Cooperación, herramienta fundamental

Cooperación, herramienta fundamental

La opinión de…

Marisol Garrido de Hinds


.

La cooperación internacional como herramienta fundamental para nuestro desarrollo ha estado en permanente evolución, más aún con los retos impuestos en estos últimos años, la cooperación constituye el logro del objetivo máximo del mismo; la búsqueda de una mayor equidad social y mayor prosperidad.

La cooperación debe servir para apoyar los procesos y reformas, fortalecer y legitimizar cambios, complementar los presupuestos nacionales, actualizar y revisar las demandas nacionales buscando así la integración de los sectores marginados al proceso productivo, y fomentar la asociación entre el sector público, la sociedad civil, el sector educativo y el sector privado.

Uno de los retos que enfrentamos los que participamos en la cooperación internacional es la diversificación de los mecanismos de financiamiento para los proyectos y acciones en la materia, ya que cada vez resulta más claro que los roles tradicionales de oferentes en la gestión de los recursos es tener una administración transparente con rendición de cuentas para ganar credibilidad ante las agencias y países amigos. Para lograrlo, tenemos que revisar nuestros procedimientos y la forma de trabajo de las instituciones sectoriales y encargados de gestionar la cooperación. En este contexto, Panamá está ante un reto al que le urge hacer frente “entender los cambios en los esquemas que rigen la cooperación internacional y lograr adaptarse a ellos”.

No podemos seguir tratando la cooperación como se hizo en los años 80, no se puede seguir tendiendo la mano, tenemos la capacidad de convertirnos en socios privilegiados de los donantes tradicionales para la cooperación. Lo importante es pasar del asistencialismo a la verdadera cooperación.

Debemos aprovechar las ventajas comparativas que tenemos y ser capaces de incorporarnos a la nueva estrategia combinando el doble papel de receptor y donante.

La cooperación constituye uno de los campos en que nuestro país puede y debe asumir una posición de liderazgo en Centroamérica y el Caribe, para ello tenemos que modificar nuestra mentalidad y saber que cooperación no es solamente recibir sino dar y compartir.

Dentro del panorama antes descrito, Panamá no puede quedarse a la zaga, debemos asumir el reto de apoyar la inserción de nuestro país en esta nueva tendencia, como parte de la estrategia que nos permita ser nuevamente atractivos para las fuentes internacionales de cooperación.

<>
Publicado el 24 de agosto de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que le corresponde

Anuncios