El Canal ante la recesión mundial

La opinión del Economista de la Oficina de Investigación y Análisis de Mercado de la ACP.…..

Ricardo Ungo

En referencia a publicaciones recientes, se han manifestado preocupaciones en relación al impacto de la recesión mundial sobre las actividades del Canal, incluyendo el proyecto de ampliación. Para entender el impacto de la crisis debemos comenzar nuestro análisis con la evolución reciente de los tránsitos y carga por el Canal.

En el período en que se estaba debatiendo la propuesta de ampliación del Canal en el año 2006, la economía y el comercio mundial estaba experimentando un boom, lo que se reflejó en las toneladas netas del Canal (CP/SUAB) que crecieron a más de 5% anual durante esos años, lo que estaba muy por encima del pronóstico presentado en la propuesta, el cual se basa en la tendencia de largo plazo. Al llegar la recesión, las toneladas netas CPSUAB (Sistema de Arqueo de Buques del Canal de Panamá –una medida de volumen que refleja la capacidad de carga de los buques), sufrieron una contracción de 3.4% en el 2009 comparado con el año fiscal anterior. Esta contracción es moderada al compararla con la caída de 16% en el 2009 de las importaciones reales de Estados Unidos (EU).

Con relación al tráfico del Canal, es importante destacar que no todos los segmentos de mercado registraron una reducción en las toneladas netas transitadas en 2009. La reducción se explica principalmente por el decrecimiento en los tránsitos de los buques porta–vehículos, refrigerados y porta–contenedores como resultado de la recesión económica mundial. No obstante, en el caso del tráfico de los buques graneleros secos, pasajeros y graneleros líquidos el tonelaje se incrementó significativamente. Esto se explica por la disminución en las tasas de alquiler de los buques, lo cual ha beneficiado el comercio que se mueve utilizando estos tipos de buques por el Canal de Panamá. Por ello, la caída de unos segmentos fue compensada por los incrementos en otros.

La baja en tonelaje en el 2009 no se tradujo en un decrecimiento en los ingresos por peajes. El 2009 terminó con 9.2% de crecimiento en los ingresos por peajes. Durante los primeros ocho meses del presente año fiscal 2009 (octubre 2009 a mayo 2010) los ingresos por peajes marcaron más de 3% por encima de los ingresos por peajes de los mismos meses del año fiscal 2008, lo cual se debe a los efectos de la implementación de una pequeña alza de peajes en octubre de 2009.

En atención a la actual situación económica mundial y su impacto en la industria naviera, la ACP decidió no ajustar los peajes en el año 2010 y proponer que los peajes sean ajustados en el mes de enero de 2011.

Al considerar de manera integral el resto del año fiscal 2010, la ACP estima que las toneladas netas CPSUAB alcanzarán un valor similar al logrado en 2009 como consecuencia principalmente de las secuelas de la recesión mundial. Según la última encuesta hecha por el Banco de la Reserva Federal de Filadelfia, publicada el 14 de mayo de 2010, a 56 expertos en pronósticos económicos (conocida como Survey of Professional Forecasters), las expectativas para la economía estadounidense en 2010 y 2011 no son negativas. El consenso de estos expertos tiene a la economía de EU creciendo 3.0% en 2010 y un 2,9% en el 2011, lo que conduce a una expectativa de mejoría del comercio marítimo y, en consecuencia, también una mejoría de la actividad del Canal. El mismo grupo de expertos prevé crecimientos de más de 3.0% en 2012 y 2013. Esta visión es reforzada en el último reporte del Fondo Monetario Internacional de abril de 2010, donde se prevé que Estado Unidos crecerá un 3.1% y 2.6%, en el 2010 y 2011, respectivamente.

En conclusión, las premisas que se utilizaron como base para las proyecciones de largo plazo, que sustentaron la ampliación del Canal, continúan vigentes y el proyecto sigue siendo financiera y económicamente viable. Lo que la crisis ha puesto en evidencia es que existen otros segmentos de mercado, como los graneleros; que en su momento no fueron tomados mucho en consideración para la sustentación del proyecto, y que han cobrado relevancia pues también operan en buques pospanamax. Estos segmentos han mostrado mucho interés en la posibilidad de utilizar la nueva esclusa. Tal es el caso del carbón de Colombia, los granos del noreste de Brasil y el gas licuado natural (LNG).

De toda crisis surgen nuevas oportunidades. En el caso de Panamá y de nuestro Canal, el proyecto de ampliación ha ayudado a mitigar el impacto de la crisis en nuestra economía generando un efecto similar a un paquete de estímulo económico; el proyecto está ejecutándose de acuerdo con el cronograma y la mayoría de sus componentes se está ejecutando por debajo del presupuesto que se había presentado con la propuesta. Nos queda la tarea de planificar y ejecutar los proyectos que nos permitan aprovechar las ventajas comparativas que nos van a potenciar como el centro logístico de las Américas.

<>

Este artículo se publicó el  14  de junio de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios