas funciones que aún le quedan, y ponga el cascabel al gato en le caso de los Gobernadores que se siente reyezuelos; aprovecho también éste llamado para que se extienda al más alto dirigente de éste país y le llame la atención a sus funcionarios para que no crean que éste es un gobierno de locos reunidos en Matías Hernández.

No quisiera que el balneario de Playa Blanca cambiara su nombre por la de San Felipe que ahora la denominan Mojon Beach.

<>

Publicado el 5 de marzo de 2010  en el Diario El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.